viernes, 30 de enero de 2009

Manifiesto por la solidaridad

Las palabras se desvanecen en el viento cuando las pronunciamos en voz alta. Por eso a veces, para evitar que el viento las arrastre y anule su mensaje, preferimos escribirlas, plasmarlas en un papel o en la pantalla de un ordenador.

A alguien se le ocurrió hace unos días usar las palabras para clamar contra la injusticia, el hambre, la miseria, para pedir solidaridad y apoyo. Ese hombre, Cornelius, propuso en su blog, el Diario de Cornelius, reunir muchas palabras, escribir los mensajes muchas veces para que el grito se escuchara en cientos de lugares y llegara a oídos de quienes tienen los recursos y los mecanismos necesarios para combatir la pobreza de millones de seres humanos.

Admiro la idea y recojo las palabras que piden solidaridad, porque todos esos que sufren y mueren en tantos rincones del mundo son también nuestro problema.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD

QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.

LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"

La imagen es del blog Creaciones.

Manifiesto por la solidaridad en gallego

Manifiesto por la solidaridad en catalán

Manifiesto por la solidaridad en francés e inglés

lunes, 26 de enero de 2009

Un lunes como éste

- A un hijo lo conoces desde el principio, desde que es nadie, un trocito de carne que llora. No, no voy a caer en el tópico. No creo en los lazos de la sangre ni en el amor basado en las coincidencias del ADN. Yo creo en el amor sustentado en la avenencia, en la complicidad que surge entre un ser que empieza a vivir y otro ser que, con él, aprende a vivir de una manera nueva. Con un hijo, te cambian las perspectivas, las nociones, las prioridades. Ves el mundo con unos ojos distintos.

Esto es un fragmento de una conversación entre dos mujeres que acaban de conocerse. Una de ellas, mayor que la otra, está a punto de someterse a un proceso de fertilización asistida. Su interlocutora, que es todavía casi una cría, está sorprendida por la decisión de su amiga porque no había detectado un afán de maternidad.
El párrafo pertenece a una novela que no está publicada.
Yo suscribo las palabras que la autora ha puesto en boca de uno de sus personajes.
Y se las dedico a quien nació un lunes frío e invernal, parecido a este de hoy, y me cambió para siempre las perspectivas y las prioridades.

jueves, 22 de enero de 2009

Un año de blog

Acabo de darme cuenta de que hoy cumple un año este blog.
No voy a soplar velas ni a poner globos en el techo, pero sí que voy a agradeceros vuestros regalos, los que me habeis enviado durante estos 366 días: tantos mensajes, tantas ideas y, sobre todo, tanto afecto.
¡Maravillosos regalos para aquella Cecilia que se asomaba al balcón un 22 de enero semejante pero muy diferente de éste!

miércoles, 21 de enero de 2009

Confío en Obama

A estas alturas es difícil decir algo nuevo sobre Obama, el hombre más contemplado del mundo, el más analizado hoy por periodistas, mandatarios y paisanos de todo el planeta. He oído y leído todo tipo de comentarios, esperanzadores unos, negativos otros. He escuchado chistes, he visto ilustraciones cómicas. ¿Quién no tiene una opinión hoy sobre el que algunos calificarían como el hombre más poderoso del mundo?

Yo no soy analista de relaciones internacionales ni tengo los datos suficientes para hacer pronósticos sobre las futuras actuaciones de Barak Obama y sobre los resultados de sus gestiones económicas y políticas. Pero sí que me atrevo a apostar por él. Creo que, aunque no sea un Superman ni un mago, que no lo es, el presidente estadounidense que tomó ayer posesión de su cargo cumplirá su papel con más inteligencia y con mayores éxitos que su antecesor, el "combatiente iluminado por dios", el "campeón de las libertades", que ayer se marchó de Wasington definitivamente sin perder su sonrisa bobalicona. (Temblad, tejanos, que regresa Georgito a vuestras tierras.)

Obama debe ser un hombre inteligente y esforzado para estar ahí, en la cumbre, a pesar del color tostado de su piel, a pesar de no haber tenido un papi que le pagara los estudios y la exención del servicio militar, que le comprara negocios y gobiernos para tenerle contento.

También debe ser un hombre muy seguro de sí mismo porque se ha rodeado de gente inteligente (audacia que no se permiten los mediocres, temerosos de que alguno de sus acólitos, más listo que él, le haga sombra o le critique), y un hombre valiente porque ha metido en su gobierno a la rival con la que estuvo contendiendo durante los largos meses previos a la designación del candidato a la presidencia de su partido. (Y aquí confieso que a mí la Clinton me gustaba como candidata, y que no me tragaba los comentarios sobre sus ambiciones y sus durezas.)


Con estas impresiones personales, yo apuesto por Obama. Confío en él. Me emociono al ver de nuevo las imágenes de su toma de posesión, las escenas de alegría de los estadounidenses (blancos y negros), los gritos eufóricos de los inmigrantes.
Y me encantan las fotos del señor presidente con sus niñas.
Estas son de la prensa de Nueva York.

domingo, 18 de enero de 2009

Domingos por la mañana

Los domingos por la mañana Madrid cambia de formas y de colores. Las calles de sus barrios parecen tranquilas. Pocos vehículos surcan las calzadas y pocos peatones salen a pasear y a comprarse el pan y la prensa antes de las doce o de la una.


En algunos tramos, las calles están invadidas por padres y abuelos, que vigilan a niños que se deslizan sobre el asfalto con patines y triciclos, que corretean con su bicicleta nueva o que, simplemente, disfrutan de un espacio arrebatado a los automóviles y los autobuses que lo invaden a diario.

Los domingos por la mañana es un gusto deambular por las aceras deshabitadas, darse una vuelta hasta una panadería lejana donde el pan es más crujiente, hasta el quiosco o hasta alguna de las varias librerías que están abiertas durante la jornada. Porque el domingo es un día idóneo para comprar libros, deteniéndote a mirar todos los mostradores: los de novedades, los de ofertas, los de libros de bolsillo...
Me gustan los libros de bolsillo porque abultan poco y se colocan con más facilidad en las estanterías, y porque pesan menos que los volúmenes novedosos, lo cual agradecen las manos de quien lee y los hombros cuando se lleva lectura en el bolso.
He comprado un par de libros de bolsillo. Uno de ellos es Ligero de equipaje, de Ian Gibson, porque ayer hablaba Fernando de él y me dieron ganas de leerlo cuanto antes.

viernes, 16 de enero de 2009

Por la solidaridad, el día 30

Siguiendo una invitación de Pedro Ojeda, el profesor de Burgos que nos acerca al Quijote con su certero verbo, entré hace unos días en el Diario de Cornelius, un abogado de Jaén que se ha propuesto publicar el día 30 de enero un manifiesto por la solidaridad que está redactando con sugerencias y apostillas de otros blogueros y que ofrece para que todos los que lo deseen se unan a la proclama en contra de la pobreza, el hambre, la desigualdad, la enfermedad.

La técnica de enlace y el texto del manifiesto estarán a disposición de quienes se sumen a la iniciativa en el blog de Cornelius la víspera del 30, día de la no violencia y aniversario del asesinato del pacifista indio Mahatma Gandhi.

Os remito al blog de Cornelius que está trabajando intensamente en esta propuesta bloguera.

miércoles, 14 de enero de 2009

No a la guerra de Palestina


Hay que volver a exhibir las pegatinas y decirlo con letras pintadas con sangre.
NO A LA GUERRA.
No a la guerra en Palestina.
Que los agresores oigan a los que no tenemos armas y sólo queremos paz, una convivencia pacífica donde en vez de dispararse y matarse, los seres humanos se ayuden a vivir.

lunes, 12 de enero de 2009

Vargas Llosa en el Congo

Estremece el primer párrafo del reportaje que firma Vargas Llosa en la revista semanal de El País.

"El problema número uno del Congo son las violaciones", dice el doctor Tharcisse. "Matan a más mujeres que el cólera, la fiebre amarilla y la malaria. Cada bando, facción, grupo rebelde, incluido el Ejército, donde encuentra una mujer procedente del enemigo, la viola. Mejor dicho, la violan. Dos, cinco, diez, los que sean. Aquí, el sexo no tiene nada que ver con el placer, sólo con el odio. Es una manera de humillar y desmoralizar al adversario. Aunque hay a veces violaciones de niños, el 99% de las víctimas de abuso sexual son mujeres. A los niños prefieren raptarlos para enseñarles a matar. Hay muchos miles de niños soldado por todo el Congo".
Si no lo habeis leído en papel, podeis verlo en la versión digital.

sábado, 10 de enero de 2009

Venecia en la selva

Leía lentamente, juntando las sílabas, murmurándolas a media voz como si las paladeara, y al tener dominada la palabra entera, la repetía de un viaje. Luego hacía lo mismo con la frase completa, y de esa manera se apropiaba de los sentimientos e ideas plasmados en las páginas”.

Antonio José Bolívar Proaño se ha encerrado en su choza de cañas y, a resguardo de los peligros de la selva y, sobre todo, de las molestias que le producen los humanos que habitan en el poblado, vuela hacia ciudades de extravagantes nombres donde suceden las aventuras de las novelas de amor que le trae el dentista un par de veces al año. Es muy viejo Antonio José, lo menos sesenta años. Conoce la selva y a los indígenas, pero de amor y pasiones sabe lo poco que deduce de sus libros.

Luis Sepúlveda ganó en 1988 el premio Tigre Juan, que conceden el Ayuntamiento de Oviedo y el Principado de Asturias, con su obra “Un viejo que leía novelas de amor”. Tenía entonces el escritor, nacido en Chile, 39 años y no eran aún muchos sus lectores en España.
Sepúlveda es un autor comprometido con la conservación del medio ambiente, y dedicó su libro a un indio de la amazonía ecuatorial que le reveló detalles suficientes para describir la vida en el interior de la selva con tal vigor que, cuando el lector se sumerge en las páginas de la novela, siente el olor de la vegetación apretada, el peso de la lluvia en las espaldas, el aliento del miedo a la bicha que persigue a Antonio José.

Pero hay otra dedicatoria en las primeras páginas del libro. O, más bien, una dádiva. Sepúlveda ofrece su obra al brasileño Chico Mendes, el líder de la defensa del Amazonas que era asesinado a la puerta de su casa el 22 de diciembre de 1988.

Chico Mendes no llegó a la edad del viejo que describe Sepúlveda en su relato. Pero, viendo su foto, yo le imagino sentado junto a Antonio José Bolívar en el puesto abandonado de la selva, escuchándole al viejo deletrear, a instancias de los otros expedicionarios, las palabras de las primeras páginas del libro que casi se sabe ya de memoria.

Paul la besó ardorosamente en tanto el gondolero, cómplice de las aventuras de su amigo, simulaba mirar en otra dirección, y la góndola, provista de mullidos cojines, se deslizaba apaciblemente por los canales venecianos”.

domingo, 4 de enero de 2009

Del Soho a Chinatown

Los días de fiesta que nos brinda el final y el principio del año vienen bien para seguir ordenando fotos y colocando documentos en las carpetas del ordenador. Estos días ha aumentado el volumen de las que proceden de Nueva York y he escogido dos para hablaros de un par de barrios de la ciudad.

El primer barrio se llama Soho, que es una contracción de South of Houston. Fuimos a visitarlo sabiendo que era una zona de comercios y talleres instalados en grandes naves, que perdieron décadas atrás las funciones industriales para las que se construyeron.

Configurado a principios del siglo XIX como zona residencial, Soho se convirtió hacia 1860 en un barrio de asentamiento de fábricas y talleres que estuvieron funcionando cerca de cien años. En 1950, debido a las normas de modernización de la industria, los fabricantes buscaron nuevos asentamientos y el barrio estuvo a punto de ser derribado. Entonces acudieron a sus calles los artistas y artesanos, que aprovecharon sus amplios espacios para instalar talleres, galerías de exposiciones, salas de encuentro. Ellos pusieron de moda los lofts, que han sido después emulados en los países europeos.

Actualmente las plantas bajas de los edificios están ocupadas por comercios de diseño, cuyos escaparates respetan las estructuras arquitectónicas de las viejas fábricas del novecientos. Esta es una de esas tiendas del Soho.

La misma mañana que conocimos el Soho fuimos también a Chinatown, un lugar lleno de colorido, donde el día parecía más un domingo que un lunes. Estrechas tiendecitas se abrían a las aceras, con las paredes cubiertas de estantes donde se exhibían relojes, perfumes, bolsos y monederos... todo barato, muy barato. Me contaron que los productos realmente interesantes (falsos relojes que no pueden exponerse) se venden en las trastiendas de estos establecimientos o en sótanos a los que el posible comprador es invitado a entrar por alguno de los serviciales chinoamericanos que atienden el negocio.