domingo, 18 de enero de 2009

Domingos por la mañana

Los domingos por la mañana Madrid cambia de formas y de colores. Las calles de sus barrios parecen tranquilas. Pocos vehículos surcan las calzadas y pocos peatones salen a pasear y a comprarse el pan y la prensa antes de las doce o de la una.


En algunos tramos, las calles están invadidas por padres y abuelos, que vigilan a niños que se deslizan sobre el asfalto con patines y triciclos, que corretean con su bicicleta nueva o que, simplemente, disfrutan de un espacio arrebatado a los automóviles y los autobuses que lo invaden a diario.

Los domingos por la mañana es un gusto deambular por las aceras deshabitadas, darse una vuelta hasta una panadería lejana donde el pan es más crujiente, hasta el quiosco o hasta alguna de las varias librerías que están abiertas durante la jornada. Porque el domingo es un día idóneo para comprar libros, deteniéndote a mirar todos los mostradores: los de novedades, los de ofertas, los de libros de bolsillo...
Me gustan los libros de bolsillo porque abultan poco y se colocan con más facilidad en las estanterías, y porque pesan menos que los volúmenes novedosos, lo cual agradecen las manos de quien lee y los hombros cuando se lleva lectura en el bolso.
He comprado un par de libros de bolsillo. Uno de ellos es Ligero de equipaje, de Ian Gibson, porque ayer hablaba Fernando de él y me dieron ganas de leerlo cuanto antes.

31 comentarios:

Marcelo dijo...

Me gusta como escribes Cecilia. Porque nos transportas hacia lo que estás contando.
Buen domingo!

Fotopaco dijo...

Los domingos por la mañana son especiales, aunque con el tiempo cambiara aquello de "vestirse de domingo" por un chándall :)

Saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Los domingos las ciudades quedan vacías, aquí pastelerías y alguna panadería estan abiertas pero nada más,el comercio no tiene horario libre, han de seguir las normas de la Generalitat que dice que los domingos son para descansar igual que las noches.Bien pensado el pobre que tenga que trabajar en estos días es de pena, lo dice una que ha trabajado casi toda la vida, mañanas, tardes,noches, domingos, dias de
Navidad,Reyes..semana Santa...me lo he tragado todo,pero el ser humano es como los burros Cecilia, uno se acostumbra a todo y más.

alma máter dijo...

Yo los domingos por la mañana me lo tomo con calma... Es el único día que puedo ir despacio ¡¡los adoro!!! La calle muchas veces ni la piso (como hoy), y el que salgo me encanta tomarme mi cañita, mi pinchito, pasear etc...
Un beso.

Tere dijo...

También ocurre aquí en Palma,todo el mundo desaparece y mucho más en verano,no me gustan las calles tan vacías,da algo de miedo.¿Cuál era el segundo libro que compraste? yo también prefiero los de bolsillo,son más manejables.Abrazos

Arcángel Mirón dijo...

Me gustó tu paseo, Cecilia. Me dieron ganas de Madrid.

SELMA dijo...

Me pasa lo mismo que a Geni... Aquí todo está muerto.. y de librerías abiertas ni una...
A mí tambien me gustan los de bolsillos, te los puedes llevar a todas partes sin temor a dañarlos... pero según y como no puedes esperar a que salga la edición de bolsillo...

Un beso dominguero y sereno Cecilia

Incombustible dijo...

Me gusta Madrid, especialmente cuando lo describes tu. Estuve dos veces y la pena es que, como iba en grupo, no tuve oportunidad de recorrerlo con calma. Tendré que ir una tercera vez, algún día

Besos de domingo

Mari Carmen dijo...

También me gusta pasear por las calles tranquilas y entrar en las librerías. Sería bonito pasear juntas, estoy segura de que sí. Y como te digo en Nómadas, si quieres, te invito a desayunar, cuando tú quieras, en la Ciudad Universitaria. Estamos a un Metro, seguro :)

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La luz de los domingos por la mañana en Madrid (a pesar de la contaminación de los últimos años) es algo que ilumina cualquier minuto de un día lento.

Anita dijo...

Estaría genial que los domingos fueran de uso exclusivo para bicicletas. Por lo menos las ciudades tendrían un dia para oxigenarse y descongestionarse del humo semanal.

Disfruta de tu nuevo libro.

Muakk

Laura dijo...

Y qué encanto emanan esas ciudades tan grandes y caóticas durante esos momentos de paz.
Tienes mucha razón, a mí también me encantan las ediciones ligeras de los libros. Estéticamente son menos vistosas, pero son mucho más prácticas y fáciles de leer. me encanta que las páginas se abran bien y el libro se sostenga con una sola mano mientras estás tomando un café y leyendo, o cuando lees en el tren.
Un saludo y feliz comienzo de semana

Miriam dijo...

Hola Ceci! que lindo Madrid contado por tus ojos!
Hablando de libros, hoy estuvimos en una librería solo de paseo con Maqui. Sábes? ella recién empieza a leer y parece que le están interesando mucho los libros. Ojalá siga así, no te parece?
Besitos

dudo dijo...

Qué ganas de comprar un cucurucho de porras y sentarme en un banco del parque de Aluche a comer, respirando domingo con calma...

Álvaro Dorian Grey dijo...

Me gustan los domingos y soy un experto en ellos (domingero total), ayer, sin ir más lejos, me puse las zapatillas y directo a por el diario y unos churros... como Dios manda.
Yo también soy de más de los libros de bolsillos, mucho más práctico.
Saludos y salud
P.D. ¿d´nde está la librería de la foto? Es chula

Cecilia Alameda Sol dijo...

La librería de la foto está cerca de la glorieta de Bilbao. Es una de esas tiendas que combinan novedades literarias con libros de saldo, descatalogados y de oferta. Así que cuando vas allí, igual puedes comprarte un libro recién salido del horno editorial que te pasas por los mostradores de oferta en lo que puedes hallar libros muy interesantes por cuatro o cinco euros. También hay revistas de historia, libros infantiles, clásicos, de cocina, todo a buen precio en el sótano.

manuespada dijo...

Yo soy de los que odia los domingos, desde que era pequeño, pero tomo nota de la librería, a ver si me acerco por allí (aunque sea un lunes).

Fotopaco dijo...

A mí me encanta el boulevard de la foto. Paso por allí siempre qeu voy a la sala de exposiciones del Canal. La próxima vez miraré la librería.

Ferragus dijo...

Nada mejor que un paseo urbano en domingo, Cecilia, aguardando por aquellos detalles imperceptibles en otros días.
La primera fotografía que nos muestras, refleja toda aquella tranquilidad. Me hace recordar paseos y vistas en fin de semana, que también realizo aquí, en Santiago.
Un saludo.

aroa dijo...

Es un gusto salir temprano los domingos a Madrid, sí. Se hace muy tuya la ciudad. Pero nunca consigo levantarme...

Lo intentaré...

Diana Puig dijo...

Es verdad lo que dices, yo he paseado por Madrid algunos domingos, ya que cuando he viajado a Madrid es en fin de semana y puedes disfrutar de una gran ciudad dando un paseo tranquilo.
También prefiero yo el libro de bolsillo por lo mismo que tú, el otro día buscaba el libro de "La formula de Dios" y no lo compré porque solo lo tenían en libro, esperaré a encontrarlo de bolsillo, lo leo antes, lo llevas en el bolso y después no te ocupa tanto sitio si es que lo dejas en casa, porque normalmente muchos de ellos, los voy pasando, cualquier día vuelven a mis manos.
Un abrazo, didi.

Rachel dijo...

qué ganas de visitar madrid, hace mucho que no voy y ahora, al leer tu post me has dado una nostalgia de volver. Como me gustaría chasquear los dedos y aparecer en una mañana de domingo tal cual tú la describes...Ahhh qué gracia lo de los libros de bolsillo, yo también soy de comprarlos en ese formato pq ocupan menos, son más cómodos. Me encanta comprarme alguno cuando voy de viaje, es como mi recuerdo de cada lugar, así me quedo con la sensación y lo que me transmitió y dónde. Bonito post. Un beso, Rachel

fritus dijo...

cuando vivía en Barcelona me encantaban los domingos por la mañana...casi siempre la misma ruta, parc de la ciutadella y Barceloneta...y esa sensación de ciudad deshabitada y de que, yendo en bici, ningún coche iba a atropellarte...coinciod con Marcelo en que el poder evocador de lo que escribes es enorme.
un abrazo.

P_a_T_r_y_:D dijo...

mañana es como un domingo parecido al que describes... aqui estamos de fiestas patronales :D...

no se si te lo he dicho, pero he estado en Londres y me ha gustado muuuuuuuuuuuuucho más que Nueva York, cosa que no me esperaba de ninguna manera... como superar la ciudad de los rascacielos?... pues.. con Londres! impresionante.... te lo recomiendo!

Fernando Manero dijo...

Describes las ciudades como nadie, Cecilia. Has recuperado y mejorado una forma de transmitir la realidad urbana, en la que se mezclan el urbanismo, la sociedad, el arte, el ambiente y la historia. Lo has hecho a raiz de tu viaje a Nueva York - prepara la publicación, por favor - y nos deleitas con tu mirada sobre el paisaje madrileño. Nos reconcilias con Madrid, nos lo haces más hermoso, más grato, más atractivo. Es el Madrid de Cecilia. El Madrid por el que merece la pena "madrileñear", para tener la sensación de que la gran ciudad es también el espacio de los descubrimientos pendientes.

Cigarra dijo...

¡Que diferentes son las mañanas y las tardes de domingo! Las mañanas tan llenas de posibilidades; las tardes tan tristes. ¿por qué será?

Cigarra dijo...

¡Qué ilusión me hace! Había reconocido la foto de la librería en la calle de Luchana, antes de leer tu comentario diciendo dónde esta! Aún conozco Madrid!

HADA ISOL dijo...

Yo que jamás he visto Europa,acabo de pasear contigo por las calles de Madrid en día domingo!
Me llevaste con tus letras Cecilia!,que bien lo describes,esa sensación de acompañarte me ha gustado y te la agradezco!
Que tengas buen día amiga mía!

Marian dijo...

Hola Cecilia,
Los domingos por la mañana son especiales para recorrer la ciudad, para salir al campo o cualquier otra actividad que sea de nuestro agrado, el ritmo es tan distinto que parece otro mundo.
A mi también me gustan los domingos por la mañana.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

Los domingos por la mañana en una gran ciudad es una gozada. Precioso tu post. Besotes, M.

Rosa dijo...

Hace un montón de años que vivo en Madrid.... pero soy de las que digo "DE MADRID AL CIELO"

Un beso.