sábado, 11 de diciembre de 2010

Palomares en Wikileaks

Algunos informes de Wikileaks puede que rayen en el cotilleo. Puede que otros no desvelen nada que no se supiera o sospechase ya. A quien lee la prensa con cierta asiduidad no creo que le sorprendan determinados comportamientos de los gobernantes árabes con respecto a Irán o ciertas opiniones de los dirigentes estadounidenses respecto a los políticos españoles. Pero hay otros informes que ponen los pelos de punta.

La contaminación de Palomeras después de cuarenta y cuatro años y el desentendimiento del gobierno del país que dejó caer sobre tierra levantina material radioactivo son de esos temas que tenemos derecho a conocer, con todos los detalles anexos, los ciudadanos de a pie. Y ahora, gracias a Wikileaks, los conocemos.

Se han publicado reportajes sobre el asunto. Copio la entrada de uno de ellos, fechado en julio de 2007. 

El 17 de enero de 1966, el cielo de Palomares (Almería) vivió el mayor accidente con armas nucleares sobre población civil de la historia. Un bombardero estadounidense colisionó en vuelo con el avión- nodriza del que repostaba. Cayeron cuatro bombas termonucleares, más potentes que las de Hiroshima. Dos fueron recuperadas intactas y dos liberaron parte de la carga. Aunque parezca increíble, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) acaba de concluir el primer gran análisis detallado de la radiación en Palomares. No hay riesgo para la salud, pero la zona contaminada ha pasado de 90.000 metros cuadrados a 300.000 por el descubrimiento de una gran bolsa de contaminación radiactiva.

Wikileaks nos informa (nos descubre a todos) que el gobierno de Obama no se implica en la limpieza de los restos envenenados que dejaron allí sus antecesores, a pesar de las peticiones reiteradas de los ministros españoles. Que hace oídos sordos a un problema del que fue responsable el país que amparaba la dictadura franquista, un problema que, al parecer, no puede resolverse sin la intervención de la maquinaria estadounidense. 

No sé si esta filtración servirá para que EEUU cambie de actitud pero de lo que estoy convencida es de que tenemos derecho a saber lo que está ocurriendo en nuestro entorno, vivamos en Valencia, en Madrid o en Canarias.
Si quereis leer el reportaje, pinchad aquí. 

P.D. Los de Palomares dicen que sólo quieren olvidar. ¿No quieren que se limpie el terreno de radioactividad?

10 comentarios:

Laura dijo...

Pues í, derecho tenemos, desde luego. Estas cosas te hacen pensar en la ignorancia en la vivimos. Por un lado, reconozco que hay informes de wikileaks que me parecen fuera de tono e innecesarios, pero se están descubriendo cosas (como ésta que tú apuntas) muy muy interesantes.

Un saludo

Merche Pallarés dijo...

Recuerdo que en Madrid, cuando cayó esa bomba, hubo una manifestación capitaneada por la Duquesa de Medina Sidonia, si no recuerdo mal, en frente de la Embajada americana que fue reprimida con contundencia. Luego Fraga se sacó la foto como si nada pasara... En aquellos años no quería el régimen ponerse en contra de los intereses de los USA tan protectores, ellos, de su dictadura. ¡Qué vergüenza! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me temo que sólo cambiará la forma de gestionar los secretos.

Beatriz dijo...

Yo espero que éstas filtraciones, o como se quieran llamar, si sirvan de algo., aunque no tengo muy claro de qué. Si algunos comentarios rallan el cotilleo es porque, a veces, sólo se pueden comentar impresiones o superficialidades porque es inútil buscar nada más... claro que otras veces, nos abren los ojos de par en par y nos ponen los pelos de punta... por mi parte ojála haya muchos Wikileaks!!
Un beso. Bea

Ciberculturalia dijo...

Tenemos derecho, como ciudadanos, a la transparencia y por eso la defensa de Wikileaks trasciende a la propia plataforma. Es defender la libertad aquí en la red, por lo menos.
La información de Palomares e sun ejemplo de lo que queresmos conocer y que no se nos oculte.

Cornelivs dijo...

De acuerdo.

Un abrazo.

Raquel dijo...

Sabemos que no nos enteramos de la mitad, que no nos informan o nos desinforman. Pero duele verlo de forma tan real.

ANABEL dijo...

Totalmente conforme con tu opinión. Un abrazo

josep estruel dijo...

Hola Cecilia. Pues a mi me parece que nos harían falta más de un Wikileaks, aunque luego -como todas las cosas de Internet- tengas que hacerte tu la verdad del caso, pero entiendo que -tal como están pidiendo (regular Internet) esto ni hablar-.
Un beso.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Quieren taparle la boca como sea y no lo van a conseguir, apoyo la libre información, la libertad de expresión y espero que wikileaks saque a la luz todo lo que pueda y más.