sábado, 5 de julio de 2008

A favor del cuento (I)

Aunque entre la gente de los blogs hay adictos, partidarios y cultivadores, lo cierto es que el cuento o relato corto no es un género literario con un gran éxito editorial ni comercial. Los relatos, dicen los editores, no venden, así que contadas son las firmas que se molestan en sacar a la luz un libro de cuentos. A mí esto me parece bastante paradójico.

Desde pequeños hemos leídos cuentos, hemos oído cuentos en nuestra familia, los hemos escuchado en la radio, en la televisión, en la escuela… Hemos pedido cuentos para dormirnos y los hemos repetido años después, convertidos ya en adultos, para calmar y contentar a los niños que nos rodeaban. ¿Por qué entonces entre nosotros se estiman en tan poco los cuentos? ¿Por qué cuando vas a comprar un libro para ti o para regalárselo a otra persona eliges una novela antes que un compendio de relatos cortos?

Quizás nos hemos creído que los cuentos son exclusivamente para los críos o para los lectores ocasionales. O que los cuentos son textos menores que el autor inventa para entretenerse o romper su tensión cuando ha rematado una novela y aún no ha comenzado la siguiente.

También puede ocurrirnos que hayamos generado una cierta animadversión hacia los cuentos porque hemos leído (y no digerido) algunos de esos muchos relatos que durante los meses de verano rellenan las páginas de los periódicos y las revistas que no cierran por vacaciones. Muchos cuentos de esta época son (no me voy a cortar en decirlo) realmente infames: están mal escritos, mal concebidos y mal estructurados. Da la impresión de que el autor no ha puesto el alma en la tarea, de que ha escrito lo primero que se le ha ocurrido para salvar el compromiso y embolsarse unos euros con relativa facilidad. Aunque también puede ser que el escritor no domine el género, porque no todos los novelistas, ni todos los ensayistas, ni todos los dramaturgos, ni todos los periodistas poseen dotes para escribir un buen relato.

Si no es vuestro caso y queréis disfrutar de historias de gran calidad, o si no os gusta mucho el género pero queréis daros una segunda oportunidad, permitidme que os sugiera que busquéis a Julio Ramón Ribeyro. Es un escritor peruano, que murió en 1994, a los 65 años, dejando una bibliografía suculenta. Alfaguara publicó por esas fechas un grueso volumen con todos sus relatos, que es una verdadera joya.

20 comentarios:

Mita dijo...

Gracias! Me lo buscaré para las vacaciones.
Besos

Marcelo dijo...

Fijate que es lo que más me gusta escribir, y sin embargo no leo tanto. Me gustan mucho los de Borges y Cortázar. Veré si consigo algo de él.
Buen domingo!

Fernando Manero dijo...

Es lo más difícil y lo menos reconocido. Decía Thomas Mann que cualquiera puede escribir una novela, bastantes se atreven con el ensayo, apenas unos cuantos se arriesgarían con una obra de teatro, sólo una minoría es capaz de elevar la poesía a las alturas y excepcionales son los que consiguen cautivar con un relato. Puesto que "small is beautiful", convengamos en que el cuento, el relato, el texto de reducida extensión y gran contenido es el verdadero reto de la literatura. Quien emprende ese camino sabe que lo tendrá dificil, pero para quienes lo lean, como es el caso que comentas, el agradecimiento de sus lectores será inmenso.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Gracias por dárnoslo a conocer Cecilia, yo no lo había oido nunca a este escritor.

begoyrafa dijo...

Yo pecador me confieso, soy de esos que no sienten especial prediclección por los cuentos. El motivo principal es que de un libro de cuentos, suele haber tan sólo un par de los que lo componen que me cautiven. Ya sé que un buen cuento entre catorce es mejor que una mala novela, pero a veces tengo una sensación parecida a la de la música en la que de un Cd me quedaría con dos canciones.
Lo más probable es que Internet le haga un bien al relato corto.
De todos modos los Borges y Cortázar que apuntaba Marcelo o nuestro Manuel Rivas con ¿Qué me quieres, amor? o Antón Castro y su Álbum del solitario o Muñoz Molina y su Nada del otro mundo, son ejemplos de momentos maravillosos que me han proporcionado este género.
Tomo nota de tu recomendación Cecilia.
Un abrazo
Rafa

Josefa dijo...

Buscaré este escritor que recomiendas y su libro.
Me encantan los cuentos.
Un beso.

Arcángel Mirón dijo...

Yo también creo que se cree que el cuento es un género menor. Y no es así, de ningún modo.

Estoy escribiendo un libro de cuentos y una novela, y a ambos los amo por igual.

:)

CARMEN dijo...

Yo también pienso buscarlo, Cecilia.
Un besito fuerte, desde muy cerquita del mar.

Sibyla dijo...

Gracias por la recomendación, la tendré en cuenta.

Pero como bien dices, parece que los relatos son de menos calidad, a la hora de publicarse, y es un tremendo error.

Un abrazo:)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Efectivamente, el cuento nunca ha tenido mucho predicamento editorial. No importa: siempre ha encontrado su lugar. Y ahora, en Internet, a millares. Leamos.

fritus dijo...

El relato, el gran olvidado...y terriblemente díficil. Uno lee a Chejov o a Maupassant y esta tan cojonudamente bien hecho que parece fácil, pero amigo, nanay de la China...

Aprovecho, con toda mi jeta, para colar el link de la reseña de un libro de relatos de un amiguete mío, Ignacio Lloret...espero me disculpéis.

http://www.diariodenavarra.es/20080621/culturaysociedad/ignacio-lloret-melancolia-es-forma-poetica-adopta-felicidad.html?not=2008062102355754&idnot=2008062102355754&dia=20080621&seccion=culturaysociedad&seccion2=comunicacion&chnl=40


Un abrazo

Ferragus dijo...

Al escritor de relatos breves le ocurre lo que al que escribe poesía. Su esfuerzo está centrado en vencer al tiempo. No es fácil. Es como presenciar la vida contenida en las fronteras del sueño. Su empeño lo impulsará a intentarlo una y otra vez, hasta lograr ese relato (o poesía) que satisfaga sus expectativas.
Razón tienes, Cecilia, cuando mencionas la presión adicional que se sufre, cuando existe un compromiso traducido en dinero.

Un saludo.

Andante dijo...

Pues yo estoy en ese momento en que que mi peque necesita todos los cuentos del mundo, aunque yo no quiera dormirle con cuentos, sino con besos y abrazos.
Y para ver qué hay o que se ofrece en las bibliotecas, primero claro me leo yo los libros de cuentos y si me parecen interesantes, le cuento el cuento.
Por otra parte, algunos de los cuentos tradicionales, tienen tela. Yo lo he comprobado cuando, por casualidad, he leído algo antes no releído, y las preguntas han surgido en torrente, ¿porqué abandonan a los niños? ¿porqué quieren comerse a esos niños?....
Así que intentaré localizar el libro citado, gesta harto difícil por estos lares.
Un saludo.

dudo dijo...

a mí, que necesito leer y escribir cuentos como el aire para respirar desde que tengo uso de razón, me fastidia bastante esa minusvaloración. ya me han echado atrás varias editoriales con la misma recomendación: "si con el mismo estilo nos haces una novela, dala por publicada".(ya no lo voy a intentar más). y sí, una novela es otra cosa, y se puede hacer con sabor. pero un cuento... condensa tantas cosas en tan poco tiempo... un cuento continúa dentro del lector, que lo hace suyo y le imagina una continuación, un segundo capítulo...
buscaré el autor que propones. un abrazo, y gracias!

aroa dijo...

con las ganas que tengo de cuentos bellos, rápida apunto la sugerencia

Alberto López Cordero dijo...

Desde luego creo que tienes razón. El cuento o el relato corto no está lo suficientemente valorado, cuando en ocasiones un simple puñado de páginas nos reconforta mucho más que una novela larga y extensa.

Antònia P. dijo...

Gracias por la recomendación. Buscaré el libro. A mi me gustan los cuentos y las novelas cortas. Pero más que nada me gusta contarlos. A los niños les gusta más oírlos que leerlos. Quizás ahí radique el quid de la cuestión. Los cuentos deben relatarse de viva voz para disfrutarlos plenamente.
Besitos

isol dijo...

Gracias tendré en cuenta este libro,sabes tienes razón a los cuentos los han arruinado tantos escritos en cualquier revista por eso no se los considera,pero son muy buenos,crecimos con ellos.A mi me gusta leer y mucho y si tuviera a mi alcance este libro lo leo.Gracias Cecilia,muchas gracias.

brujaroja dijo...

Ribeyro!!!
Me encanta. Tengo ese libro y es uno de mis favoritos. Hay un relato, concretamente, El carrusel, que es fantástico...
Me alegro de que también te guste.

fernando dijo...

Es verdad falta "cultura" de cuentos. Es un género muy agradable para leerlo. A mí siempre me han gustado los cuentos. Un beso.