sábado, 19 de junio de 2010

Adiós, Saramago

“No basta con que el escritor se comprometa sólo con su texto pues a menudo esto constituye una artimaña para eludir de otro modo la realidad circundante. Debe comprometerse con su palabra en su tiempo y, por extensión, con lo real del mundo en que se halla inmerso”.


Recupero estas palabras de Saramago ahora que se marcha. Él era un escritor comprometido, un hombre que denunciaba la injusticia del mundo que le tocó, las contradicciones de la sociedad supuestamente civilizada, el abuso de los fuertes sobre los débiles. Era un escritor capaz de definir en sus personajes las debilidades del ser humano, sus angustias internas y sus facultades para superar las derrotas sentimentales y físicas infligidas unas veces por su entorno, otras por sus propias carencias, por sus errores y sus ofuscaciones.

Descubrí a Saramago con "Memorial del convento" y "El evangelio según Jesucristo". Fui leyendo, a partir de entonces, todos los libros que él firmaba. He sentido miedo, vértigo, angustia, ternura, coraje, compasión, rabia con sus personajes. He logrado, mejor dicho, Saramago ha logrado que me metiera en su piel y en su corazón.

Es triste despedirse de una persona tan notable, de un escritor admirable. Pero sus libros seguirán estando con nosotros, esperándonos en una estantería cuando nos apetezca recordarlos, releerlos, o recomendárselos a nuestros hijos y a nuestros nietos.

Adiós, maestro. Adiós, Saramago

12 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Fue mucho más que un escritor excelente y provocador. Fue el símbolo de un modo de entender la función del intelectual, del hombre comprometido con su época y esforzado en pro de un mundo mejor. Ignoro si en estos momentos queda alguien así. Su ausencia, y por más que sus obras permanezcan eternas, nos deja un vacío inmenso.

Criticoneando dijo...

Una gran tristeza. Nos queda su obra pero se fuen un hombre excelente, por su compromiso, su empatía, su solidaridad.
Hoy estamos un poco más huérfanos.

Un beso

izara dijo...

Hermoso homenaje el tuyo.
Es gratificante encontrar personas, que admiren, a quién a nuestro juicio se lo merece.
Un saludo Cecilia.

Mercedes dijo...

Me dió muchísima pena cuando ayer me enteré de la noticia, no lo esperaba. Precioso homenaje el tuyo, gracias Cecilia.

Cornelivs dijo...

Buen homenaje al gran maestro. No lo olvidaremos...

Besos.

Eastriver dijo...

Me quito el sombrero por tu homenaje: no era fácil y encontraste el camino. Y esa frase inicial, que suscribo totalmente. Todos comprometiéndose con sus páginas y en cambio descuidando las páginas de todos... una horrible forma de egoísmo creador.

Laura dijo...

Bonito homenaje. TAn sencillo y sensato como él era. La coherencis y el compromiso como escritor y como hombre.

Un saludo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué pérdida, Cecilia, si no somos capaces de estar a la altura de su legado.

Álvaro Dorian Grey dijo...

para mi fue y es el mejor... un genio con voz humilde
saludso y salud

Ciberculturalia dijo...

Una importante pérdida. Yo también lo he sentido mucho, por el literato que fue pero muy especialmente por la humanidad que desprendía en cada frase, en cada palabra.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

Excelente, Ceci. Pero me gustaría comentar lo que dice FERNANDO MANERO. Tú, querido Fernando eres un intelectual comprometido. Lástima que no tengas la proyección internacional que tenía el gran Saramago, me refiero a nivel prensa, TV, porque en tu blog sí que la tienes. Otro intelectual comprometido, que espero nos dure muchos años es José Luis Sampedro (aunque se le escucha poco últimamente). Besotes, M.

José Núñez de Cela dijo...

Su obra quedará, pero se echará en falta su voz sus opiniones libres, las verdades que, nadie como él, dejaba sobre nuestras conciencias