martes, 2 de junio de 2020

Racismo

El racismo mata más que el coronavirus.
El racismo afecta a más gente que el coronavirus.
El racismo afecta a blancos, negros, amarillos y todas las gamas intermedias.
El racismo nos resta humanidad a todos los seres humanos.
El racismo ha de ser combatido por todos los seres humanos, sea cual sea su color de piel o su país de origen.


domingo, 31 de mayo de 2020

Seguimos aplaudiendo

Por aquí seguimos aplaudiendo. Esta tarde, después de la tormenta, han vuelto a sonar en mi trozo de calle los aplausos para los sanitarios.
Se ha asomado la chica que enseña un gran corazón verde con la leyenda "servicios públicos". Se ha asomado la señora del piso de encima, que es casi la más constante. Se ha asomado el músico y su compañera.
No somos muchos. Algunas tardes no somos más que dos. Alguna tarde no he estado yo en casa.
El caso es que seguimos aplaudiendo.

Y mañana iremos al centro de salud que nos corresponde y volveremos a aplaudir a la gente que trabaja en la Sanidad. Les preguntaremos cuándo se abrirán las consultas, aunque me temo que sabrán tan poco como los pacientes. Y eso que estamos en la fase 1.

Para acabar este día de lluvia, viento y aplausos, un poco de Música de Xavier. ¡Preciosa!




lunes, 25 de mayo de 2020

Vengan sin prejuicios que disfrutarán más


Hay cola frente al centro de Salud. La enfermera sale, consulta, vuelve a entrar, volverá a salir en unos minutos con la respuesta. No hay atención primaria en el barrio.
En la plaza, a cien o doscientos metros, se están instalando mesas y sillas para la hora del aperitivo. Frente a uno de los bares, el más madrugador, ya hay tres mesas ocupadas por personas que desayunan.
Podemos tomarnos el café o la cerveza al aire libre pero,¡cuidado!, que no te de una faringitis o te salga un sarpullido que tu médica no pasa consulta. ¡Paradojas de la crisis! O más bien, paradojas de Madrid.

Hoy es noticia esta ciudad y esta comunidad. Al fin pasamos a fase 1. Sin médicos, sin enfermeros pero con terrazas disponibles. Los medios de comunicación se despliegan por las calles para comprobar la emoción de los paisanos. A mí que no me pregunten, que yo me atengo a lo que dicen los sanitarios: teníamos que haber reforzado los centros de salud antes de dar el siguiente paso. Pero ni se han reforzado, ni se han abierto al público siquiera.

Leo  comentarios peyorativos sobre Madrid en Twitter. Ya sé que navegar mucho por esta red menoscaba la salud mental y el ánimo de quien lo hace pero una es débil y cae en la tentación de vez en cuando.

¡Cuánta inquina contra Madrid! Como si Madrid fuera solo el gobierno regional, el gobierno central, los poderosos de la economía y la banca, como si los madrileños no fuéramos ciudadanos normalitos, con penas y alegrías, ventajas e inconvenientes, esfuerzos, compensaciones y complicaciones distintas pero equiparables o paralelas a las de quienes habitan en otros pueblos y ciudades españolas.

Los madrileños no tenemos la culpa de que el virus se haya ensañado en nuestra población. El continuo ir y venir de viajeros, trabajadores, turistas, visitantes nos ha convertido en el centro de la epidemia hispana. Pero miremos un solo dato: en los días en que se contagiaron los miles de enfermos que empezaron a acudir a los hospitales a partir del 12 de marzo, se celebraba en Ifema la gran feria de arte contemporáneo, ARCO, a la que acudieron 93.000 personas de diferentes países. ¿No es posible que más de una dejaran sus virus en Madrid sin ser de Madrid?

Y sobre todo quiero decirles a los detractores, a los que nos acusan de tantos defectos y tanto protagonismo, ¡oigan, que madrileños son muchos paisanos suyos, gentes que se han venido a vivir aquí porque buscaban trabajo, porque quieren estudiar aquí, porque sus padres los trajeron de niños, porque sus hijos los trajeron de viejos, porque les dio la gana mudarse!
Que madrileños no somos solamente los nacidos en Madrid, también lo son los que se empadronan aquí, vengan de donde vengan. Y no les cogemos tirria por venir de otros lugares. 

Sean un poco clarividentes quienes nos denostan. Que seguro que vienen muchas veces a Madrid de compras, de museos, de teatros, de visita a los parientes. Si vienen sin prejuicios contra los madrileños, seguro quedisfrutaran más de su estancia.

Museo Reina Sofía. A disposición de visitantes de toda procedencia.


martes, 19 de mayo de 2020

Madrid no es esa señora que habla por nosotros

Me da pereza escribir. El ambiente es tan confuso, tan crispado que lo que escribiría serían improperios hacia muchos individuos e individuas. Y trato de eludir la rabia y el insulto.
Esta mañana, por ejemplo, escuché a un dirigente que hablaba de "odio a Madrid" por parte del gobierno de la nación. ¿Se puede ser mas imbécil?

Claro, que casi es peor esa otra que define el estilo de vida madrileño hablando de las muchas horas que perdemos en el transporte y que a cambio hemos inventado un estilo de ocio propio. ¡Será cateta! Los madrileños no somos ni mejores ni peores que el resto de los españoles, convivimos con nuestras dificultades, nuestros atascos y nuestras ventajas, que las tenemos, pero nos gusta la juerga, la cultura, el aperitivo, la risa, la amistad, tomar el sol y pasear lo mismito que le gusta a cualquier otro paisano de cualquier pueblo o ciudad española.

Basta ya de demonizarnos o de lanzarnos esos elogios engañosos y sensibleros que nos condenan al desprecio y a la burla del resto del país.

Madrid no es esa señora que habla por todos nosotros, los que no salimos en los programas carroñeros de las mañanas. Sólo tiene un voto de cada cinco. Por su carácter, su trayectoria profesional (?) y su capacidad cerebral desconoce la realidad múltiple de Madrid y no conecta con una enorme mayoría de madrileños.

Lo que nos preocupa, y mucho, es que tenemos los centros de salud cerrados. También los centros de urgencias de los fines de semana. Nos faltan médicos y enfermeros. Se siguen anulando citas médicas programadas para estas fechas a los enfermos crónicos y a los mayores.
¿A qué tanto empeño en abrir los bares si nos falta lo elemental?
¿Por que no abren los parques, las bibliotecas y los museos, que para eso sí tienen permiso?

Por cierto, seguimos aplaudiendo. Foto: El diario

viernes, 15 de mayo de 2020

No estorben el futuro

Esta mañana he saludado por vez primera a ras de calle, manteniendo los dos metros de distancia física, a una de las vecinas con las que he compartido bastantes tardes de aplausos. Aunque llevamos muchos años habitando en edificios enfrentados y vivimos casi a la misma altura, nunca habíamos cruzado un saludo. Hace unos días la mujer contó desde lejos que su marido había estado ingresado tres días en un hospital por una afección que no tenía nada que ver con el maldito virus. Y hoy yo me he detenido en la acera para preguntarle por su salud.

Alguna cosa buena tenía que dejarnos el tiempo largo del encierro: nuestros vecinos ya no nos son unos desconocidos.

Ahora que podemos salir de casa a pasear, a disfrutar del aire (tan limpio todavía) de la primavera urbana, el encierro parece menos agobiantes. Ya no se nos caen las paredes encima. Pero seguimos preocupados por lo que se nos viene encima.

¿Cuántos desempleados volverán al trabajo en los meses venideros? ¿Podrán acabar el curso los escolares? ¿Cómo iniciarán el próximo curso en septiembre? ¿Podrán volver los mayores a reunirse con sus amigos o a asistir a las clases de pintura de su centro cultural sin temor a ser víctimas del maldito virus?¿Sobrevivirán las pequeñas tiendas a los inconvenientes para despachar a sus clientes y pagar sus facturas?¿Seguirán subiendo los precios de los productos que en el campo se pagan, sin embargo, peor que hace unos meses? ¿Se recuperarán los sanitarios enfermos, se reforzarán las plantillas, se nos procurará mejor atención primaria?

Podría seguir haciendo preguntas. Pero creo que nadie podría dar una respuesta exacta puesto que la historia del maldito virus está todavía por desarrollarse.

También creo que si los individuos e individuas empeñados en estorbar el proceso siguen campando a sus anchas, el problema se va a estirar más tiempo que en otros ámbitos semejantes al nuestro. Esta semana a los sempiternos voceros o bocazas políticos y a los tertulianos ignorantes, que no saben sino sembrar miedo y odio, se les han unido un rebaño de tipejos que aprovechan la hora del paseo para manifestarse, hombro con hombro, con sus banderas de aguiluchos y sus palos de golf en algunas plazas de Madrid, haciendo ruido y lanzando consignas que evocan los tiempos de la disolución de la dictadura.

¡Qué poco hemos cambiado! Decían que de esta crisis íbamos a salir siendo mejores personas pero  cuando las televisiones, la prensa, las redes siguen estando llenas de bulos, de insultos, de amenazas y de imágenes agresivas, lo pones en duda.

¡Hermosa ciudad sin coches!

viernes, 8 de mayo de 2020

Parques y bares

Los bares del centro de Madrid están limpiando sus instalaciones, convencidos, acaso, de que en breve volverán a tener clientela.

Las prisas de los bares y restaurantes, de los que hay cientos y cientos en Madrid y que, en efecto, generan muchos puestos de trabajo y suponen un alto porcentaje del movimiento económico de la ciudad (y de muchas otras, eso es cierto), esas prisas ¿son las que empujan a las autoridades regionales a pedir el paso a la fase 1 a pesar del desacuerdo, entre otros, de la directora de Salud Pública, que  dimitió ayer sin  firmar los documentos exigidos para avanzar?

¿Van a abrir los bares antes que los parques de Madrid? Esta tarde se quitarán los precintos de las plazas ajardinadas y algunas zonas verdes, menos mal. Pero quedan 19 espacios clausurados, entre ellos el Retiro, la Casa de Campo, la Dehesa de la Villa... ¿Son más peligrosos que los bares?

¿Seguiremos sin poder entrar dos personas de la misma familia al supermercado mientras en las mesas del bar podremos sentarnos de dos en dos o de tres en tres? ¿Seguiremos haciendo cola delante de la farmacia, de la frutería, de la panadería mientras que la terraza de al lado se llena a la mitad de su capacidad anterior?

¿Nos dejarán sentarnos, por fin, en un banco de la calle o sólo se nos permitirá sentarnos en las terrazas? ¿Y pararnos a charlar con los vecinos guardando las distancias físicas? ¿Y saltarnos lo del kilómetro de distancia para acercarnos a las casas de nuestros familiares y verlos cuando se asoman al balcón?
¡Sin humos, sin ruidos, sin agobios!

miércoles, 6 de mayo de 2020

Abriendo tiendas


Colas ante las ferreterías que han abierto. Hay que reponer los tornillos que se han caído durante estos dos meses, colgar un cuadro o engrasar unas bisagras.

Colas ante las sucursales bancarias. Hay que cobrar la pensión o el paro.

Ante las peluquerías no hay colas porque la cita se pide por teléfono. El local está toda la jornada en actividad pues no son muchos los que se han arriesgado a dejarse cortar el pelo por la madre, el padre o la pareja.

Las papelerías siguen cerradas. Menos mal que bolígrafos no faltan en casa.

En el interior de los bares se nota movimiento. Estarán limpiando los enseres para cuando se les permita abrir. En Madrid, algunos dueños piden sacar barras a la calle. Los vecinos de la zona reaccionan: Ahora que las aceras son nuestras, de los que vamos andando, que no se nos llenen de sillas, mesas y sombrillas. Y mucho menos, de barras volantes.

Muchos mayores se han lanzado ya a la aventura de darse una vuelta a la manzana. Algunos aferrados al brazo de sus cuidadores, pero con gesto de audacia bajo la mascarilla.

La ciudad empieza a cobrar vida. Con muchas precauciones, pero con ganas y coraje.

Los políticos siguen peleándose en las pantallas de los televisores y en las redes. Los ciudadanos, dicen los de cualquier signo, están teniendo un comportamiento ejemplar. Pues sí, eso parece, señores. Así que ¿por qué no los imitan ustedes?

El chico de la raqueta no quiere la nueva normalidad, quiere la antigua. ¡Mira qué gracioso! Todos queremos volver a salir a la calle sin taparnos las narices, abrazar a nuestros hijos, darles besos, ver una peli en un cine, pasar unos días cerca del mar. Esa parte de normalidad sí, la queremos.

Pero no queremos lo nocivo de la antigua normalidad: ciudades contaminadas y estresantes, campos de cultivo abandonados, pueblos sin futuro, turismo de borrachera y abuso, selvas quemadas, ríos desviados o ensuciados,  masificación de costas, mares convertidos en basureros, animales en riesgo de extinción, consumismo enfermizo, etc, etc….
¿Y usted, señor de la raqueta? ¿Esa parte de la antigua normalidad también la quiere?

El suelo de la plaza de la Villa se ha llenado de hierbitas

lunes, 4 de mayo de 2020

No somos los mismos

Día de levantar persinas y concertar citas.
El panorama de las calles de Madrid ha cambiado mucho este lunes. Se nota más tráfico de vehículos particulares, más movimiento en las aceras. Y no es por los paseantes, los deportistas y los abuelos en sus horas de libertad. Es por los muchos establecimientos que han decidido empezar a funcionar.

Las peluquerías, que tanto dieron que hablar al principio de la crisis, vuelven a estar abiertas.
El cliente llama y pide cita en su peluquería de siempre. Hay que cortar el pelo que está muy largo y molesta. Lo de las mechas y los tintes puede esperar o hacerse en casa, pero descargar las melenas es urgente para hombres y mujeres. El peluquero tiene que mirar el papel en el que ha apuntado las citas que ya tiene fijadas. Le cuesta adaptarse al nuevo sistema porque  en este local de barrio las señoras y los señores son casi amigos que se presentan cuando les sobra un rato libre. Y siempre hay hueco para ellos. Ahora no somos los de antes ni nos valen las mismas costumbres, responde el cliente, cuando el peluquero se disculpa por tardar en señalarle una hora.

No somos los de antes, sin duda. Hemos tenido que aprender nuevas fórmulas de comportamiento familiar y social, hemos renunciado a encuentros con las personas queridas con las que no comparatimos hogar, hemos dejado aparte gustos y manías, aficiones, puestos de trabajo incluso. Nos hemos plegado a las normas impuestas por las autoridades sanitarias, científicas y políticas aunque no entendiésemos ni el motivo ni la conveniencia de algunas prohibiciones u obligaciones.
Hemos vivido una primavera extraña, anómala, casi de película de ciencia ficción, y hemos sacado de nosotros mismos fuerzas y recursos que no sabíamos que teníamos para soportarlo casi todo.

Así que ahora, cuando empezamos a salir a la calle a hacer algo más que ir a la tienda de comestibles y a la farmacia, ahora que podemos recuperar actividades tan esenciales como cortarnos el pelo, nos damos cuenta de que no somos las mismas personas que nos encerramos en casa el 16 de marzo.

Y nos surge una duda enorme. ¿Somos mejores después de esta experiencia como asegura la publicidad comercial y la promoción institucional?