lunes, 11 de mayo de 2009

Yasmina Khadra

Conocemos casos de mujeres que han adoptado un pseudónimo masculino para publicar sus libros sin restricciones. Amandine Aurore Lucie Dupin firmaba como George Sand y Cecilia Bölh de Faber se disfrazaba con el nombre de Fernán Caballero. También había mujeres que escribían para sus maridos, como María Lejárraga, cuyas obras de teatro siempre firmó Gregorio Martínez Sierra sin ningún tipo de pudor. Pero hoy voy a referirme a un caso opuesto, al de un hombre que publicó durante varios años sus novelas con un pseudónimo femenino: Yasmina Khadra.

Mohammed Moulessehoul, nacido en el Sáhara argelino en 1955, amaba la literatura desde su adolescencia, pero su padre le empujó hacia la carrera militar y hubo de conformarse con escribir cuando su oficio se lo permitía. Entre 1984 y 1989, Moulessehoul publicó sus primeras novelas utilizando su nombre auténtico. Pero en 1990 decidió esconder su identidad para publicar en francés una novela policiaca: El loco del bisturí. Con un nombre que le tomó prestado a su esposa, Yasmina Khadra podía denunciar la terrible realidad de su país, donde tanto el gobierno como los integristas islámicos estaban causando muchos daños y muchas muertes entre la población.

Las siguientes novelas, también en francés, llamaron la atención de los críticos por su crudeza y sus méritos literarios. De las seis novelas correspondientes a este periodo, acabo de leer “Los corderos del señor”, una novela en la que se narra la desgracia de una aldea argelina en la que se hacen con el poder los fanáticos religiosos. Khadra describe con rasgos precisos y certeros a los vecinos del pueblo, gentes sencillas que han ido prosperando o languideciendo entre las modestas callejuelas, labrando vidas que se parecen bastante a la de las gentes sencillas de otros países de cualquier continente.

La toma de la alcaldía por los seguidores de un jeque fundamentalista origina una sucesión de matanzas entre el paisanaje. Todo el que discrepa, el que critica o no adula a los nuevos mandatarios acaba desapareciendo o con la cabeza cortada. El lector nota la tensión a medida que va adentrándose en la narración, nota desazón, ira, rabia por tantas muertes de inocentes. Supongo que eso es lo que Mohammed Moulessehoul pretendía cuando se ponía delante del papel o de la pantalla del ordenador.

En el año 2001 Yasmina Khadra reveló su verdadera personalidad en un libro titulado precisamente “El escritor”. En sus páginas cuenta su enclaustramiento en una escuela militar siendo un niño todavía, su difícil adolescencia y el motivo por el que acabó convertido en soldado. El mundo se quedó perplejo cuando le vio la cara a quien se suponía que era una mujer corajuda, que escribía de incógnito. Algunos le tacharon de impostor al novelista. Pero Mohammed Moulessehoul ha seguido escribiendo, ahora desde Francia, que es a lo que, desde que era un chiquillo, deseaba consagrarse.

21 comentarios:

Isabel dijo...

Que historia mas interesante, me he apuntado el libro que dices, "los corderos del Señor", para leerlo. Un beso guapa

Marcelo dijo...

Siempre aprendo algo cuando vengo aquì, la historia del escritor es de fàbula. Encima militar! Ay lo padres eligiendo carreras...A la mujer no creo que se la haya elegido, lo que también pudo ocurrir...

Miriam dijo...

Cecilia, interesante, muy interesante lo que cuentas.
No importa de que manera, que sexo, que color, que religión se elija para poder expresar. Lo importante es no mantener el silencio...
En este caso, el fín justifica los medios.
Besos

Aleksander Nagi dijo...

… Cecilia
… llego aquí a través de Mutuas Palabras, un rincón de visita de todos los días, un jardín donde me siento en un oasis de letras que acarician, enseñan y con un calor humano que mima el alma.
… llego aquí, como la abeja, atraído por el título “Yasmina Khadra” en árabe que significa Jazmín (Yasamin) Verde en español, y la “Yasmina” es la flor.
… linda historia, lindo desarrollo y desafortunada realidad.
… Argelia, el país del “Millón Mártir”… un millón de personas que murieron para liberar su país de la colonia francesa, por la libertad…
… un país que pagó tan caro por su dignidad, hoy en día pisotea, la libertad de expresión.
… triste es ver que nadie es profeta en su tierra… triste es ver que la intelectualidad hoy en día es el primer objetivo del fanatismo y las políticas de estados civilizados como no civilizados.
… si la intelectualidad no tiene campo para avanzar, si la intelectualidad hoy en día es la más temida por los que manejan los poderes (poderes de grandes países o de países del tercer mundo), créeme que la humanidad entera, se encunetra en un delicado estado.
… sabes?, que por más que escriben en contra de regímenes y políticas, y por más que critiquen tradiciones y idiosincrasias, mientras que esta crítica y esta evaluación no llegua a las masas, quedará en las estanterías de los intelectuales y los lectores que pueden tener acceso a un libro.
… triste realidad… pero el verdadero cambio tiene que darse en los cambios políticos internos, de los países en mención…
… Mohammed es uno de millones que sufren de lo mismo… y Él es afortunado. Muchos como Él ya no existen o están en las oscuridades de los túneles de las torturas aplicadas por los regímenes totalitarios o de reyes protegidos por los imperios.
… occidente ve solo lo que conviene ver para los intereses de medios de comunicación que son una de las fuerzas de los tres poderes que son: los económicos, políticos y religiosos.
… occidente y con todo el respeto, no tiene ni idea de lo que se vive a diario en los países árabes.
… solo ven el terrorismo, el fanatismo y la violencia, pero, ¿cuando se hace una evaluación de los regímenes?
… ¿acaso el mismo dictador Sadam no era “una joven de una simpática sonrisa” para Ramsfield?
… ¿acaso los regímenes de Arabia Saudita, que aplican la pena de muerte con la decapitación y la mutilación de miembros con los sables hasta el momento, no son recibidos con un tapete rojo en muchos países “civilizados”?
… ¿acaso el régimen Sirio no ha servido para las políticas internacionales de los “países civilizados” como sirvió Fidel en cuba?
… y la cadena puede seguir y los ejemplos son millones.
… pero si, lo que quiero expresarte es mi infinito agradecimiento por el tema.
… qué lindo será que través de estos medios, el mundo entero pudiera conocerse dialogando y compartiendo… integrándose a través de la experiencia personal, mas no, por las manipulaciones de los medios.
… te mando un fuerte abrazo, con toda mi admiración, no sin antes pedirte disculpas por este laaaargoooo comentario.
… me disculpa, pero me inspiraste hoy:-)

Beatriz dijo...

ME he quedado sin palabras trs el comentario de Aleksander....como siempre ha sdo un placer pasar por aquí, leer tus historias, y descubrir los cometnarios e te hacen!

un beso. Bea

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Es muy interesante el travestismo de los escritores y explica muchas cosas de la sociedad en la que viven.
Un tema a seguir.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Es genial esta historia y, además, con final feliz.Me ha encantado.
saludos y salud

Cornelivs dijo...

Reconozco humildemente que no sabia nada acerca de este personaje. Esta historia me ha gustado mucho, y te agradezco que la compartas con nosotros.

Me ha dado deseo de leer alguno de sus libros.

Un abrazo...!

m.eugènia creus-piqué dijo...

La verdad Cecilia es que sí conocía los casos que cuentas de mujeresa hombres, pero el de un hombre escribiendo con el seudónimo de una mujer no lo conocía, bonita historia.

Naveganterojo dijo...

Increible, esta demostrado que la vida nos regala cosas sorprendentes todos los dias.
Un abrazo

Gema dijo...

Que cosas pasan, muy interesante.
Gracias por enseñarnos tanto desde tu blog.
Me apunto el libro.

Allek dijo...

hola! pasaba a saludarte
te dejo un fuerte y grande abrazo!!
lindo día!

Fernando Manero dijo...

No lo conocía, y la historia me ha parecido fascinante. Ya sé lo que de hacer cuando pueda: descubriré a Yasmina y me deleitaré una vez más con esa inmensa capacidad que tiene el ser humano para sorprender.

Selma dijo...

Muy cerca de aquí hubo un Victor Català que no era más que una tal Caterina Albert i Paradís, nacida y muerta a l'Escala...

Comprendo que por haber nacido donde nació, haber sido educado como lo fue, nuestro Mohammed Moulessehoul, lo tenía muy difícil...Es loable su labor como denunciante de lo que allí ocurre...Me lo apunto, intentaré lograr que me lo manden desde Francia... Como siempre Cecilia, gracias por descubrirnos tantos talentos..
Un beso.

Laura dijo...

Cecilia, eres una maestra para mí. Me acercas tantos conocimientos, que debería tomar apuntes cuando leo tu blog, jaja. No es broma, lo de hoy es muy interesante. Todo un argumento de novela, sin duda.
Un saludo de tu alumna (si me lo permites).

josealfonsomartínez dijo...

Accedo a tu blog desde Sublimaciones. En la tercera entrada al mío,
http://callejadelahoguera.blogspot.com podrás encontrar el programa emitido este fin de semana por la emisora de televisión española "Cuatro", el programa de Iker Jiménez, "Cuarto Milenio", relativo al best-seller y a la película Ángeles y Demonios. Podrás comprobar cómo se destapa la realidad de un vaticano ocupado actualmente por ciertas capas ocultas de la masonería y, por otro lado, el enfrentamiento entre Iglesia y Ciencia. Espeluznante.
Un saludo,

manuespada dijo...

Muy interesante. Ahora me vienen a la cabeza otros dos hombres que se han metido en la piel de mujeres. Uno es el columnista Pablo Sebastián, que firmaba como "Aurora Pavón" y el consultorio de Elena Francis, que realmente era un guionista hombre el que hablaba por la voz de ella.

Mercedes dijo...

Qué cosas más interesantes cuentas, Cecilia. Poco a poco voy conociendo tu blog.

Carmen dijo...

Cecilia me ha interesado mucho lo que cuentas aquí y en cuanto pueda leo algunas de sus novelas porque me ha entrado auténtica curiosidad. Gracias sinceramente. Un abrazo

Cigarra dijo...

Tomo nota de esta recomendación que, como todas las tuyas, seguro que merece la pena. Un abrazo

ANABEL dijo...

No lo conocía, me alegra mucho que me lo hayas mostrado, ahora sé que puedo buscar esta feria del Libro.
Besos gordísimos Cecilia