martes, 1 de julio de 2008

Hablar es salud

Hablar, charlar, conversar, platicar, dialogar, departir, hacer tertulia... hay unos cuantos vocablos para referirse a los placenteros momentos que dedicamos a intercambiar noticias, ideas, comentarios, sensaciones, anécdotas, chirigotas con los amigos y los conocidos. ¡Qué bueno es tener gente con la que hablar! Citarse con alguien para charlar es una de las actividades más sanas y beneficiosas en las que podemos emplear nuestros ratos de ocio.

Sí, es una actividad sana. Lo he expresado correctamente. conversar es una actividad grata pero también es saludable. Estoy segura de que mucha gente comparte conmigo esa opinión, pero si alguien lo duda, recurro al libro del que os entresacaba hace unos días ciertas frases referidas a la salud y el buen humor. El libro es "La fuerza del optimismo", del psiquiatra Luis Rojas Marcos.

Dice así el doctor Rojas: " No me canso de resaltar los beneficios emocionales que nos aporta hablar. Gracias a los vínculos que existen entre las palabras y las emociones, hablar no sólo nos permite desahogarnos y liberarnos de las cosas que nos preocupan, sino experimentar los sentimientos placenteros que acompañan a la comunicación entre personas queridas. De hecho, evocar, ordenar y verbalizar nuestros pensamientos en un ambiente acogedor es siempre una actividad gratificante. Por eso, somos muchos, aunque no lo digamos, los hombres y las mujeres que cuando no contamos con interlocutores humanos hablamos al perro, al gato, al pajarito o a la planta que viven en casa. Y no pocos nos sentimos mejor cuando hablamos con nosotros mismos, eso sí, en alto".

Cuando exponemos nuestras penas y nuestras inquietudes a una persona a la que estimamos, soltamos lastre y aligeramos la carga que llevábamos encima. La tristeza, la angustia, la añoranza parecen más livianas cuando la moldeamos en palabras para que nos entienda quien nos escucha. Hasta puede ocurrir que, al departir, nosotros mismos descubramos la fórmula adecuada para sobreponernos al mal trance.

Por eso, en otro capítulo del libro, afirma Rojas Marcos que las desdichas son para compartirlas.

Y si no tenemos un interlocutor, una oreja amiga en la que volcarnos, nos queda la solución que el propio psiquiatra apunta: hablar en voz alta con nuestro otro yo, increparnos o halagarnos, o colocarnos delante de un espejo y decirle con claridad lo que pensamos del hombre o la mujer que nos mira con atención desde el otro lado del azogue.


(Cuadros: La tertulia del Café Pombo, presidida por Ramón Gómez de la Serna, obra de José Gutiérrez Solana y La Tertulia, de Angeles Santos. Ambos cuadros pertenecen al Museo Reina Sofía)

25 comentarios:

CARMEN dijo...

No sabes que alegrón me has dado Cecilia, con lo charlatana que soy, mi salud tiene que ser de hierro,JEJEJEJE.
Un beso fuerte.

begoyrafa dijo...

Completamente de acuerdo Cecilia mientras encontremos al interlocutor adecuado. Conozco (seguro que todos tenemos ejemplos) a personas que interpreta la charla como el monólogo, cualquier cosa que les digas es un pretexto para elñ sí, pero yo... Nada más placentero que una buena conversación, pero pocas cosas tan tediosas como el encuentro con algunas de estas personas que te generan una angustia concentrada en el estómago que solo domina la buena educación.
Un abrazo
Rafa

brujaroja dijo...

De acuerdo contigo y con Rafa. Encontrar el interlocutor es primordial. Hablar es compartir y no monologar, que oye, a lo mejor es muy sano para quien lo practica, pero no sabes qué ansiedad crean en quien escucha...
Ahora bien, la conversación, la charla trivial, los encuentros... La palabra, en sí, es salvadora...

Mita dijo...

Sí, lo que duele ha de convertirse en palabra.
Al hablar con los otros todo se relativiza, sobre todo si sabemos oír bien.
Besos

Sibyla dijo...

Cuán cierto es! Necesitamos hablar, comunicarnos, expresarnos...

Las mujeres tenemos fama de ser más parlanchinas que los hombres, pero al final, todos necesitamos de una oreja amiga que nos escuche.

Recordé la película de Náufrago, que al final el protagonista en una isla perdida, después de meses de soledad, termina hablando a un balón, al que previamente había pintado unos ojos y una boca, y le había bautizado con el nombre de Wyllie.

Gracias por esta aportación, secundada con las palabras de Rojas Marcos.
Un beso:9

Miriam dijo...

Es verdad Cecilia, hablar es saludable. Cuando uno habla con alguien, también puede escucharse, y la mirada y la palabra del otro nos hace vernos desde otro lado, distinto y quizá mas sincero para con nosotros mismos.
Besos

Ferragus dijo...

Cuan cierto es eso de compartir una conversación, Cecilia. Un lugar cómodo y las ganas de escuchar y ser escuchado.
Por ahí begoyrafa y brujaroja mencionan lo importante de encontrar un interlocutor, tienen mucha razón, de otra manera, lo más probable que la conversación se malogre.

Mí aprecio.

fritus dijo...

Desde luego, Cecilia...hablar, escuchar, son cosas terapeuticas. En la sala de espera del médico del seguro siempre te encuentras con aquel jubilado que con la menor excusa te empieza a explicar su vida, y a contarte sus historias. Los hay muy pesados, pero en algunos casos es una experiencia maravillosa. Notas en ellos esa falta de caso ( de que les hagan caso, digo...) que se acusa tanto con la edad. Si les sigues la conversación y cuentas también tú tu parte, probablemente hayas hecho más que el médico ( que sólo le dedicará cinco minutos).

Un abrazo

Javier dijo...

Tienes toda la razón. Cuando más converso es cuando estoy por Soria, allí se alterna y los bares son un centro de reunión donde uno se encuentrsa con su gente y entre cerveza y cerveza se pasa revista hasta al gobierno.

Un abrazo

María a rayas dijo...

totalmente de acuerdo contigo Cecilia...creo que poner palabras a lo que nos pasa por la cabeza, o lo que sentimos, es la mejor manera de aclarar nuestros sentimientos, de saber o entender que nos pasa o por que...y por supuesto de encontrar soluciones...

pero yo no diría hablar, diría comunicar, comunicar es saludable, sea de una manera oral o escrita...

y nuestros blogs son una buena prueba de ello, no te parece

besos

Isabel dijo...

Ser escuchados es la base para que una conversación sea saludable.Pero ¿qué es más difícil,saber comunicar o saber escuchar?Ambas cosas deben ir implícitas en una saludable conversación,en eso estoy totalmente de acuerdo.

Creo que todos hemos podido sentir el beneficio de una buena y amistosa conversación.De hecho,el ser humano es un ser que necesita comunicarse constantemente,pero creo que también es capaz de echar a perder la comunicación con facilidad.
Yo, desde luego, soy una gran aficionada a conversar, siempre que nos haga falta,como algo recíproco,algo de ida y vuelta.Un tema precioso ,Cecilia.Un beso,amiga.

m.eugènia creus-piqué dijo...

No soy muy habladora,pero Rojas Marcos tiene razón, hablo con mis perros y hablo sola por la casa, en otros tiempos hubieran dicho que estaba loca, ja ,ja jaaa,ja.Tengo amigos que tambien lo hacen y es que hablar y expresar tus sentimientos es una necesidad.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Cuánta verdad hay en este escrito. Cuánto se necesita a otra persona para compartir y si no la tenemos, como yo suelo decir: "Por la mañana al quitarme las legañas, me doy una palmadita en las espaldas y me animo a mi misma, aunque a veces también me reprendo, todo depende de como vaya la cosa. Me a alegrado hacer caso a Mita y pasar por aquí.
Besicos

Marcelo dijo...

OK Cecilia, pero si mi esposa me sorprende hablándole al espejo a a la gata, espero que testifiques en mi favor. Por otra parte, es rigurosamente cierto que cuando tenemos alguna angustia pesada encima, el sólo hecho de verbalizarla la aliviana. Sobre las conversaciones en general he descubierto que es dificil hablar de temas distintos con las mismas personas. Así, en un grupo podemos hablar de política, fútbol y mujeres (entre amigos) pero no tanto de cultura o de libros, y así, según el grupo. Si a los que leen esto les pasa algo similar, no sería un buen ejercicio alterar los temas del grupo? Y así, les preguntaría a las bestias de mis amigos acerca de algún libro de poesía, y en alguna tertulia un poco más estilizada poner el la mesa alguna temática sexual sin preavisos

Álvaro Dorian Grey dijo...

¿Por qué se habrá perdido el bello arte de las tertulias en bares? Y no digo las charlas entre botellines (que también son relajantes y muy recomendables) sino las del, por ejemplo las literárias o políticas... Que pena que se pierdan esas sanas costumbres
saludos y salud

Anab dijo...

Totalmente conforme, hablar es fundamental, y a veces pienso que a falta de interlocutores, escribir también lo es, también te da alivio, tranquilidad y te permite ordenar tus ideas, aunque requiere algo más de esfuerzo.
A los que hablan con perros, gatos y demás animales de compañías, hay que añadir las que hablamos con los bebés, hasta en la calle, que la gente me pone unas caras que ya, ya... como de loca perturbada, y eso que como ya son mayores, no me critican tanto.
Besos de mi puerta a tu balcón

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Queria comentarte que tengo puesto un post,en el cual cito tu nombre ,sin enlazarlo.Me gustaría que lo vieses y si no te parece bien lo retiraré al momento.
Es sobre Miguel Delibes.
En caso de que no te sepa mal,dímelo tambien pues mi intención era hacer dicho enlace.
Muchas gracias
Un beso

josep estruel dijo...

Cecilia.Esta noticia la saque de los periodicos que citas.
Pero si la noticia oficial es la del Pais ,yo lo retiro de inmediatono sin antes pedir disculpas a Miguel Delibes.Pues sigo diciendo que para mi es un hombre extraordinario.Gracias

josep estruel dijo...

27.06.08 InformativosTelecinco.comVota Resultados298 votos

Telecinco se une a la iniciativa firmada por intelectuales, políticos y personalidades de diversos ámbitos para la defensa del castellano. La cadena pone a disposición del colectivo que lleva la iniciativa su canal de televisión para apoyar el proyecto. El Manifiesto en Defensa del Castellano fue presentado el 23 de junio por el filósofo vasco, Fernando Savater. Rosa Díez ha sido la última en defender el manifiesto. Este domingo, la diputada ha recogido firmas en Bilbao para defender el derecho a recibir educación en castellano.


Fernando Savater lidera esta campaña: Vídeo: ATLAS.
Tú qué opinas

Manifiesto en Defensa del Castellano en PDF
Rosa Díez ha demandado que "no se produzca discriminación a aquellos ciudadanos que quieren educar a sus hijos en la lengua castellana". Díez presentó el pasado viernes en el registro del Congreso una proposición de ley orgánica contra la discriminación en este ámbito.

Mario Vargas Llosa, José Antonio Marina o Álvaro Pombo son algunos de los personajes de la literatura que se han unido a esta iniciativa en defensa de la lengua común. Políticos como Aguirre, Gallardón o Soraya Sáenz de Santamaría también apoyan el texto.

El manifiesto reza que "la lengua castellana es común y oficial a todo el territorio nacional, siendo la única cuya comprensión puede serle supuesta a cualquier efecto a todos los ciudadanos españoles". Con esta premisa reclama un cambio en las leyes para dejar claro que "el castellano es la lengua común a todos" y abanderar la defensa del idioma oficial.

Miguel Delibes es uno de los nombres propios que ha apoyado el Manifiesto. Arturo Pérez-Reverte, Antonio Gamoneda o Albert Boadella se han sumado también al proyecto en defensa del idioma común.

Arcángel Mirón dijo...

Es muy interesante esto que decís, Cecilia. Lástima que yo no soy de hablar mucho...

Tendré que cuidar mi salud!!

:)

Un abrazo.

josep estruel dijo...

Cecilia.Perdoname si soy pesado.No es mi intención.Sobre este tema quisiera estar equivocado,y que cuando he buscado y sigo buscando información no saliera su nombre para nada.De verdad que lo admiro.
Tengo esta otra:
http://www.antena3noticias.com/PortalA3N/noticia/culturayespectaculos/2008/06/24/1438135

Laura dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo comentado anteriormente. Lo único que me gustaría añadir es que, para ser un buen conversador, lo primero y primordial es ser un buen "escuchador". Para mí, la base de la comunicación es saber escuchar al que te habla.
Este fenómeno de los blogs tiene como consecuencia que se formen sanas conversaciones entre todos nosotros. Genial, ¿no?

isol dijo...

Hola Cecilia,en primer lugar que linda sorpresa tu visita a mi blog,yo siempre leo el tuyo pues es muy interesante,muchas veces no comento pues si no tengo algo interesante que agregar prefiero llevarme lo aprendido que es mucho,en cuanto a lo de hablar deberé ponerlo en practica pues yo soy muy callada,escribir escribo mucho,pero hablar,eso si que es dificil en mi,bueno aunque sea comenzaré por ahblarme a mi misma asi tal vez me anime a hablar con los demás un poco más.Que lindo es tu blog,sabes siempre leo con atención tus comentarios en los otros blogs eres una persona muy inteligente y cálida,te felicito.Que tengas un buen día mañana.

Maria dijo...

Hablar es útil, nos ayuda a aceptar la realidad de lo que nos ocupa o nos preocupa. Lo difícil es encontrar quien sepa escuchar. Es un arte díficil de dominar y en ocasiones tanto el hablador como el escuchador se quedan insatisfechos. Escuchar con empatía, sin juzgar, opinar, encasillar, etiquetar, sin dar o quitar la razón, sin polemizar y/o pretender resolver lo que no nos han pedido que resolvamos es todo un arte.

Mari Carmen dijo...

Yo debería hablar más, tener un círculo de amigas cercanas, de esas para tomar un té una vez a la semana, aunque sólo fuera eso, una vez a la semana. Sé que si hablara más tendría menos tensiones, me sentiría menos solas. Hasta este momento no lo tenía, y aún no lo tengo, pero estoy en vías de ponerle remedio :)

Un abrazo y feliz fin de semana