lunes, 20 de diciembre de 2010

Marisela

Sabía que la iban a matar y se quedó allí, frente al palacio de gobierno, en cuyas dependencias no fue recibida cuando ella, una madre valiente, acudió a protestar porque el asesino de su hija, de 16 años, había salido sin condena de la cárcel.
Anoche pusieron en la televisión el vídeo de su muerte, una muerte anunciada, como expresaría García Márquez, una muerte en palacio, como escribe Lydia Cacho hoy mismo.

Lydia lo expresa con la cercanía y el dramatismo que la han convertido en una abanderada de la lucha contra los asesinos, múltiples y frecuentes, de Ciudad Juárez. Lydia conoció a Marisela, como a otras muchas madres, hermanas, hijas de mujeres asesinadas impunemente en México. Así que adjunto el enlace. Y un fragmento del artículo.

"Hace 15 años que viajo a Chihuahua; he documentado la ignominia de los malos y el poder de la sociedad civil, marché cruzando el puente y los parques al lado de mujeres valientes como Marisela. Aprendí a seguir creyendo a pesar de todo; descubrí de lo que es capaz una madre cuando su hija ha desaparecido, y aprendí que todas somos un poco madres de todas las niñas mexicanas. Nunca, en toda mi vida, he visto a una comunidad tan capaz de sobrevivir al dolor, tan unida a pesar de sus diferencias, tan fuerte para no darse por vencida, como Chihuahua y su Ciudad Juárez. En esa tierra he conocido a las mujeres más valientes, a los hombres más solidarios, poetas y académicos, periodistas y obreros. Secando las lágrimas con periódicos, con las manos unidas, nadie se dará por vencido en Chihuahua, eso quedó claro durante el sepelio de Marisela. Más allá de la indignación, de la ira, de la desesperación de este caso, la pregunta es: ¿cuándo los gobernantes de México tendrán la valentía y fortaleza de estas mujeres?"


Y estos son vídeos del terrible asesinato en directo. Si al menos esto sirviera para que los gobernantes, avergonzados, empezaran a perseguir a los asesinos.....



5 comentarios:

José Núñez de Cela dijo...

Las imágenes son terribles (por decir algo) y lamentablemente, no creo que sirvan de nada, más allá de alguna declaración de intenciones y algún resultado menor.

Este es, aunque lo sintamos algo lejano, nuestro mundo!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una mujer valiente. Necesitamos muchos y muchas más.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué horror! Qué "desgracia" ser mujer en Ciudad Juarez aunque sí que son valientes, sí. Pobre Marisela, que en paz descanse. Besotes, M.

Ferragus dijo...

Qué miseria humana; qué dolor para todos.

Cornelivs dijo...

Ya lo creo: valiente y decidida mujer. Ole por ella.

Ojala hubiera mas.

besos.