lunes, 21 de noviembre de 2011

Cambiar la ley electoral

Hay que cambiar la ley electoral.
Los votos de los españoles no valen lo mismo. O, dicho de otra forma, los escaños de los partidos políticos a los que votamos los españoles tienen distintos precios.
Los escaños del PP han costado 58.073 votos, los del PSOE y CiU han costado 63.390 votos y, por el contrario, los de UPyD  cuestan 228.048 y los de IU 152.800.


Este es el Congreso que deberíamos tener, según lainformación.com

 
Aunque sea misión difícil, porque los que controlan el gobierno y el congreso son los más agraciados, deberíamos exigir el cambio de la ley electoral porque esto no parece ni justo ni democrático.

Ved el cuadro que aporta Ciberculturalia

domingo, 13 de noviembre de 2011

Un libro sobre el 15-M

Daniel Serrano ha recogido en un volumen una treintena de artículos surgidos en los últimos meses, a partir del "llenazo" de la Puerta del Sol y de los temblores de los políticos, a quienes allí se cuestionaba con eslóganes, propuestas y desafíos. "Que no, que no, que no nos representan", "Lo llaman democracia y no lo es", son ideas que Daniel fue recogiendo en sus escritos, junto a  reflexiones propias, como las que recojo aquí mismo.

A los seguidores del 15-M, los chicos y adultos que siguen trabajando por el movimiento surgido en la Puerta del Sol hace ya seis meses, no se les conocen líderes o portavoces fijos. Pero sobre su ideología, sobre los motivos de sus protestas, el impacto que han causado en la sociedad española, han corrido ya ríos de tinta.  Uso esta frase tópica, que parece ilógica en los tiempos de las comunicaciones tecnológicas, porque voy a referirme a un libro.

Daniel, que debe llevar en la sangre el don de la escritura y el veneno de la poesía, apunta alguno de los motivos por los que estalló la protesta, se refiere al papel de los sindicatos (tan deplorable, tan inexistente), a la lucha contra los desahucios, al efecto nocivo de los medios de comunicación y a la servidumbre del periodismo (de las empresas que explotan periódicos, emisoras de radio y de televisión, sería más correcto decir), al desempleo rampante y a la xenofobia que surge de repente en una plaza de barrio, a las ilusiones de los que crecieron en una sociedad democrática y se topan, de repente, con un panorama político donde la ineficacia y la corrupción son noticia frecuente y el futuro se presagia difícil para los que todavía tienen toda la vida por delante.

¿Todavía no he dicho cómo se llama el libro?
Se titula #papacuentameotravez, aludiendo a la canción que Daniel y su hermano Ismael compusieron hace casi veinte años ya. Un tema que une a una hermosa música un mensaje alentador. Un himno generacional, como dice otro gran periodista, Rodolfo Serrano.


sábado, 8 de octubre de 2011

Sampedro con el 15M


¡Qué lucidez la de este hombre! ¡Qué sabiduría y que humildad!
Esta mañana José Luis Sampedro ha acudido a la Plaza de Olavide a charlar con los chicos de Asamblea Chamberí, surgidos del movimiento 15M. Ha ido a hablar de su último libro, pero ha hablado de todo: de libertad, de ideales, de democracia, de filosofía, de la transformación de la sociedad... Ha contado anécdotas, ha improvisado chistes, ha animado a los chicos que le escuchaban a luchar por lo que consideran justo, ha suscitado risas, lágrimas y aplausos, muchos aplausos.

Yo no llevaba papel para apuntar, pero os remito a la relación de frases que ha recopilado en su blog Ángel, al que pertenecen también las fotos que adjunto. Ángel es el cronista oficial de esta plaza entrañable, una encrucijada de caminos del barrio, donde se ha montado una sucursal activa y peleona del movimiento surgido en la Puerta del Sol el último 15 de mayo. 

Sampedro es un intelectual que siempre se ha comprometido con la sociedad, denunciando las corruptelas y los abusos de los  poderes financieros y políticos. De Sampedro es un libro sobre la Globalización que ayuda a entender perfectamente lo que se esconde detrás de tan redondo vocablo a quienes no tienen mucha idea de economía o de movimientos económicos. 

Con una frase de agradecimiento, "Gracias por iluminar la vida de un viejo", Sampedro se ha despedido de sus oyentes. Ha recibido grandes aplausos, vítores, saludos, elogios... Una conferencia interesante, amena, didáctica del gran profesor, un alarde de humanidad de un gran hombre.



miércoles, 14 de septiembre de 2011

El dinero a la enseñanza privada.

Seguimos con las protestas de los profesores en Madrid.
Y el periódico El Plural saca esta información.


recogiendo información de un blog, que también enlazo.

En Rivas Vaciamadrid el ayuntamiento ofreció hace unos años un terreno para construir un colegio público y el gobierno Aguirre se lo entregó (o se lo quiso entregar) a un colegio religioso.

En algunas localidades madrileñas se construyen colegios con fondos de la comunidad y siempre son de religiosos. El Opus es de los más agraciados. En sus colegios concertados se permite que haya separación de niños y niñas en las clases aunque eso vaya contra las leyes y, sobre todo, contra la educación igualitaria.

Con estas autoridades y estos palos a la educación pública estamos abocados a un futuro de adolescentes con pocos recursos intelectuales y escasa capacidad crítica. Eso debe ser lo que quiere doña Aguirre.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Educación, una mala manera de ahorrar

Imaginemos una casa en la que no entra dinero suficiente para mantener el ritmo económico de la familia, acostumbrada a no privarse de casi nada. Los ingresos han disminuido y los padres, los que administran los bienes, deciden que hay que rebajar los gastos. No se plantean cambiar sus potentes coches por utilitarios, ni vender su segunda casa en la costa o la tercera en la montaña, ni dejar de salir dos o tres noches a la semana a cenar a restaurantes de moda, ni renunciar a los jamones cinco jotas o a los mariscos que llevan a su mesa, ni prescindir de la asistenta que viene a casa cada día... No, lo que se plantean es ahorrar en otros asuntos: no comprar libros de lectura, no ir al cine, no llevar a los niños a la academia de inglés, no darles una propina por su cumpleaños, no echarle unas monedas en la mano al africano que solicita ayuda a las puertas del supermercado... Con eso saldrán adelante, aseguran los padres cuando los hijos protestan porque se sienten perjudicados.

Es un ejemplo tonto, pero es lo que hacen determinados dirigentes con el gasto de las comunidades que tienen apuros financieros: no se plantean dejar de contratar asesores con sueldos astronómicos ni reducir sus propios estipendios o las partidas de gastos pagados de las que todos disfrutan (viajes, comidas, regalos), no se plantean dejar de alquilar edificios suntuosos en grandes capitales, o ahorrar en fastos que no benefician a la población en conjunto, ni siquiera en su mayoría. Lo que hacen es reducir partidas de servicios sociales, educación y cultura, y sanidad.

Mientras en Cataluña están protestando los vecinos de algunas localidades porque les están cerrando ambulatorios, en Galicia, Madrid, Navarra y Castilla-La Mancha se anuncian rebajas importantes del gasto educativo. Menos profesores de apoyo, menos interinos y más horas lectivas para los profesores titulares. 

Cualquiera que tenga hijos en edad escolar o los haya tenido sabe que la educación pública necesita refuerzos, que se necesitarían más efectivos humanos para afrontar la diversidad cultural y educativa del alumnado, solventando diferencias idiomáticas y de formación preescolar. Sin embargo, las autoridades actúan contra corriente: en vez de incrementar sus esfuerzos económicos y políticos en la educación de los ciudadanos del futuro, en vez de apostar por la educación para superar situaciones criticas, pretenden ahorrar en recursos económicos y humanos.

Es más práctico y menos escandalosos quitar subvenciones a las viudas, dejar de llevarles la comida a los ancianos medio inválidos o dejar de contratar interinos en las escuelas públicas. Al fin y al cabo, deben pensar Aguirre, Cospedal y sus acólitos, todo el mundo dice que los profesores tienen muchas vacaciones, así que vamos a encontrar el apoyo de la ciudadanía. Y si luego los estudios internacionales dicen que a la educación pública española le faltan muchos puntos de calidad, echamos la culpa a los profesores o, incluso, a los padres que no ayudan a sus hijos a hacer los deberes. 

Y, mientras tanto, Cospedal contrata a un eminente "periodista" para que controle la televisión autonómica y sigue viajando en su calidad de portavoz del PP a cualquier sitio que le indique su jefe. Y Aguirre se siente orgullosa de lo bien que ha salido el espectáculo "Benedicto" en su comunidad y lo contentos que estaban los peregrinos porque han viajado casi gratis en el metro de la capital.

¿Así vamos a salir de la crisis? ¿Privando a los chicos de una educación digna del siglo XXI?
Tenemos crisis para rato, crisis intelectual y crisis económica, con estos dirigentes tan sabios.

Mejor lo dice el artículo de Francisco Imbernón:  
Cuando un país reduce la inversión en educación, aumenta la pobreza económica y social, ya que no puede asistir a todos con calidad y eso hará aumentar el fracaso y el abandono del sistema.

Toda mi admiración para los maestros, para los profesores.
Toda mi admiración para Laura, para Pedro. Para Mamen.

martes, 2 de agosto de 2011

Bécquer, la semilla

Hubo un tiempo en que la literatura era una asignatura espesa, cargada de datos que había que memorizar: títulos de libros, biografías de los autores, tendencias e influencias de éstos. Los estudiantes debían memorizar ese cúmulo de datos en su cabeza como si se tratara de un listado de minerales y sus propiedades físicas o una ristra de sucesos históricos despojados de cualquier explicación o demostración práctica. 

Pero entonces llegaba la lección del Romanticismo y las rimas de Bécquer. Los breves poemas del autor infortunado (se decía que murió joven, que tuvo amores imposibles, se contemplaba su retrato y se admiraban sus facciones agradables) empezaban a sonar en el aula. Los alumnos declamaban las rimas con un afán innegable de evadirse de otros temas de la asignatura menos excitantes, menos relacionados con los sentimientos, con la sensibilidad, con el amor universal que algunos chicos empezaban a sentir en sus propias entrañas.

Becquer se convertía en un aliado de los adolescentes. Sus rimas sonaban en clase, se escribían en los cuadernos, en las tapas de las carpetas, en los diarios personales. 

Qué es poesía dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul….

Olas gigantes que os rompéis bramando
en las playas desiertas y remotas…

No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira…

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol…

Con las rimas se identifican los sentimientos y los estados anímicos propios, con sus leyendas se pasaba miedo y angustia. Todavía quedaban otros poetas por conocer, otros versos llenos de pasión o de sosiego que recitar. Miguel Hernández y Antonio Machado eran futuro. Pero la semilla estaba sembrada en nuestra sensibilidad. 

La literatura no era un rollo tan complejo como suponíamos cuando nos aprendíamos las lecciones anteriores, cuando leíamos pasajes de obras que todavía no estábamos capacitados para asimilar.
Por eso, por ese acercamiento a las letras, a la poesía, a los sentimientos, por eso, aunque ahora resulte trasnochado y un tanto cursi, por eso confieso sin ningún reparo que yo soy una auténtica adoradora de Bécquer.


lunes, 6 de junio de 2011

Los mensajes de Sol

Cuando ya queda poco para que los chicos regresen a sus casas, vuelvo a mirar las fotos que se publicaron fuera de España para que no se me olvide, no se nos olvide lo que esta "indignación" ha sido.

Los jóvenes abandonarán sus acampadas, recogerán los toldos, los mostradores y los buzones de propuestas, pero sus mensajes deberían quedarse en nuestras mentes porque ellos han escrito en carteles lo que muchísimos pensamos, aborrecemos o deseamos. 

Yo seguiré mirando estas fotos de cuando en cuando. Sobre todo cuando alguien diga que la juventud de ahora es conformista, o que tenemos los políticos que nos merecemos. Ninguna de las dos cosas son ciertas. Y esta es la prueba.

 











 Para D.

Las fotos, que han circulado por los buzones electrónicos, son de The Atlántic.

http://www.theatlantic.com/infocus/2011/05/a-defiant-spanish-revolution/100070/

domingo, 29 de mayo de 2011

En las plazas y con los libros

Seguimos con la vista puesta en Sol, en los chicos que no se dejan convencer por los arrebatos de quienes no comparten sus reivindicaciones, gentes que no entienden  los motivos de su protesta tal vez por haber hecho del conformismo su uniforme de diario, gentes otras que se sienten amenazadas porque si hubiera un mayor control democrático de su actividad pública, tal vez tendrían que apearse de sus pedestales y sus palacetes. Pero el campamento sigue ahí, machacando las conciencias de los que han provocado la protesta.

Caseta de Equipo Sirius, 181
Hoy también, si embargo, miramos en Madrid hacia el parque donde los libros se acumulan, se exponen, se ofrecen al lector, se abren para que salgan de su interior los personajes que los habitan, las frases que los engrandecen, las palabras que hilvanan sus páginas.... Libros ya conocidos y libros que no suelen estar en las estanterías de novedades de las tiendas porque pertenecen a editoriales modestas, a autores no afamados.

Caseta de Sílex Ediciones, 183.
La Feria del Libro es una gran fiesta donde se hace de todo: pasear, montar en triciclos, tomarse una caña o un helado, encontrarse a un amigo al que no se veía desde hace un montón de tiempo. Una fiesta en la que los autores firman ejemplares de sus obras recientes y antiguas, escuchan elogios de sus lectores, críticas a veces, preguntas que algunos se resisten a contestar y otros responden de mil amores. Una fiesta en la que se anuncian por los altavoces títulos de novelas que algunos paseantes no han oído nunca, nombres de escritores auténticos, que se citan a la par que los de ciertos personajillos que salen en la tele con frecuencia y que simulan haber escrito un libro.

De todo hay en esta feria multitudinaria, hay lluvia, hay sol, hay espontáneos que venden sus poemas, hay polen que provoca estornudos.... De todo.
 Una fiesta que no hay que perderse.


domingo, 22 de mayo de 2011

Puerta del Sol, una ciudad de respeto

Impresionante la organización, el buen humor, la coordinación, la complicidad, la fortaleza que se respira en la Puerta del Sol. Paseamos bajo las lonas que cubren la "microciudad" que los jóvenes acampados han montado para hacer su vida (comer, dormir, leer, limpiar, cuidarse entre sí) y trabajar, editando vídeos, recogiendo firmas, solicitando propuestas... Nos ofrecieron agua (nada de alcohol en la plaza), bollos y frutos secos. Leímos sus carteles, sus propuestas, compartimos ideas y propósitos con algunos de los acampados. Les contamos lo que dicen de ellos algunos medios de comunicación, los que les apoyan y los que los critican, les dijimos quiénes forman la Junta Electoral y qué han votado unos jueces y otros....

Una protesta pacífica, multitudinaria, en la que confluyen gentes de edades diversas. Una protesta en la que no se habla de ideologías sino de comportamientos, en la que no se reniega de la política sino de los políticos que la utilizan más para su beneficio personal que para servir a los ciudadanos, como predican en las campañas electorales. Una protesta donde el respeto a las diferencias, a las ideologías, a las circunstancias personales es tan importante que se ha creado una Comisión de Respeto. 

A pocos metros, Pablo Villar, un informático madrileño de 28 años, explicaba las funciones de la Comisión de Respeto que coordina: "Estamos para mediar en los conflictos, para evitar situaciones violentas, para que esto no se convierta en un botellón y para concienciar a todo el mundo en el pacifismo".

¿Aprenderán algo los señores y señoras a quienes va dirigida esta revuelta?

domingo, 15 de mayo de 2011

Sospechosos al poder

A la vista de las encuestas que hoy se publican en algunos diarios, me hago varias preguntas, a las que quizás alguien pueda responderme.

 ¿Por que los ciudadanos españoles del siglo XXI votan para dirigir sus administraciones a personas sospechosas (y en fase de ser juzgados, lo que indica que hay indicios reales contra ellos) de haberse metido en el bolsillo dinero público?
¿Por qué se jalea y se admira a tipos que, por mucha presunción de inocencia que aleguen, son sospechosos de "chorizos"?
 
¿Es que todos esos que van a votar a la lista campista, la que más presuntos corruptos contiene, o a la aguirrista, que lleva algunos otros (y que llevó a tres diputados implicados en Gurtel en el año 2007, cuando de uno de ellos se sabía ya en Madrid que su comportamiento era dudoso), piensan que lo que hacen estos individuos e individuas es normal, que ellos también hubieran metido mano en las arcas si hubieran podido?
 
¿Es que son masoquistas, y les gusta que les roben?

¿O es que les gusta que haya espectáculo y que los medios de comunicación saquen tantas veces el nombre de su ciudad en las portadas de los periódicos y los telediarios?

Pero no, no digamos que España es diferente. Resulta que en Perú va a suceder algo semejante. Las encuestas auguran que la hija de Fujimori tiene posibilidades de ganar la presidencia del país. La hija de un señor que está en la cárcel por corrupto, por matón, por sinvergüenza. ¿Que la hija no tiene la culpa? No, no la tiene, pero ella aprueba lo que hizo su padre y se benefició de ello en su momento. Sus estudios fueron abonados por los peruanos, por el dinero que ganaron las gentes de la calle de ese país que ahora está dispuesta a poner a esta señorita en lo más alto. Digo yo que habrán pensado: Ya que la hemos criado, que nos gobierne ahora. ¿no?




domingo, 8 de mayo de 2011

En memoria de los obreros republicanos

Esta semana se ha vuelto a hablar sobre el Valle de los Caídos, ese monumento  a la megalomanía franquista, cuya construcción está ligada a los vencidos republicanos, puesto que muchos de ellos trabajaron en las obras y otros muchos fueron secuestrados cuando ya eran cadáveres y sepultados entre sus muros.

Sobre este lugar circulan muchas teorías y propuestas,  y se advierten las grandes dudas de los gobernantes sobre su futuro. He leído peticiones de que se derribe por sus connotaciones fascistas, he sabido también de proclamas para que siga siendo eje de concentraciones ultraderechistas y lugar de encuentro de los añorantes de la dictadura franquista. He escuchado al vicepresidente hace pocos días decir que no se podrán identificar los restos de las víctimas del dictador que fueron trasladadas sin notificarlo a sus familiares ni, por supuesto, que estos dieran su consentimiento.

Obreros republicanos en la obra
¿No se podría adoptar una solución que no fuera ni el derribo, ni la consagración del templo como altar del dictador allí enterrado? Considero que derribar esa cruz gigantesca y esa gruta religiosa sería destruir no un símbolo sino el trabajo de los cientos o miles de presos republicanos que allí se dejaron la piel, la juventud y la libertad, picando la roca para la gloria de sus carceleros.

En cuanto a los muertos del bando vencido, lo justo sería escribir sus nombres, (que deben constar en algún documento pues ya sus familiares saben de su paradero), grabarlos en placas que los recuerden, como se recuerda a los muertos del bando vencedor de la guerra incivil del 36-39

¿Por qué no se convierte el lugar en un monumento a TODOS los muertos en la guerra, muertos de todos los bandos, muertos de todas las banderas españolas, la tricolor y la bicolor, las de las comunidades, todas?

Foto de los años 50
Eso sí, al dictador que se lo lleve su familia a una tumba particular, que tienen dinero suficiente para comprarle un nicho en donde les apetezca. Y al falangista, si no hay familiares que puedan hacerse cargo de sus restos, que se lo lleve alguno de esos grupúsculos que conservan el título o que se haga una suscripción popular para meterlos en un nicho en cualquier cementerio público.

Y a todos esos bufones que se dedican todavía hoy a bromear con los fallecidos en la guerra, a denostar a los republicanos, a burlarse de los familiares que los mencionan sin el temor de los tiempos dictatoriales, que los lleven a picar piedra a Cuelgamuros durante una temporada. Uno de los primeros que fuera ese nefasto líder que los valencianos no se merecen aunque haya muchos de ellos que están dispuestos a mantenerle en su cargo a pesar de su inminente paso por el banquillo de los corruptos. Ayer nos dejó otra "perla".
Su nombre no lo escribo porque me da la sensación de que "mancha" el folio o la pantalla en la que aparece.

Las palabras del innombrable en la SER

sábado, 30 de abril de 2011

La abadía de los crímenes

Un rey mujeriego y ambicioso, una reina doliente y resignada, una monja perspicaz, una abadesa poderosa, un convento maldito donde la muerte golpea a las jóvenes novicias. Con estos ingredientes y un lenguaje certero e impecable, Antonio Gómez Rufo nos invita a viajar a las tierras catalanas del siglo XIII, donde se alza la magnífica abadía de San Benito. El rey llega con su cortejo y sus tropas, que acampan en las inmediaciones, para averiguar el autor y los motivos que han llevado a la muerte, en extrañas circunstancias, a varias monjas de poca edad. 
Al rey le asiste Constanza, una monja venida de otro convento, famosa por haber resuelto antes algún caso misterioso en su comarca. Con muchos silencios a su alrededor, con sus proyectos bélicos en la cabeza (Jaime está planificando la conquista de Mallorca e, incluso, de los territorios musulmanes de Valencia y Murcia) y la preocupación por las negociaciones entabladas con los nobles catalanes, que le han sugerido la batalla por las islas, con un amor incipiente por una joven dama de la reina (que acabaría siendo su segunda esposa), el rey se empeña en resolver el misterio cuánto antes. 
Lo consigue gracias a sor Constanza, que tiene habilidades científicas y una capacidad prodigiosa para deducir la verdad con las pocas pistas que encuentra en la abadía.

Este libro, "La abadía de los crímenes" es el que andaba buscando el pasado domingo. Me hice con él tres días después. El miércoles, 27 de abril, se celebró en Madrid La noche de los libros, y muchos autores se pasaron por librerías y comercios para firmar sus obras. Así que compré el libro con una firma de Antonio Gómez Rufo y una dedicatoria para mi madre. 
Este libro sí me parece un buen regalo para una madre.
Porque es ameno, porque es interesante y porque Gómez Rufo es uno de esos autores, mejor dicho, de esas personas del género masculino, que valoran a la mujer como ser humano con capacidad intelectual. Se percibe en sus obras y en sus entrevistas.


domingo, 24 de abril de 2011

Un libro para mamá

Esta mañana he dado una vuelta por las librerías que están abiertas los domingos. Quería ver novedades editoriales, buscar libros concretos, comprar algo para un regalo próximo.
En la Casa del Libro he encontrado un grupito de niños con una monitora que les contaba cuentos mientras los padres escuchaban también con la boca abierta. Futuros lectores, he pensado. Si entienden que los libros son divertidos, seguro que los harán parte de su actividad cotidiana cuando vayan haciéndose mayores.

En otra librería, más reducida, he visto agolpados tantos rostros de personajes de la televisión y de políticos que se han prestado a una biografía preelectoral, que me he despistado y no he sabido encontrar los libros de verdad, los que están escritos con interés literario más que con fines comerciales o propagandísticos.

En una tercera tienda me he pillado un rebote. Había una estantería enorme con un cartel encima que decía Día de la madre. Un sólo título llenaba varias filas de la estantería, como si fuese el único libro, el mejor libro, la sorpresa más impactante para cualquier mamá. ¿Qué cuál era? La dieta Dunkan.

¿Qué madre podría sentirse satisfecha si sus hijos aparecieran el Día de la Madre con este libro bajo el brazo?
¿Quién regirá los destinos de esa librería con tanto desacierto?

jueves, 14 de abril de 2011

República

El diario Público ha publicado hoy un cuadernillo con la República como protagonista y como asunto histórico. En su página web, además, ha incluido vídeos y audios con los artículos de la constitución que el parlamento surgido de las urnas en 1931 elaboró y aprobó.


Aquí están los artículos: pinchad y los escuchareis.

Y un vídeo sobre el 14 de abril al que también nos permite llegar Público.



Nota posterior: Una frase de Manuel Vicent, que escribe hoy un artículo de prensa:  
La República supuso en la historia de España una corriente de aire puro de renovación basada en la inteligencia, en la libertad, en la cultura y en la justicia social, que terminó en un baño de sangre.

domingo, 3 de abril de 2011

La realidad ¿es arte?

"Bajan las escaleras con lentitud, pulsando en cada piso el botón de la luz para no quedarse a oscuras". Esta frase, tan sencilla en apariencia, detuvo mi lectura. Apenas empezaba a familiarizarme con los personajes y los ambientes de Viene la noche", el tercer libro de la trilogía de Óscar Esquivias. Me vi bajando las escaleras de mi casa y pulsando el interruptor en cada rellano para evitar que se me fuera la luz en mitad de un tramo de escaleras. Un gesto tan cotidiano, tan ínfimo se había convertido ante mis ojos en materia literaria. 

Desde este momento estaba ya rendida a la novela. Que siguió sorprendiéndome cuando, siguiendo la lectura, empezaron a desfilar por sus páginas calles por las que he caminado, bares que conocía, ambientes que he contemplado más de una vez. Reconocer los sitios me hizo volver a ellos para recordarlos (y retratarlos) y me suscitó una cuestión, una duda sobre el arte realista o el realismo en el arte.

El intento de reflejar en un cuadro, en un escenario o en una novela, una serie de hechos, situaciones y ambientes inspirados en la vida real, que el autor conoce de primera mano, ¿es un aliciente para el lector o es un lastre, una disminución de la calidad de la obra? 

He leído artículos y reseñas de profesores y autores que opinan que el arte debe escapar de los límites y las limitaciones de la realidad, a fin de adquirir un rasgo más sublime, más universal. El arte, dicen, deber ser un tanto abstracto o ambiguo para no ser una mera fotografía de la realidad, sin valor cultural elogiable.

Durante un tiempo los prebostes de la cultura oficial despreciaron la pintura de Antonio López porque era demasiado realista. Sin embargo, contemplando un cuadro de López, observando su Gran Vía o sus tejados de Madrid desde la perspectiva de Vallecas, ¿quién se atrevería a compararlos o a confundirlos con una fotografía o un paisaje calcado?

En el caso de la literatura, cuando un escritor de ficción introduce en su novela datos tomados de la realidad física en la que se mueven sus personajes, (caso de la novela de Óscar Esquivias), no está, en mi particular opinión, elaborando un reportaje ni un documental, sino convirtiendo la vida real en materia literaria, tan válida y encomiable como cualquier argumento que procediera exclusivamente de su imaginación. Siempre que sea un buen escritor, claro está. Siempre que tenga talento y capacidad de fabulación, siempre que no se conforme con escribir lo que ve o lo que oye sin pasarlo antes por el tamiz de su estilo y de su talento. 

No obstante, detecto en algunas novelas, que suceden en tiempo presente en una ciudad auténtica, un cierto afán por eludir datos que servirían al lector para reconocer el lugar. ¿Acaso si el escritor aporta esos datos le restaría universalidad e interés a la novela? ¿Acaso perdería valor a ojos de un lector de Badajoz o de Santander si en sus páginas se mencionara el paseo de Recoletos o la pastelería La Mallorquina?


Por la calle de la izquierda, camino del bar, viene Benjamín caminando desde su calle.
Yo no soy profesional de la crítica ni de la enseñanza, pero creo que Viene la noche, una novela basada en una realidad viva, es una obra de arte, un retrato literario acertadísimo, ameno y elocuente de la ciudad en la que habitan sus personajes, una ciudad que se reconoce, que se menciona con nombres y apellidos. Porque los sentimientos, los desencuentros, los miedos, las ansias, las rencillas de quienes transitan por sus páginas podrían ser, cambiando de colores y tamaños, los de millones de personas de cualquier ciudad del planeta.

viernes, 25 de marzo de 2011

Viene la noche. Sitios reales. (2)

El bar La Pampa existe. El bar donde Benjamín se reúne con sus amigos es un local de muchos años, situado en una esquina muy concurrida, entre la calle Francos Rodríguez y la de Villaamil. Pasé por allí el domingo para asegurarme de que no lo habían derribado, pues en esta zona de Madrid los establecimientos comerciales y de hostelería cambian con excesiva frecuencia, como si se quedaran obsoletos en pocos meses. Pero aquí estaba, con su cartel de siempre, añejo y un tanto descolorido. Para que otros lectores de Esquivias conozcan el lugar, para que se ambienten, hice esta foto que dejo aquí.


Siguiendo la ruta que hace Benjamín cuando pasea de noche con su hijo Jaime,  tomé alguna foto de la calle Bravo Murillo, en dirección a Cuatro Caminos. 

Esta es la calle a la altura de la estación de Estrecho, que es a la que utiliza Benjamín cuando viene de su casa.


Y esta es una imagen de la calle a la altura del metro de Alvarado. A la izquierda, se entreve la fachada de la iglesia de San Antonio, a dónde Benjamín asiste con Teresa a misa. 
 

Y, por último, una imagen rápida de la Biblioteca Pública en la que Benjamín toma libros prestados. La imagen está escorada porque tuve la mala suerte de ir a hacer la foto una mañana en que la calle estaba cortada por los bomberos porque una caldera estaba echando demasiado humo. 
No se ven con claridad las escaleras donde se congregan los poetas que han hecho amistad con Benjamín. Lo que sí se ve es que hay tres pisos: el del mostrador de préstamo de libros es el primero.


Me pregunto si es enriquecedor o es un lastre para una novela empeñarse en retratar de manera tan fiel un barrio, unas calles, unos bares, unas formas de vida, prodigando detalles, como hace Esquivias. 
A mí me ha ayudado a mirar con otros ojos, más receptivos quizás, un barrio del que conozco algunas historias y por el que he paseado unas cuantas veces. 

domingo, 20 de marzo de 2011

Viene la noche. Tetuán, el barrio. (1)

Me apeo en la estación de Estrecho y miro a la gente que transita por el andén. Busco a Benjamín, el padre de Jaime, el marido de Teresa, el suegro de Sara. No veo a nadie de su edad a mi alrededor. Subo dos tramos de escaleras y salgo a la calle Bravo Murillo, a la altura de Francos Rodríguez. Sigo buscando a Benjamín. 
Ahora sí veo hombres mayores en las aceras. Ancianos que se mezclan con mujeres apresuradas, que cargan bolsas y tiran de la mano de criaturas jaleosas, y con docenas de chicos y chicas que han salido a divertirse y se agolpan ahora en los cruces de las calles y ante los escaparates de los comercios. Los rasgos de los jóvenes indican su condición de inmigrantes o, acaso, de hijos de inmigrantes venidos del norte de África o de un país del continente americano. Los viejos, en cambio, tienen cara de ser de aquí, de Madrid, o de Toledo, o de Almería, o de Burgos, como es el caso de Benjamín. A él, acostumbrado a sus vecinas dominicanas, le sigue, no obstante, sorprendiendo el aspecto de Bravo Murillo: desde hace unos años las aceras son un mosaico de ojos, pieles y cabellos diferentes, un conglomerado de razas y culturas, una especie de “naciones unidas” en miniatura.

¿Conocerá Benjamín la historia de esta calle, que dista alrededor de 500 metros de la de Wad Ras, en la que él habita?

Bravo Murillo debe su nombre al ministro de Isabel II que emprendió la tarea de traer agua potable a la ciudad desde un río que discurre por el norte de la provincia. A principios del siglo XIX esta vía era la carretera de Francia. Por ella  circulaban los viajeros que iban hacia el norte de la península y hacia los países europeos. O hacia los pueblos de Fuencarral o de Colmenar Viejo.

En 1860 las tropas del general O´Donnell, que venían de Marruecos, donde habían obtenido una victoria sonada sobre los nativos sublevados en Tetuán, levantaron sus tiendas junto a la carretera, en terrenos que pertenecían al consistorio de Chamartín de la Rosa. Al asentamiento se le dio entonces el pomposo nombre de Tetuán de Las Victorias. En años sucesivos el entorno se llenó de merenderos, tenderetes, casitas humildes, talleres de reparación, chatarrerías…. Hasta una plaza de toros se construyó en las inmediaciones.

En los márgenes de la carretera se  abrieron callejas, donde se avecindaron familias trabajadoras de pocos recursos. En 1929 recibieron con alborozo el metro, cuando la línea 1, Cuatro Caminos-Sol, se extendió hasta Tetuán. Sobre todo los que trabajaban en el centro de la capital. En 1948 la barriada se escindió del municipio de Chamartín de la Rosa y fue anexionada al de Madrid, lo que multiplicó su población, sus inmuebles y sus negocios.

En el margen occidental de Bravo Murillo quedan todavía caserones antiguos, de traza modesta y calidad dudosa, aunque también se han levantado cientos de edificios modernos cuyos precios no son ya tan asequibles para los bolsillos menos pudientes. En la vertiente oriental, las viviendas menos ostentosas conviven con los inmuebles de lujo y las torres de oficinas de alto nivel, ubicadas la mayoría en la zona conocida como AZCA.

Quizás Benjamín ya no transite por estas calles. Al fin y al cabo, los hechos que narra el libro que leemos, Viene la noche, de Oscar Esquivias, se remontan a las navidades del año 2006. Además, todavía ando por la página 200 de la novela, cuando la amante de Benjamín, Clarita, se ha ido a vivir a la costa con su hija. Igual Benjamín también se ha mudado de barrio. Igual ha sufrido un síncope a causa de su mal talante. Igual Teresa se ha cansado de hacerle las cenas y le ha puesto de patitas en la calle. Todo puede ser.
Bravo Murillo, dirección Tetuán. En la orilla derecha se ve la torre de la iglesia de San Antonio, a la que acude Benjamín con Teresa.
Leo este libro gracias a Pedro Ojeda Escudero y su propuesta de lectura colectiva, un experimento interesante. Sobre todo porque me ha permitido descubrir al autor y una novela como ésta.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Con Japón. Con Libia.

La situación terrible de los japoneses, vapuleados por las fuerzas de la naturaleza y amenazados ahora por el veneno de la radioactividad, ha arrebatado las portadas de los periódicos y de los informativos a la masacre de Libia. El mundo está conmovido por el dolor del país asiático, asustado por las consecuencias de los destrozos y de las fugas nucleares y ha dejado de mirar hacia el norte de África, donde un tirano trasnochado sigue bombardeando y acribillando a las gentes de a pie que han osado pedir que abandone el poder.

No nos olvidemos de los libios.

"Los peores augurios de los alzados contra Muamar el Gadadi en Libia se han cumplido hoy. Aviones de guerra del dictador han iniciado a primera hora del día el bombardeo de Bengasi, la segunda ciudad más importante del país y el feudo de los sublevados, según ha anunciado el coronel insurgente Faradj el Feyturi."

Al dictadorzuelo, que vio en Egipto y en Túnez el augurio de lo que le esperaba a él, no le ha temblado el pulso a la hora de promover una guerra para acabar con toda rebeldía en su país, por extensa y contundente que esta fuera. Su hijo anunció desde el primer momento que las protestas, si no se disolvían, podían conducir a una guerra.

Los ojos del mundo están puestos ahora en Japón, un país destrozado que intenta sobreponerse a la tragedia y a la amenaza nuclear. Mientras tanto, el coronel de los mil disfraces aprovecha las sombras para seguir matando a sus paisanos y seguir gobernando sobre sus cadáveres.
¿No podría haberse producido en el desierto un tornado que se lo llevase?




Josep me manda un enlace sobre el desastre de Japón, que pone los pelos de punta. Aquí os lo dejo. 


Y un último aviso para las japonesas. ¡Cuidado con las niñas que la caverna mediática tiene en Tokio a Sánchez Dragó como corresponsal!

domingo, 6 de marzo de 2011

El circo de los tiranos

Si no fuera por la cantidad de sangre derramada en las calles y en los presidios de los países que gobiernan, por la cantidad de personas que son privadas de libertad y de posibilidades de supervivencia, si no fuera por las miserias, desgracias y calamidades que azotan a las gentes que viven bajo sus gobierno,s sería para troncharse de risa. Los dictadores del mundo actual, los insignes tiranuelos que el siglo mantiene en sus tronos de cartón, se intercambian constantemente elogios, contraseñas, barriles de petróleo, mercenarios y distinciones tan pintorescas como estas, de las que habla hoy en un artículo Moises Naím: "Premio Gadafi de los Derechos Humanos".

Resulta que Gadafi, ese personaje oscuro y sanguinario, que está asesinando en las ciudades y pueblos de Libia a hombres y mujeres que le piden que deje de tiranizarlos, ese tipo que manda a sus aviones a bombardear las plazas y calles del país, ese individuo le da nombre a un galardón que premia a quien se distingue por fomentar y proteger los derechos humanos. ¿Qué entenderá Muamar por derechos humanos? ¿El derecho a matar a quien te critique? ¿El derecho a encerrar en una celda a quien no te rinda pleitesía? ¿El derecho a apropiarte de los dineros de tus paisanos? 

(El Premio Gadafi de los Derechos Humanos), creado en 1988, se otorga anualmente a quienes "hayan colaborado de forma sublime en la prestación de servicios humanos destacados o en la realización de labores gloriosas en defensa de los derechos humanos" (sic). A Hugo le tocó en 2004 y a Dani en 2009. Unos años después, Chávez correspondió al reconocimiento del libio obsequiándole una réplica de la espada de El Libertador, explicando además que "Muamar el Gadafi es para los libios lo que Simón Bolívar es para los venezolanos". Casi nada", escribe este articulista hoy.

El circo de los tiranos, esos tipejos que se disfrazan de lo que les apetece en cada momento, que se envuelven en telas coloreadas, uniformes, y lentejuelas, que predican su esencia de enviados de los dioses o salvadores de la patria, que hacen piruetas en el trapecio para demostrar que están por encima del bien y del mal, de las presiones internacionales y de la decencia política, ese circo está costando mucha sangre. Por eso no hay espacio para la risa.
Las sandeces de Muamar y de sus vástagos, de Hugo, de Dani, de Mahmud, de Raúl y de otros que no se mencionan en el artículo, no dan risa por chabacanas y estúpidas que sean. Dan asco.

Ojalá que sus paisanos tiren abajo las carpas que los alojan, metan entre rejas a sus leones y manden al paro a los que ayudan a sostener el espectáculo día tras día.

sábado, 19 de febrero de 2011

Chamberí en blanco y negro


La tienda de la foto sigue existiendo hoy día, aunque ha cambiado de contenidos y de colores.
Tienda de ultramarinos de Santa Engracia 55, 1914
Han pasado tantos años que los niños que asoman a los balcones, atraídos por el reclamo del fotógrafo, serían ahora ancianos centenarios. Y los huevos cuestan muchísimo más que los 55 céntimos (de peseta, o sea, 0,003 euros) que anuncia el cartel del escaparate, encima de los montones de alubias o de garbanzos. Las latas de conservas y los sacos de legumbres ya no llenan el espacio interior de la tienda, sino que allí se venden libros y material de papelería, se hacen encuadernaciones, fotocopias, revelado de fotos digitales..

Los actuales propietarios conservan esta foto, ampliada y rutilante, en una de las paredes del establecimiento. Para recordar que todos somos herederos de una historia forjada por hombres y mujeres que nos precedieron en las calles de nuestros barrios, personas que algo hicieron para que esta ciudad (y cualquiera) sea como es en el presente. Para bien o para mal.

La foto se ha convertido en la portada de un libro publicado este mes y titulado "Chamberí en Blanco y Negro, 1875-1975" Los profesores Juan Miguel Sánchez Vigil y María Olivera Zaldua, han indagado en diversos archivos públicos y privados (ABC, Fundación Diario Madrid, Museo de Historia de Madrid, Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, Instituto del Patrimonio Histórico, Archivo General de la Administración) y han recopilado casi trescientas fotos para llenar de imágenes este libro. De ellas, han entresacado 60 para montar una exposición que estará abierta hasta el mes de marzo en el Centro Cultural Galileo.

Plaza de Chamberí, tenencia de alcaldía
Para quien ahora transita por estas calles populosas del centro de la ciudad, cuajadas de edificios, de bares, de coches ruidosos y veloces, es asombroso contemplar los mismos escenarios en una época en que todavía las calles estaban bordeadas por solares sin edificar, y por su empedrado circulaban carros tirados por mulas, tranvías y unos pocos automóviles renqueantes y casi elitistas. 

Esquina de Ríos Rosas con Santa Engracia, 1920
Y merece la pena admirar la labor de los fotógrafos de entonces, artistas que utilizaban sus artilugios, complicados y voluminosos, con una maestría que convierte sus imágenes en obras imperecederas.

Las fotos, por supuesto, son del libro que menciono.

sábado, 12 de febrero de 2011

El triunfo de los egipcios

La mañana del viernes leía en el periódico la repercusión que tuvieron el día anterior las palabras de Mubarak, que se aferraba a su cargo y a sus poderes a pesar de tener en contra al pueblo egipcio en todas sus categorías sociales, políticas e intelectuales. El corresponsal anunciaba que las protestas continuarían y advertía sobre las consecuencias imprevisibles de esta confrontación iniciada el pasado 25 de enero. Pero durante la tarde, los malos augurios se disolvieron en una euforia justificada: el faraón se rendía. Dimitía por fin. 

A pesar de su obstinación, del apoyo de los suyos (que sin él perderán prebendas, riquezas y mando) y de sus ataques contra los manifestantes de la plaza de Al Tahrir, a pesar del apoyo de otros autócratas de la zona (los dirigentes saudíes ofrecieron sus dineros para mantener al dictador egipcio en su trono), a pesar de sus enredosas palabras del viernes, Mubarak se ha marchado. Por fin se ha marchado.

Además de celebrar la posibilidad de acceso a la democracia que han conquistado los egipcios, nos han llegado noticias del comportamiento meritorio de quienes han arriesgado su existencia en la plaza de Al Tahrir durante casi tres semanas. Los periodistas, que han sufrido ataques de los partidarios de Mubarak en más de una ocasión, han ensalzado el valor y la perseverancia de los ciudadanos, su afán por evitar trifulcas y eludir las provocaciones de los afectos al régimen, el respeto de todos hacia todos, fueran hombres o mujeres, musulmanes o cristianos, jóvenes o viejos, izquierdistas o derechistas. Pero además han narrado la extraordinaria organización colectiva, implantando sistemas de alimentación, de higiene y limpieza, turnos para sus vigilias, consignas para evitar saqueos y violencia, consejos para aguantar sin desfallecer ni soliviantarse hasta que el régimen sucumbiera.

Ojalá que todo el esfuerzo que han realizado los egipcios, que el sacrificio de los que han muerto o han sido heridos, sirva para que ese país consiga resolver sus problemas, acabar con la dictadura y el miedo, con la miseria y el hambre que padecen muchos de sus habitantes.

Compartimos desde muchas ciudades ajenas la alegría que se vive en las calles de El Cairo


domingo, 30 de enero de 2011

Manifiesto por la solidaridad. III


Es la tercera vez que hacemos esta petición desde los espacios que abrimos para decir lo que pensamos: Queremos que se solucione el hambre, la pobreza, la miseria que afecta a millones de personas en este mundo nuestro. Queremos que los niños, los ancianos, los hombres y mujeres desfavorecidos dejen de sufrir, enfermar y morir porque no tienen dinero suficiente para comer, para curarse, para vivir como merecen vivir todos los seres humanos. Pensamos que puede solucionarse este problema, que duele y da vergüenza.  Y pedimos que se solucione uniendo por tercer año consecutivo nuestra voces, siguiendo la iniciativa de nuestro amigo Cornelius.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2011

lunes, 24 de enero de 2011

Cultura gratis

Esta semana vuelve a la palestra la ley Sinde. Y vuelven  los “creadores” a la batalla contra las descargas de música, libros y películas en Internet.  Los medios de comunicación les prestan sus soportes para difundir sus condenas. Pero ¿qué opinan los creadores menos conocidos, los menos adinerados, los que no viven de  su arte ni de su reputación a pesar de que ellos también "crean" cultura.

Querría saber si a ellos les molesta también que sus canciones, sus relatos, sus fotografías estén en la red, disponbiles para la descarga  o si, por el contrario, ellos consideran esta facilidad que ofrece la red como una posibilidad de darse a conocer, de que sus obras lleguen a lectores u oyentes que nunca encontrarían sus obras en una librería convencional o en una tienda de música . Porque ellos no son tan afamados como los firmantes de los manifiestos contra la “cultura gratis” y no aparecen en televisiones y periódicos con tanta asiduidad como aquéllos.

Me pregunto también si ese cantante de éxito internacional que encabeza las diatribas contra las descargas piensa en esos autores modestos, desconocidos, o se mueve, más bien, por el temor a que su patrimonio se resienta o a que no le contraten para dar conciertos en vivo. Me pregunto si ese actor tan premiado y agasajado en la prensa, tanto la de diario como la de colorines, teme que se reduzca su caché aquí o en Hollywood por culpa de los descargadores.

Son preguntas que me hago. Preguntas que alguien podría contestar en la prensa. Y sigo con mis dudas.

Me pregunto también: ¿cuántas descargas de Internet han motivado la no-compra de un CD o de un libro? ¿Cuántos internautas se conforman con una canción cogida en la red o un libro escaneado si les gusta la música de un cantante o las novelas de un escritor? ¿Cuántas descargas corresponden a libros o discos que nunca compraría el descargador, a libros que tomaría prestado en bibliotecas o en casas de familiares?

Por si me sirve de algo, voy a volver a leer un par de artículos. Uno de Manuel Rodríguez Rivero, del que extracto abajo un par de párrafos.

 "Las campañas en defensa de la propiedad intelectual y las leyes que previenen y reprimen su violación no funcionan con la misma eficacia en todas partes (aquí, más bien poco), y mucha gente se baja a sus dispositivos electrónicos música, películas y libros sin importarle demasiado el presente y el futuro de quienes los han hecho posibles. Están ahí, luego tonto el último.

Por supuesto que del otro lado no han faltado los abusos. El abaratamiento en los procesos de producción se compadece mal con el mantenimiento de precios escandalosos en determinados productos culturales. En los libros la piratería aumenta ahora, cuando algunos pretenden comercializar sus versiones digitales a precios demasiado cercanos a las de papel, un error particularmente llamativo en la actual prehistoria española del "nuevo modelo de negocio" editorial. El abuso de un lado justifica a veces las reacciones de defensa: si muchos editores no se hubieran dejado llevar por su codicia, la figura del agente literario no tendría el papel determinante que hoy ocupa en la cadena del libro. Si los consumidores no percibieran que los precios de los productos virtuales son abusivos, las campañas disuasorias y las leyes (sobre todo las bien planteadas) tendrían más eficacia."

El segundo artículo lo encuentro en el blog de Cigarra, y es una postura contraria al de los "creadores" de postín. Su autor es Amador Fernández-Savater, y el título dice mucho. La cena del miedo.

"Me gustaría saber cuántos de los invitados a la cena dejaron encendidos sus ordenadores en casa descargándose alguna película. A mi lado alguien me dijo: "tengo una hija de dieciséis años que se lo baja todo". 

¿Seguro que el público no tiene ninguna razón verdadera para el cabreo? ¿No es esa una manera de seguir pensando al público como una masa de borregos teledirigida desde algún poder maléfico? ¿Y si el público percibe perfectamente el desprecio con el que se le concibe cuando se le trata como a un simple consumidor que sólo debe pagar y callar?"

A ver si toda con estas lecturas consigo aclarar alguna de las muchas dudas que me acosan.


miércoles, 19 de enero de 2011

Veinticinco años sin Tierno

Hace 25 años perdimos a un gran alcalde, el mejor que ha dado la democracia a esta ciudad. Madrid ganó con él en calidad de vida, en vivienda, en servicios sanitarios, en actividades culturales.
Enrique Tierno Galván se esmeró desde la Casa de la Villa en hacer de Madrid una ciudad más habitable, más divertida, más limpia, más humana, más acogedora.
Se murió antes de hacer todo lo que debía. Se marchó y dejó huérfanos a todos los madrileños que le respetaban y le apreciaban, jóvenes y mayores, cultos y menos cultos, conservadores y progresistas. Se murió un 19 de enero y miles, cientos de miles de personas salieron a la calle a despedirse de él, paralizando las calles y los barrios, engrandeciendo su figura.

Ahora, tantos años después, los políticos de turno intentan beneficiarse del recuerdo de quien tan bien supo ganarse el afecto de la gente de la calle. Invocan su nombre, apelan a su obra y tratan de hacerse ver como sus sucesores.
Hoy habrá más de una opinión sobre lo bien que hizo su labor. Se oirán palabras elogiosas de gente que nunca comulgó con sus ideas y sus actos y que no gozó de su amistad. Gente que, incluso, trató de desbaratar su popularidad con acusaciones inciertas y tergiversaciones de sus palabras.

Pero no importa, porque la mayoría sabemos cómo era Tierno y qué es lo que hizo. Y esa idea no nos la van a cambiar los que ahora se aprovechan de su fama.

miércoles, 12 de enero de 2011

Un premio para Mendoza

A Miguel Delibes le ofrecieron un premio Planeta allá por los años 60. Quiero decir, le ofrecieron la posibilidad de ganar el premio Planeta si presentaba una novela antes de que se fallase el concurso, en el mes de octubre de ese año. Delibes declinó la oferta aduciendo que los premios eran para descubrir nuevos autores (como ocurriera cuando él ganó el Nadal, con "La sombra del ciprés es alargada", en 1949). Ignoro si le tentaron en otra ocasión, pero lo que es cierto es que Delibes nunca cayó en la tentación en la que han ido cayendo docenas de escritores españoles y sudamericanos a lo largo de las décadas. 

Ahora que a nadie se le oculta que el Planeta es un premio "acordado" de antemano, lo que me sorprende es que la gente siga comprando los títulos galardonados sin cuestionar el apaño, sin poner en duda la calidad de la obra ni indagar en las negociaciones que han llevado a cabo premiadores y premiado. 

No quiero decir con esto que en el listado de "planetas" no haya libros estupendos, porque entre ellos están "Lituma en los Andes", de Vargas Llosa, o "El jinete polaco", de Muñoz Molina que, a mi entender, son novelas de calidad que hubieran sido conocidas y leídas con deleite por miles de lectores aunque no hubieran llevado la faja del premio. Pero sí me atrevo a decir que en el listado hay novelas mediocres de autores prestigiosos y novelas que son verdaderamente indigestas. Y lo digo porque he leído muchas de ellas, incluida la de algún  joven señor, a  quien se le auguraba una carrera brillante, pero que se limita ahora a pontificar en las tertulias más conservadoras en vez de pulirse y aprender a escribir un poco mejor.

Este año el libro prometía ser interesante, porque estaba firmado por Eduardo Mendoza. Lo habría leído también si no hubiera obtenido el galardón. Pensaba disfrutar de una buena novela en el marco histórico del año 1936, aderezada con datos de un periodo del que todavía quedan mucho que contar, el tiempo en que la República española parecía cobrar nuevo vigor con el triunfo en las elecciones del Frente Popular. Pero ¡ay! ¡lo que me ha costado acabar la lectura!

No puedo hacer la crítica correcta de la novela que haría un especialista o un profesor de literatura, pero puedo poner mis impresiones: los personajes me resultan confusos, contradictorios consigo mismos, no acabo de enterarme de su carácter o de sus querencias, los diálogos entre ellos son tan semejantes que no distingo a la marquesa de la niña prostituida cuando dialogan entre sí, los personajes históricos más me recuerdan actores de teatro, con papel aprendido de antemano, que seres reales devueltos a la vida por el milagro de la literatura. De las alusiones al entorno histórico no me habría enterado si no hubiera sabido de antemano algo de lo que pasaba entonces en España.

Y de la ciudad de Madrid que en estas páginas se pinta lo que me atrevería a decir es que Mendoza no se ha estudiado ni el callejero ni el plano del metro.  

Del edificio recién abandonado (Cine Europa) llegaban amortiguadas las últimas estrofas del himno seguidas de gritos marciales. Andando por Bravo Murillo vieron venir en dirección contraria un grupo compacto formado por obreros de torva catadura y actitud hostil. (...) En Cuatro Caminos un destacamento de Guardias de Asalto desviaba a los coches. Como no había ningún taxi a la vista, se metieron en la estación de Tetuán y fueron en metro hasta Ríos Rosas; allí salieron y cogieron un taxi. Anthony dio la dirección del palacete de la Castellana. 


(Nota: Este plano corresponde a la red de metro de 1936 y lo he sacado de Wikipedia.
El cine Europa está situado entre las estaciones de Estrecho y Alvarado).