martes, 20 de octubre de 2009

Contando cabezas

Aquí seguimos con el tema: contando manifestantes desde arriba, desde abajo, desde las pantallas de televisión. Si el asunto no fuera tan serio, sería digno de un diálogo del club de la comedia.

"Y usted, ¿cómo contó a los asistentes? Yo cogí un cuaderno y me puse a pintar palotes a medida que pasaban los manifestantes frente a mí. Pues yo me llevé un rosario y le di cuatrocientas quince veces por cada misterio. Pues yo le pregunté a todos mis conocidos y con las cifras que me dieron hice una media y me salió un resultado muy fiable, se lo aseguro".

Siempre hacen lo mismo estos de las manifestaciones "multitudinarias" de los sábados, amparados por las mitras episcopales y los más aguerridos de entre los mandos de un partido que no gobierna ahora, pero que durante los ocho años que gobernó no se dio cuenta de que estaba en vigor una ley que iba contra sus principios morales más arraigados. Ya lo ha dicho Mayor "tristón" Oreja: "No había que haber mirado a otro lado. Tengo cierta responsabilidad como ministro que fui por actuar con cierta parálisis". Por lo menos el hombre tiene capacidad de arrepentimiento como su religión le manda. No como otros, que todavía no han pedido disculpas por haberse equivocado con lo de las armas de destrucción masiva de Irak y con la autoría intelectual de los crímenes del 11 de marzo en Atocha.

Volviendo a la manifa del sábado: una empresa se dedica a contar gentes a traves de fotografías aéreas y mediante un sistema de numeración por persona detectada. Labor minuciosa que no es, por eso, dudosa ni digna de burla. ¿No estamos acostumbrados ya a ver detalles de las ciudades y los pueblos de todo el mundo a través de google maps? ¿No podríamos contar desde nuestra casa cuántas personas transitaban por el Puente Carlos, de Praga, en el momento en que se hicieron las fotos de la ciudad checa que cualquiera puede consultar desde su ordenador? Entonces, ¿por qué dudar del sistema de contabilidad de manifestaciones de Lynce?

Pero a mí, más allá de las cifras, lo que me gustaría saber de la gente que acudió a esa manifestación es cuántos de ellos aceptarían (aunque fuera de tapadillo) un aborto si la afectada fuera su hija o la novia de su hijo, cuántos estarían dispuestos a quedarse en casa con un niño cuya madre no pudiera mantenerle, a financiar la educación de los niños cuyos padres no tienen medios para mandarles al colegio o para comprarles los libros de texto, cuántos estaban en contra de la guerra de Irak, en la que murieron muchos niños que ya habían nacido y crecido...

Lo que hay que reconocer es que estos señores del sábado no habrán conseguido los dos millones de asistentes que dicen pero sí que han conseguido que hablen millones de personas de ellos. Aunque sea para comentar, una vez más, cuánta mentira nos transmiten los medios de comunicación y cuánta hipocresía mueve esta sociedad.

De datos también hablan Isabel y matacucarachas. Y de los 16 años hablaba Ciberculturalia

22 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Pues como tú piensas, es como pienso yo. No entiendo esas manifestaciones cuando muchas de las que allí estaban, estoy segura, han abortado. A mi me hace mucha gracia la derecha, es criticona pero dime a ver cuántas leyes de esas tan polémicas, han derogado ellos cuando han llegado al poder, a no ser marear la perdiz con el tema de la educación. Ni han quitado el aborto, ni el divorcio, y sobre el tema de la homosexualidad ya ni te cuento. Saben que no pueden hacerlo porque una cosa es predicar y otra dar trigo, y ellos son los primeros que se benefician de lo que tanto critican (de boquilla para afuera, claro).

Un abrazo :)

ANABEL dijo...

Fíjate que por un momento leí cortando cabezas, en lugar de contando. ¡Jesús, que cosas!.
Como siempre una reflexión de lo más acertada que suscribo. Con la ley hay puntos en los que estoy de acuerdo y otros en los que no. En cualquier caso mi discrepancia máxima se centra en el hecho de no poner en conocimiento de los padres que su hija de 16 años quiere abortar. No hablo de consentimiento, pero sí de conocimiento. He leído el enlace que planteas y estoy disconforme con él, pero eso es otro tema.
En cualquier caso, el optar por un sistema de forma clara (plazos o supuestos) supone que por fin podrá acabarse con cierto tipo de hipocresía reinante desde que se creó la Ley Despenalizadora del aborto.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hipocresía: más que cabezas por metro cuadrado, en efecto.

Cornelivs dijo...

Que barbaridad.

Besos...!

Miriam dijo...

Despenalizar no significa que todo el mundo decida abortar.
Para mi despenalizar significa permitir que cada uno pueda decidir con libertad que hacer.
Y eso no es poco.
Besos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Como que sabía que me iba a poner enferma decidí no poner la tele, no me enteré de nada hasta más tarde que oí lo de la cuenta de personas esta que ha salido, si es cierto y solo contaron unos 55.000, contra los dos millones que dijeron....vaya pasada!! besos.

angela dijo...

Cecilia, yo no quiero entrar en polñemicas ni en guerra de números cada cual que haga lo que quiera desde su libertad. Me alegro de seguir leyéndote. se te echaba de menos.Un saludo.Angela

Fernando Manero dijo...

No les verás manifestarse contra el hambre, contra la guerra de Gaza, contra la explotación, contra la pobreza. Sus mensajes son elementales, primarios y en cierto modo superficiales al objetivo primordial que les motiva: lanzarse a la calle contra un gobierno socialista, haga lo que haga, diga lo que diga. No ha habido momento en la historia democrática en el que un cambio en la legislación a favor de la libertad (divorcio, matrimonio gay, educación para la ciudadania, aborto...) no haya sido utilizado como ariete politico, que es al fin y al cabo de lo que se trata. La exageración de las cifras se ha convertido en algo tan ridículo que causa sonrojo. Por fortuna, la teledetección, que es una técnica que conozco (aunque con otro fin) permite poner en evidencia la realidad y dejar en su sitio a los que exageran sabiendo que lo hacen. Confio en que en adelante se cuidarán muy muchos en dar datos, como hace la muchachada de Espe, sin método alguno.

Merche Pallarés dijo...

Estoy al 100% de acuerdo con el brillante comentario de FERNANDO MANERO. Amén.
Besotes favorecidos de todas las leyes que ayuden al ciudadano, M.

Naveganterojo dijo...

Y en el fondo....¿que son 55.000 personas?, ¿eso ya les da derecho a insultar al gobierno, a mentir (una vez mas)sobre una ley que ni siquiera han leido, a pedir elecciones anticipadas?.
Señores del PP y de la curia vaticana, contra la guerra de Irak nos manifestamos muchos millones de personas en todo el pais y ustedes....se rieron del pueblo, de su sentir, de su deseo, y nos llevaron a una guerra ilegal, asesina, y que nos costo muchas vidas inocentes en los trenes de Atocha, de eso se tienen que preocupar, por eso han de pedir perdon al pueblo español, y no mentirle y alterarle con manifas de extrema derecha,(pues ademas de contar manifestantes tambien hay fotos que demuestran que "Falange", "unidad nacional" y otros grupos de la violenta y extrema derecha, paseaban tan felices entre el señor Aznar y la señora de Cospedal.).
Un abrazo.
Salud y felicidad

Ciberculturalia dijo...

Querida, la capacidad de hipocresía de la derecha de este país es inenarrable. Como bien dices, lo de menos ya es el número que personalmente me da igual máxime cuando el sistema de acudir a la manifestación es igual que el que hacía franco en su época: excursión, bocadillo y a la plaza de oriente.
Son indecentemente hipócritas.
Gracias por hacer referencia.
Seguimos todos en la lucha
Un beso
Carmen

nexus. dijo...

Muy buena la entrada, si, pero me vas a permitir una reflexión a contracorriente.
Si bien no estoy de acuerdo con la demagogica manera de politizar una cuestión que, además de sensible es enormemente trascendente, también señalaría que, equivocadamente o no, con razón o sin ella, están en su derecho de tomar la calle para manifestarse, no hay que darle mayor importancia, nosotros lo hicimos con gran "asistencia" cuando la guerra de Irak y el señor "Ansar" y ya ves de lo que sirvió.
Yo prefiero quedarme con un concepto, ellos han podido manifestarse gracias a las miles de ostias que recibieron otros muchos antes, de los grises, cuando una manifestación era sólo el preludio de una brutal carga policial.
Que ejerzan su derecho, conquistado por tantos otros con mayor integridad moral.
Me gusta tu rincón, con tu permiso te sigo.
salud y República!!
Nexus.

Brujaroja dijo...

Este es un país de exagerados y ya lo sabemos. Sacar veinte mil personas a la calle en estos tiempos es un absoluto éxito, pero no, es necesario hablar de millones y millones. Y se hace desde todos los frentes, ojo. Lo gracioso es ver cómo cuando la empresa Lynce "contó" el millón de participantes del día del Orgullo Gay, que resultaron ser unos cincuenta y ocho mil y pico, en Telemadrid se dedicó un reportaje en uno de sus informativos a elogiar el rigor científico con el que trabajaba esa empresa que ahora les da a ellos unos cincuenta y cinco mil. En esta ocasión yo solo he oído improperios contra la empresa Lynce y quienes los han contratado (EFE). Es lo que tiene la tecnología: que lo que hoy te sirve para denostar al contrario, mañana se vuelve contra ti...
Y del aborto, hablamos otro día, que si no se me hace largo y pesado...

Laura dijo...

Mira, lo delas cifras en las manifestaciones es casi tan pestilente como el propio contenido de las que se hacen últimamente. Curas y monjas pancarteros, peperos hipócritas que gobernaron ocho años con la ley del aborto actual y meapilas varios que, en su mayoría, o han abortado, o a han sido cómplices de algún aborto.
Me quedo con lo Ciberculturalia para comentar el tema de los 16 años en mi espacio.

Gracias y saludos

Ferragus dijo...

Es curioso, tanto discurso a favor de los derechos humanos; de la paz efectiva entre los hombres; del respeto a la vida del prójimo; la condena constante a las guerras y sus consecuencias en vidas humanas, tanto de hombres, mujeres y niños; la oposición manifiesta ante la pena de muerte; etc., y no obstante, se esté a favor del aborto. Desde mí punto de vista, también intuyo en ello hipocresía. Es un tema muy complejo. Un saludo, Cecilia.

José Núñez de Cela dijo...

Hola Cecilia...

Hacia tiempo que no te visitaba.
La hipocresía siempre ha campado a sus anchas en ciertos sectores que todos podemos nombrear, pero esto es, quizá, de lo más fuerte: manipulación, populismo, desinformación, ... en fin , "paqué más".

te ajunto un link sobre el mismo tema: http://www.leobassi.com/archives/editorial/provida_un_nombre_usurpado.html

Un abrazo!

Anónimo dijo...

No se nos olvide que también están contra la reproducción asistida porque se fecundan óvulos que no se utilizan. Eso óvulos también son una posibilidad de engendrar un hijo. ¡Son abortos! Y la Cospedal estaba allí, ella que ha usado ese tipo de reproducción.

josep estruel dijo...

Hola cecilia.
Yo, si quieres que te diga la verdad me da igual las cifras que quieran poner.
La realidad es que no somos como ellos nos hacen ser.
Y esto le fastidia.
Yo, como cada vez que esto ocurre también puse mi opinión, lo extraño es no haber recibido la visita de este Centro, que segun ellos es el "no va mas", pagando, claro.
http://sangredecordon.blogspot.com/
El señor Losada muy digno él, cada vez que hablo de esto o de las madres que para salvar la vida de algún hijo con cáncer,Hacen una Reproducción Asistida, es decir, escoger embriones sanos y compatibles con un hijo ya nacido para sanar la enfermedad que éste padezca.
Pues como su clínica es muy católica se permite el lujo no solo de estar por encima de todo, sino que para él no debería ninguna farmacia vender ni preservativos ni pastillas.
Cecilia, a estas "manis"que vayan ellos.
Una abraçada.

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Esta es otra de las perlas que de vez en cuando puedes leer en mi blog:
Este anónimo y biólogo, -según él-
parece estar por encima del bien y del mal:

...."Con respecto a la técnica del diagnóstico genético preimplantacional, dice: “Los planteamientos emotivos encaminados a justificar estas prácticas horrendas son inaceptables. Es cierto: hay que curar a los enfermos, pero sin eliminar nunca para ello a nadie. La compasión bien entendida comienza por respetar los derechos de todos, en particular, la vida de todos los hijos, sanos y enfermos”.

Beatriz dijo...

No se si fue ayer, cuando Iñaki Gabilondo en la opinión del telediario de Cuatro habló de esto. Se refirió a los puntos de la ley anteriores al aborto en sí. Es decir, la campaña de información, sensibilización etc...para evitar llegar al aborto. Dijo que sobre eso los manifestantes "pasaban de puntillas" y agachaban la cabeza por no admitir que para intentar evitar un aborto se necesita una educación clara, una información veraz y un conocimiento de métodos anticonceptivos con los que muchos de los manifestantes "no comulgan". Preguntaba cuantos de ellos se sentarían a hablar con "la chica de 16 años" y la explicarían como vivir una sexualidad sana, acorde a su edad y con los mínimos riesgos para ella. Poco más tengo que añadir a lo que dijo, porque es lo mismo que pienso yo.
La sexualidad no ha de ser ni tabú, ni libertinaje...tenemos que aprender a asumir nuestras acciones, con las consecuencias que puedan tener, con las ayudas de las que disponemos, con la información que necesitamos y con la empatía que se nos supone al ser humano.
Creo que el problema no es el hecho del aborto libre sino el porqué se llega al embarazo en la adolescencia con tanta facilidad. Un beso. Bea

Raquel dijo...

Es como querer volver dos siglos atrás. El problema principal es que su juego sucio se lo siguen creyendo muchos

Isabel dijo...

Muy bueno tu artículo Cecilia, vale mas que se preocupasen de los niños que ya están vivos. Y otra cosita, ¿cuantos de los que allí había se sentarían con sus hijos para hablarles de la preveción de un embarazo no deseado?. ¿Cuántos han hablado con sus hijos de la necesidad de utilizar un preservativo, y no solo por evitar el embarazo, sino cualquier enfermedad de transmisión sexual?.
En fin, mucho facherío y mucho cura, y pocas soluciones a los problemas reales. Un beso