viernes, 14 de mayo de 2010

Garzón, Garzón, Garzón

Vergüenza es la palabra que sale a la boca. Vergüenza.
Un falso sindicato consigue expulsar a un juez que molesta a muchos políticos, que es odiado por terroristas, narcotraficantes, corruptos de toda laya. Y que es aborrecido por otros jueces que no dudan en emplear contra él las malas artes que a él le achacan.

Vergüenza Vergüenza Vergüenza Vergüenza

Desde aquí también mi aplauso para Garzón. Por haber tenido agallas para enfrentarse a poderosos y temibles enemigos, por haber luchado por la justicia más que las propias leyes que elaboran políticos interesados o acobardados.






Os dejo aquí otro enlace de la salida de esta tarde. Pinchad y lo vereis


23 comentarios:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Vergüenza y rabia. Esto no es justicia sino la cara del franquismo que emerge desde la dictadura.
Un abrazo.

Ciberculturalia dijo...

Sí. Vergüenza, rabia, indignación. Y mucha desolación.
Un día negro
Un beso

Merche Pallarés dijo...

¡Qué vergüenza de país! Ahora sí que estamos indefensos ante los corruptos, mafiosos, sinvergüenzas que están dirigiendo nuestros destinos. ¡REVOLUCIÓN CIUDADANA YA! Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¿Y ahora?

Fernando Manero dijo...

Vergüenza, indignación. Rabia y desprecio hacia los que ofenden la imagen de la justicia con sus resentimientos,envidias y miserias. Sin embargo, creo que Garzón volvferá a la Audiencia Nacional, si quiere. En el juicio oral, el fiscal, que se opone a la causa, actuará más bien como defensor. Todo quedará limitado a la acusación particular de la banda de Bernard y sus secuaces, y es muy dificil que, sin acusación fiscal, pueda haber condena por prevaricación. El mal está hecho pero toda la escoria que ha bramado contra Garzón quedará una vez más en evidencia.

Beatriz dijo...

Es terrible, vergonzosamente terrible y descorazonador.
Me apunto a la revolución de Merche! Un beso. Bea

Raquel dijo...

Impresionante pensar los apaños y conexiones que deben tener aquellos a quienes les interesa que Garzón no esté haciendo su trabajo

Fackel dijo...

A mi me recuerda aquella frase de Arzalluz de hace años: que unos mueven el árbol y otros recogen las nueces. ¿Quién recoge las nueces en este caso? Muy cerquita de la Audiencia Nacional los tiene...dirección calle Génova. Qué bien les viene a todas las tramas corruptas que Garzón desaparezca de la escena.

Ni que decir tiene que rubrico tu malestar, tu rabia, tu impotencia. Las hago mías.

Y sí, esto pide a gritos un salir a la calle. Somos el hazmerreír de Europa. Y la mano ejecutora en esta ocasión: el Supremo. Y la no aplicación de las leyes a tiempo, para que los ultras no tuvieran margen.

¿O hay todavía más detrás de este insulto a la ciudadanía y al Estado de Derecho? Era gracioso e insultante ver ayer en tv a un dirigente de esa facción que ha demandado a Garzón hablar de que por fin hay Estado de Derecho en España. ¿Piensa así la judicatura que se ha dejado conducir por los celos, las envidias y otras mezquindades? Apelo a la judicatura honesta y sensata para que haga todo lo que esté en su mano para que se dé marcha atrás en esta barbaridad.

Solidaridad con Garzón.

Cornelivs dijo...

Feliz fin de semana,amiga.

Besos.

Eastriver dijo...

Sí, sí, vergüenza y ganas de largarse. Y rabia. Y una impotencia que no veas al constatar ya definitivamente que no es que hayan ganado ellos, es algo mucho más tétrico: nunca se fueron!

Camino a Gaia dijo...

Somos herederos de una distorsión histórica, tan grabada a fuego que no acabamos de desembarazarnos de ella.
Fueron el golpe militar y la posterior dictadura los que fraguaron el mito de los dos bandos. La democracia vigente en aquellos momentos históricos era lo menos parecido a un bando, siendo como toda democracia que se precie, plural y diversa, tanto en lo ideológico como en lo territorial. Pero si hubo un bando perdedor no fue ni la izquierda ni la derecha, fue la democracia. Porque es esta supuesta democracia la que está siendo asaltada nuevamente.

Nuestra propia constitución exige la no discriminación por razón de ideología y evidentemente la ley de amnistía es discriminatoria y desde luego anticonstitucional, puesto que impone de hecho una situación asimétrica sobre violaciones de derechos humanos, cuya investigación y enjuiciamiento ya se realizó durante el franquismo, con juicios que no siempre contaron con las debidas garantías. Sobre el bando democrático, que supongo que es el nuestro, se ejercieron graves violaciones de los derechos humanos, tanto durante la guerra, como durante 40 años de dictadura, y no se han investigado. El régimen franquista contó con un poder judicial propio, del que son herederos y representantes parte de los magistrados que han encausado a Garzón. Asimismo, no sé hasta qué punto el secuestro de niños, puede considerarse un crimen político que pudiera acogerse a la ley de Amnistía ¿o también los recién nacidos pertenecían a un bando?. Estoy convencido que detrás de la caza a la desesperada del juez Garzón, se esconden algo mas que envidias. Creo que nuestro poder judicial intenta protegerse de la propia justicia, de la investigación que podría sacar a la luz el entramado de connivencias, corrupción y prevaricación habituales en la forma de "hacer justicia de la dictadura", y que salpicaría inevitablemente a nuestros "honorables magistrados". Se defienden acusando de un delito que conocen bien, la prevaricación.

La investigación de los crímenes del franquismo nos lleva a plantearnos ¿qué grado de participación tuvieron algunos de los jueces que hoy juzgan a Garzón?
¿cómo podemos tener en el supremo jueces que juranron lealtad al franquismo? Es como si en Alemanía tuviesen jueces nazis en la cúpula del poder judicial. Conozco por experiencia directa los mecanismos que generaron la impunidad en juicios realizados ya durante la democracia, en concreto el llamado caso Almeria y en el asesinato de Ana Lirola. No creo en la asepsia jurídica.

Yo también tengo un pronóstico y es muy pesimista. No creo que los jueces del supremo hayan llegado hasta aquí para hacer justicia, sino para evitarla.
Somos los ciudadanos los únicos que tenemos el derecho y el deber de exigir un cambio en la justicia, si esto es una democracia, claro.
Y queda mucho trabajo por hacer.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Es terrible que nos pase esto en nuestro pais ¿democrático?
Me siento orgullosa de ser de la misma provincia de nacimiento que Grazón.
Besos.

José Núñez de Cela dijo...

Es el mundo al revés.
Además de verguenza y rabia, habría que añadir estupefacción

Isabel dijo...

Buen post Cecilia, de los que habría que hacer circular para que todo el mundo lo leyera, porque como bien dices, es una VERGUENZA.
Un beso, guapa

Laura dijo...

Me sumo al aplauso, a la protesta y a sentir la vergüenza de vivir en un país en el que muchos aún viven incómodos en democracia.

Un saludo contrariado.

fritus dijo...

El problema de este país es que en vez de un juicio de Nürenberg tuvimos ese fantabuloso invento llamado transición, (palabra que uno no sabe bien si viene de tránsito o de transigir, puesto que está claro que unos transigieron más que otros)....volviendo al ejemplo alemán allí el partido nazi o sus intentos de recomponerlo están prohibidos desde hace 60 años, mientras que aquí los grupos fascistas pueden presentar tranquilamente escritos de acusación que Su señoría ya les corregirá los errores procesales caso que se equivoquen....Mientras tanto, el corrupto de Paco Camps jactandose de que "los dos de la cacería ya están fuera".

fritus dijo...

ah, un abrazo

J. J. Guerra Esetena dijo...

Vergüenza, vergüenza, vergüenza...
Está todo dicho. Gracias Cecilia y un abrazo!

Camino verde dijo...

Además de lo demás, a Garzón le tenían mucha manía otros jueces. La envidia es muy mala.

¡Atención! otros jueces que conociendo trapicheos y delitos, volvían la cabeza hacia otro lado.

Han quitado de la circulación a juez que no convenía, eso es todo.

Cosmo dijo...

Hola, Cecilia,paso a saludarte y a decirte que Geni ( Llamps i trons )está pasando por malos momentos.Cuídate.Abrazos

ANABEL dijo...

Vergüenza, indignación, miedo... Besos

David Carrascosa dijo...

La verdad es que con la palabra VERGÜENZA se resume toda esta lamentable historia. Sobre todo VEGÜENZA la que tenemos que sentir los españoles ante los paises que, como Alemania, si han sabido hacer uan catarsis nacional con el nazismo.

Espero que todo esto sirva de algo.

Un abrazo, Cecilia

danimetrero dijo...

Otro aplauso de mi parte