viernes, 6 de junio de 2008

Leyenda negra

Quinientos años han transcurrido sobre las tumbas de Alejandro VI y sus hijos, pero nunca han dejado de mencionarse los nombres de los miembros de la familia Borgia ni de comentarse sus infamias en el arte, en las páginas de los libros y en las tertulias de los plebeyos. La historia, mejor dicho, esa parte de la historia que se basa, no en pruebas y documentos fidedignos, sino en tradiciones, misterios, prejuicios y conveniencias, ha convertido a los Borgia en personajes malditos, que han sido utilizados en obras literarias y pictóricas, en películas y series de televisión… Rodrigo, César, Lucrecia son nombres que la Leyenda Negra mantiene vivos en la memoria de Europa.

Hace unas semanas, a causa de la emisión de una película sobre los Borgia en un canal de televisión, eché mano del libro de Oscar Villarroel para contrarrestar con su lectura la imagen del papa Alejandro, y la de su despiadado hijo, César, quienes en la citada producción parecían, más que nada, dos personajes escapados de "El padrino" y trasladados a una Italia dominada por el señor del Vaticano.

El libro de Villarroel, titulado Los Borgia. Iglesia y poder entre los siglos XV y XVI, (Sílex Ediciones) no se apiada de unos seres que cometieron atrocidades políticas y humanas, pero descarta, por no probados, algunos de los delitos achacados a la saga. Al papa Alejandro VI y a sus vástagos se los acusó de mantener relaciones incestuosas, de envenenar a sus detractores, de asesinar a quienes les estorbaban para cumplir sus proyectos ambiciosos (a César se le imputaba, incluso, la muerte ignominiosa de su hermano Juan, duque de Gandía), de celebrar bacanales en las habitaciones pontificias, de establecer tratos con el mismísimo demonio… Pero la mayoría de tales acusaciones, propaladas hasta la exageración, nunca se han certificado.

Las crónicas de los historiadores que han abordado los hechos ateniéndose a documentos probatorios, desoyendo patrañas y mitos, no han tenido, sin embargo, tanto impacto popular como las falacias de gobernantes, clérigos y legos que han fomentado la Leyenda negra por intereses políticos, artísticos o comerciales.

El estudio de Oscar Villarroel refuta tales falacias con argumentos verosímiles y constatados. Y sin disculpar ni al papa, ni a sus hijos, ni a quienes los adulaban o les servían, explica los motivos y las circunstancias que generaron la Leyenda negra de los Borgia. Sin la cual, dice el autor, el nombre de la familia no habría logrado la inmortalidad que, para los antiguos egipcios, “consistía en gran medida en el recuerdo que se tenía de uno; mientras se siguiese pronunciando el nombre de los faraones éstos seguirían vivos. En este sentido los Borgia tienen una parcela de inmortalidad bien ganada”.

Pero ¿qué habrían opinado ellos, los Borgia, si les hubieran dado a elegir entre la inmortalidad o la posibilidad de descansar en paz en el seno de la historia?

17 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Quizás me pase ese domingo...
saludos y salud

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Además, es imposible hacer desaparecer una leyenda, sea negra o áurea.
Abrazos,
Diego

fritus dijo...

No tengo ni idea de si la leyenda negra tiene o no base....(los Borgia, originariamente Borja, eran valencians..a ver si va a ser verdad eso que se dice en Catalunya de "valencià i home de bé...no pot ser", que podría ser aplicable a Zaplana pero NO al resto de ciudadanos de la comunidad, que , aunque nos odien se parecen mucho a nosotros)...pero, que tiempos tan chulos cuando los súbditos de la Corona de Aragón erámos los dueños del mundo.

Un abrazo

Cigarra dijo...

Buscaré ese libro que nos recomiendas, porque hace tiempo me regalaron el de Mario Puzo sobre los Borgia, y en mi vida he visto un bodrio infumable como ese, repleto de anacronismos y sensacionalismo barato. Ni siquiera creo que lo escribiera el propio Puzo,que demostró ser un buen novelista con "El Padrino", sino que sus herederos aprovecharon el tirón del nombre. Un timo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Gran historia la de los Borgia y como todas tienen su parte cierta y la leyenda negra, no obstante, tela marinera lo que se dice de ellos y ya sabemos que cuando el rio suena....

Hoy no tengo el día con las letritas de marras, no acierto ni una !
Lo intento de nuevo.

Cigarra dijo...

Cecilia, dices en el comentario que has dejado en mi blog, que buen día el domingo para concierto "en el Retiro...". No se si es eso lo que querías decir, o que te has confundido, pero nuestro concierto va a ser en el Parque de Berlín, ese que está cerca de Príncipe de Vergara, donde se cruza con Ramón y Cajal.
Por si acaso... ;-)

brujaroja dijo...

El domingo por la tarde (ya lo publicitaré en el blog, claro) estará mi niña participando en una mesa redonda a las ocho. Lo de los Borgia siempre me pareció una cosa terrible, pero nunca llegué a tener interés suficiente como para sumergirme en ello. Y no sé por qué... ¿vendrá de ahí mi poca afición a la novela histórica?

Fernando Manero dijo...

Siempre la historia real ha estado adobada por salsas más o menos espesas de leyenda negra. Forma parte de la lógica de los hechos, cuando el transcurso del tiempo permite añadir unos acontecimientos paralelos que distorsionan la verdad pero que acaba marcando para siempre a los personajes y a sus circunstancias. Cuando, siglos después, se elabora la historia con documentación y de forma rigurosa es posible despejar las dudas y separar la ganga de la mena, pero, ay, siempre quedará la huella de lo que se dijo y comentó sin fundamento real, aunque añadido como una piel indeleble a lo que realmente sucedió. En cualquier caso, la época de los Borgia fue muy propensa a todo tipo de fabulaciones, entre otras cosas porque los personajes dieron pie a ello. Ya veo que estás difrutando a tope de la Feria. Escribo este comentario en Madrid, en un descanso de mi trajín programado, pero no me es posible darme una vuelta como quisiera. Un cordial saludo.

angela dijo...

Cecilia, no sólo los Borgia han dado que hablar...¿ Qué me puedes decir de la antigua Roma y de las luchas intestinas por alcanzar el poder?...Que pases un buen fin de semana.Un saludo de Angela

Manuel Ortiz dijo...

Comentas en tu entrada que viste una peli en la TV que te pareció una exageración. Es lo que suele ocurrir casi siempre con el cine a la hora de tratar cualquier personaje histórico. La condensación del tiempo hace que siempre se recurra a los tópicos, con lo cual el o los personajes suelen quedar excesivamente caricaturizados. Hay excepciones brillantes, claro está, pero esto es lo que suele ocurrir por norma. Y tratándose de una familia como ésta, pues mucho más.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Fue una familia tan influyente que despertó filias y fobias por igual. Sus enemigos ganaron, a la larga, con las leyendas que hicieron correr sobre ellos. No fueron ni mejores ni peores que otras familias poderosas de aquellos tiempos... ni de estos.

josé javier dijo...

me ha encantado el anáilisi que haces de la leyenda negra y los Borgia. Me has despertado la curiosidad y buscaré para leer también yo. Un beso. J.J.

Marcelo dijo...

Muy interesante y sorprendente,todos conocemos alguna historia falsa, donde la desmentida ocupa un lugar pequeño, irrelevante. Ahora bien, que harían si los Borgia los invitaran a cenar?

Fernando Manero dijo...

CECILIA, contesto en tu blog a MARCELO para decirle que, si los Borgia nos invitaran a cenar (poniéndonos en una hipótesis imposible), habría que ir, por supuesto. Compartir mesa con una tropa así, encabezada por el papa, tiene su aquél y podría ser tan ilustrativo de una época como entretenido a la hora de conocer sus ideas en torno a un buen asado y un vino peleón. Pero, eso sí, antes de probar las viandas o de saborear los caldos, esperaríamos a que pasaran antes por los gaznates principescos, por si las moscas. Después de la cena, escribiríamos las impresiones y las compartiríamos con los amigos. Jamás con la prensa rosa ni sensacionalista.

memoria dijo...

Te preguntas si los Borgia hubiesen preferido descansar en paz en lugar de la inmortalidad que otros consiguieron para ellos a base de leyendas. Y yo no sé muy bien qué te responderían, pues aún hoy se pueden encontrar familias que preferirían sin duda ser sujetos de leyendas, aunque fueran negras, con tal de conseguir no ser olvidados.

En mi tierra se venera a una parte de la familia de los Borgia. También se hace negocio a su costa. Pero esa es otra historia.

Un beso y buen fin de semana de Feria.

Sibyla dijo...

Ví la película en el cine, sobre los Borgia, y me pareció terrible toda su historia. No sabía que muchas de las infamias que se le atribuyen no estuvieran contrastadas.

Pienso que para gozar de ese tipo de inmortalidad, preferirían pasar de manera anónima or la historia.

Qué envidia no poder estar en Madrid!

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Son historias de culebrón que tanto gustan en todas partes y en todos los tiempos. Una vez que triunfan, son imposibles de erradicar.
Saludos