sábado, 14 de noviembre de 2009

Obama y la sanidad

Cuando acuda a Oslo a recoger el Premio Nobel de la Paz, el próximo 10 de diciembre, Barack Obama no llevará las manos vacías. Habrán amainado las voces que el pasado 9 de octubre, cuando se anunció la concesión del galardón al presidente de Estados Unidos, criticaron la decisión de los miembros del parlamento noruego o, cuando menos, expresaron sus dudas, su sorpresa y su desacuerdo.

Obama ya tiene en su saldo positivo una victoria y la posibilidad de pasar a la historia de su país no sólo por ser el primer hombre negro que alcanzó la presidencia sino también, y sobre todo, por ser el gobernante que implantó la sanidad pública, el hombre que consiguió para los habitantes de Estados Unidos una atención sanitaria completa sin haber tenido que firmar previamente una póliza de salud, ni haber tenido que negociar con la aseguradora el tratamiento o la estancia en una clínica. Todavía quedan trámites que cumplir, votaciones que ganar, resistencias que vencer. Pero Obama ha conseguido subir el primer peldaño en una empresa en la que, años atrás, fracasaron Bill Clinton y su esposa Hillary, por culpa de los parlamentarios de los grupos del gobierno y de la oposición.

Si la reforma sanitaria se consolida, el estadounidense que enferme sabrá que recibirá atención médica, sean cuales sean sus condiciones económicas familiares. No tendrá que endeudarse con el banco, hipotecar su casa, sacar del colegio a sus hijos para combatir sus dolores y sus patologías e, incluso, para salvar su vida.

En Europa contemplamos con estupor el gran esfuerzo que ha hecho Obama y su gobierno para convencer a las gentes de a pie de que la sanidad pública es favorable para ellos. Leí en el periódico que la ley de Obama prohibirá desde el próximo año que las compañías aseguradoras, que ahora funcionan en el ámbito de la sanidad, rechacen a un paciente que haya estado enfermo antes de cotizar o rescindan su póliza cuando se le diagnostique una enfermedad grave.

"Esas prácticas, las más sangrantes de todas las medidas abusivas que son corrientes actualmente, dejan en el desamparo a miles de enfermos de cáncer que se ven obligados a vender todas sus propiedades y endeudar a su familia para pagar sus tratamientos".

Se calcula que el 96% de la población contará a partir del próximo año con un seguro de salud. Se ofrecerá cobertura a 36 millones de estadounidenses que no la tenían, pues sólo recibían atención sanitaria los jubilados y las familias muy pobres.

¿Que esto le resta popularidad a Obama? Pues claro. Pero él ha cumplido su compromiso, al margen de los varapalos, las amenazas y las burlas de los derechones de su país. Me gustaría que los gobernantes de este país tuvieran tanto valor como Obama y no se arredraran tanto cuando han de promulgar leyes que no les gustan a los sectores más conservadores del lugar. ¿No han ganado las elecciones con un programa que decía esto y aquello? Pues les toca cumplirlo. Aunque haya voces contra la Memoria Histórica, la Ley del Aborto o la erradicación de los símbolos cristianos de la escuela que atentan contra el artículo 16 de la Constitución española de 1978, que dice "Ninguna confesión tendrá carácter estatal".

18 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué hipócritas aquellos que le exigen que haga ya todo lo que prometía. Tiene demasiados enemigos y poderosos. En EE.UU. nunca se había atacado tanto a un Presidente en sus primeras semanas de mandato.
No le creo un salvador: ni sería bueno. Pero que profundice en esas reformas que llevaba en la campaña.

Maria dijo...

A ver que consigue. El premio nobel habrá contribuído bastante desde luego, pero todavía no está todo dicho. Las aseguradoras del mundo entero te ponen la cuota por las nubes en cuanto ven que has tenido enfermedades previas como cáncer por ejemplo, por un lado y por el otro en EEEUU buena parte de la gente de la calle prefiere que sea la empresa privada quien se ocupe de las ocosas y se ponen nerviosísimos si el estado interviene. Le tienen pavor al socialismo. Además el proyecto es de un alcance tan amplio que uno no sabe si terminará aplaudiendo o qué, pero si aplaudimos tambien tendremos que aplaudir, espero, que el voto de los más desfavorecidos será mucho más cuidadosamente entregado en el futuro.

Merche Pallarés dijo...

Roma no se hizo en un dia y Obama ha recibido un mandato lleno de sinsabores económicos, políticos etc., por lo menos ha logrado uno de sus propósitos. Bien.
En Canada siempre ha existido la sanidad pública, nunca entendí porque en los USA, no. Besotes, M.

Naveganterojo dijo...

Obama tiene "pelotas", cosa que nuestros gobernantes no saben lo que es.
No puedo imaginar a Zapatero,(y eso que tiene todo mi apoyo y respeto)poniendo a la iglesia en su lugar, al Partido Putrefacto en su lugar,a los fascistas de Falange en su lugar y a los antiabortistas en su lugar.
Ese es nuestro problema, que el gobierno piensa mas en los votos que en llevar a la practica su programa electoral

m.eugènia creus-piqué dijo...

Welcome Cecilia
Como te ha ido por Barcelona ? Ya nos contaras.
Pues si, Obama lo ha conseguido aunque por los pelos, debemos dejarle tiempo y que vaya poco a poco desarrollando lo que prometió, hay muchas esperanzas puesta en él.

Ferragus dijo...

En un primer momento no tuvo la mejor mirada de mí parte, el nombramiento de Obama para el Nobel. Supuse la generación de un efecto no deseado en la imagen de un hombre que, primero que todo, está poniendo en orden “su casa”. No obstante, al ver el desempeño de los primeros meses de su administración, creo que la gran favorecida, hasta este momento, es precisamente la paz.
Un saludo, Cecilia.

Beatriz dijo...

Bueno, yo también fui una de las sorprendidas con el Nobel de la Paz, no voy a negarlo, pero más allá de premios creo que sigue siendo un hombre trabajador, honesto y, sobre todo, coherente cosa que me gusta mucho. Espero que todo vaya bien.... y espero que por aqui se tome nota aunque como en este pais toda iniciativa depende de las coaliciones "autonómicas", nunca se sabe como vamos a terminar!
Un beso. Bea

Cornelivs dijo...

El nobel de la paz desde que se lo dieron a Kissinger...está muy menospreciado.

Buen post.

Besos.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Me gustaría Cecilia que lo consiguiera y que al menos a los ciudadanos se nos devuelva la confianza y la fe en nuestros políticos, en los premios, sean los que sean y en la bondan del ser humano, sea el que sea.

Besicos muchos.

Laura dijo...

Es un gran paso el que ha dado el nuevo presidente americano. Aun así, me sigue pareciendo pretencioso darle el Premio Nobel de la Paz en este momento. Hay quien piensa que tal vez sea una estrategia para "obligarle" a cumplir sus promesas, que son muchas y muy necesarias para la sociedad estadounidense, para su ejército y, ¿por qué no?, para contribuir a la paz mundial. Ojalá sea así.

EL último párrafo lo suscribo al cien por cien.

Un saludo

Isabel dijo...

Cuando Obama llegó a la Presidencia, pensé que parecía un tio honesto, y ahora, me alegro muchísimo de que haya dado un paso tan importante. Ojalá siga cumpliendo promesas electorales, como cerrar Gantánamo, y para la guerra de Irak. Muy buena tu entrada. Un beso

fritus dijo...

Es valiente y responsable. Todos los indicios apuntan a que este es uno de los cambios de mayor calado en la historia de los USA, y desde luego, ahsta la caminata más larga empieza por un paso.

Un abrazo

Paco dijo...

A mí me parece bien que a los políticos se les obligue a cumplir las promesas. En España no pasa, y así nos va.

Un saludo

José María dijo...

Si en unas elecciones se votan a unos candidatos por su programa electoral, esta gente debería ser consecuente con sus promesas y cumplirlas. De momento el presidente de EEUU está dando ejemplo al mundo de hacerlo así, aun a costa de su popularidad. En aquel país se quiere hacer una sanidad pública y aquí, por el contrario, se van privatizando muchos de los servicios de la S. Social.
Un abrazo

Ciberculturalia dijo...

Si consigue poner en marcha un sistema sanitario solidario en su país, realmente habrá sido un gran paso para los estadounidenses.

Otra cosa bien distinta Cecilia es "el premio nobel de la paz". De momento, ya hay síntomas muy preocupantes en cuanto a lo prometido tanto en sus recientes acuerdos en Chinaque pone en tela de juicio lo previamente acordado para la Cumbre de Copenaghe, como en la participación de EEUU en la reunión de la FAO en su lucha contra el hambre global.

Empiezo a tener muchas dudas sinceramente. pero en fin no le quitemos el mérito de lo que si parece que puede conseguir para sus paisanos

Un beso

Mariaisabel dijo...

Yo soy de las que aún creen en este hombre, espero que consiga lo que se propuso.
Un abrazo

Cosmo dijo...

Si entre todo lo que esperamos de él consigue esto,ya es un gran logro,es tremendo lo que ocurre en ese país con la sanidad,es un lugar de oportunidades pero también de grandes miserias porque los trabajadores no están protegidos y los que no pueden trabajar,aún menos.Saludos

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
LLego con bastante retraso, y lo lamento.
Yo aun creo en las promesas de este señor y que de no surgir nada extraño las cumplirá.
De todas formas fácil no lo tiene.
Un abrazo.