domingo, 1 de diciembre de 2013

Después de dos años



La vida es una cadena de despedidas. Siempre estás diciendo adiós. Siempre estás intentando superar esa sensación de punto final, de tiempo extinguido. Siempre enhebrando propósitos de encuentros futuros, de viajes o citas que son un alivio al dolor que produce una separación, pero que a veces no llegan a materializarse.


Detesto las despedidas. Pero adoro las bienvenidas, los encuentros inesperados, las citas con gente con la que hace tiempo que no tratas… como esta de hoy. Después de dos años de ausencia, vuelvo a encontraros en la blogosfera, donde os dejé cuando me fui, sin despedirme porque no sabía que me estaba marchando para tanto tiempo.


Respondo a vuestra invitación. Abro el blog y os saludo. Me produce un placer inmenso veros de nuevo, hablaros y leeros gracias a la mediación de Laura. 


He pensado estas últimas horas en los asuntos de los que podría escribir. En dos años han ocurrido muchas cosas que merecen comentarios, críticas y quejas. Podría hablar de la marea blanca, de los médicos madrileños que luchan contra la privatización de los hospitales públicos, de la marea verde, los profesores que protestan por los injustos recortes de presupuesto en las aulas de los niños que intentan educar, de las universidades que se quedan sin laboratorios y sin investigadores, de los estudiantes que pierden sus becas, de las familias a las que se les niega una ínfima ayuda para el comedor escolar, de las que se esfuerzan para pagar la luz, el agua, las medicinas, las matrículas, las tasas, las hipotecas, la compra diaria mientras les reducen el sueldo y les suben los impuestos. Podría escribir sobre la gente que ha perdido su trabajo, la gente que ha perdido su casa, los ancianos que pierden atenciones sociales, los cines que cierran, las emisoras de televisión públicas que se arruinan después de ser utilizadas malamente por sus dueños políticos. Podría escribir de los miles de hijos que se nos han marchado a otros países buscando el trabajo que aquí no tienen… Podría incrementar la lista de quejas contra esta panda de ineptos que gobiernan el país, las comunidades y los municipios, del futuro triste que se presagia si no los mandamos a todos ellos (o a casi todos) al paro político. 


Pero este domingo no voy a escribir sobre nada de eso. Simplemente voy a poneros un mensaje de afecto, acompañándolo con una foto de una plaza de mi ciudad, que reconocereis por el reloj que se ve al fondo. La tomé una tarde de jueves, cuando en esta plaza se reúnen unas docenas de personas para exponer las fotos de los muertos y asesinados del bando republicano y pedir justica para ellos. 


Estoy encantada de encontrarme con vosotros, amigos, Laura, Anabel, Laura Lau Ra, Daniel, Marcelo, Elena, sin olvidar a otros amigos que tal vez sigan todavía por estas latitudes: Merche, Xilo, Pedro, Ángel, Rodolfo...

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cambiar la ley electoral

Hay que cambiar la ley electoral.
Los votos de los españoles no valen lo mismo. O, dicho de otra forma, los escaños de los partidos políticos a los que votamos los españoles tienen distintos precios.
Los escaños del PP han costado 58.073 votos, los del PSOE y CiU han costado 63.390 votos y, por el contrario, los de UPyD  cuestan 228.048 y los de IU 152.800.


Este es el Congreso que deberíamos tener, según lainformación.com

 
Aunque sea misión difícil, porque los que controlan el gobierno y el congreso son los más agraciados, deberíamos exigir el cambio de la ley electoral porque esto no parece ni justo ni democrático.

Ved el cuadro que aporta Ciberculturalia

domingo, 13 de noviembre de 2011

Un libro sobre el 15-M

Daniel Serrano ha recogido en un volumen una treintena de artículos surgidos en los últimos meses, a partir del "llenazo" de la Puerta del Sol y de los temblores de los políticos, a quienes allí se cuestionaba con eslóganes, propuestas y desafíos. "Que no, que no, que no nos representan", "Lo llaman democracia y no lo es", son ideas que Daniel fue recogiendo en sus escritos, junto a  reflexiones propias, como las que recojo aquí mismo.

A los seguidores del 15-M, los chicos y adultos que siguen trabajando por el movimiento surgido en la Puerta del Sol hace ya seis meses, no se les conocen líderes o portavoces fijos. Pero sobre su ideología, sobre los motivos de sus protestas, el impacto que han causado en la sociedad española, han corrido ya ríos de tinta.  Uso esta frase tópica, que parece ilógica en los tiempos de las comunicaciones tecnológicas, porque voy a referirme a un libro.

Daniel, que debe llevar en la sangre el don de la escritura y el veneno de la poesía, apunta alguno de los motivos por los que estalló la protesta, se refiere al papel de los sindicatos (tan deplorable, tan inexistente), a la lucha contra los desahucios, al efecto nocivo de los medios de comunicación y a la servidumbre del periodismo (de las empresas que explotan periódicos, emisoras de radio y de televisión, sería más correcto decir), al desempleo rampante y a la xenofobia que surge de repente en una plaza de barrio, a las ilusiones de los que crecieron en una sociedad democrática y se topan, de repente, con un panorama político donde la ineficacia y la corrupción son noticia frecuente y el futuro se presagia difícil para los que todavía tienen toda la vida por delante.

¿Todavía no he dicho cómo se llama el libro?
Se titula #papacuentameotravez, aludiendo a la canción que Daniel y su hermano Ismael compusieron hace casi veinte años ya. Un tema que une a una hermosa música un mensaje alentador. Un himno generacional, como dice otro gran periodista, Rodolfo Serrano.


sábado, 8 de octubre de 2011

Sampedro con el 15M


¡Qué lucidez la de este hombre! ¡Qué sabiduría y que humildad!
Esta mañana José Luis Sampedro ha acudido a la Plaza de Olavide a charlar con los chicos de Asamblea Chamberí, surgidos del movimiento 15M. Ha ido a hablar de su último libro, pero ha hablado de todo: de libertad, de ideales, de democracia, de filosofía, de la transformación de la sociedad... Ha contado anécdotas, ha improvisado chistes, ha animado a los chicos que le escuchaban a luchar por lo que consideran justo, ha suscitado risas, lágrimas y aplausos, muchos aplausos.

Yo no llevaba papel para apuntar, pero os remito a la relación de frases que ha recopilado en su blog Ángel, al que pertenecen también las fotos que adjunto. Ángel es el cronista oficial de esta plaza entrañable, una encrucijada de caminos del barrio, donde se ha montado una sucursal activa y peleona del movimiento surgido en la Puerta del Sol el último 15 de mayo. 

Sampedro es un intelectual que siempre se ha comprometido con la sociedad, denunciando las corruptelas y los abusos de los  poderes financieros y políticos. De Sampedro es un libro sobre la Globalización que ayuda a entender perfectamente lo que se esconde detrás de tan redondo vocablo a quienes no tienen mucha idea de economía o de movimientos económicos. 

Con una frase de agradecimiento, "Gracias por iluminar la vida de un viejo", Sampedro se ha despedido de sus oyentes. Ha recibido grandes aplausos, vítores, saludos, elogios... Una conferencia interesante, amena, didáctica del gran profesor, un alarde de humanidad de un gran hombre.



viernes, 23 de septiembre de 2011

No a la censura en RTVE

Los "inteligentes" consejeros darán hoy marcha atrás en su interés por controlar los contenidos informativos de Radio Nacional y Televisión Española.
Los "líderes" políticos se mostraron contrarios a la postura de los consejeros designados por ellos para controlar RTVE.

Juan Ramón Lucas agradecía hoy en su informativo matinal a los oyentes y espectadores que criticaron la decisión de los consejeros. Con un punto de emoción (me pareció entender) daba las gracias por sentir que RTVE es "su" emisora, "su" cadena, "su" casa.

Esto dijo ayer Lucas.

 Esto cuenta hoy El País:
Pero la gran indignación se vivió en el seno de la televisión pública. Ana Blanco, presentadora del TD-1, escribía en Twitter: "Después del comunicado del Consejo de RTVE, la redacción se ha unido con un 'No vale todo". Juan Ramón Lucas, al frente del magacín de RNE En días como hoy, incluyó la sintonía del noticiero franquista NO-DO a modo de denuncia.

Fran Llorente, director de los Servicios Informativos de TVE desde 2004, transmitió el "apoyo incondicional" a los trabajadores en "la defensa de la independencia y la libertad de información, un derecho recogido en la Constitución". En la misma línea, el director de RNE, Benigno Moreno, hizo una "defensa rotunda del ejercicio libre de la profesión periodística", mientras que Santiago González, director de TVE, manifestó su preocupación por que se pueda "vulnerar el trabajo" de los profesionales de la cadena.


Por cierto, la representante de IU, una de las que votó en contra de esa medida, es Teresa Aranguren, una estupendísima periodista a la que hemos visto informar desde diferentes partes del planeta con una profesionalidad fuera de toda duda.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Vuelve la censura

Los políticos quieren resucitar la "censura previa".
Los consejeros de RTVE, esos señores que colocan los partidos políticos y los sindicatos para controlar un medio de comunicación de carácter público, han decidido que quieren saber lo que se va a contar en el telediario.
Cierto es que la propuesta ha surgido del PP, y que ha sido respaldada por CIU, pero también es cierto (y lamentable) que el PSOE, CCOO y Esquerra se abstuvieron, dejaron que saliera adelante la propuesta de la derecha rancia, en vez de votar en contra y anularla, como sólo UGT e Izquierda Unida hicieron.

Vuelve la censura, dicen los profesionales de Radio Nacional, a los que escucho por las mañanas. Profesionales de primera calidad, rigurosos con la información en una medida mucho mayor que los profesionales de otras cadenas de radio. Supongo que los de TVE también pensarán que su trabajo va a ser interceptado, alterado, adulterado como en los mejores tiempos del franquismo.

Cualquier día nuestros excelsos partidos políticos se meten en nuestro portal y nos obligan a que los aceptemos en las reuniones de vecinos o, incluso, en nuestra mesa de comedor.

Cualquier día vamos a tener que hacer lo que propuso Saramago en una de sus novelas: votar en blanco o rellenar la papeleta con un insulto dirigido a estos políticos de toda laya y todo color que tenemos en esta época y este lugar.

Unas horas después. Como dice Merche por ahí abajo, los "inteligentes" consejeros van a rectificar. Los líderes de sus partidos hablaban en el telediario al respecto, y uno de ellos dijo que rectificar es de sabios.
Para mí, más que por sabiduría o por inteligencia, por lo que rectificarán estos señores es porque los profesionales afectados, los no afectados, los usuarios de internet han protestado. Y se han asustado, claro está. ¿Hasta la próxima?



miércoles, 14 de septiembre de 2011

El dinero a la enseñanza privada.

Seguimos con las protestas de los profesores en Madrid.
Y el periódico El Plural saca esta información.


recogiendo información de un blog, que también enlazo.

En Rivas Vaciamadrid el ayuntamiento ofreció hace unos años un terreno para construir un colegio público y el gobierno Aguirre se lo entregó (o se lo quiso entregar) a un colegio religioso.

En algunas localidades madrileñas se construyen colegios con fondos de la comunidad y siempre son de religiosos. El Opus es de los más agraciados. En sus colegios concertados se permite que haya separación de niños y niñas en las clases aunque eso vaya contra las leyes y, sobre todo, contra la educación igualitaria.

Con estas autoridades y estos palos a la educación pública estamos abocados a un futuro de adolescentes con pocos recursos intelectuales y escasa capacidad crítica. Eso debe ser lo que quiere doña Aguirre.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Educación, una mala manera de ahorrar

Imaginemos una casa en la que no entra dinero suficiente para mantener el ritmo económico de la familia, acostumbrada a no privarse de casi nada. Los ingresos han disminuido y los padres, los que administran los bienes, deciden que hay que rebajar los gastos. No se plantean cambiar sus potentes coches por utilitarios, ni vender su segunda casa en la costa o la tercera en la montaña, ni dejar de salir dos o tres noches a la semana a cenar a restaurantes de moda, ni renunciar a los jamones cinco jotas o a los mariscos que llevan a su mesa, ni prescindir de la asistenta que viene a casa cada día... No, lo que se plantean es ahorrar en otros asuntos: no comprar libros de lectura, no ir al cine, no llevar a los niños a la academia de inglés, no darles una propina por su cumpleaños, no echarle unas monedas en la mano al africano que solicita ayuda a las puertas del supermercado... Con eso saldrán adelante, aseguran los padres cuando los hijos protestan porque se sienten perjudicados.

Es un ejemplo tonto, pero es lo que hacen determinados dirigentes con el gasto de las comunidades que tienen apuros financieros: no se plantean dejar de contratar asesores con sueldos astronómicos ni reducir sus propios estipendios o las partidas de gastos pagados de las que todos disfrutan (viajes, comidas, regalos), no se plantean dejar de alquilar edificios suntuosos en grandes capitales, o ahorrar en fastos que no benefician a la población en conjunto, ni siquiera en su mayoría. Lo que hacen es reducir partidas de servicios sociales, educación y cultura, y sanidad.

Mientras en Cataluña están protestando los vecinos de algunas localidades porque les están cerrando ambulatorios, en Galicia, Madrid, Navarra y Castilla-La Mancha se anuncian rebajas importantes del gasto educativo. Menos profesores de apoyo, menos interinos y más horas lectivas para los profesores titulares. 

Cualquiera que tenga hijos en edad escolar o los haya tenido sabe que la educación pública necesita refuerzos, que se necesitarían más efectivos humanos para afrontar la diversidad cultural y educativa del alumnado, solventando diferencias idiomáticas y de formación preescolar. Sin embargo, las autoridades actúan contra corriente: en vez de incrementar sus esfuerzos económicos y políticos en la educación de los ciudadanos del futuro, en vez de apostar por la educación para superar situaciones criticas, pretenden ahorrar en recursos económicos y humanos.

Es más práctico y menos escandalosos quitar subvenciones a las viudas, dejar de llevarles la comida a los ancianos medio inválidos o dejar de contratar interinos en las escuelas públicas. Al fin y al cabo, deben pensar Aguirre, Cospedal y sus acólitos, todo el mundo dice que los profesores tienen muchas vacaciones, así que vamos a encontrar el apoyo de la ciudadanía. Y si luego los estudios internacionales dicen que a la educación pública española le faltan muchos puntos de calidad, echamos la culpa a los profesores o, incluso, a los padres que no ayudan a sus hijos a hacer los deberes. 

Y, mientras tanto, Cospedal contrata a un eminente "periodista" para que controle la televisión autonómica y sigue viajando en su calidad de portavoz del PP a cualquier sitio que le indique su jefe. Y Aguirre se siente orgullosa de lo bien que ha salido el espectáculo "Benedicto" en su comunidad y lo contentos que estaban los peregrinos porque han viajado casi gratis en el metro de la capital.

¿Así vamos a salir de la crisis? ¿Privando a los chicos de una educación digna del siglo XXI?
Tenemos crisis para rato, crisis intelectual y crisis económica, con estos dirigentes tan sabios.

Mejor lo dice el artículo de Francisco Imbernón:  
Cuando un país reduce la inversión en educación, aumenta la pobreza económica y social, ya que no puede asistir a todos con calidad y eso hará aumentar el fracaso y el abandono del sistema.

Toda mi admiración para los maestros, para los profesores.
Toda mi admiración para Laura, para Pedro. Para Mamen.

sábado, 20 de agosto de 2011

De laicos, peregrinos y exhibicionistas

Voy a controlar las ganas de contar de qué manera se ha convertido esta ciudad en un infierno durante los últimos días (calles cortadas desde la mañana, policías pidiendo carnets a quienes sólo iban a cumplir su horario laboral, autobuses que no circulan, bocas de metro cerradas). Y no voy a quejarme por no haber sido tan previsora como para haberme cogido esta semana de vacaciones, como han hecho tantos madrileños que sabían lo que se avecinaba. 

Tampoco voy a hablar del despilfarro que supone montar escenarios faraónicos, entoldados, gradas, capillas callejeras, horas extras de policías, limpiadores, sanitarios, etc en una ciudad con una deuda pendiente de 7.000 millones de euros y con unos servicios sociales y culturales cada vez más recortados por su administración municipal, que corre con una buena porción de los gastos papales, por mucho que hable de "coste cero" la coordinadora del ente, (esa señora que pertenece a los Legionarios de Cristo y acude a la peluquería montada en dos coches oficiales). Ni voy a hablar del exhibicionismo de los obispos y arzobispos, del boato y el poderío que exhiben, de lo distintos que son de la imagen de Jesús que dicen reverenciar.

Todas esas "menudencias" las dejo a un lado y voy a recoger un párrafo del artículo de hoy de Juan G. Bedoya, responsable de información religiosa en El País, y hombre, claro está, mal visto por la oficialidad religiosa española. 

(Un momento, para una aclaración: yo distingo muy bien entre personas creyentes, o sea, católicos de fe, y representantes oficiales de la iglesia. Los primeros tienen todos mis respetos si saben convivir y aceptar a los que no comulgan con sus ideas. Los representantes oficiales no saben convivir si no prevalece su autoridad y no aceptan a los que piensan o sienten de forma diferente a ellos. Y sé de lo que hablo porque he convivido con unos y con otros).

Este es el texto que quiero suscribir ahora:

La Europa libre y tolerante se ha construido pese al pontificado romano, intolerante durante siglos, enemigo de Gobiernos democráticos y plácido entre dictadores. Lo sabía el papa Juan XXIII cuando, poco antes de morir, proclamó ante los obispos de todo el mundo: "Hay que admitir que la libertad religiosa debe su origen no a las iglesias, no a los teólogos, y ni siquiera al derecho natural cristiano, sino al Estado moderno, a los juristas y al derecho racional mundano, en una palabra, al mundo laico" (discurso de 23 de mayo 1963. Concilio Vaticano II).

¿Era Juan XXII una excepción entre toda esa ristra de papas intolerantes y restrictivos? Y a Ratzinger ¿qué le sucedió para convertirse de hombre religioso de ideas avanzadas a jefe de la Inquisición eclesial? 
 
Otra cosa, a propósito de la manifestación que el miércoles hubo en Madrid y que acabó a palos, ¿quién provocó a quién? La manifestación tenía itinerario fijado con paso por la Puerta del Sol. Los peregrinos tenían sus actividades en el Prado, Recoletos y Cibeles. ¿Por qué estaban en la Puerta del Sol esperando a los manifestantes? ¿Les habría mandado para allá el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, un fiel acólito de la señora Aguirre, para tener luego argumentos en contra de la manifestación? 


Pues este párrafo para el tal Canalda, a ver si reflexiona o, por el contrario, se suma a la nómina de personajes que aquí se citan:

Si hablamos de formas de Gobierno, la historia del papado es un rosario de despropósitos e intolerancias contra la modernidad. Vio en Mussolini "un hombre providencial" (Pío XI); el dictador Franco fue procesionado bajo palio como cruzado salvador de la Cristiandad; una parte del episcopado execró de la Constitución de 1978 por "pecadora y atea" (primado Marcelo González), y en la Francia del XIX, la Iglesia romana prefirió al sangriento Napoleón III que a los liberales ("un burdel bendecido por los obispos", juzgó el gran Lamennais).

martes, 2 de agosto de 2011

Bécquer, la semilla

Hubo un tiempo en que la literatura era una asignatura espesa, cargada de datos que había que memorizar: títulos de libros, biografías de los autores, tendencias e influencias de éstos. Los estudiantes debían memorizar ese cúmulo de datos en su cabeza como si se tratara de un listado de minerales y sus propiedades físicas o una ristra de sucesos históricos despojados de cualquier explicación o demostración práctica. 

Pero entonces llegaba la lección del Romanticismo y las rimas de Bécquer. Los breves poemas del autor infortunado (se decía que murió joven, que tuvo amores imposibles, se contemplaba su retrato y se admiraban sus facciones agradables) empezaban a sonar en el aula. Los alumnos declamaban las rimas con un afán innegable de evadirse de otros temas de la asignatura menos excitantes, menos relacionados con los sentimientos, con la sensibilidad, con el amor universal que algunos chicos empezaban a sentir en sus propias entrañas.

Becquer se convertía en un aliado de los adolescentes. Sus rimas sonaban en clase, se escribían en los cuadernos, en las tapas de las carpetas, en los diarios personales. 

Qué es poesía dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul….

Olas gigantes que os rompéis bramando
en las playas desiertas y remotas…

No digáis que agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira…

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol…

Con las rimas se identifican los sentimientos y los estados anímicos propios, con sus leyendas se pasaba miedo y angustia. Todavía quedaban otros poetas por conocer, otros versos llenos de pasión o de sosiego que recitar. Miguel Hernández y Antonio Machado eran futuro. Pero la semilla estaba sembrada en nuestra sensibilidad. 

La literatura no era un rollo tan complejo como suponíamos cuando nos aprendíamos las lecciones anteriores, cuando leíamos pasajes de obras que todavía no estábamos capacitados para asimilar.
Por eso, por ese acercamiento a las letras, a la poesía, a los sentimientos, por eso, aunque ahora resulte trasnochado y un tanto cursi, por eso confieso sin ningún reparo que yo soy una auténtica adoradora de Bécquer.

(A Pedro y los miembros de su grupo de lectura, aunque no haya seguido día a día vuestras lecturas y comentarios)

jueves, 21 de julio de 2011

Murdoch y Camps

El mes de julio se caracteriza por dos elementos: el movimiento vacacional de la gente, que conlleva un aire de provisionalidad en las decisiones personales y un sinfín de propósitos y despedidas, y el estallido de noticias que, siendo importantes, cobran mayor relevancia por difundirse en una época de menor actividad noticiable por parte de instituciones administrativas, políticas, sociales o económicas.

De entre las noticias impactantes de este mes, al que todavía le queda semana y media para concluir, elijo dos: la caída en picado del imperio Murdoch y la dimisión de Camps.

Las revelaciones de las artimañas del periódico de Murdoch News of the World, la dimisión de ciertos responsables y los debates en el Parlamento británico no acabarán, desafortunadamente, con ese periodismo amarillo, dañino, mezquino, inhumano, despreciable que practica el magnate criticado. No afectará a otros medios amarillistas (de los que en España tenemos ejemplos en prensa, radio y televisión), no sentará en el banquillo a otros manipuladores profesionales (sean directivos, sean periodistas, sean comentaristas). Tampoco desanimará a esos millones de lectores, espectadores u oyentes que disfrutan con la carroña, el cotilleo y las intimidades ajenas. Aunque, tal vez, algunos de esos millones de consumidores de amarillismo sientan una sacudida en sus conciencias y se aparten del camino de esos medios carroñeros. Quizás algunos de esos espectadores comprendan, de repente, que hay mucha mentira y muchos intereses en ese tipo de comunicación, tan abundante en estos tiempos de corren.

En cuanto a la dimisión del presidente de la comunidad de Valencia, no sé si celebrarlo o indignarme por esta nueva puesta en escena de los políticos tocados por la corrupción, el cohecho y la mentira. El asunto tiene visos de culebrón televisivo. Esta historia, con todos los movimientos que no se han publicado en la prensa, con todos los testimonios que no conocemos, sería un argumento ideal para una película de corte hollywwodiense.

De la información que da hoy El País, me permito reseñar este párrafo:

Entonces el esperpento alcanzó su cénit. El juzgado anunció que el abogado de Camps había comunicado que el president se disponía a acudir para firmar el documento que había presentado su abogado, esto es para reconocerse culpable. Pidió así el favor de que ampliaran el horario de cierre. Le había costado mucho decidirse, pero parecía hecho. El juzgado aceptó esperar nada menos que para recibir al president de la Generalitat, que seguía refugiado en el palacio presidencial con Trillo y Juan Cotino, dos hombres religiosos como él, cercanos al Opus Dei, que han estado casi siempre con él en los días más duros.


La religiosidad nimbando todo el esperpento campista. El aura del Opus resaltando el protagonismo de los personajes de esta comedia esperpéntica.

¡Si Camps hubiera aguantado unos días más hubiera podido recibir el respaldo de Benedicto, que tanto se acordará de los fastos que le montó en Valencia con un dinero que ahora le ha quemado las manos al president!

viernes, 24 de junio de 2011

Más mentiras sobre los indignados

¿Qué condiciones o cualidades se necesitan para ser diputado? ¿Para ejercer la política?

¿Formación, integridad, responsabilidad, honradez, sociabilidad, sinceridad?

Yo creo que ninguna de esas cualidades es imprescindible. Lo que necesita una persona para ser diputado o ir en unas listas electorales, es servir a los intereses de su partido, a sus consignas, a sus mandatos.

Llego a esta conclusión después de ver a este "pobre" hombre, que fue sometido a los zarandeos e insultos de los manifestantes ante el parlament catalán, un diputado que por su calidad de invidente apareció en los noticiarios quejándose de los salvajes que le rodearon. Si ni siquiera respetan a un hombre ciego, ¿qué podemos esperar de estos chicos? deberíamos habernos preguntado aquel día al ver las imágenes y escuchar al invidente.

Pero ahora tenemos otras imágenes, y podemos ver cómo fue "insultado" y "zarandeado" este señor cuando intentaba entrar en el parlament.



¿Dónde están los zarandeos, el intento de robo del perro?
 ¿No le dará vergüenza jugar con la sensibilidad de la gente, aprovecharse de su condición para mentir y desprestigiar a quienes no gozan de su aprobación?
Yo estoy indignada

jueves, 16 de junio de 2011

No me sumo a las críticas

No pienso sumarme a las voces críticas contra el movimiento llamado del 15 de mayo, contra los chicos que protestan en muchas plazas y calles de España. 
Entre ayer y hoy, los medios de comunicación se han llenado de imágenes de actitudes violentas contra los parlamentarios catalanes. He oído mensajes  condenatorios, vaticinios sobre su declive y la pérdida de simpatías populares. He leído frases rotundas de enfado de políticos y comentaristas, pero no me han convencido. 

No me gusta la violencia, claro que no. Pero no comparto las críticas.

Creo que los chicos del 15M siguen siendo pacíficos. (Y de hecho han rechazado ellos también los comportamientos de quienes ayer montaron el espectáculo en Barcelona). Creo que hay gentes que quieren abortar la protesta (por su cuenta o por cuenta de otros), ensuciar la imagen que se ha transmitido de los chicos a otros países, convencer a los mayores de que no son tan majos como parecen... 
Creo que hay intereses en juego de tipo mercantil y de tipo político, creo que los señores diputados, parlamentarios, senadores, etc están molestos con ellos porque han dado voz a miles de españoles que han manifestado su rechazo, su indignación, su poco aprecio por los políticos,  gentes que han pedido que dejen de llenarse los bolsillos con sus sueldos exagerados, que dejen de viajar a cuenta del contribuyente en clase de lujo, de dejen de gastarse nuestro dinero en promoción de sí mismos o en vaya usted a saber qué cosas. Y no estoy refiriéndome a los que están pendientes de juicios por corrupción, que eso es capítulo aparte, sino a la generalidad de la clase política que tenemos hoy aquí.

Que ciertos estamentos estaban esperando un suceso como el de ayer para machacar a los del 15 de Mayo lo dice un artículo de Josep Ramoneda, que analiza las dos caras de la protesta, la pacífica y la violenta. 

En Cataluña, el Gobierno catalán estaba esperando el error desde la fallida operación policial de limpieza de la plaza Cataluña, de la que los indignados salieron reforzados por la desproporción de la actuación policial. El intento de impedir la entrada de los diputados al pleno de los recortes ha sido hábilmente administrado por las autoridades para romper el efecto de simpatía que se había instalado en la opinión pública, a pesar de algún exceso de escenificación, como la entrada del presidente Mas y algunos consellers en helicóptero, que favorece la imagen buscada por los manifestantes de un Parlamento blindado, lejos de la ciudadanía.
Y otro artículo de Joseba Elola. advierte también de la manipulación de las imágenes que han hecho todos o casi todos los medios de comunicación.

El problema, como siempre, es dónde ponemos el foco. Los medios reproducirán cientos de imágenes de detenidos, de agresiones, de instantes de violencia. Eso es lo que indigna a los indignados, lo que alimenta su desconfianza hacia los medios. Para ellos, lo relevante es hablar de los recortes que se aprestaban a aprobar ayer en el Parlamento catalán para que la crisis la sigan pagando los de siempre. Consideran que poner el foco en la violencia es quedarse en la anécdota, olvidarse del fondo.

lunes, 6 de junio de 2011

Los mensajes de Sol

Cuando ya queda poco para que los chicos regresen a sus casas, vuelvo a mirar las fotos que se publicaron fuera de España para que no se me olvide, no se nos olvide lo que esta "indignación" ha sido.

Los jóvenes abandonarán sus acampadas, recogerán los toldos, los mostradores y los buzones de propuestas, pero sus mensajes deberían quedarse en nuestras mentes porque ellos han escrito en carteles lo que muchísimos pensamos, aborrecemos o deseamos. 

Yo seguiré mirando estas fotos de cuando en cuando. Sobre todo cuando alguien diga que la juventud de ahora es conformista, o que tenemos los políticos que nos merecemos. Ninguna de las dos cosas son ciertas. Y esta es la prueba.

 











 Para D.

Las fotos, que han circulado por los buzones electrónicos, son de The Atlántic.

http://www.theatlantic.com/infocus/2011/05/a-defiant-spanish-revolution/100070/

domingo, 29 de mayo de 2011

En las plazas y con los libros

Seguimos con la vista puesta en Sol, en los chicos que no se dejan convencer por los arrebatos de quienes no comparten sus reivindicaciones, gentes que no entienden  los motivos de su protesta tal vez por haber hecho del conformismo su uniforme de diario, gentes otras que se sienten amenazadas porque si hubiera un mayor control democrático de su actividad pública, tal vez tendrían que apearse de sus pedestales y sus palacetes. Pero el campamento sigue ahí, machacando las conciencias de los que han provocado la protesta.

Caseta de Equipo Sirius, 181
Hoy también, si embargo, miramos en Madrid hacia el parque donde los libros se acumulan, se exponen, se ofrecen al lector, se abren para que salgan de su interior los personajes que los habitan, las frases que los engrandecen, las palabras que hilvanan sus páginas.... Libros ya conocidos y libros que no suelen estar en las estanterías de novedades de las tiendas porque pertenecen a editoriales modestas, a autores no afamados.

Caseta de Sílex Ediciones, 183.
La Feria del Libro es una gran fiesta donde se hace de todo: pasear, montar en triciclos, tomarse una caña o un helado, encontrarse a un amigo al que no se veía desde hace un montón de tiempo. Una fiesta en la que los autores firman ejemplares de sus obras recientes y antiguas, escuchan elogios de sus lectores, críticas a veces, preguntas que algunos se resisten a contestar y otros responden de mil amores. Una fiesta en la que se anuncian por los altavoces títulos de novelas que algunos paseantes no han oído nunca, nombres de escritores auténticos, que se citan a la par que los de ciertos personajillos que salen en la tele con frecuencia y que simulan haber escrito un libro.

De todo hay en esta feria multitudinaria, hay lluvia, hay sol, hay espontáneos que venden sus poemas, hay polen que provoca estornudos.... De todo.
 Una fiesta que no hay que perderse.


domingo, 22 de mayo de 2011

Puerta del Sol, una ciudad de respeto

Impresionante la organización, el buen humor, la coordinación, la complicidad, la fortaleza que se respira en la Puerta del Sol. Paseamos bajo las lonas que cubren la "microciudad" que los jóvenes acampados han montado para hacer su vida (comer, dormir, leer, limpiar, cuidarse entre sí) y trabajar, editando vídeos, recogiendo firmas, solicitando propuestas... Nos ofrecieron agua (nada de alcohol en la plaza), bollos y frutos secos. Leímos sus carteles, sus propuestas, compartimos ideas y propósitos con algunos de los acampados. Les contamos lo que dicen de ellos algunos medios de comunicación, los que les apoyan y los que los critican, les dijimos quiénes forman la Junta Electoral y qué han votado unos jueces y otros....

Una protesta pacífica, multitudinaria, en la que confluyen gentes de edades diversas. Una protesta en la que no se habla de ideologías sino de comportamientos, en la que no se reniega de la política sino de los políticos que la utilizan más para su beneficio personal que para servir a los ciudadanos, como predican en las campañas electorales. Una protesta donde el respeto a las diferencias, a las ideologías, a las circunstancias personales es tan importante que se ha creado una Comisión de Respeto. 

A pocos metros, Pablo Villar, un informático madrileño de 28 años, explicaba las funciones de la Comisión de Respeto que coordina: "Estamos para mediar en los conflictos, para evitar situaciones violentas, para que esto no se convierta en un botellón y para concienciar a todo el mundo en el pacifismo".

¿Aprenderán algo los señores y señoras a quienes va dirigida esta revuelta?

miércoles, 18 de mayo de 2011

Cristina y la Puerta del Sol

No sé quien es Cristina, pero al escucharla, gracias al aviso en forma de enlace que me ha mandado Josep, he pensado que esta es la voz que querrán escuchar muchas personas y no la de esos tipos que se pasean por las plazas españolas dando voces y perpetuando un "sistema" que a ellos les beneficia mucho y a la mayoría nos perjudica bastante.
 
Escuchad a Cristina.
A esos señoritos de la tertulia que hablan de la juventud con tanta ligereza, ¿seguirán teniendo todavía las mejillas coloradas de vergüenza?

En cambio, El Roto, ve lo que ocurre con la lucidez que le caracteriza.

domingo, 15 de mayo de 2011

Sospechosos al poder

A la vista de las encuestas que hoy se publican en algunos diarios, me hago varias preguntas, a las que quizás alguien pueda responderme.

 ¿Por que los ciudadanos españoles del siglo XXI votan para dirigir sus administraciones a personas sospechosas (y en fase de ser juzgados, lo que indica que hay indicios reales contra ellos) de haberse metido en el bolsillo dinero público?
¿Por qué se jalea y se admira a tipos que, por mucha presunción de inocencia que aleguen, son sospechosos de "chorizos"?
 
¿Es que todos esos que van a votar a la lista campista, la que más presuntos corruptos contiene, o a la aguirrista, que lleva algunos otros (y que llevó a tres diputados implicados en Gurtel en el año 2007, cuando de uno de ellos se sabía ya en Madrid que su comportamiento era dudoso), piensan que lo que hacen estos individuos e individuas es normal, que ellos también hubieran metido mano en las arcas si hubieran podido?
 
¿Es que son masoquistas, y les gusta que les roben?

¿O es que les gusta que haya espectáculo y que los medios de comunicación saquen tantas veces el nombre de su ciudad en las portadas de los periódicos y los telediarios?

Pero no, no digamos que España es diferente. Resulta que en Perú va a suceder algo semejante. Las encuestas auguran que la hija de Fujimori tiene posibilidades de ganar la presidencia del país. La hija de un señor que está en la cárcel por corrupto, por matón, por sinvergüenza. ¿Que la hija no tiene la culpa? No, no la tiene, pero ella aprueba lo que hizo su padre y se benefició de ello en su momento. Sus estudios fueron abonados por los peruanos, por el dinero que ganaron las gentes de la calle de ese país que ahora está dispuesta a poner a esta señorita en lo más alto. Digo yo que habrán pensado: Ya que la hemos criado, que nos gobierne ahora. ¿no?




domingo, 8 de mayo de 2011

En memoria de los obreros republicanos

Esta semana se ha vuelto a hablar sobre el Valle de los Caídos, ese monumento  a la megalomanía franquista, cuya construcción está ligada a los vencidos republicanos, puesto que muchos de ellos trabajaron en las obras y otros muchos fueron secuestrados cuando ya eran cadáveres y sepultados entre sus muros.

Sobre este lugar circulan muchas teorías y propuestas,  y se advierten las grandes dudas de los gobernantes sobre su futuro. He leído peticiones de que se derribe por sus connotaciones fascistas, he sabido también de proclamas para que siga siendo eje de concentraciones ultraderechistas y lugar de encuentro de los añorantes de la dictadura franquista. He escuchado al vicepresidente hace pocos días decir que no se podrán identificar los restos de las víctimas del dictador que fueron trasladadas sin notificarlo a sus familiares ni, por supuesto, que estos dieran su consentimiento.

Obreros republicanos en la obra
¿No se podría adoptar una solución que no fuera ni el derribo, ni la consagración del templo como altar del dictador allí enterrado? Considero que derribar esa cruz gigantesca y esa gruta religiosa sería destruir no un símbolo sino el trabajo de los cientos o miles de presos republicanos que allí se dejaron la piel, la juventud y la libertad, picando la roca para la gloria de sus carceleros.

En cuanto a los muertos del bando vencido, lo justo sería escribir sus nombres, (que deben constar en algún documento pues ya sus familiares saben de su paradero), grabarlos en placas que los recuerden, como se recuerda a los muertos del bando vencedor de la guerra incivil del 36-39

¿Por qué no se convierte el lugar en un monumento a TODOS los muertos en la guerra, muertos de todos los bandos, muertos de todas las banderas españolas, la tricolor y la bicolor, las de las comunidades, todas?

Foto de los años 50
Eso sí, al dictador que se lo lleve su familia a una tumba particular, que tienen dinero suficiente para comprarle un nicho en donde les apetezca. Y al falangista, si no hay familiares que puedan hacerse cargo de sus restos, que se lo lleve alguno de esos grupúsculos que conservan el título o que se haga una suscripción popular para meterlos en un nicho en cualquier cementerio público.

Y a todos esos bufones que se dedican todavía hoy a bromear con los fallecidos en la guerra, a denostar a los republicanos, a burlarse de los familiares que los mencionan sin el temor de los tiempos dictatoriales, que los lleven a picar piedra a Cuelgamuros durante una temporada. Uno de los primeros que fuera ese nefasto líder que los valencianos no se merecen aunque haya muchos de ellos que están dispuestos a mantenerle en su cargo a pesar de su inminente paso por el banquillo de los corruptos. Ayer nos dejó otra "perla".
Su nombre no lo escribo porque me da la sensación de que "mancha" el folio o la pantalla en la que aparece.

Las palabras del innombrable en la SER

sábado, 30 de abril de 2011

La abadía de los crímenes

Un rey mujeriego y ambicioso, una reina doliente y resignada, una monja perspicaz, una abadesa poderosa, un convento maldito donde la muerte golpea a las jóvenes novicias. Con estos ingredientes y un lenguaje certero e impecable, Antonio Gómez Rufo nos invita a viajar a las tierras catalanas del siglo XIII, donde se alza la magnífica abadía de San Benito. El rey llega con su cortejo y sus tropas, que acampan en las inmediaciones, para averiguar el autor y los motivos que han llevado a la muerte, en extrañas circunstancias, a varias monjas de poca edad. 
Al rey le asiste Constanza, una monja venida de otro convento, famosa por haber resuelto antes algún caso misterioso en su comarca. Con muchos silencios a su alrededor, con sus proyectos bélicos en la cabeza (Jaime está planificando la conquista de Mallorca e, incluso, de los territorios musulmanes de Valencia y Murcia) y la preocupación por las negociaciones entabladas con los nobles catalanes, que le han sugerido la batalla por las islas, con un amor incipiente por una joven dama de la reina (que acabaría siendo su segunda esposa), el rey se empeña en resolver el misterio cuánto antes. 
Lo consigue gracias a sor Constanza, que tiene habilidades científicas y una capacidad prodigiosa para deducir la verdad con las pocas pistas que encuentra en la abadía.

Este libro, "La abadía de los crímenes" es el que andaba buscando el pasado domingo. Me hice con él tres días después. El miércoles, 27 de abril, se celebró en Madrid La noche de los libros, y muchos autores se pasaron por librerías y comercios para firmar sus obras. Así que compré el libro con una firma de Antonio Gómez Rufo y una dedicatoria para mi madre. 
Este libro sí me parece un buen regalo para una madre.
Porque es ameno, porque es interesante y porque Gómez Rufo es uno de esos autores, mejor dicho, de esas personas del género masculino, que valoran a la mujer como ser humano con capacidad intelectual. Se percibe en sus obras y en sus entrevistas.


domingo, 24 de abril de 2011

Un libro para mamá

Esta mañana he dado una vuelta por las librerías que están abiertas los domingos. Quería ver novedades editoriales, buscar libros concretos, comprar algo para un regalo próximo.
En la Casa del Libro he encontrado un grupito de niños con una monitora que les contaba cuentos mientras los padres escuchaban también con la boca abierta. Futuros lectores, he pensado. Si entienden que los libros son divertidos, seguro que los harán parte de su actividad cotidiana cuando vayan haciéndose mayores.

En otra librería, más reducida, he visto agolpados tantos rostros de personajes de la televisión y de políticos que se han prestado a una biografía preelectoral, que me he despistado y no he sabido encontrar los libros de verdad, los que están escritos con interés literario más que con fines comerciales o propagandísticos.

En una tercera tienda me he pillado un rebote. Había una estantería enorme con un cartel encima que decía Día de la madre. Un sólo título llenaba varias filas de la estantería, como si fuese el único libro, el mejor libro, la sorpresa más impactante para cualquier mamá. ¿Qué cuál era? La dieta Dunkan.

¿Qué madre podría sentirse satisfecha si sus hijos aparecieran el Día de la Madre con este libro bajo el brazo?
¿Quién regirá los destinos de esa librería con tanto desacierto?

miércoles, 20 de abril de 2011

Relato con barrendero

Éste era un hombre que tenía la rara cualidad de saber escuchar con interés a cuantos se acercaban a él todas las mañanas mientras desempeñaba su digno oficio, que era el de barrendero de las calles céntricas de la ciudad. 

Estaba el hombre en el trance de mover el escobón sobre las sucias baldosas de las aceras cuando, con cautela unas veces, con desparpajo otras, se le arrimaba un vecino madrugador, el empleado de una oficina ubicada en un inmueble mediato o el dueño de la papelería con más solera de la barriada, con el evidente afán de entablar conversación. El barrendero aligeraba el ritmo de los escobazos y se aprestaba a la charla que, en algunos casos, podía alargarse varios minutos sin que, por ello, el hombre dejara de cumplir su tarea ni diera muestras de impaciencia o aburrimiento ante la avalancha de datos y comentarios de los que le hacía partícipe el ciudadano (o ciudadana) que le había convertido, en plena calle, en su confesor o en su psicoterapeuta. 

Un día acertó a pasar por la plazuela donde el barrendero ejercía sus funciones cotidianas un magnate de la industria que, esquivando a sus guardaespaldas, había emprendido un paseo callejero para aliviar sus disgustos y reflexionar sin agobios sobre la situación de su emporio, que durante las pasadas jornadas había sufrido serios reveses en las cotizaciones de la bolsa nacional. Aunque no se había arruinado porque eran copiosas sus propiedades y sus cuentas secretas en el extranjero, el magnate había caído en tal depresión que a punto estaba de cometer un disparate. 
Al intuir el desánimo del paseante, el barrendero le dio los buenos días y le comentó la temperatura ideal que traía la mañana. El industrial le siguió la corriente y, al cabo de un rato, se hallaban los dos hombres perorando a sus anchas sobre la economía internacional, la crisis energética y los deplorables hábitos de consumo de los habitantes de la ciudad. 

El industrial se despidió del barrendero asegurándole que iba a sopesar detenidamente algunas de las ideas que habían surgido al hilo de la plática, las cuales le ayudarían, tal vez, a reflotar su negocio. El barrendero se quedó tan contento meneando su escobón, cerciorándose, una vez más, de que no hay mayor regalo para un hombre doliente que abrirle los oídos y darle un poco de palique. 
A los cuarenta días exactos de su encuentro con el magnate, el barrenero recibió una carta en la que se le informaba de que la empresa adjudicataria de los servicios de limpieza de los distritos del centro, que a él le contrataba, había sido adquirida por un consorcio industrial de gran pujanza financiera, cuya primera medida sería sanear la plantilla, despidiendo a los empleados con más edad y menores índices de productividad.

Barrendero madrileño infatigable
Cuando el magnate, acompañado, ahora sí, por sus guardaespaldas, regresó a la plazuela donde había empezado a gestarse su buena fortuna actual, se percató, sin asombro ni curiosidad, de que había una jovencita mulata barriendo las baldosas públicas, la cual, si le hubiera preguntado por él, no habría sabido darle cuenta del destino de su antecesor ni, aún menos, de las circunstancias en las que había sido despedido de la empresa de la que el paseante era, precisamente él, accionista mayoritario y principal.