jueves, 10 de septiembre de 2009

Anatomía de un instante

Llegó un tiempo en que lo dejaron solo. Los que antes le halagaban y le cortejaban, los que presumían de ser devotos suyos, los que buscaban el poder y la influencia a su lado, le dejaron solo cuando advirtieron que era un gobernante en declive, sin futuro, sin ningún as en la manga. Adolfo Suárez se quedó sin aliados en 1981, cuatro años después de las primeras elecciones democráticas de España desde 1936, en las que se había confirmado su liderazgo y el poder del partido que él encabezaba, la Unión de Centro Democrático, UCD.

La caída de Adolfo Suárez fue, en cierto modo, el resultado de un contubernio en el que se implicaron partidos políticos, (el suyo y los de la oposición), poderes eclesiásticos, monarquía, sindicatos, militares… La conjunción de tantos conspiradores y adversarios tuvo una consecuencia fatal: abonar el terreno para que los sectores ultraconservadores del Ejército fraguaran un golpe de estado que pudo haberle costado muy caro al país pues, de haber triunfado, nos habrían arrebatado la democracia y, tal vez, nos habrían condenado a una nueva dictadura. De esto nos habla Javier Cercas en su libro Anatomía de un instante”.(Mondadori, 2009)

El título nos introduce en el trabajo que realizado el autor: Contemplando las imágenes del asalto al Congreso por una cuadrilla de guardias, que amenazaban con las armas a los diputados, unas imágenes que se han repetido cientos de veces en las pantallas de la televisión y en las páginas de las revistas y los periódicos, Cercas se detiene a diseccionar a los personajes que participan en la escena, indagando en sus motivaciones, sus engaños, sus aspiraciones, sus encuentros, saca a la luz sus historiales, remontándose a los años juveniles que, en algunos casos, coinciden con los de la guerra civil.

"Ya no existen grandes enigmas sobre el 23-F. Lo digo después de haberlo leído todo y hablado con muchos de los protagonistas. Lo que quedan son zonas de sombra. No hay historiadores académicos que se hayan ocupado del golpe. La razón es que no existen documentos. Pero yo me he dedicado a mirar, a escuchar y a leer con atención. A fijarme en esas cosas que todo el mundo hemos visto pero que no hemos acertado todavía a interpretar" decía Javier Cercas cuando se publicó su libro, en abril de 2009.

¿Qué hizo el rey durante aquella tarde de febrero, después de enterarse de que unos uniformados habían tomado a los diputados como rehenes? ¿Rechazó el golpe por convicción propia o por intereses que nadie rebelaría entonces? ¿Hubo alguien que le aconsejara y que interviniera en su decisión? ¿Qué pensaría Suárez mientras se quedaba sentado en su escaño cuando todos los diputados se metían debajo del suyo? ¿No tendría miedo Carrillo, que hizo otro tanto? ¿Qué sabía Guitérrez Mellado de los golpistas y por qué intentaron tirarlo al suelo sus subordinados? ¿Cómo se lo montó Armada para que no se sospechase de él en los momentos del asalto?

El libro nos ayuda a dar respuesta a las dudas que nos han quedado en la cabeza, dudas que no se han diluido a pesar de los cientos de libros, artículos, películas, chistes, que hemos leído, oído, visto a lo largo de los veintiocho años que han transcurrido desde que Tejero y los suyos entraran en el palacio de la Carrera de San Jerónimo. Javier Cercas, que escribe con una claridad y una contundencia admirables, aporta múltiples datos sobre los acontecimientos y una extensa bibliografía para apoyar las opiniones que él emite sobre los personajes, su comportamiento, sus pretensiones.

A pesar de que él saca conclusiones de sus pesquisas y utiliza adjetivos para calificar a los personajes, no se le advierte al autor tendenciosidad ni afán de manipulación de mentes ajenas, sino que su texto parece una invitación continuada al lector, le incita a meditar y sacar también sus propias conclusiones. Cercas no oculta su predilección por la democracia, pero sus afirmaciones vienen avaladas por las entrevistas a quienes vivieron los hechos o los padecieron, por las consultas de libros de ideología dispar, por la observación de documentos audiovisuales….

La figura más descollante del libro es, por supuesto, Adolfo Suárez, el artífice de la transición, un periodo que se ha mitificado tanto como la figura que lo impulsó. Criado en las estructuras de poder franquistas, ministro del Movimiento (un amago de partido político consentido por el dictador para aglutinar a sus partidarios), amigo de cualquiera que tuviera un papel relevante en la vida política española, Suárez fue capaz de destruir los engranajes de la dictadura y edificar sobre sus escombros, un sistema democrático parlamentario, encabezado por el rey que le había encomendado la misión.

Lo malo es que cuando ya había cumplido su tarea, cuando Juan Carlos reinaba ya en una España con una constitución democrática, aprobada por los ciudadanos, y había celebrado unas elecciones generales, cuando parecía imposible desandar el camino que nos había sacado de la larguísima postguerra, los poderes fácticos se volvieron contra Suárez y allanaron el camino a los militares conservadores que, añorando los años en que ellos dictaban la ley y las normas, querían controlar la democracia o erradicarla.

Considero este libro imprescindible para todo el que desee conocer a fondo la historia más reciente de España. Y doy fe que se lee con la misma facilidad con que se lee una novela. Una buena novela

Fotos: portadas del diario El País del 24 y el 25 de febrero de 1981. La imagen de Suárez es de Marisa Flórez y se publicó en el mismo diario en 1986

Si no cuento mal, esta es mi entrada número 200. Si cuento mal, es la 201 o la 202.
Prefiero que sea la 200 para asociar el número redondo a un libro que me ha resultado tan interesante.

31 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué bien escribe Cercas.
Felicidades por la 200 o 201 o 202, la que sea...

Cornelivs dijo...

Tomo buena nota de ese libro.

Gracias por la información.

Besos.

Fernando Manero dijo...

Coincido en la valoración de esa obra que también he leido. Tiene el mérito de ordenar muy bien la sucesión de los hechos y de abrir interrogantes que posiblemente nunca tendrán respuesta, aunque lo cierto es que muchas de ellas, vistas desde la distancia, no condicionan la valoración de lo que aquello fue y de cómo terminó. España vivia entonces un clima de incertidumbre y la democra era tan frágil como la consistencia política de quienes la dirigían, entre ellos el Jefe del Estado. A la postre, quienes decidían decidieron lo mejor y todo aquello quedó en un suceso superado, que reforzó la democracia y puso fin a las intrigas propias de una transición que dejó intactos muchos de los hábitos y actitudes propios de la dictadura hasta que fueron arrumbados por el fracaso de aquella experiencia fatídica que fracasó.

Euphorbia dijo...

Me gusta cómo escribe Javier Cercas. Hace un tiempo leí "La verdad de Agamenon", un libro de artículos que me pareció muy intersante y que, por cierto, me firmó Cercas en dia de Sant Jordi.
Un beso Cecilia y muchas felicidades por tus 200 entradas.

Marcelo dijo...

Esos episodios marcan mucho la historia latinoamericana. La Moncloa y el tejerazo marcan ejenplos de conductas posibles a seguir aquí. España ha dictado modelos en latinoamérica, aunque no se lo haya propuesto.
Un abrazo

Isabel dijo...

Fué una etapa muy dura (políticamente hablando), pero al final, ganó la democracia. Un beso

Carmen dijo...

Interesantísima entrada e interesantísima propuesta. Sin lugar a dudas te haré caso e incluiré a Javier Cercas en mis próximas lecturas. Me interesa muchísimo su reflexión e investigación sobre esa parte de nuestra historia, en que aún tenemos muchas incognitas y alguna que otra certeza.

Gracias Cecilia por ayudarnos a elegir entre tanta y tanta publicación.

Un beso

Merche Pallarés dijo...

Ese libro lo tengo pendiente... Enhorabuena por tu post 200. Besotes, M.

Carmen dijo...

Cecilia, se me ha olvidado felicitarte por tus 200.
Esto de la bloguería es un auténtico vicio pero también me consta que supone un esfuerzo. Así es que enhorabuena.

Seguiremos viniendo a tu casa.

Un beso

Beatriz dijo...

Pues me parece una estupenda recomendación. Me gusta leer sobre España así que me lo apunto! Ya te contaré cuando lo lea.

Un beso. Bea
(Felicidades por tu cumple-post!)

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Muchas gracias por valorar tan bien esa obra.
Si que es cierto que afortunadamente no pasó de ser un triste suceso.
En todo esto, seguro que hay cosas que aun desconocemos.
La história se puede repetir,esto no sería noticia.
La noticia sería si fuesen los mismos. Porqué de estar...están.
Y que dios no quiera.
Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Felicidades Cecilia por el cumpleblog,recuerdo aquel día perfectamente y como todos sabemos hay muchas preguntas sín respuesta que quizás no sepamos nunca.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Tengo apuntado este libro desde hace mucho y, con tu crítica, se me hace largo el momento de abrirlo para leerlo. Además es un momento de la histaoria reciente de España en que la mayoría salió a la palestra para defender una democracia muy joven y que ahora (con escuchas, espias, etc..), talibanes de chaqueta, ponen en duda para repescar un puñado de votos.
Saludos y salud

Selma dijo...

¿Sabremos toda, toda la verdad algún día?
Me apunto el libro de Cercas, para las vacas de fín de año..
Felicidades por el 200 y pico y por los otros venideros..
Besos, Cecilia!

Naveganterojo dijo...

Aquellos negros y fatidicos dias los pase en la "mili", no te puedes imaginar el miedo y la tension que teniamos todos los chiquillos de 18 años con las armas cargadas las 24 horas y con los oficiales dando ordenes y contraordenas a cada momento.
Opino que jamas habra una linterna lo bastante potente para que esas "sombras" de las que habla el libro se vean con claridad, hay "rumores" de que el rey estaba a favor del golpe, de que ciertos militares le quitaron la idea de la cabeza, de que ciertos politicos estaban encantados con lo que estaba ocurriendo, de que muchos sindicalistas hicieron las maletas para largarse a Francia,etc,etc, preo al final solo son eso, rumores, que al final nadie podra demostrar,
Un abrazo

Anónimo dijo...

La verdad es que no tenía pensado comprarlo hasta que te he leído. Me has convencido, cambio de opinión y me lo apunto. Ahora con tu permiso.... CUMPLEBLOGGGG FELIZ, CUMPLEBLOGGGG FELIZ, TE DESEO CECILIA, LAILOLAILOLOLA.
Besos.

Anabel

Isabel dijo...

Yo viví el golpe en casa, con todos mis hermanos, y todos acordamos que si salía adelante, saldriamos a la calle a decir que no, no estábamos dispuestos a volver a la dictadura, eramos muchos cientos de miles, los que hubiésemos salido a la calle. Por cierto, Carrillo no se agachó, porque al ser mayor que los demás diputados, cuando quiso "agacharse", vió que no cabía. Es una anécdota que él mismo contó al poco tiempo. Un beso

Laura dijo...

Tiene mucha razón Cercas cuando dice que hay muchas cosas que hemos visto, pero que aún no hemos interpretado. Ésa ha de ser la razón por la que no debemos aborrecer este tipo de documentos.

Un saludo

David Carrascosa dijo...

Sensacional comentario del libro. No lo he leido pero he oido siempre muy buenas críticas. Creo que en la UCD se juntaron un gran número de vividores de la política emanados del franquismo; si bien había una cabeza poderosa (Suarez), los cimientos eran deleznables.

Los grndes hombres siempre tienen enemigos

Felicidades por tu 200 entrada

Un fuerte abrazo!!

Josefa dijo...

Leeré el libro.
A mi también me impactó en aquellos días la soledad de Suarez.
Besos.

Gema dijo...

Lo tengo comprado y pendiente de leer, por lo que cuentas me han entrado ganas de dejar lo que tengo entre manos y lanzarme a leerme este.
Saludos cordiales

copperhead dijo...

Cecilia! Mucho tiempo sin escribirte! y sin escribir en mi blog!
He abierto una "serie" de mini relatos que puede ser divertida... "cucaracha cosmopolita". por ahora he dejado la primera entrega, sin apenas masticar, al ojo crítico de mi "extensiiisimo" público. jejeje.
es una ordinariez dejar algo a medio masticar a la vista de los demás, pero dado que hablamos de una cucaracha, me ha parecido adecuado.
a ver que te parece!!
creo que son buenos tiempos para escribir cosas divertidas y ácidas... vivimos reprimidos por una aparente austeridad que en realidad es una gran mentira y un insulto muy grave hacia gente con problemas reales

Merche Pallarés dijo...

Ceci, estás muy desaparecida. Espero que estés bien y simplemente sea porque estás muy ocupada. Muchos besotes, M.

manuespada dijo...

Tengo pendiente este libro, a ver si me hago pronto con él.

Fernando Manero dijo...

Espero que estés bien. Te echamos de menos.

Brujaroja dijo...

Tengo el libro entre los muchos que esperan ser leídos. Le he echado un vistazo y realmente parece no solo importante: imprescindible...
Yo no sé si esas zonas de sombra serán iluminadas alguna vez, francamente...

José María dijo...

Tomo nota del libro y lo leeré.
Considero a D. Adolfo Suárez como uno de los principales personajes de este país del siglo XX. No se le ha valorado o quizas no se le ha querido valorar ni a él ni a su trabajo para sacar a este país de una dictadura; al contrario, ha sido olvidado y de qué manera; y por si fuera poco, la vida le ha golpeado demasiado duramente.
Como anécdota, recuerdo haber repartido papeletas para que fuera elegido como representante en las Cortes franquistas por el tercio de representación familiar por Ávila, allá por los años 60, cuando empezó su carrera política.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Microchip-666

Loc@ dijo...

Paso para decirte que mañana día 9 sale publicado este texto tuyo -supongo que te lo dije cuando lo copié-...

* Los hombres que no amaban a las mujeres: Cecilia A.S.
(Publicado por Cecilia Alameda Sol el sábado 8 de agosto de 2009 en su blog ceciliaenelbalcon.blogspot.com

... y veo que sigues casi donde te dejé. Deseo que estés, actualmente, estupendamente. Gracias. PAQUITA

Mita dijo...

Gracias, Cecilia.
Besotes

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Mucho tiempo sin actualizar el blog. Espero que todo vaya bien.