domingo, 13 de junio de 2010

Nos llevan al desastre

En estos días que se habla tanto de fútbol, el artículo dominical de Moises Naim equiparando la acción de los políticos con el juego de los futbolistas, me parece muy acertado. Dice este señor, licenciado en Ciencias Económicas, con master y doctorado por el Instituto de Tecnología de Massachussets, profesor, director ejecutivo del Banco Mundial y ministro de Comercio e Industria de su país, Venezuela, antes del chavismo, cosas como ésta.

En la dividida España de hoy parece haber solo dos temas en los que todos coinciden. El primero es que es muy posible que el equipo español regrese de Sudáfrica como campeón del mundo. El segundo es que es imposible que los políticos se pongan de acuerdo para darle al país un gobierno de unidad nacional para afrontar la crisis económica.No sé si la selección española ganará el Mundial de fútbol, pero sí sé que sin un gobierno basado en pactos que trasciendan los intereses circunstanciales de los partidos y de sus líderes, España entrará en un prolongado pimpón político.

Yo creo que es evidente lo que dice el articulista: con esta división, con esta forma de hacer política basada en la erosión del adversario, en la guerra sin cuartel, en la discrepancia sin condiciones, lo que van a conseguir nuestros dirigentes es destrozar el país, llevarnos al desastre y a la ruina, perpetuar la crisis y agravarla.
Sigo leyendo a Moises Naim.

En las democracias es normal, y hasta saludable, que la oposición haga lo posible para reemplazar al partido que gobierna. Esto naturalmente incluye negarle el apoyo a sus iniciativas y, en el fondo, apostar por su fracaso. A su vez, el partido de gobierno hace lo posible por excluir, desprestigiar y debilitar a la oposición. Pero cuando los países entran en profundas crisis políticas o económicas lo normal puede ser suicida. Esto lo entendió España antes y mejor que otros. Los Pactos de la Moncloa, que en 1977 sellaron los acuerdos entre fuerzas políticas, sindicales y empresariales para llevar adelante un duro pero indispensable proceso de cambios, guiaron con éxito la transición política y las reformas económicas de España. También fueron un modelo para otros países.

¡Qué tiempos aquéllos, cuando derechas e izquierdas se unían para mejorar las condiciones de una España malparada por cuarenta años de dictadura y aislamiento! Lo recordábamos ayer, viendo el reportaje sobre la adhesión a Europa. Felipe González recordaba la cohesión de todos los partidos, la unanimidad de todos los dirigentes en pro de una causa colectiva. Aquella unicidad dio resultados positivos para el país.

Quizás entonces la clase política era más concienzuda, más inteligente, más idealista, menos avarienta. Quizás todavía no habían ascendido los mediocres a los puestos más elevados del sistema gubernamental, regional y municipal. Quizás las instituciones no eran todavía los nidos de corrupción y de mala gestión que se han descubierto últimamente a lo largo y ancho del país. Y los españoles no estaban tan desencantados que despreciaban a los políticos tanto como hoy ni los consideraban, como indican algunas encuestas recientes, uno de sus problemas más acuciantes. El tercer cáncer de España, después del paro y la situación económica.

Aquí dejo el enlace de Moises Naim.

12 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

La situación es de suma gravedad, por eso cada vez estoy más convencida que los ciudadanos deberíamos despertar del letargo en el que hemos caído en épocas de bonanza, para empezar a presionar a todos los poderes fácticos que nos rodean. No es cierto que no se pueda hacer nada. Sabemos que la presión de la ciudadanía es definitiva en la toma de decisiones de los políticos.

Un beso y buen domingo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Y después del mundial, las vacaciones...

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Desencantados, desilusionados y apáticos. Me da pena porque he vivido las huelgas, el cambio y he salidoa la calle, ¿para qué? ¿dónde están aquelllos que lucharon y son ahora los que todo lo están destrozando?
No entindo nada a no ser que sea verdad que cuando subes, quieres ubir más a costa de todo, ¡no sé!

Besicos muchos y gracias por ser una de las personas que sabe poner el puntito a la "i".

Merche Pallarés dijo...

Los politicastros actuales no son los que estaban durante la transición, aquellos por lo menos eran inteligentes y cultos, ahora tenemos una pandilla de trepas corruptos y, salvando algunos muy meritorios como Rubalcaba y Chacón, bastante zafios e ignorantes. Cuando hablan--perdón, rebuznan y vociferan--los peperos, me pongo mala. Besotes, M.

Raquel dijo...

Añado a esos adjetivos que dice La casa encendidad el de PATETICOS. Sin duda. Pero con la clase media pagando el pato, claro. Y unos cuantos años que nos esperan de arrastrar las consecuencias.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Pues yo discrepo en una cosa, creo que España no será campeona. Pero que a los politicos les da iguañl España y sus habitantes, de eso, estoy seguro. Sólo quieren sentarse en sus sillones y ver los toros, ya no desde la barrera, sino del palco de honor....
salduos y salud

Cornelivs dijo...

Especialmente inte3resante tu post.

Besos y feliz semana...!

José Núñez de Cela dijo...

En poco tiempo van a estar enfrentados, además de políticos entre sí, según sus intereses, Estos con los sindicatos y puede llegar el momento en que los ciudadanos dejen de estar abotargados y se rebelen contra todos ellos, de modo que nadie se salve.
Vaya panorama!
Por cierto, el artículo genial, como todos los de Naim.

Diana Puig dijo...

Las consecuencias como siempre las pagaremos los mismos, los cuatro desgraciados...en todas las guerras habidas y por haber es lo mismo. En este siglo nuestra guerra es la crisis, ni aun limpiando el país de ladrones, corruptos, sinvergüenzas...etc., podremos salir de lo tremendo, es tarde para "recomenzar" no digamos para comenzar, es así Cecilia, a tragar, poco a poco que aún nos queda y no podemos permitirnos atragantarnos, porque sin nosotros "LOS DESGRACIADOS, CURRITOS DE SIEMPRE", EL PAÍS SE VA A LA M...DA.

didi.

Eastriver dijo...

Totalmente de acuerdo. Es la zafia manera de hacer política lo que nos harta. Brillante entrega, te suscribo, suscribo al profesor Naim (menudo yo, pobre de mí, suscribiendo a esa autoridad9 y también a nuestra amiga Ciberculturalia, tan acertada siempre.

Laura dijo...

Yo creo que es hora de pedir un cambio profundo en la clase política y sindical. Este artículo lo fundamenta de sobra. No sé si llamarlo revolución o cómo, pero veo una necesidad de cambio y no de gobierno precisamente.

Un saludo, Cecilia.

carmen rosa dijo...

Hola ¡

Permíteme presentarme soy Ana Rosa, Periodista y fanática de las webs de cine y demás, visité tu web y está interesante, Me encantaría poner un link de tu web en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme a: rosamcgonzales@gmail.com

Estos son algunos de mis portales:

http://viendotodaslasseries.blogspot.com/
http://eldiariodeanabelen.blogspot.com/
http://cartelera21.blogspot.com

Gracias, un abrazo.