lunes, 25 de enero de 2010

Primera lectura electrónica

Apareció en casa, junto a mi zapato, el día de Reyes.
Yo no lo esperaba. Mejor dicho, no lo esperaba todavía, aunque sabía que en el futuro lo tendría.
De una caja semejante a las que contienen bombones, salió un libro electrónico.
Dentro contenía cuatrocientas obras, la mayoría clásicos de todos los géneros. El Quijote, La Celestina, los episodios nacionales, novelas de Blasco Ibáñez, de Walter Scott, epopeyas medievales... miles de páginas almacenadas en un receptáculo de doscientos gramos, fácil de usar, fácil de leer, fácil de transportar de un lado a otro.

La primera lectura de una obra entera (todavía no he llegado a la última página) ha sido una experiencia que ha tenido rasgos cómicos y momentos de hechizo. Me he reído de mi misma cuando me he descubierto tocando la esquina del e-book para pasar a la página siguiente.
Y he conseguido que un viaje de varias horas en coche me resultara más llevadero gracias al libro electrónico.

No voy a desertar de los libros de papel, claro que no. Pero en ocasiones especiales, como es una salida de casa durante unos días, el libro electrónico me permitirá leer sin necesidad de ir cargada con un mamotreto o, en otro caso, con un ejemplar de letra diminuta.

Supongo que el soporte debe mejorarse, que se ampliarán sus funciones (que ahora no son más que las elementales), que se reducirá su precio en el mercado, que se facilitará la adquisición de obras nuevas en algunas librerías. Supongo también que algunos autores que no tienen cabida en las editoriales en papel podrán difundir sus creaciones para quienes tengan un e-book. Que algunos periódicos permitirán descargas matinales para que la gente lea la información del día en su propio libro.

Yo, de momento, estoy aprendiendo a transformar documentos para leerlos en mi aparato. Y lo estoy disfrutando.

Aquí os dejo unos enlaces con amigos que ya son usuarios de este moderno artilugio.
El primero, es un texto de La Acequia, de Pedro Ojeda, que de libros sabe un montón. El segundo es de la BrujaRoja de La vida en retales, donde se lee en papel y en pantallas.

18 comentarios:

Isabel dijo...

Algo habia oido sobre los libros electrónicos, y parece bastante interesante. Eso es que te portaste bien, y los reyes te han traido un buen regalo. Un beso

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Sólo veo ventajas. Y más pensando en la evolución tecnológica de los próximos años.

Cornelivs dijo...

Bueno, bien.

Yo confieso mi ignorancia al repsecto: nunca he tenido un aparato de este tipo, he de ponerme al dia.

Besos...!

José Núñez de Cela dijo...

Eres la primera persona de la que tengo noticia que tiene uno, habrá que "tenerte en observación" o "seguir su evolución", en lenguaje médico, para conocer el verdadero alcance del cacharro. Yo, de momento, seguiré con el papel, pero, supongo que llegará un momento que será inevitable el cambio y, como dices, para según qué cosas...
En fin, mantén nos informados

un saludo

Laura dijo...

Con las ganas que tengo yo de uno...
¡Qué suerte!

Un saludo

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me alegro que lo disfrutes. Supongo que como en todo, debe tener sus beneficios y sus contracdiciones pero debe ser interesante a la larga. Ya nos iremos habituando y supongo, será un medio más del que debemos beneficiarnos.

Besicos muchos.

Ciberculturalia dijo...

Soy gran defensora de los ebooks. Un complemento perfecto al papel. Disfrutalo
Besos

David Carrascosa dijo...

Vaya, pues miro mi estantería llena de libros y creo que estaria algo más despejada con este invento. Lo ue no sé, si al ser electrónico, hace daño a la vista (por cierto prolemilla). Pero es muy interesante.

Saludos Cecilia!!!

Paco dijo...

Venden unas fundas de piel que los convierten en incunables :) las he visto en alguna feria de artesanía.
Los libros se resisten a digitalizarlos, de hecho en España ahora hay una polémica sobre el tema, por aquello de lo fáciles que son de piratear, pero pienso que al final tendrán que hacerlo. Mañana mismo Apple presenta su tablet, y éstos no hacen nada que no tenga futuro.

Saludos

Fernando dijo...

Tengo uno desde diciembre (también un regalo), y ya me he leído algunos libros, pero para mí que le falta algo: el tacto, el olor, el poder ir hacia atrás cuando te apetezca, la portada, el buscarlo a una librería y que sea el libro el que te encuentre, el separador de páginas...

Cosmo dijo...

Yo estoy deseando tener uno,algunas veces leen las muñecas de sostener las novelas de 800 y 900 páginas que les da a los autores por publicar.
¿De verdad están todos Los episodios nacionales? Yo los tengo en 10 tomos de esos de colección.
Disfruta con el nuevo juguete.Abrazos

ANABEL dijo...

Yo también he caído estas navidades. Mejor dicho, no pude esperar a las navidades, en pleno diciembre lo pedí y cayó del cielo. En color rojo (no sé, siempre me ha gustado el rojo), y con los mismostextos que el tuyo. Lo que me ha sucedido es que mehe vuelto muy caótica a la hora de leer: mezclo unas cosas con otras y no puedo dejar de buscar y buscar en la red. No he dejado los libros de papel, porque dan otras utilidades (puedes rayar y subrayarlos). Pero las utilidades que les veo son tremendas... además de lo que te ahorras en estanterías (con el precio de una buena librería te puedes comprar uno o dos) y espacio.
Además a un nivel profesional y escolar le veo muchísimas utilidades.
Besos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Es una cosa que me atrae bastante pero quisiera hacerte una pregunta, hay posibilidad en este artilugio de agrandar las letras ? Es que si no es posible me va a pasar como con los libros, que no puedo leerlos.

Raquel dijo...

Estaba esperando escuchar comentarios de alguien que tuviera un e-book. Tengo mis dudas pero como tú, creo que para algunas ocasiones (como el viajar) es un invento muy bueno.

Sawa dijo...

dicen que se echa de menos que la pantalla sea táctil, pero sin duda lo mejorarán con el tiempo con su consecuente bajada de precio y variedad de oferta, de momento tenemos pocos entre los que escoger.

Beatriz dijo...

Tembien creo que en un futuro tendré alguno, pero el papel,... me encanta el olor de los libros nuevos!!! cmo dices, en muchas ocasiones va a ser muy práctico! Lo que no sabia es que podías pasarte tú documentos para leer! Eso sí que es interesante, sobre todo para escritores que no encuentran modo de publicar sus obras!!!
Un beso. Bea

SBM dijo...

Puedes agrandar la letra o escoger el tipo a voluntad.
No hace daño a los ojos porque la pantalla no emite luz
Con licencia de dominio público, efectivamente están (creo) todos los Episodios Nacionales.
También reproduce mp3.

Mercedes dijo...

A pesar de pasarme casi todo el día ante un ordenador, sigo necesitando leer "en papel" para disfrutar de las cosas, aunque sospecho que es cuestión de tiempo, como tú, creo que acabaré teniendo uno de esos artilugios.
Es curioso que el otro día leí a Muñoz Molina algo parecido a lo que tu cuentas, durante un largo viaje disfrutó tanto de sus amados librotes como de un moderno ebook :-)