jueves, 11 de marzo de 2010

No olvidamos



El calendario ha vuelto a dar una vuelta de 365 días.
Y vuelve a marcar la fecha fatídica, la que tanto les duele a los que aquí se quedaron.

Sólo una flor, una rosa para recordarle a Pilar, a todas las madres del 11 de marzo, a los padres, a los hermanos, a los primos, a los amigos, que no nos olvidamos de esas personas a las que ellos tanto querían.
Que seguimos doliéndonos con ellos

16 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Por supuesto que nos acordamos. Fue una tragedia horrible y yo tambien me solidarizo con los familiares y amigos. Aún me acuerdo de la pobre polaca que perdió a su marido y su bebé. A menudo me pregunto qué será de ella... La rosa, preciosa. Besotes, M.

Raquel dijo...

Bellísima rosa blanca para recoger nuestra solidaridad y el recuerdo que ayude a aligerar el peso de las ausencias

Ciberculturalia dijo...

hoy es un día de recuerdos compartidos. Terribles recuerdos.
Un beso

Fernando Manero dijo...

"Cultivo una rosa blanca..." decía Nicolás Guillén para simbolizar en ella el sentido de la amistad. Amistad, solidaridad, apoyo, reconocimiento, sensibilidad... en el recuerdo, en la memoria que permanece viva y que nos advierte de que lo que pasó no debe volver a pasar.

Beatriz dijo...

Yo tampoco olvido!!!!

Un beso. Bea

begoyrafa dijo...

Es curioso cómo hay tragedias que las difumina el tiempo y, sin embargo hay otras como esta que siguen ahí, muy dentro, doliéndonos casi como el primer día.
Otra roda blanca desde Gijón.
Un abrazo
Rafa

Mita dijo...

La belleza de esa rosa y tanta destrucción. Mira lo que da una rama verde y mira lo que da el hombre.
Besos

José Núñez de Cela dijo...

QUe no se nos olvide!

Álvaro Dorian Grey dijo...

Y otros nos recuerdan que tienen que vender periódicos. para mi que les sale muy caros, una verguenza
saludos y salud

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Una emoción muy profunda hoy todavía.

josep estruel dijo...

Gracias por este recuerdo que permanecerá en nuestra memoria para siempre.

danimetrero dijo...

Por que se empeñan en destrozar vidas anónimas ¿Han conseguid algo sembrando ese dolor?

Laura dijo...

Hoy les contaba a los más mayores de mis alumnos (que tienen netre once y doce años) lo que supuso para mí la noticia. Les conté que camono del trabajo, caminando, los viandantes parecían zombis aquella gris mañana de marzo. Que nos mirábamos unos a otros con una mezcla de espanto y dolor. Que no acertábamos a sonreír por nada. Les hablé del luto porque eso es lo que creo que yo que es el luto.
Cuando acabé todos callaban y me miraban atónitos. Creo que ellos también lo sintieron.

Un saludo

Ramon.Eastriver dijo...

Lo mejor de la vida, aquello a lo que no debemos renunciar jamás: la paz, la tranquilidad, la no violencia. Me sumo al no-olvido. No conviene olvidar nunca.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Tienes razón, no les olvidamos.

Besicos muchos.

Ferragus dijo...

Aún recuerdo una imagen desgarradora, cuando todo Madrid volcado a las calles, recibieron como un llanto, la lluvia que sobre ellos caía.