domingo, 15 de marzo de 2009

Pobre niñita

No sé cómo se llama esa niña. Sé que tiene nueve años, que pesa 33 kilos, que es brasileña y que ha tenido pendiente de ella a todo su país durante unos días. ¡Pobre niñita! La polémica ha estallado a su alrededor por una causa lamentable: su padrastro la violó y la niña se quedó embarazada de gemelos. Los médicos diagnosticaron un grave peligro para una criatura todavía tan tierna, tan menuda. Y aconsejaron practicar un aborto apelando a una ley que contempla la posibilidad de interrumpir un embarazo cuando éste es fruto de una violación y cuando la gestación supondría un riesgo para la salud y la vida de la mujer. La niña, en este caso.

La noticia que leo hoy en el periodico es que un tal José Cardoso Sobrinho, arzobispo brasileño ha excomulgado a la madre de la niña violada y a los médicos que llevaron a cabo el aborto y ha recriminado al presidente Lula por apoyar la interrupción del embarazo. ¿Qué quería este individuo? ¿Que la niña se muriera? ¿Que sufriera más de lo que ya ha sufrido a causa de la violencia del animal de su padrastro?

Repugnante. La actitud del arzobispo me parece repugnante. Canalla, cruel, estúpida. No porque haya dictado una excomunión, cosa que a mí me traería al fresco si fuera la madre, sino por el afán de este "hombre de dios" de crear corrientes de opinión contrarias a la salvación física y psicológica de una niña. Afortunadamente, el juego no le ha salido bien.

¿Por qué no se ocupan los arzobispos, los obispos y demás personal eclesiastico de los asuntos del alma y dejan de pontificar sobre los asuntos del cuerpo? ¿Por qué tienen que meter baza en temas que son propios de la ciencia, la medicina o las leyes, temas en los que ellos carecen de competencias y de conocimientos? ¿Por qué tienen que decir si es bueno o malo investigar con células madre, recurrir a la fertilización asistida, utilizar métodos anticonceptivos, interrumpir un embarazo no deseado?

Excluyo de la crítica a curas y monjas que no siguen al milímetro las consignas vaticanistas. Hace varios años conocí a una comunidad de religiosas que, bajo cuerda, facilitaban anticonceptivos a mujeres de barrios marginales madrileños. Y estoy segura de que en países africanos y latinoamericanos hay misioneros que ayudan a las mujeres a no engendrar bebés que se morirán de hambre o de cualquier enfermedad antes de crecer.

La noticia me ha indignado, es evidente. Y voy a decir algo que quizás no sea correcto. Pero lo digo. ¡Ojalá hace veinticuatro años hubiera abortado la mujer que parió al violador de la niña!

29 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Cecilia, yo hace mucho tiempo que no tengo en cuenta lo que opine la Iglesia sobre nada. Paso de toda esa panda que no quieren ver nada más que lo que a ellos les conviene. Lo malo es que no toda la gente pasa de ellos y se producen situaciones como la que describes. Con actuaciones como esta no me extraña que cada vez sean más los que se desmarcan de todo lo que dicen y siguen la vida al margen de tanta estupidez y tanta intolerancia.

Un abrazo y buen comienzo de semana :)

Antònia P. dijo...

Al oír lo de la excomunión pensé exactamente lo mismo. Que si la madre del animal capaz de violar a una niña de 9 años hubiese abortado, no hubiera hecho falta excomulgar a nadie.
También vi por la tele al niño enfermo al que su hermano ha salvado la vida. Esta sí es una buena noticia, digan lo que digan según que jerarquías de la Iglesia.
Un abrazo.

Fernando Manero dijo...

Lamentablemente todavía preocupa a mucha gente la actitud de la caverna católica que se resiste a pensar que la sociedad es distinta a como ellos quisieran que fuese. Es indigno y miserable lo de ese sujeto, como todos los de su especie empeñados en que el ser humano debe sufrir en ese valle de lágrimas, en el que sólo ellos se atribuyen el deseo de disfrutar y de perdonar vidas y reclamar haciendas. Por fortuna, también hay muchos a los que les trae sin cuidado esos anatemas inexplicables y absurdos. No es de extrañar que, hartos de tanta hipocresía y maldad, las buenas gentes abandonen la doctrina vaticana para sumergirse en las sectas evangélicas que, aunque les engañan miserablemente, por lo menos les dejan vivir en paz.

Nadia dijo...

Hoy no quería yo hablar de la Iglesia, y mira por donde me encuentro varios posts sobre el tema.

¡Basta ya de reivindicar derechos y promulgar valores que ellos no demuestran tener!

Y no digo más que quiero acabar feliz y tranquila mi domingo, a excepción de un Hola que como te habrás dado cuenta que soy nueva por tu blog, y por la blogosfera en general.

ANABEL dijo...

A mi lo que me llamó la atención es que excomulgue a la niña, madre... y no se pronuncie sobre el padrastro. ¡Menudo sinvergüenza el arzobispo! Creo que él mismo se ha echado piedras sobre su propio tejado. Menos mal que hay gente como el obispo de Cadiz que al tiempo que dedica el palacio arzobispal a cuestiones humanitarias, decide recortarse el sueldo un 10% para ayudar a la gente...Igualito, igualito que el tiparraco ese de Brasil. A él es a quien debían excomulgar por falta de valores éticos.

Isabel dijo...

Como tú dices, excluyo a curas y monjas que tienen un comportamiento humano y dignificante, pero la actitud de la iglesia en general en un caso como el de esta pobre niña, es repugnante. Un beso

Marcelo dijo...

Estamos andando los mismos caminos últimamente. Me refiero a mi "Confieso que he pecado" incluso me llegó un comentario anónimo en contra del aborto, el cual me llamó mucho la atención. Por qué hablar del aborto en esa entrada que hice? Me sonó como para equiparar. En fin, los comentarios anónimos no me gustan en general, sobre todo cuando esconden una crítica que no se atreve a ser abierta.
Un beso

Tere dijo...

Para mayor vergüenza,desde la Iglesia se ha dicho que este obispo tenía que haber sido más discreto y no precipitarse tanto en excomulgar a la madre,ya que estas prisas han hecho notorio el suceso y acaparado la atención de los medios de comunicación.
Es inmundo,bestial cómo tratan a esas víctimas de la crueldad de otro y qué hipocresía,se ha de excomulgarla por el aborto,pero sin escándalos.Pone los pelos como escarpias .
Un abrazo

Miriam dijo...

Tu aclaración es muy válida Ceci, ya que hay muchos curas y monjas que hacen mucho por ayudar a la gente.
Pero hay de los otros, de la ceguera profunda, de los que juzgan sin mirar su propia vida, los que son una porquería de persona.
Que cada cual se meta en lo suyo, eso sería lo bueno como tu dices.
Pero claro ver la paja en el ojo ajeno es mucho mas fácil verdad.
Ahora, que van a hacer con ese hombre que destrozó la vida de esa niña para toda su vida??
Besos Ceci

Raquel dijo...

Yo también me quedé sin aliento al escuchar la noticia, sin poder entender cómo la iglesia (la gran mayoría, vaya) sigue funcionando como funciona. ¿Es tan difícil aceptar que las instituciones necesitan cambiar si es que quieren seguir existiendo? En fin, el tema es complicado.
Un abrazo

Carlos Felipe dijo...

SUBLIME... MAGNÍFICO... el final de tu post resume mi pensamiento. Es increíble las rentabilidades que hace la Iglesia o que, al menos, lo intenta. Yo por eso me excomulgué hace tiempo.
Un saludo.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Este fin de semana apenas he podido leer el diario, pero pasé esta noticia un poco más despacio que las demás. Me resultaba chocante a quién excomulgaba y quién era el que protestaba. Me imaginé un señor con una bata negra hasta los pies, con barriga y papada, sentado en una mesa lujosa, con un crucifijo bañado en oro de muchos quilates, diciendo lo que está bien o lo que está mal, sin importar el sufrimiento terrenal de la niña. Con esas declaraciones, el arzobispo o quien fuera, se ha ganado un altar en no sé que sitio... Que verguenza
saludos y salud

Beatriz dijo...

Es por esas acciones y declaraciones que la Iglesia se aboca, AFORTUNADAMENTE,a su fin tal y como hoy la entendemos...
Como tú, conozco misioneros que no "comulgan" con las imposiciones vaticanas y que, realmente, trabajan, ayudan y ponen su vida y sus esfuerzos al servicio de los demas.
Como en su día dijo Alberto San Juan cuando le entregaron el Goya..."por la desaparición de esa cosa llamada Conferencia Episcopal", ja ja...
Un beso. Bea

dudo dijo...

totalmente de acuerdo, cecilia.
Es espeluznante el caso, y las palabras del señor obispo, asquerosas. Impresionante, señor obispo, que se preocupe usted de lindezas morales cuando el daño es tan grave... en fin.
Que digan lo que quieran. A mí me importa un bledo. Espero que a esa pobre niña, también.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Totalmente de auerdo contigo en todo nenita, hay cosas que no se entienden y por eso he llegado a la conclusión de que la Iglesia y yo no nos vamos a encontrar nunca jamás.

begoyrafa dijo...

Poco más que añadir a lo que has dicho. Lo firmaría punto por punto. También estoy con Mari Carmen, no le doy ninguna importancia a lo que la Iglesia opine sobre cuestiones que poco les incumbes, pero sí tiene razón Anabel cuando dice que a quien debieran excomulgar es al no sé ni que adjetivo ponerle que violó a una niña de nueve años.

Un abrazo
Rafa

Rachel dijo...

indignante es poco querida, es terrible que sucedan cosas así y más aún que el arzobispo ese que no me merece ningún respeto, valore, juzgue, una actitud lógica y necesaria. Estoy tan harta de la hipocresia del catolicismo y todo lo que les rodea, para mi hacen más mal que bien en todo lo que se proponen, tanto predicar ayudar al prójimo y cosas así y ellos QUÉ HACEN???? en fin, como ves a mi tb me indigna y cabrea profundamente. Nunca tienen suficiente con el dolor de un ser ajeno, si pueden hurgar más en la herida pues mejor que mejor...impotencia es lo que siento y sobre todo VERGÜENZA AJENA.
Espero que le vaya todo bien a esa niñita, se merece lo mejor en su vida, ya ha sufrido bastante.

Besitos y feliz lunes,
Rachel

Sibyla dijo...

Suscribo todo lo que dices!

Es un asunto totalmente indignante.

Un abrazo Cecilia:)

Selma dijo...

Es unánime el pensamiento que sobre este hecho tenemos todos... Y con los pederastas, pedófilos que tienen entre sus filas... ¿Qué hacen? ¿Excomulgarlos? ¡No! Si pueden los cambian de destino y poca cosa más...

Así está esta Iglesia oficial... Y pensar que en este mismo pais del cual hablas si hay un Hombre que es digno de recordar y seguir seamos creyentes o no: Monseñor Casaldàliga...

Besos cariñosos, desde mi Agnosticismo más profundo...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Como si la pobre niña no hubiera tenido suficiente, los guardianes de la moralidad la castigan aun mas.
Indignación, rabia.
Y pena por esta niña.
Que su futuro sea mejor que su pasado.

Miguel dijo...

De acuerdo contigo al cien por cien. Creo que más claro no se puede decir.

Cuánta hipocresía destila esta Iglesia.

¿Cuándo reaccionarán? Creo que nunca.

Nos vemos

Gema dijo...

Este posicionamiento del clero ya huele a rancio, opinan así porque no son padres y no ven mas allá de su horizonte.
Pd: corroboro tu última frase, ojala...

Ferragus dijo...

Cómo sanar a esa pequeña alma. Cómo limpiarle esas lágrimas, su tierna niñez. Duele.

HADA ISOL dijo...

Pobre niña! cuanta necedad!
que falta de corazón en quienes deberían tener por su " VOCACIÓN" UN MAYOR AMOR AL PROJIMO,y me pregunto si al animal que violó a la niñita lo excomulgaron también o solo con decir "me arrepiento" ya será perdonado y recibirá indulgencias plenarias.La hipocresía es muy grande ,no la tolero,cuando escuchaba este tema en la radio me indigné tanto,que no se me pasa la rabia.Un aborto para salvar a una niña es un pecado mortal y la pedofilia??????
Tal vez ellos no la consideran pecado porque quizás quedaría muy feo tener tantos sacerdotes excomulgados...

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Ya hemos perdido la cuenta de la cantidad de veces que esto ocurre.
Son unos inmorales. Y si que es cierto que aun quedan obispos que actuan por amor al prójimo, pero son los menos, y además son cobardes, porque viendo lo que ven no dicen ni hacen nada.
Antonia P. comenta el caso de este niño que ha salvado la vida gracias a su hermano.
Hace mas de un año yo seguí el caso de Izel. (una niña de Manresa)dia a dia y lo iba publicando a medida que se producia la evolución del transplante de médula y su feliz final.
La iglesia, a los pobres padres, los ponian a parir sn piedad alguna durante todo el tiempo.
Esta gente no tiene perdón, son una pandilla de sinvergüenzas.
Una abraçada/Un abrazo.

fritus dijo...

No tengo ni una sola coma que añadir a este post, magnificamente bien escrito, en un estilo directo y claro (al que no nos tienes acostumbrados pero que es tan bueno como el tuyo habitual) . Solo decirte que estamos telepáticos, la última entrada del mundo frito versa sobre un tema parecido, aunque, obviamente, sin tu calidad literaria.
Un abrazo.
PD.- Ojalá hubiesen tantos puntos de venta de preservativos en Brasil(camisinhas, para ellos)como curas descerebrados. Nos iría , a los brasileños y a los humanos en general, mucho mejor.

Cornelivs dijo...

Sin tiempo para leerte, querida amiga, solo me paso para darte un abrazo! (Al final de semana creo que estaré mas libre.) Un beso.

manuespada dijo...

Indignante, aunque te digo una cosa, si una Iglesia así la excomulga, mejor para ella, que se mantengan bien lejos de su vida es lo mejor que le podría pasar. Todos los que rodean a la niña deberían apostatar, como si fuera una especie de dimisión de la Iglesia, para que se jodan, es más, deberíamos amenazar todos con hacerlo, a ver si así las cosas empiezan a cambiar si ven que se les marchan los clientes.

fernando dijo...

Firmo tu posto al 100%. Besos.