sábado, 29 de mayo de 2010

Preguntas de sábado

Algunas preguntas que una se hace cuando se levanta, no madrugando, un sábado de mayo y echa un vistazo a las noticias que le facilitan las webs de los periódicos.

- ¿Por qué los partidos políticos españoles están siempre a la greña y no se unen en momentos de crisis para sacar al país del pozo de la crisis? ¿Creen los del PP que si aportan ellos las fórmulas de solución que dicen tener y con las que nos auguran salir de la crisis en caso de ganar unas elecciones generales el éxito se lo apuntaría el PSOE? ¿Prefieren heredar un país arruinado? ¿Prefieren quemar el castillo y apropiarse de las ruinas, que conquistarlo con destreza y maneras legítimas con sus muros aún levantados?

- ¿Cómo vamos a saber que los altos cargos se han rebajado el sueldo de verdad? ¿Quién nos asegura que no van a quitarse por un lado y añadirse unas dietas, un complemento por otro? ¿Quién nos garantiza que ese dinero y el que le quitan a los funcionarios (algunos con sueldos de 1200 euros al mes, por si alguien no lo sabía) no se va a destinar a viajes de promoción turística, contratación de más asesores, ágapes y conmemoraciones, adquisición de muebles para sedes suntuosas de administraciones públicas, etcétera?

- ¿Cuánto fraude en el cobro del subsidio del paro? ¿Cuántos mafiosos, como los 83 que ayer detuvo la policía en Granada, están incrementando las cifras de desempleados en España? ¿Cuánta gente ha cobrado, sin merecerlo y gracias a alguna trampa, el paro en los últimos 20 ó 30 años? ¿Cuánta gente cobra el paro y cobra también por trabajillos "en negro", sin que consten sus ganancias en ningún sitio ni coticen al fisco por ellas?

- ¿Hasta cuándo seguiremos pagando el sabroso sueldo y las dietas que cobran los diputados de la Asamblea de Madrid implicados en el caso Gürtel? ¿Cuántos favores les debe la presidenta, que les permite estar en el escaño y que sigan ocultando sus cuentas y sus bienes?

- ¿Es suficiente la rebaja del 15% que, supuestamente, se va a aplicar el gobernador del Banco de España a su salario de 194.148 euros al año, o, por el contrario, tendrá este señor dificultades económicas para llegar a fin de mes, como le ocurre a nuestra presidenta Aguirre, que se considera "pobre de pedir", sobre todo cuando se compara con otros políticos?

- ¿Podrá sobrevivir la realeza española a la crisis del país con la herencia que les ha legado el millonario balear, 10 millones de euros tan estupendos? ¡Ah, sí! Que van a hacer donaciones, ya lo leo. Eso me deja mucho más tranquila, después de tanta pregunta sin respuesta.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Lo que cobran ellos

(pinchad en el cuadro para verlo mejor)


Ayer encontré este cuadro en El País. Esto es lo que cobran los dirigentes de nuestras comunidades, los que recortan los sueldos de los empleados públicos y rebajan las prestaciones sociales para ahorrar dinero. Sí, ya sé que ellos se quitarán el 15% de su salario, pero ¿quién no se conformaría con el 85% de un sueldo bruto anual de 169.000 euros, como los que gana Montilla o los 105.000 de Esperanza Aguirre?
Además, ¿quién nos asegura que lo que se quitan por un lado no se lo compensan añadiéndose un complemento más al sueldo o cobrando más dietas o más gastos de representación?

Y una cuestión más. De los 80.000 políticos que parece ser que hay en España, ¿no podríamos quitar, como mínimo, un 15%? Yo creo que no los echaríamos de menos, que le perjudicaría su ausencia a la vida pública del país.

viernes, 14 de mayo de 2010

Garzón, Garzón, Garzón

Vergüenza es la palabra que sale a la boca. Vergüenza.
Un falso sindicato consigue expulsar a un juez que molesta a muchos políticos, que es odiado por terroristas, narcotraficantes, corruptos de toda laya. Y que es aborrecido por otros jueces que no dudan en emplear contra él las malas artes que a él le achacan.

Vergüenza Vergüenza Vergüenza Vergüenza

Desde aquí también mi aplauso para Garzón. Por haber tenido agallas para enfrentarse a poderosos y temibles enemigos, por haber luchado por la justicia más que las propias leyes que elaboran políticos interesados o acobardados.






Os dejo aquí otro enlace de la salida de esta tarde. Pinchad y lo vereis


sábado, 1 de mayo de 2010

Los hombres malos de Connolly

"Gabriel sabía que la gran mayoría de los hombres no eran asesinos natos. (...) Se sabe, de hecho, que a lo largo de la historia muchos hombres en combate han demostrado un claro rechazo a matar, y algunos incluso se han negado a hacerlo cuando peligraba su propia vida o la vida de sus compañeros. Se calcula que durante la segunda guerra mundial no más del quince por ciento de todos los fusileros norteamericanos en combate dispararon realmente sus armas contra el enemigo"

En una comisaría, Gabriel contempla a un chaval de quince años que ha matado a un hombre. Gabriel es líder de una banda de asesinos a sueldo y especula con la posibilidad de que el muchacho se convierte en uno de sus sicarios tras someterlo a un entrenamiento adecuado.

"Un soldado instruido de forma debida y condicionado era un arma en sí mismo. En ese proceso, lógicamente, se perdía algo bueno, quizás incluso la mejor parte del ser humano en cuestión: era la comprensión de que no existimos sólo como entidades independientes, sino que somos parte de un todo colectivo y cada muerte es una merma para ese todo y, por extensión, para nosotros mismos".

El libro del que extraigo estos dos párrafos se titula "Los hombres de la guadaña" y lo firma John Connolly. No hay que confundir a este autor, irlandés de 43 años, con Michael Connelly, estadounidense de 53 años, aunque coinciden no sólo en la similitud en el apellido y en la práctica del género negro, sino también en que ambos han estudiado y ejercido el periodismo. Sin embargo sus obras difieren en tratamiento y estilo, en la catadura de los personajes, en sus conceptos sobre la conciencia y la moralidad de los asesinos.

Connolly dibuja perfiles escabrosos: los protagonistas de los crímenes que se cometen son seres malignos, no porque hayan sido condicionados por las circunstancias, por una infancia dolorosa o un trauma reciente, al asesinato y a la tortura, sino porque llevan en los genes la capacidad de inflingir daño y segar vidas sin que su estabilidad emocional se altere.

En las primeras novelas de Connolly, la acción discurre con la precipitación de una película, las escenas sangrientas son escabrosas y repugnantes, las agresiones y las muertes son múltiples, y el poder de los asesinos resulta excesivo tanto por la capacidad de éstos overse de un lado a otro a velocidad de vértigo, como por su talento para hallar a sus víctimas y sacrificarlas sin que nada o nadie interfiera en la tragedia.

El protagonista de las novelas de Connolly es Charlie Parker, un policía que ahora actúa como detective privado, y que arrastra consigo el enorme trauma de haber visto muertas de una forma terrible a su mujer y a su hijita de tres años. El crimen se comete en las primeras páginas de "Todo lo que muere". Parker, hijo de un policía que perdió la cabeza, mató a dos chicos y se suicidó en su casa, trata de vivir sobreponiéndose a la pérdida de su familia con el objetivo fundamental de encontrar al asesino que se conoce como El Viajante.

"Los hombres de la guadaña" es la penúltima novela que se ha publicado de Connolly en castellano. En sus páginas, Parker adopta un papel secundario, dejando el protagonismo a su amigo Louis, el chico negro de la cárcel al que Gabriel quiere adiestrar para convertirlo en una máquina de matar. Louis y su amante, Angel, han ayudado a Parker en algunos casos y ahora son ellos los que necesitan su apoyo.

Con Louis de protagonista, Connolly reflexiona sobre la maldad y la capacidad de asesinar del ser humano y, de paso, nos hace reflexionar a los lectores.

¿Somos como somos porque nacemos predeterminados o son las circunstancias las que condicionan nuestro comportamiento, nuestras virtudes y nuestros vicios? ¿Nacemos bondadosos o perversos, tolerantes o intransiguentes, pacíficos o revoltosos? ¿O nos va moldeando el carácter y las inclinaciones el ambiente, la educación, la familia, el entorno social, los traumas que padecemos, la influencia de los amigos?

Los genes determinan nuestros rasgos físicos, de eso no hay duda. Pero ¿determinan también nuestras tendencias psiquicas y sociales? Psicólogos y sociólogos debatirían muchas horas sobre estos temas. Cualquier persona podría aportar ejemplos cercanos, casos prácticos con los que ilustrar su propia teoría. Unos dirán que nacemos con unas cualidades y carentes de otras, otros aportarán una frase lapidaria sobre la fuerza del destino, más potente que la voluntad humana. Y otros apostarán por una combinación entre la genética y las circunstancias, o sea, que nacemos con las semillas de ciertos talentos, destrezas y comportamientos que pueden florecer si las cultivamos o desaparecer si nada o nadie provoca su desarrollo.

Para quienes quieran saber más de autor y novelas, os recomiendo La Bitacora del Tigre, el blog de un profesor de Navarra que se lee con gusto y facilidad.