sábado, 8 de agosto de 2009

Los hombres que no amaban a las mujeres

Un sábado de agosto, con el calor vaciando la ciudad, y las tareas aparcadas hasta el lunes... Es buen momento para romper esta pausa que me tomé hace un mes y contar algo de lo que he leído en las últimas semanas. Estoy cumpliendo una serie de compromisos y realizando algunas tareas que se habían quedado retrasadas. Una de ellas era leer esos muchos libros que se me iban amontonando en la mente y en las estanterías. Entre los cuales hay un título que veo todos los días en cuanto salgo a la calle. No sólo en los escaparates de las librerías, también, y sobre todo, en el transporte público.

Sé que a estas alturas es difícil decir algo nuevo sobre "Los hombres que no amaban a las mujeres", de Stieg Larsson, el autor sueco que ha ganado tantísimos elogios y comentarios cuando ya no podía disfrutar del éxito. Sobre la trilogía que componen este título y los dos que le siguen, se han lanzado cientos de comentarios en blogs, en periódicos, en conversaciones de sobremesa, en tertulias espontáneas con los compañeros de trabajo. He oído alabanzas, múltiples alabanzas sobre la obra de Larsson. ¿Demasiadas quizás?

Se trata de una novela negra, trenzada con las fórmulas habituales en el género, que cuenta las peripecias de Mikael Blomkvist, un periodista económico de Estocolmo, que es condenado en un juicio por difamar a un gran industrial del país. La decisión de apartarse de la revista que edita, junto a su amiga Erika, coincide con una oferta de trabajo que le llega de otro empresario, Henrik Vanger, hombre de ochenta y tantos años que dirige un emporio familiar. El anciano está obsesionado por la desaparición de una sobrina en 1966. Durante cuarenta y tantos años, las investigaciones sobre el asesinato de Harriet Vanger no han dado ningún resultado y ahora le pide a Mikael que intente él averiguar qué fue lo que ocurrió. Si otros fallaron, piensa el periodista, no va poder él resolver el misterio. Pero se pone a analizar fotos, documentos, periódicos de la época, habla con miembros de la familia, y saca sus propias conclusiones. En el momento álgido, se le une Lisbeth Salander, una joven huraña, con la que forma un dúo muy efectivo. Y no cuento más, que no debo.

Larsson ha escrito una novela correcta e interesante, que se ha traducido al castellano con gran acierto: no hay giros lingüísticos ni vocablos extraños que le recuerden constantemente al lector que el texto que tiene ante sus ojos no es más que una versión de una obra extranjera. Las técnicas del género se utilizan con pericia, creando curiosidad al lector y animándole a continuar leyendo una página más, un capítulo más aunque sean altas horas de la madrugada.

Los personajes resultan creíbles y dignos, sus reacciones son consecuentes con el carácter que les otorga su autor. Hasta Lisbeth, esa extraña chica, flaca y lista, de comportamiento frío e imprevisible, resulta un tanto real a medida que el lector se adentra en sus intimidades. De ellos me ha sorprendido cuánto café toman y con qué frecuencia fuman. Larsson, que murió de un ataque al corazón motivado, según he leído, por las excesivas dosis de café y de tabaco, por la falta de descanso, y el estrés, les aplica a sus personajes esa forma de vida trepidante que a él, a la postre, le resultó fatídica.

En cuanto al argumento, lo encuentro sólido, sin agujeros ni trampas para justificar lo inexplicable. Quiero decir: el lector se va enterando en cada capítulo de lo que descubren Mikael y Lisbeth, sigue paso a paso la investigación y entiende las deducciones que ellos hacen. Larsson no se saca de la manga (como hacen algunos novelistas de misterio) un suceso o un personaje imprevisto para que las piezas del puzle casen cuando la trama se le atasca. No. Todo está perfectamente explicado. Y eso, en mi opinión, es un mérito añadido.

También es meritorio el afán de Larsson de denunciar los malos tratos a las mujeres, los abusos y las violaciones de los que son víctimas en un país tan "adelantado" como es Suecia. Yo creo y apuesto por el compromiso social de los escritores (y de los artistas y gentes de la cultura, en general). Y este libro está comprometido con los malos hábitos de una sociedad civilizada y con las personas que luchan contra ellos. A la par, Larsson denuncia también el racismo y saca a colación la existencia del nazismo en Suecia, del que poco sabemos por estas latitudes.

Mi opinión es, pues, favorable. Pero, aunque le encuentro muchos rasgos positivos y la considero una novela recomendable, no la calificaría nunca de obra maestra. Es una buena novela de misterio pero no la más sorprendente, ni la más audaz ni la más innovadora. Larsson escribe bien, pero su narración carece de grandes logros literarios, de descripciones llamativas, de ideas sublimes. Como dice el blog de Elena, Perdida entre libros, no hay frases tan bellas que a una le den ganas de apuntarla en un papel para releerla de cuando en cuando y reflexionar sobre su contenido.

Además, creo que le sobran unas cuantas páginas. Una vez se resuelve el enigma central, el interés del libro decae tanto que hubiera convenido que las siguientes cuarenta o cincuenta páginas se resumieran en cinco o diez.

No he visto la película que se hizo sobre el libro. Pero he leído una crítica que igual valdría para este libro que para otros muchos. Está en Ojos de papel. Aquí os la dejo.

24 comentarios:

Selma dijo...

Me he resistido a leer lo que parece ser un "boom" , leí sobre el Autor unos interesantes ariculos en el Público.. Igual cuando acabe con los libros que tengo pendientes me atreva con esta trilogia.. Ayuda mucho leer tu valoración Cecilia.. Gracias!
Un beso!

Miriam dijo...

Hola Ceci!! Que bueno leerte de nuevo!! Veo que has estado cumpliendo con lo que te habías prometido.
Buena explicación del libro, de la cual quedan ganas de leerlo.
Un gusto verte de nuevo asomada a tu balcón.
Besos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Conozco gente que lo ha leído y a todos les ha gustado mucho, es un placer leerte de nuevo Cecilia.

Merche Pallarés dijo...

¡Bienvenida de vuelta a la blogoesfera! Muy buena tu crítica de este libro, animas a leerlo. Ya veré si lo hago... Besotes, M.

alma máter dijo...

Yo me estoy leyendo la 3ª parte. Los dos primeros libros me gustaron mucho, pero la pregunta es ¿si el autor no hubiese fallecido se hubiera dado tanto bombo...???

Un beso!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Pongo voz disidente, con matices. El libro está bien escrito y no me extraña que haya sido un éxito de ventas. No me creo que todo haya sido mérito del autor, del que se ha creado ahora una leyenda que contribuye a la venta del personaje: estoy convencido de que ha intervenido la editorial y un taller corrector especializado. No me escandalizo: es lo normal.
En cuanto a la voz disidente: ha buscado el hueco con la búsqueda de la acumulación de cosas en la caracterización de los personajes y de los misterios y las perspectivas extravagantes, que evidencian demasiado el truco literario.
Me alegro si hace pasar unas horas buenas de lectura, pero que nadie hable de obra maestra, por favor.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Estoy con Pedro. No es una obra maestra. Es una novela correcta, pero no te deja con la boca abierta ni te causa conmoción. Lo bueno es que anima a la gente a leer, porque quizás algunos de esos lectores-esporádicos o no-lectores-habituales que se han entretenido con ésta y con las otras dos novelas de Larsson decidan, a partir de esta experiencia, leer con más frecuencia.
En todo caso, este boom es más aceptable que otros anteriores, que aunque no mencione, están en la mente de todos.

Paco dijo...

A mí me enganchó la primera. La segunda me pareció el final un poco cogido con pinzas. Y la tercera, que no soy capaz de engancharme; aunque de esto último el calor tiene buena culpa.

Saludos

Isabel dijo...

Me queda dia y medio pa empezar a leerlo, que es lo que me ha dicho mi hija que tardará en terminárselo, y ya lo que siento es curiosidad, porque todo el mundo dice que es muy bueno, y con tu resumen, no has hecho mas que "picarme" un poco mas. Un beso

Mercedes dijo...

Hola Cecilia, no puedo opinar sobre el libro porque no lo he leído, en cualquier caso tu opinión siempre hay que tenerla en cuenta.
Quería decirte que me alegro un montón de que hayas aprovechado tu pausa leyendo y solucionando temas pendientes, y de tu vuelta.
un beso

Beatriz dijo...

Me gusta tu valoración Cecilia!

Al menos me ha parecido mucho más objetiva del típico "es genial, tienes que leerla, etc..."

Me da mucha "pereza" leer esos libros, no me llaman nada... creo que no me va a "llenar"...son de esos títulos que te dejan que "ni frio ni calor".

Ahora despues de leer tu crítica, tengo claro que los dejaré para el típico momento de verano o viaje que no tienes nada que leer....ya veremos porque ni para eso me llaman

Un beso. Bea

María a rayas dijo...

yo solo me he leído la primera parte y me resisto un poco a la segunda (aunque se que acabaré cayendo). Yo no lo leí, lo devoré con ansia, lo que no significa necesariamente que me haya apasionado, simplemente me creó adicción. Creo que es una novela que se lee bien, que entretiene muchísimo, pero no va más allá de eso, de puro entretenimiento (aunque en el fondo, no son eso los libros???)

Me ha encantado lo que comentabas de que "no hay frases tan bellas que a una le den ganas de apuntarla en un papel para releerla de cuando en cuando y reflexionar sobre su contenido".

Creo que eso lo resume todo...

un beso Cecilia, y bienvenida a esta vacía blogosfera de nuevo...

El Diablo Des. dijo...

Hay no… bueno… habrá que leerse esta saga también. Ya tengo siete libros en fila. Gracias por la recomendación.

begoyrafa dijo...

Yo me he leído los tres y he vendido no sé cuántos. Le reconozco todas sus virtudes y entre ellas la principal que es que no sea tramposa en exceso y que aún así siempre tengas ganas de saber qué pasa después. Ahora se ha publicado también Aurora Boreal de Asa Larsson( el apellido debe de ser el García sueco) y pese a las reticencias con las que lo émpecé, me ha parecido una novela muy interesante y recomendable.
Un abrazo
Rafa

Carmen dijo...

Querida Cecilia me alegra mucho que hayas vuelto a estos lares. se te echaba de menos.
Creo que la calidad de una obra no la marca que sea un best sellers o no lo sea. Mucha gente tiene rechazo a los libros más vendidos por asociarlo con la bazofia. Me refiero desde el punto de vista literario.
Creo que la trilogía de Millenium, yo ya me he leído los tres títulos, es sólida, como dices bien argumentada, mantiene el interés, algo esencial en una novela policiaca.
Por supuesto, no es una obra maestra en absoluto. Es una policiaca entretenida.
Obras maestras hay pocas pero si quieres leer una novela de gran calidad te recomiendo "La lluvia antes de caer" de Jonathan Coe, ed. Anagrama. Espléndida. Ya me dirás.
Un beso

Diana Puig dijo...

Hola Cecilia,
Estoy en ello, tengo este el que le sigue y el tercero en casa de mis padres, mi padre ya se los ha leído claro que es un lector voraz y vamos no hay quien lo pille, igualmente mi tiempo es limitadísimo ahora, entre el trabajo que ya comencé en julio, el verano que siempre hay más compromisos pero sobre todo mi bichillo, no hay forma de poder pillar una media hora seguida, eso si me tiene muy enganchada.
Un abrazo.
didi.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Estoy como tú. Estas van a ser mis vacaciones, leer esos libros que tengo apilados y que durante el trabajo no puedo coger si no es para darme envidia. Creo que voy a leerlo antes del que tengoaqui mismo: La chica....
En fin, buenas vacaciones nos esperan entre libros, ¿verdad?
Besicos muchos.

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Para mi este tipo de libros es como un fenómeno de moda.
No se si se puede llamar así, quizas habría que hacerlo con otra palabra, pero yo veo desde hace años que son muchas las personas que leen un libro porque ven que otro lo lee.
A veces ves en el autobús tres o cuatro personas que a la vez lo están leyendo.
¿Es en realidad tan bueno o se lee porque otros lo leen?
Muchas gracias por tu valoración.
Una abraçada.

Por cierto,la contestación de Didi es genial.
"A ella quien la tiene enganchada no es el autor... !Es Vega¡.

fritus dijo...

No sabes cuanto agradezco esta reseña...bien sabes que me fío más de tí que de muchos sesudos críticos literarios( y si no lo sabes te lo digo ahora) y seguir tus consejos me ha dado sorpresas muy agradables como Kapucinski,

El de Larsson...me he llevado el libro a la playa estos días y me debe quedar menos de una tercera parte, y bueno, cumple su función de entretenimiento muy dignamente .

me he asustado un poco al pensar en mis tres cafes diarios y mi paquete de camel también diario...eso si, no creo que en mi vida haya falta de descanso o stress...
un abrazo

Alberto López Cordero dijo...

Estoy por comprármelo para este mes de septiembre vacacional, ya que me parece uno de esos libros idóneos para devorar en la tumbona de la playa. Gracias por el comentario.

ANABEL dijo...

Yo acabo de terminar la trilogía, y supongo que pronto haré un post sobre esto. La verdad, es que me gustó más la primera parte que las otras dos, pero ya se sabe, para gustos colores. Lo que me choca un poco es la postura de Pedro, presuponiendo la existencia de un taller de correción tras la obra. No digo yo que no sea cierto, pero también lo es para muchas de las cosas que se publican hoy en día (no me atrevería a decir todas), y no por eso se afea a fulanito ni citranito que cuente con esos medios. El hecho de que haya conseguido enganchar tanto, a tanta gente, sin decepcionar excesivamente, es en sí mismo un logro, si bien no hace que se convierta en una obra maestra (¡faltaría más!).
Besitos y felices vacaciones

Mari Carmen dijo...

Hola, Cecilia, de nuevo por aquí, ya de vuelta de unos días fuera de Madrid :) No he leído esos libros y no creo que lo haga. No sé por qué son pocos los 'bestseller' que me han enganchado. No me atraen nada de nada. Sé que uno al menos, el primero, lo tiene una amiga, así que si un día me animo, se lo pediré.

Un abrazo y nos seguimos leyendo.

Cigarra dijo...

Totalmente de acuerdo con tu veredicto. Lei los tres tomos de un tirón, porque engancha y estaba de vacaciones. Pero ni es una gran obra literaria, (a continuación releí "Retorno a Brideshead" ¡Que contraste!) ni marca ningún hito. Y efectivamente, le sobra bastante papel. Pero es una novela digna y no es tiempo perdido su lectura. Es algo más que un mero "best-seller"

Loc@ dijo...

HOLA, vengo de ver a Naveganterojo y estabas allí... dejaste tus huellas.
No sé si algún otro día habré entrado y leído tus textos, no lo recuerdo ¡esta memoria! mala desde siempre ¡no nos vamos a engañar... y echarle la culpa a la edad!

A lo que vengo...
que me gusta este texto, te lo copio y, si no tienes inconveniente, lo republica-ré en mi blog en un futuro -no lejano, alrededor del mes-.
¡Ah1 y que es un gusto ver por aquí a muchos conocidos, unos más otros menos.
Un abrazo desde Madrid (creo haber leído que tú también estás aquí) PAQUITA