sábado, 7 de marzo de 2009

Relajarse

Abres el periódico y te estallan las noticias en los ojos: atentado en Pakistán y bombardeos en Gaza, refugiados sin amparo en Darfur, más muertos en Colombia... En España alcaldes que dimiten por supuestos sobornos, espías que no dimiten ni reconocen sus malas prácticas, políticos que insultan a quienes no están de su parte, suben las cifras de paro, condenas para el asesino de una mujer rusa y para el chico que mató a su padre y a su hermana con una catana, una mujer asfixiada en Valencia por su marido... ¡Vaya panorama para empezar el sábado!

No voy a proponer que cerremos el periódico, que clausuremos la televisión y escondamos la radio. Hay que enterarse de lo que está pasando a nuestro alrededor. La ignorancia no es un antídoto contra la crueldad del mundo. Pero propongo que, cuando la adrenalina nos invada y notemos los nervios a flor de piel por tanta mala noticia, hagamos un ejercicio de relajación. Voy a recordar aquella sesión en que me enseñaron la técnica.

Tienes que cerrar los ojos, relajarte, sentir que tu cuerpo está tranquilo, tus brazos y tus piernas blandas, calientes. Tienes que sentir la tranquilidad en todo tu organismo, desde la coronilla hasta los dedos de los pies. Pero no te duermas. Mantén tu mente despierta, decía la psicóloga que impartía el cursillo, con una voz que convencía al más remiso.

Ahora inventa un espejo en tu cabeza. Puedes ponerle el marco que desees, pero haz que la luna sea grande. Acércate al espejo y contémplate en él.

No te veas como eres ahora si tienes un problema que te turba el ánimo, un dolor de espaldas que no te deja dormir, un cabreo descomunal porque has discutido con una persona allegada. Al contrario: contémplate con tu mejor imagen, con tu cara resplandeciente porque has conseguido un objetivo que hace tiempo perseguías.

Si tu objetivo es adelgazar, obsérvate con una silueta estilizada y un bonito traje que ahora no puedes ponerte. Si tu propósito es estar en armonía contigo misma, contigo mismo, detecta en tu rostro esa alegría de la que careces.

Es difícil llegar hasta el final del proceso, pero hay que perseverar, insistir a diario, hacer el ejercicio dos o tres veces, decía la psicóloga cuando, unos minutos después, todos abríamos los ojos y le dábamos cuenta de cómo había resultado la experiencia. Si perseveramos conseguiremos mejorar nuestro estado psíquico y, por ende, nuestro bienestar físico.

Porque cuando el cuerpo se relaja, las venas se expanden, los nervios se aflojan, la piel pierde rigidez, aumentan las defensas corporales, se alivian los músculos.

Cinco o diez minutos de relajación al día, en casa o en un rincón de la oficina, por la mañana antes de irnos a trabajar, por la tarde, cuando sea, aconsejaba la psicóloga. No te van a dejar de doler los huesos, ni se te va a solucionar ese problema que tienes, pero quizás logres dormir mejor porque no le estarás dando vuelta a las preocupaciones que te quitan el sueño. Quizás tengas más fuerza para enfrentarte a una situación que te amedrenta.

La relajación ayuda a conciliar el sueño. Cuando estamos agitados, dándole vueltas a algún asunto que nos preocupa, el cuerpo se nos agarrota y nos acosa el insomnio. Pero si nos relajamos, los malos pensamientos se van posando en el fondo del cerebro, el organismo pierde tensión y conseguimos dormirnos.

Hay un libro en el que se pueden aprender estas técnicas de relajación. Se titula "Entrenamiento en relajación creativa" y su autor es Eugenio Herrero. Un psiquiatra que ha aplicado las técnicas de relajación a enfermos de diversas patologías y les ha enseñado a convivir con sus circunstancias físicas, a ganar calidad de vida y a dejar de sentir su cuerpo como una pesada carga que hay que arrastrar por el mundo.

Por intentarlo, no perderá nadie nada.

Estos cuadros son de Balthus.

34 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog, el tuyo.
Un saludo

Sibyla dijo...

Consejos necesarios y muy oportunos, en estos tiempos y para los que vivimos en las urbes...

Los cuadros me han encantado!

Besitos Cecilia:)

Laura dijo...

¡Ay! HA sido muy relajante leer tu post, Cecilia. Tomo nota. El relax nos convene ea todos, especialmente en estos tiempos tan covulsos.
Lo del espejo tiene su miga...
Te deseo un tranquilo fin de semana.
Un saludo

Mari Carmen dijo...

Unos consejos muy adecuados, pero para mi, lo que mejor me relaja es un buen paseo por el campo o leer un libro que me apasione :) Eso es mano de santo.

Un abrazo y feliz fin de semana.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Voy a poner en práctica lo que dices,un finde relajada va bien a todo el mundo.Besos.

Marcelo dijo...

Gracias! (lo voy a buscar...)

Beatriz dijo...

Hola Cecilia...en mi etapa de estudiante solía praticar ejercicios de Yoga mental, similres al que comentas.. y era, y son, estupendos...porque te relajan y te permiten concentrarte en lo que estás haciendo, porque te permiten dormir y dejar los problemas para ser observados a la luz de un nuevo dia tras un reparador sueño, porque sí...en definitiva.A mí me siguen ayudand o a "desconectar" del ajetreo diario. Son cinco minutos y lo agradeces eternamente, ja ja...un beso. Bea (apunto el libro)

José María dijo...

Gracias por el consejo Cecilia. El problema es que al despertar de esos minutos de paz, los problemas siguen por el mundo. Algún dirigente debería hacer estos ejercicios de relax.
Cuando aparco el coche en Altafulla, un pueblecito de Tarragona, salgo y "oigo el silencio", siento un bienestar total.
Un abrazo

Selma dijo...

No conocía lo del espejo, lo probaré... en cuanto más técnicas sepamos, mejor...
Hay otra a la hora de dormir que es muy curiosa... tienes que imaginar que eres un papel arrugado, contrayendo toda tu musculatura y que una plancha empezando por a punta de los pies hasta la cabeza muy poco a poco va alisando...consigues sentir que tu cuerpo se va relajando progresivamente y seguramente...

Un beso en este mágico espejo, Cecilia...

Javier dijo...

Gracias por tus consejos, tomo nota sobre todo de aquellos que no llevo a cabo, como la relajación diaria. Imagino que es como todo, cuestión de ir cogiendo el hábito diario, aunque igual es ya un poco tarde.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

en efecto: no hay que cerrar nunca el periódico pero hay que saber regalarse, varias veces al día, unos minutos para sí mismo
Besos.

Tere dijo...

Cierto,yo también me he apeado durante un par de días de las noticias,tus palabras e ideas como siempre inteligentes y prácticas.a ver si descargamos los hombros de tanto peso.Un abrazo

Cornelivs dijo...

Indudablemente: seguire tus consejos, amiga.

Un abrazo y feliz fin de semana.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Los cuadros son muy bonitos y mucho más, tus consejos. Me los voy a palicar e incluso puede que busque el libro, ando algo agobiada laboralmente y me vendría de perlas.
besicos preciosa, es un placer leerte.

Abuela Ciber dijo...

Feliz Dia de la Mujer!!!

En mi blog te deje Premios, espero te agraden y se conviertan en rosas en tus manos, para perfumar tu entorno!!!!!!

Cariños

Mita dijo...

Sí, todo eso es imprescindible.
Y la música es una pieza fundamental en el proceso de relajación y las grabaciones de relajación también. Yo eso ya lo tengo incorporado a mi vida diaria.
Besotes!!

Rachel dijo...

cecilia, muchas gracias por tus consejos. La verdad es que es necesario, como dices, hoy en día ves las noticias, lees un periódico y te llega la pregunta PERO EN QUÉ MUNDO VIVIMOS??? todo son malas y peores noticias, asesinatos, corrupción, guerra...es indispensable que nos tomemos un descanso, un momento de relax para volver a cargarnos de energía y seguir digiriendo todo lo que pasa.
Un besazo de domingo mañanero

Fernando Manero dijo...

No suelo ser muy partidario de las obras de autoayuda, que con frecuencia buscan el exito comercial y no hacen sino reiterar obviedades y lugares comunes. Sólo me interesan cuando, como sucede en este caso, se basan en una experiencia profesional sólida y convincente. ¿Relajarse? Naturalmente. Una necesidad. ¿Cómo podríamos vivir sin esos momentos de sosiego y liberación de la mente, que no siempre resulta fácil lograr?. Sin duda todo es cuestión de saber cuál es la iniciativa que mejor contribuye a ello a nivel personal, pues cada uno encuentra en algo esa capacidad para evadirse de los problemas y evitar que acaben abrumándolo. Seguiré tus indicaciones, aunque a estas alturas de la vida sé más o menos bien qué es lo que de cuando en cuando me permite volar sin que las alas me pesen demasiado.

copperhead dijo...

Hula, pienso regresar de entre los muertos de vez en cuando... París está cada día más cerca... qué tal por aquí?

Merche Pallarés dijo...

Gracias a los dioses que no tengo que recurrir a ninguna de esas terapias de relajación ya que cuando duermo, duermo como un ceporro. Claro, que mi trabajo--soy una privilegiada, lo reconozco, porque siempre estoy de vacaciones--ayuda. Besotes, M.

angela dijo...

Cecilia tomo nota y me apunto al club de la relajación...Es verdad lo que dices, y por si fuera poco el ajetreo diario todos se complacen en darnos malas noticias como si no hubiesen buenas.... Estupendo tu post y gracias por tus sabios consejos que hago míos.Un abrazo.Angela

HADA ISOL dijo...

Tu tienes la llave...

http://elblogdeisabelhada.blogspot.com/

Diana Puig dijo...

Muy buenos consejos, realmente lo que viene a decir es que hay que trabajar la mente para poder sentirnos mejor si ese es nuestro objetivo, la mente es muy fuerte tanto que nos hace pensar y creer cosas que no son, pero también es un problema de inseguridad y autoestima con uno mismo, no hay desatender nuestras necesidades básicas, como puede ser respetarnos y querernos a nosotros mismos lo suficiente para que podamos protegernos en momentos débiles y difíciles. Tus ánimos son muy parecidos a los que tuve yo hace una semana por eso escribí un "RESPIRO", porque es demasiado lo que hay que aguantar, asimilar, a veces si que he llegado a pensar que la ignorancia aporta felicidad.
Un abrazo muy fuerte y gracias por tus consejos, didi.

David Carrascosa dijo...

Hola Cecilia, olvidas que leer tu blog también relaja mucho.

Acabao dellegar de pasear por el Parque Juan CarloS I; es, con diferencia, lo que más que relaja. Ahora una ducha, después una leche con galletas y... que tiemble la semana entrante.

Espero que tengas una buena semana. Besos!

Maria Giacobone Carballo dijo...

Sanisimas palabras para estos tiempos.
Feliz Día de la Mujer!!!
Las mujeres tejemos la red que sostiene el mundo…
Besote,
María
http://www.recuerdodevenus.blogspot.com/

Isabel dijo...

Gracias Cecilia, voy a poner en practica ese ejercicio de relajación, al menos un par de veces al dia, porque ver la tele o leer un periódico, es deprimente. Un beso guapa

Tere dijo...

Cecilia,quería aclarar que,desgraciadamente,yo no sé cuidar plantas y flores,las que puse hace tiempo eran del jardín de mi cuñada en Ávila y me gustan tanto que las aprovecho cuanto puedo,éstas son un enlace para conocer un blog maravilloso "Simplemente Dulcinea"."Al César lo que es del César...".Un abrazo

Miriam dijo...

Estamos en sintonía... una vez mas... Que bueno que puedas experimentar estas cosas, son las que intento enseñar en mis clases mas allá de una coreografía.
Te aseguro que sirve.
Besos

Fotopaco dijo...

A mí lo que me relaja es el ejercicio físico, sin llegar al cansancio, claro.
El otoño pasado hice un taller que iba de cómo aplicar ejercicios de relajación, yoga y demás a la fotografía y me divertí mucho, pero tenía que hacer esfuerzos enormes para no dormirme durante los ejercicios. :)

manuespada dijo...

Tomo nota, porque con lo que me cuesta últimamente dormirme mejor será relajarse que tomarse un somnífero.

Álvaro Dorian Grey dijo...

¿te imaginas que todos fuesemos más relajados a todos los sitios? Seguro que se viviría mejor en todos los aspectos.
Por cierto, yo lo voy a intentar... ya te contaré.
saludos y salud

Gema dijo...

Lo pondremos en práctica
Gracias

Rodolfo Serrano dijo...

Sabes que pocas felicitaciones como las tuyas

ANABEL dijo...

Pues tienes mucha razón, por intentarlo no pierdo nada y puedo ganar algo.
Besos