viernes, 21 de noviembre de 2008

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Más cerca de Nueva York

En Nueva York las casas se calientan con vapor, que circula por cañerías. Por eso se ve en las películas un humillo que sale del pavimento. La ciudad de Nueva York está asentada sobre un suelo de roca, con alta concentración de mica, que es ideal para el anclaje de edificios. Las torres más altas se ubican en las parcelas donde la roca es más superficial.

Me he enterado de esto en un libro que se titula “A cien millas de Manhattan”. Me lo regalaron cuando anuncié el viaje a Nueva York y, a primera vista, me sorprendió su autor: Guillermo Fesser, uno de los dos componentes de Gomaespuma.

Guillermo se fue en el año 2002 a Estados Unidos, el país de su mujer. Se afincó en el estado de Nueva York, a cierta distancia de la capital. Su propósito era elaborar un guión de cine, pero lo relegó cuando empezó a relacionarse con la gente, con el entorno, a tomar notas de lo que veía y escuchaba. Al regresar a España, plasmó en un libro su notable experiencia: todo lo que había aprendido de un país que no se parece ni al de las películas del oeste ni es exactamente igual que el que asoma a los telediarios cuando hay una tragedia.

Con un estilo propio de quien está acostumbrado a narrar oralmente, Fesser transmite al lector su pasión por un mundo distinto al nuestro, y consigue que se perciba a los “americanos” como la gente tan estupenda que realmente debe ser.

Gomaespuma no es sólo una fórmula de humor, es también un proyecto social, un afán cultural que yo he descubierto siguiéndole el rastro a Guillermo Fesser.

Me encantó que me regalaran este libro que, reconozco mi error, a mí nunca se me hubiera ocurrido comprarme. Ha sido un gustazo leerlo.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Lo sensato es recordar

Hoy encuentro en el periódico un par de artículos que me interesan, ambos sobre el tema de la memoria histórica, de los desaparecidos durante la guerra y la postguerra, de las actitudes de quienes quieren abrir las fosas comunes...

Del primer artículo entresaco unas palabras del catedrático de psiquiatría y académico de la Real Academia Española Carlos Castilla del Pino, que, según dice el reportero, ha tratado a muchas víctimas de la Guerra Civil: "Un país que no revisa su pasado es menos sano mentalmente. Lo sensato es recordar, que es tanto como evitar repetir errores en el futuro. No es verdad que recordar sea reabrir heridas. No he visto revanchismo. El odio muere, se extingue, pero la necesidad de ponerle nombre a los muertos, de honrarlos, no. Siempre llega un momento en que hay que ponerle fin a ese trauma interminable".

En el reportaje se cuenta cómo han superado otros países, que pasaron por dictaduras sanguinarias, el dolor de sus fallecidos, cómo recuperaron sus cuerpos y sus buenos nombres. Y una se pregunta ¿por qué España tiene que convertirse en un avestruz que mete la cabeza debajo del ala? Argentina, Chile, Alemania, Marruecos, Suráfrica, Guatemala han investigado el paradero de quienes murieron por no se adeptos al régimen tiránico. Y eso no les ha supuesto desangrarse.

Otro artículo que he leído con gusto trata de literatura. Manuel Rico señala la paradoja de la cultura española, donde adquieren éxito notable "novelas procedentes de otros países y lenguas en las que se aborda tanto la realidad presente (ahí está el Auster de Un hombre en la oscuridad) como, desde los más diversos ángulos, la memoria más dura de Occidente, desde la experiencia de los campos bajo el nazismo hasta la guerra de Vietnam, mientras cierta crítica y no pocos escritores denuncian, en España, una excesiva producción de "novelas sobre la guerra civil", de narraciones sobre la posguerra, y califican de superada la novela socialmente comprometida".

Dicho con palabras menos cultas: que aquí se ven muchas películas y se leen muchas novelas sobre las guerras ajenas (la de Vietnam, la de Secesión de los estadounidenses) pero cuando se presenta un libro o una película española que se enmarca en los años 3o, 40 o 50 de nuestro país, es frecuente escuchar esa frase tan manida de "pasar página" y alegar que a los españoles no les interesa el pasado. Entonces ¿para qué dan los niños lecciones de Historia en el colegio? ¿Por qué conmemoramos tantas veces la guerra de independencia o la llegada de Colón a América?

domingo, 16 de noviembre de 2008

Nueva York


"Nueva York era un espacio inagotable, un laberinto de interminabales pasos y, por muy lejos que fuera, por muy bien que llegase a conocer sus barrios y calles, siempre le dejaba la sensación de estar perdido. Perdido no sólo en la ciudad, sino también dentro de sí mismo".

Ciudad de Cristal, Paul Auster.

En estos últimos tiempos, Nueva York ha estado en mi punto de mira. He vuelto a ver las películas de Woody Allen, he atisbado el clima a través de la cámara de Times Square , he visto fotografías y he leído textos sobre Manhattan en blogs amigos, he leído también algunos libros sobre la zona. Y he sacado de la estantería la Trilogía de Nueva York de este escritor al que admiro, Paul Auster. En la primera página he encontrado esas palabras que transcribo arriba.

Pronto podré comprobar in situ si realmente Nueva York es una ciudad en la que perderse puede ser una forma de vivir o un camino para encontrarse. Si Nueva York es tan deslumbrante como la de esta foto que alguien me envía desde allí.
¡Ehhhh! Que no me voy hasta el sábado. No me despidáis todavía

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Hoy dice el periódico...

Siempre he apreciado el poder de las palabras. Siempre he admirado a quien sabe utilizar las palabras, combinarlas y trenzarlas para transmitir ideas, emociones y afectos. Por eso adoro los libros, las cartas, las tertulias, las confidencias… y desde hace once meses, adoro el mundo de los blogs. El increíble mundo de los blogs.

Me maravilla el poder de las palabras que, rompiendo los moldes de comunicación y diálogo tradicionales, atraviesan el espacio arrastrando consigo un sinfín de teorías y de anécdotas, de ternura y sentimientos. Me maravilla la cantidad de vida y calidez que irradia la pantalla de mi ordenador cuando abro ciertas páginas del blogger.com que me he acostumbrado a leer y a disfrutar casi a diario. Como la de Rafa. ¿Sabéis de quién os hablo? Rafa es ese chico asturiano que tiene una hija que acaba de cumplir siete años, Laura, y una mujer para la que siempre tiene elogios y gratitudes. Ese guaje que tiene la costumbre generosa de dedicarle su entrada de los miércoles a quienes visitamos su blog.

Rafa, hoy te toca a ti leer lo que pienso de ti.


A Rafa lo conocí en la primavera, si no recuerdo mal, porque me llamó la atención su cabecera: Hoy dice el periódico. Me gustó lo que leí y regresé otros días a su casa. Rafa posee la capacidad admirable de escribir todos los días una entrada antes de que amanezca, incluidos los sábados y los domingos. ¡Qué tesón y qué ingenio! Me asombra su asiduidad y la claridad de su pensamiento a esas horas en que la mayoría todavía estamos remoloneando entre las sábanas.

A estas alturas del año, a Rafa ya lo considero un amigo aunque no le haya visto más que en unas fotos de pequeño formato y no haya oído nunca su voz. Le considero tan amigo que los domingos, aunque no soy futbolera, procuro enterarme de qué ha hecho el Sporting para saber si Rafa se ha llevado una alegría. Y cuando dice el meteorólogo de turno que va a llover en Gijón, me dan ganas de mandarle un aviso a Rafa para que coja el paraguas antes de salir de casa.

Creo que no soy la única a la que se le han saltado las lágrimas cuando Rafa escribió sobre mis escritos blogueros. Fueron sus palabras un regalo hermoso para mí, una constatación de que el poder de las palabras rebasa los límites de la distancia y la frialdad de la pantalla de un ordenador cuando el que escribe es capaz de poner en marcha, simultáneamente, la cabeza, los dedos y el corazón.

Hoy dice el periódico, Rafa, que es miércoles de noviembre. Lo que no dice el periódico (y si no lo dice, ya nos encargaremos otros de decirlo) es que eres un tipo estupendo.

Como no atino a poner un vídeo, te pongo un enlace para que veas la canción que te dedico.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Crisis y moralidad

Paul Krugman, profesor de Economía en la Universidad de Princeton, firma hoy un artículo en las páginas económicas de El País en las que analiza "las prioridades de Obama". No es que yo sea experta en materia económica, ni mucho menos, pero creo que los argumentos de este profesor son interesantes. Veamos:

Pero sí sería justo que la nueva Administración deje claro que la ideología conservadora, con su convicción de que la codicia siempre es buena, ha ayudado a crear esta crisis. Lo que dijo Franklin Delano Roosevelt en su segunda toma de posesión -"siempre hemos sabido que el interés egoísta e irresponsable era malo desde el punto de vista moral; ahora sabemos que es malo desde el punto de vista económico"- no ha sido nunca tan cierto como hoy.

Resulta que la crisis, según dicen todos los expertos, ha sido generada por lo que Krugman llama codicia de los estamentos conservadores de la sociedad estadounidense. Por ello, no hay que afrontarla restringiendo inversiones en asuntos de bienestar público ni recortando salarios de los menos favorecidos por la fortuna, sino todo lo contrario. Mejor lo expresa el articulista.

Y hoy parece ser uno de esos momentos en los que también es verdad que, por el contrario, lo que es bueno desde el punto de vista moral es bueno desde el punto de vista económico. Ayudar a los más necesitados, aumentando las prestaciones de salud y desempleo, es lo que se debe hacer desde una perspectiva ética; es una forma mucho más eficaz de estímulo económico que rebajar el impuesto sobre las plusvalías. Ofrecer ayuda a gobiernos locales en situación difícil para que puedan mantener los servicios públicos esenciales es importante para quienes dependen de dichos servicios, pero es también una forma de evitar pérdidas de puestos de trabajo e impedir que la economía caiga en una depresión aún más profunda. Es decir, abordar un programa de prioridades progresista -llamémoslo un nuevo New Deal- no es sólo posible desde el punto de vista económico, es exactamente lo que necesita la economía.

O sea que eso de dejar de atender a la educación, a la sanidad, eso de reducir en inversiones sociales no va a servir para paliar la crisis, ni en Estados Unidos ni, supongo que tampoco, en España. ¿Lo sabrán ciertos políticos de este país?

Os dejo el enlace con el artículo

sábado, 8 de noviembre de 2008

Bailarinas, retratos y pinturas

Este otoño se ha inaugurado en el paseo de Recoletos una nueva sala de exposiciones de la Fundación Mapfre. Y se ha estrenado con tres muestras muy interesantes, cada una de ellas ocupando una planta del señorial edificio.

En la planta de calle hay una serie de obras de Edgar Degas, el pintor impresionista a quien se identifica fácilmente por sus cuadros de bailarinas. Esta exposición está llena de mujeres danzando: oleos, pasteles, dibujos y, sobre todo, esculturas que sorprenden por la belleza de las posturas de las bailarinas. (Te gustaría, Miriam)

Muchas de estas obras proceden de París, del Museo d´Orsay. Otras han venido de Brasil, del Museo de Arte de Sao Paulo. La exposición se titula Degas: El proceso de la creación.

En la planta primera, hay una interesante exposicón de pintura titulada Entre dos siglos, España 1900, que contiene obras firmadas por los grandes artistas que todos admiramos.: Dalí, Solana, Miró, Romero de Torres, Sorolla, Vázquez Diaz, Zuloaga... Para embelesarse un buen rato con esta exhibición variopinta de las vanguardias.

Y en la planta sótano se ha montado una peculiar exposición de fotografía: a lo largo de las paredes cuelgan 33 obras del norteamericano, Nicholas Nixon, que pertenecen a una serie de retratos en los que, a lo largo de más de treinta años, el autor plasmó a las mismas cuatro mujeres, su esposa y sus tres cuñadas. Cada año, las hermanas Brown posaban para Nixon mudando de postura, de peinado y de atuendo, pero siempre mirando al objetivo y ajustándose a un orden establecido desde la primera foto.

El resultado es asombroso porque, al contemplarlo, te das cuenta de qué manera incide el paso del tiempo en el rostro de los seres humanos. No sólo porque ves envejecer a cuatro mujeres de rasgos semejantes, sino porque los efectos de la edad son diferentes para cada una de ellas.

Si estais lejos, podeis echar un vistazo al Museo Virtual.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obama presidente



A estas horas, las dos y media de la tarde, en Times Square la gente anda de compras y paseos, tal como podeis ver si os asomais a una cámara que está instalada en esta calle importante.


Pero hace unas horas estaba así:



Se me ocurren muchas cosas que decir, pero prefiero disfrutar con la estampa de hoy: un hombre afroamericano al frente de un país en el que todavía sigue siendo un valor añadido el color de la piel.
Un país en el que se califica como afroamericanos a personas de raza negra que han nacido en Estados Unidos, igual que sus padres, sus abuelos y sus tatarabuelos. Personas que que no han nacido en Africa ni tienen progenitores africanos, como es el caso real de Obama. Mientras que a los blancos de piel no se les llama euroamericanos por ser descendientes de colonos y emigrantes europeos.
Enhorabuena a los estadounidenses por atreverse a dar este paso hacia el futuro.
Y¡Por fin se largará el último del trío de las Azores!
(Las fotos son de El País).

sábado, 1 de noviembre de 2008

El voto difícil de EEUU

Durante estos días estamos asistiendo a crónicas y reportajes sobre la campaña electoral estadounidense, programas especiales, comentarios, chistes... Es lógico, porque la figura del presidente de aquel país influye en todo el planeta. Y porque ¡al fin! sale de la Casa Blanca el nefasto inquilino que tantos desastres ha provocado. Y no sólo me refiero a Irak, claro. También se ha gestado bajo el mandato de Bush la crisis económica que afecta al planeta. Habrá que aguantarle hasta enero, pero ¡se va!

Al margen de los programas sobre los candidatos que estos días inundan las emisoras de televisión, quiero recomendaros uno en el que se analiza la forma de votar de los estadounidenses. Porque resulta que en el ámbito de "la mayor democracia del mundo", la más desarrollada, la más potente, las dificultades para votar son tantas que se queda sin ejercer ese derecho básico miles, millones de personas.

En Portada, que es uno de los programas más serios, rigurosos y de mayor calidad de la televisión pública española, emite mañana, domingo, un programa sobre las elecciones para la presidencia de Estados Unidos. Un equipo de TVE, con Juan Antonio Sacaluga como reportero, se trasladó hace unas semanas al vasto país norteamericano para averiguar in situ las deficiencias del sistema y las opiniones de expertos y afectados.

"Estados Unidos arrastra una de las tasas de participación electoral más bajas de las democracias occidentales, pero se desconocen, por lo general, requisitos, trabas y dificultades que obstruyen el proceso . La complicación del sistema perjudica sobre todo a las minorías étnicas y, en particular, a los ciudadanos con más bajo nivel de ingresos o de estudios. Además de cuestiones técnicas o burocráticas, las elecciones norteamericanas arrastran una tradición de pequeñas o grandes trampas, de ligeros o pesados fraudes, sutiles o groseras manipulaciones que no son conocidos por la mayoría de la opinión pública española", dice la información sobre el programa.

Los medios norteamericanos más responsables se han implicado en esta ocasión en el proceso y han denunciado las fracturas del sistema electoral para evitar que se repitan bochornos de citas electorales anteriores.

De esto se ocupará mañana el programa. Yo creo, conociendo la calidad del programa En Portada y la de los periodistas que trabajan en él, que merecerá la pena verlo.

En Portada: Estados Unidos, una democracia limitada. La 2 de TVE. 21.30 del 2 de noviembre.