jueves, 7 de agosto de 2008

Los Orígenes de Maaluf

Ayer nos hablaba Marcelo, en La menor idea de su bisabuelo Emilio, que se marchó de Asturias años ha, y se instaló en Argentina, donde hoy habitan sus descendientes. Marcelo me recordó un párrafo de un libro que había terminado de leer unas horas antes: Orígenes, de Amin Maalouf, el escritor nacido en Líbano que conocimos con León, el Africano.

"Todos recorremos los años que nos corresponden y nos vamos luego a dormir a nuestras tumbas. ¿Para qué andar pensando en los que vinieron antes puesto que ya no suponen nada para nosotros? ¿Para qué pensar en los que vendrán detrás de nosotros puesto que para ellos ya no supondremos nada? Pero entonces, si todo va a parar al olvido, ¿por qué construimos y por qué construyeron nuestros antepasados? ¿ Por qué escribimos (...), por qué plantar árboles y por qué engendrar? Si le damos excesiva importancia al instante en que vivimos, dejamos que nos asedie un óceano de muere. Y, a la inversa, al resucitar el tiempo pasado acrecentamos el ámbito de la vida."

En el año 2000, Amin Maalouf decidió enterarse de cómo fue la vida de sus antepasados, centrando su investigación en su abuelo Botros, que vivió entre los siglos XIX y XX en tierras que entonces pertenecían al imperio otomano, y su entorno. En la antigua casa familiar, el escritor había encontrado una maleta llena de cartas antiguas, postales, fotos, documentos con los que empezó a componer un gran puzle, en el que fueron también ingredientes fundamentales sus recuerdos de infancia y los testimonios de parientes vivos.

Botros fue un hombre rebelde, ateo y amante de la cultura y la pedagogía, un adelantado para su época. Su trabajo más meritorio fue la fundación de una Escuela Universal que educaba a los chavales, atendiendo a criterios que resultaron más fructíferos que los que imperaban en las demás escuelas, todas ellas ligadas a una confesión religiosa.

Un hermano suyo, llamado Gebrayel, se había marchado a Cuba a principios del siglo, arrastrando a otros miembros de su familia a la emigración. Maalouf no supo la verdadera peripecia de su tío abuelo en la isla hasta que leyó con atención los viejos papeles que guardaron sus abuelos. Y un buen día se fue al Caribe para descubrir cuánto había de inventado y cuanto de cierto en las leyendas familiares que escuchó de niño.

Aunque no es una novela, el libro se lee con el mismo interés pues Amin Maalouf tiene un don especial para la narrativa. También es interesante el contexto histórico, pues en aquellos primeras décadas del XX el imperio otómano tuvo su decadencia y en el mapa político empezaron a aparecer los países que hoy conforman una parte de Asia y otra de Europa.

16 comentarios:

Agueda Torrado dijo...

gracias por darme otro proyecto de adquisición bibliofila en el mes de septiembre. :)

saludos!

Sonia dijo...

Pues mira me has dado una alegria porque me encanta este autor y hace tiempo que no leo nada de él.

Un abrazo

Álvaro Dorian Grey dijo...

Otro claro ejemplo de que el hombre es nómada.
saludos y salud

Marcelo dijo...

Muchas gracias Cecilia! La misma pregunta que se hace el autor que citas, me le hice yo: por qué traer historias tan antiguas?
Y aquí encontré la respuesta. Muchas gracias de nuevo!
Un beso
PD: en el blog de only mary, en su post "maletas de agua" hay una foto del Juan de Garay, el barco en el que llegó mi madre. Doble sorpresa en el día de hoy, así que estoy muy emocionado.

Fernando Manero dijo...

Ese libro se recomienda en las escuelas de Egipto y es muy conocido entre los expertos en migraciones. Lo cita también Pamuk en varias ocasiones y, entre los árabes, goza de gran prestigio. Has elegido muy bien el texto, que resume a la perfección la historia de nuestro mundo y de los pueblos que se forman por agregación de identidades. Aporta ideas valiosas sobre la tolerancia y sobre la necesidad de arrumbar dogmatismos y simplicaciones reaccionarios.

dudo dijo...

Me acabo de leer dos veces seguidas Viajes con Heródoto, de Kapuscinsky, y necesitaba un libro que estuviera a la misma altura, para ir al hospital. (Un libro para ir a parir??? -dicen mi madre y mi suegra-).
Pues eso, a ver si encuentro éste que recomiendas antes del gran momento, y me lo llevo. Que los dolores, con letras pa leer, duelen menos.

Ferragus dijo...

Desazón provoca darme cuenta, la cantidad enorme de obras que no alcanzaré a leer. Nada que hacer, sólo contener la ansiedad y disfrutar el libro que me ocupa hoy. Quizá, contemporizando con el trozo de Maalouf, que nos has citado, Cecilia, es que busco refugio esta vez en Ovidio.
Siempre interesante los personajes que nos presentas, Cecilia.

Un beso.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Creo que todos necesitamos saber de nuestros orígenes, es una necesidad vital el saber de donde vienes,Me ha gustado mucho lo que escribió y qu ande buscando en el baul de los recuerdos, tambien.

angela dijo...

Cecilia, gracias por ayudarnos a encontrar testimonios que nos ayudan a ver las vidas nómadas y lo que les ha empujado hacerlo.Gracias en esta tarde agosto por tu testimonio.Un abrazo.Angela

Mita dijo...

Cecicilia, me gusta cómo sintetizas. Me haré con el libro, gracias.
Besos

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

A menudo pienso cual el sentido de evocar el pasado mi familia viene de Andalucía,de Italia,de Siria y de Argentina porque tengo sangre india también,y sin duda armar ese rompecabezas ahora me resulta más interesante,y además anotaré este libro para tenerlo en cuenta un día.Muy lindo lo escrito querida Cecilia,un beso y que tengas buen día!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Preciosa reseña e interesante libro que por supuesto voy a buscar.
Besicos

begoyrafa dijo...

Saber lo que fuimos para comprender lo que somos y para tener una idea aproximada de lo que vendrá.
Gracias Cecilia.
un abrazo
Rafa

fritus dijo...

Al fin, al fin ..al fin aparece alguien en casa de Doña Cecilia del que me he leído un montón de libros...me emocioné con "León el Africano", casi lloré con "el viaje de Baldasarre" y "Samarcanda" y vi la historia con otra perspectiva en "las cruzadas vistas por los árabes"...Adoro a Maalouf con todas mis fuerzas desde hace años y ....
ojalá los orígenes de mis bisabuelos estuvieran tan bien documentados.

Un abrazo muy grande

Merche Pallarés dijo...

Leí el "Leon Africano" que me encantó ahora leeré (a ver cuándo tengo tiempo...) este que tan bien has resumido. Tambien me gustó muchísimo "De parte de la princesa muerta" de Kenizé Mourad y la continuación "Un jardin de Badalpur" donde describe muy bien a través de su historia familiar, la caida tanto del Imperio Otomano como la decadencia de los rajás de la India.

brujaroja dijo...

Otro libro para apuntar. Seguro que es una recomendación fantástica. Lástima de este ritmo lector de mis días, que limitan tanto y que hacen que el montón de libros por leer aumente de ese modo...