domingo, 11 de julio de 2010

País feliz

Quedan menos de diez horas para el partido final de los mundiales de Sudáfrica.
Dicen los medios de comunicación que España es un país feliz. ¡Cuánto me alegro!

La verdad es que sorprende ver que todos los políticos y politiquillos están de acuerdo en algo por una vez en su "azarosa" carrera. (¿O debería decir casi todos, porque no sé si ha opinado respecto a la selección española y su triunfo en el campeonato ese señor del bigote que tanto disfruta poniendo a caldo al país que él no controla?).

Ojalá que esta noche no haya trifulcas en las ciudades, no haya detenciones, no haya accidentes de conductores pasados de alcohol... que nos hagan ser menos felices.

Y ojalá, sobre todo, que esa unanimidad de los gobernantes se tradujera en trabajo para solucionar problemas que, desafortunadamente, no se van a diluir esta noche, aunque la "roja" gane el partido.

9 comentarios:

Eastriver dijo...

Bueno, veamos qué pasa. Pero está bien que la gente olvide sus preocupaciones y se distraiga. Lo lúdico forma parte intensísima de la vida. Un abrazo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ojalá como dices, todo sea agradable. Dentro de un rato lo vamos a saber y como dices, ojalá los excesos no hagan de las suyas.
Besicos muchos.

Montserrat Sala dijo...

Eso espero. Me canso de decirlo. Si el futbol nos hace olvidar tantas cosas de mal rollo, pues que viva el futbol !!!
MI madre decia: pensar en el mañana es desconfiar de Diós. Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Bueno querida Ceci ganaron nuestros chicos y no corrió la sangre ¡menos mal! En Barcelona creo que hubo algunos altercados pero era de esperar. Los sentimientos nacionalistas están a flor de piel debido, como sabes, a la chapuza que han hecho los politicastros y los juececillos con el Estatut. Esperaremos acontecimientos ¡a ver qué pasa! Besotes, M.

Cigarra dijo...

Afortunadamente ganaron nuestros chicos; menos mal, porque viendo anoche la alegría desenfrenada de los que cantaban y bailaban en La Castellana pensaba en lo tristes que hubieran estado si el resultado hubiese sido contrario, y eso me ayudó a sobrellevar la noche de pitidos y petardos. No nos han solucionado la vida, la crisis sigue ahí, pero por lo menos hemos pasado un rato emocionante y unas horas de alegria ¡Bien por los chicos de la Selección!

ANABEL dijo...

se da tan pocas veces que uno tiene que disfrutarlo. Si ves a tus amigas bandera en mano gritando campeones, te da la risa. Si no fuera por ellas, no creo que hubiera disfrutado tanto. Ni la mitad
Un beso

dudo dijo...

Yo lo viví de manera especial, porque mi hermano estaba allí, trabajando. La verdad es que el futbol no me emociona, y me supera un poco todo el supercelebramiento (hala, qué palabro me acabo de inventar), tanto pito y tanta flauta... y por supuesto toda la "metafísica" o "metaretórica" sobre las banderas, o el sentimiento patrio... es deporte, y casi perdemos el norte. Vale, que el fútbol también es negocio y espectáculo, y toca emocionarse... en fin. Que el equipo me parece majo, con chavales majetones y sanotes, que me pareció un detallazo el homenaje de Iniesta a Jarque, y que sí, que me alegro, hala.

Cornelivs dijo...

El trabajo por fin me da un respiro, querida Cecilia. He vuelto. Espero ponerme pronto al dia con tus posts.

Un abrazo...!

Paco dijo...

Vaya, desde que escribiste ésto hemos ganado un mundial de fútbol, un Tour... :)

Que tengas un buen verano.

Saludos