domingo, 12 de octubre de 2008

Revisando libros

¿Qué hacer cuando los libros ya no caben en las estanterías diseminadas por toda la casa? ¿Cuándo vas a la librería, hojeas un libro sugerente y piensas de inmediato: éste no me lo llevo porque abulta demasiado?

Hay muchas opciones para afrontar el problema: poner estanterías en habitaciones en las que todavía quedan huecos, espachurrarlos unos contra otros para que quepan dos o tres volúmenes más por anaquel, sacar algunos que sabemos que no vamos a volver a leer porque no nos gustaron mucho o, al menos, no nos gustaron lo suficiente para repetir en el futuro ni para recomendarlos a nuestros hijos, hacer una selección para entregarlos a una ONG cultural, a un centro de mayores o a una biblioteca que sea tan generosa que admita una donación...

Me decanto por la última opción. Voy a revisar todas las estanterías con el propósito de quitar, como mínimo, un libro por estante. Me pongo a la tarea el sábado por la mañana, continúo un rato por la tarde y termino la revisión el domingo a las cuatro y media. ¿Qué he conseguido? ¡Un éxito! He conseguido sacar unos cuantos libros que están en buen estado físico, por supuesto; algunos están firmados por escritores de alta reputación, otros son de autores casi desconocidos. Unos son gruesos, otros de pocas páginas. Los cuento y ¡qué frustración!. No son más que once. ¡Dos días para sacar once libros!

Debería reconsiderar el trabajo con una perspectiva más amplia. Hay libros en la casa condenados a no ser leídos por nadie de los que aquí habitamos. ¿Por qué, entonces, no enviarlos a un sitio donde encuentren nuevos lectores? No se trata de echarlos a la basura, ni de quemarlos como hicieron el cura y el barbero de don Quijote con las novelas de caballería del hidalgo. Al contrario: se trata de brindarles una nueva oportunidad, de sacarles del nicho en el que les he confinado desde que leí su página final.

Así que aquí estoy ahora, intentando convencerme de que he de reiniciar a la faena hoy mismo, evitando caer en la tentación de dejarlo para otro día, para el mes que viene, para las vacaciones de navidad.

¿Puede alguien ayudarme con un consejo o una sugerencia?

49 comentarios:

Mita dijo...

¿Tienes armarios en el lugar donde trabajas?
Besos

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Uy niña. Tenemos el mismo problema, así que cuando encuentres una solución, ¡por favor, hazmela saber!
Besicos

Fernando Manero dijo...

Para liberar espacio y abrir huecos que nos permitan seguir nutriendo nuestra biblioteca, sólo hay dos opciones: ampliar el espacio disponible bien adquiriendo una casa más amplia o alquilando (comprando, si se puede) un local cercano al que destinar lo que no necesitamos habitualmente; o recurrir a la donación, ya sea a bibliotecas públicas, que las hay necesitadas de engrosar sus estanterías, o a centros de enseñanza, próximos o lejanos. En cualquier caso, requiere esfuerzo, e incluso dinero, pero mejor eso que no almacenarlos sin orden ni concierto u olvidarnos de ellos.

Mita dijo...

Ahora tengo dos estanterías nuevas casi vacías, una de mibre redonda preciosa y otra de madera blanca, y es un placer indescriptible. Se van llenando de nuevos aires, se reestructura el pensamiento y los gustos. Los libros los llevé a mi lugar de trabajo, algunos vuelven y otros no; deshacerse de ellos para siempre ya es un poco más complicado, porque acabarás echando de menos-por los sentimientos y recuerdos y vivencias que conlleva cada uno-lo que menos te imaginas. No se me ocurre ahora otra solución, a no ser que donarlos a las bibliotecas públicas te llene de alguna manera. O regalarlos a alguien a quien puedas visitar y saber que los disfruta.
Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Conozco perfectamente de lo que hablas. Hay muchas bibliotecas que ya no admiten donaciones. ¿Saldo en una librería de viejo? ¿Liberar el libro en un parque a la espera que alguien lo acoja?

Marcelo dijo...

Mi problema es que soy muy posesivo con los libros, me cuesta desprenderme de ellos. Y en mis pequeñas bibliotecas están amontonados en doble fila y nunca encuentro nada. Conclusión: no puedo aconsejarte...
Un beso

Mita dijo...

También puedes poner unas baldas blancas alrededor de los techos, a 50 cms? Si no tienes estanterías hasta arriba. :)

Cecilia Alameda Sol dijo...

Os cuento un secreto, pero que no salga de aquí. La biblioteca a la que yo acudo con frecuencia, pública y de barrio, se niega a recibir libros. No se detiene a calibrar su buen estado físico o la calidad de la obra. Simplemente se niega porque sólo quiere libros comprados por quien tiene atribuciones en las librerías concertadas. Así que lo que hago alguna vez es llevarme un par de libros y, mirando a derecha e izquierda, como si fuera un delito, dejarlos en cualquier estantería. Si los coge alguien porque le interesan y se percata de que no tienen signatura, se los puede llevar a su casa sin pasar por el mostrador.
Lo del parque, que sugiere Pedro, me da más apuro porque le puede caer un aguacero encima. Lo de comprarse una casa, que dice Fernando, está complicado con los precios de la vivienda. Y lo de las baldas del techo, pues ¿qué decirte, Mita?
Creo que voy a llevarlos a la biblioteca de un pueblo cercano, donde son menos renuentes a las donaciones que en Madrid.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Es algo complicado porque los libros son algo más que objetos. Y luego dicen que el saber no ocupa lugar.
Saludos

el peregrino gris dijo...

Yo suelo dejarlos por ahí, no a la intemperie, pero sí en un café, o en un cajero, en cualquier lugar donde no se deterioren. Ya encontrarán dueño, si ése es su destino. No deja de ser un juego, pero tiene su encanto.

Tere dijo...

Pasé esta tarde y cómo es otro de los problemas que tengo, regresé sin dejarte comentarios ni soluciones.
Yo tengo bastante espacio en casa pero me duele que sólo nosotros tengamos a mano tantos libros,creo que por Febrero hice cambios en las librerías pero sólo para reorganizarlos,cuando estaba de maestra en activo les sacaba mucho partido.
Ya he decidido que me los quedaré y lo que más lamento es cómo algunos se me han olvidado y me queda sólo un recuerdo.
Creo que hay mercadillos de segunda mano y hay ONG que recogen todo tipo de cosas:ropa,muebles,libros,aparatos y los revenden para recaudar fondos.

Euphorbia dijo...

En la biblioteca de mi barrio no admiten más que cómics que es su especialidad (excusa para que no les lleves nada), una vez les llevé libros en inglés y sí que los quisieron (hay que decir que una de las bibliotecarias es mi cuñada). Lo de dejarlos en las estanterías está bien. Podrías registrarte en bookcrossing.com y así si alguien lo recoge podrías seguirle la pista. Yo lo he hecho a menudo.

Un beso

Merche Pallarés dijo...

Ay, hija, a mi me cuesta TANTO deshacerme de mis libros... Son como mis hijos pero tendré que hacer lo que tu dices porque los tengo por toda la casa: dos estanterías repletas hasta el techo, sobre y debajo de la mesa de la sala, en mi mesilla de noche, en otra mesa de mi habitación, en fin, estoy ¡inundada! Qué problema... Besotes, M.

Mari Carmen dijo...

Cecilia, tu eres valiente: te has metido en faena y estás 'limpiando' estantes. Yo ni siquiera lo intento, no puedo, aunque sé que más de la mitad de los libros sólo se dedicarán a tomar polvo. Lo que sí hago es no comprar más libros, no al menos en español. Compro libros en francés o inglés porque, me digo, de estos tengo poquitos. Bueno, lo de poquitos es un decir, porque a este paso... Por lo demás, me marcho a la biblioteca del Tomás y Valiente y allí busco lo que más me apetece. No quiero comprar más libros de los necesarios, sabiendo que serán más de los que debería :)

Un abrazo y buen lunes.

Antònia P. dijo...

Veo que muchos tenemos un problema parecido.
Una vez vi en una revista que habían colocado baldas en la parte superior de los pasillos. Una amiga tiene una estanterías voladas en la escalera, resulta muy bonito pero no sé si muy práctico.
¿Y si pruebas a donarlos a alguna escuela? ¿ O a meterlos en alguna Caravana que se vaya al Sahara? No hace mucho partió un bliobús hacia allí con libros en español.
Besos.

begoyrafa dijo...

¿algún familiar cercano?, en mi caso recurro a la casa de mis padres. Me cuesta mucho, tanto que aún no lo he hecho nunca, desprenderme de ningún libro.
Un abrazo
rafa

Manuel Ortiz dijo...

Hace tiempo, quise donar una serie de libros a una biblioteca pública y me dijeron que ya no los aceptan. De manera que ahora los regalo a una fundación social, que los coloca en un centro de acogida de personas sin recursos.

Fotopaco dijo...

En la calle Marqués de Valdeiglesias, esquina Gran Vía 2, hay una librería que la gente los deja en la puerta para que los coja quién quiera. Y en el Retiro, en el monumento a Pérez-Galdós, igual. Seguro que hay muchos más lugares, pero ahora no recuerdo más.
Para almacenarlos lo mejor son estantes hasta el techo. Los muebles de obra (ibicencos) son la mejor solución para poner cosas.

Saludos

Álvaro Dorian Grey dijo...

A veces hago el día "mierdas las justas", a la papelera van tonterías que a los dos días me arrepiento de tirar. De libros un día hice limpieza y saque cinco libros¡¡¡ Los mal vendí en el Rastro, no te lo recomiendo. Mira a ver si hay algún centro de ancianos cerca de tu casa, centros de día. Estos si suelen leer bastante.
Otra idea que se me ocurre, haz un mercadillo virtual, pon los títulos que cedes y a ver si algún compi blogero lo quiere.
Ya nos contaras.
Saludos y salud

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buf ! Que rpoblema Cecilia, lo mejor es darlos a alguien que los pueda disfrutar si realmente ya no te caben, pues vaya trabajito que vas a tener.

fritus dijo...

yo tengo dos opciones, que he usado....
regalar a quien sé que le va a hacer ilusión, al fin y al cabo yo soy mucho de ediciones de bolsillo, proletario que es uno...

y hacer una listita, para saber lo que tienes, como en las biblios públicas y empezar a poner doble comumna( una vista y otra oculta, detrás) en las estanterías con fondo suficiente)

dudo dijo...

hala, qué bueno lo de dejarlos de extranjis en la biblio... yo no te puedo ayudar, no tiro libros, ni los presto, ni los doy. soy una rata asquerosa y egoísta y son míos míos míos. hooooombre ya.

Abuela Ciber dijo...

A mi me resulto placentero, todo aquello que podian ser utilizados por mis nietos o sobrinos mayores, se los regale, ahora es problema de sus mamis, libros queridos pero que ya cumplieron su funcion de sacarme alguna telaraña de mi interior, fueron llevadose a biblioecas zonales apara ser compartidos con otros seres .
Tambie los hubo no tan interesantes que podian ser pasados de mano en mano sin lastimar a nadie pero si entretener algun momento de soledad, asi que recurri a amigas, que a su vez lo distribuiran.
Luego me sente a ver cuantos quedaban y pensé, me podre llevar alguno a donde sera mi morada final, por las dudas solamente deje unos poquitos ( entre nos no tan poquitos "humana soy", esos si, son parte de mi y espero que me vistan con sus hojas.

Cariños

Gema dijo...

Regalalos a los que sepan que van a disfrutar leyendolos.
Hay también otra opción, hay algunas ONG y librerias que comprán libros de segunda mano para después revenderlos. Seguro que donde vives alguna habrá.

Jesús Arroyo dijo...

Hola Cecilia:
He llegado a "tu casa" desde el blog de Sibyla. Quería decirte que hay un libro de Gustave Le Clezio "La Cuarentena" que lo podrás encontrar en "la Casa del Libro" en Gran Vía. Yo, al menos, fue donde lo compré.
Un saludo y me pasaré, si me lo permites, más despacio.

Anita dijo...

jajaja, hace poquitos dias estuve hablando con la bibliotecaria de Olivenza porque yo tb tengo libros en casa que no quiero tirar y les buscaba otro destino.Ella me comentaba que sí recibian libros, y si los tienen repetidos los envian a las pequeñas bibliotecas de las aldeas cercanas a Olivenza. Extremadura t pilla un poco lejos...sino aqui serian bien recibidos...

Imagino q habrá bibliotecas a tu alrededor o colegios que estén encantados de acogerlos en sus estanterias, no??? Un besote. Muakk

Incombustible dijo...

¡Aaay! Es que a mí me pasa, como muchos, que siento a MIS libros, como mis hijos ( y ya se sabe que, chueco o derecho, bueno o malo...una quiere a sus hijos jejeje). Regularmente no dono, más bien "rescato" libros: en las escuelas donde solía trabajar tiraban libros al por mayor, o los metían en bodegas húmedas...así que pedía permiso para llevármelos y restaurarlos (a veces me los recibían de vuelta, a veces no). Así que tengo estanterías por todos lados (hasta en el baño).

Lo que sí he hecho es lo del bookcrossing. Y, para muchas de mis amigas, soy una especie de biblioteca para ellas y para sus hijos.

En México, además de las bibliotecas, hay un programa que es algo así como un "Círculo de lectores" : si alguien en el barrio tiene muchos libros en casa, se mete al programa. El gobierno dona los estantes y da una pequeña subvención para el mantenimiento de los libros. El dueño de casa se encarga de organizar talleres, lectura de cuentos y discusiones, entre los vecinos del barrio.

No sé, Cecilia, la verdad es que, además de comprar o improvisar estantes, lo de la donación y tal...no se me ocurre nada más.

Ana Isabel dijo...

Bastante que consigo meter la ropa de invierno en los armarios, y no dar más de cuatro pasos sin pisar algo de las niñas (peluche, muñeco, cuento, cd), así que no me preguntes qué hacer con los libros. Lo más que puedo hacer es mandarte a mi marido que es el rey del "arrecalcamiento" (no creo que exista esa palabra en el diccionario), consigue meter cosas en sitios que yo dudaría mucho que cupiesen.
Otra opción, llevarlos a alguna librería de segunda mano. No sé si te darán dinero, pero al menos te los quitas de encima y te lo agradecen (a mi padre, en cierta ocasión le regalaron unas laminas de la ciudad).
Besos enormes.
PD La firma es profesional, pero soy ANABEL

manuespada dijo...

Estoy en las mismas que tú, ya no tengo más estanterías ni me caben más libros en casa, así que oy a empezar a librarme de los libros que menos quiero, o sea, los manuales y cosas por el estilo.

Sibyla dijo...

La idea de donarlos a alguna ONG cultural o a algun centro de mayores está muy bien, pero el problema está a la hora de escoger de qué libro nos desprendemos....

A mí también me cuesta hacerlo.

angela dijo...

Lo de la donación me parece una buena causa si estás decidida a donarlos... Te admiro, porque a mí me cuesta tanto deshacerme de cualquiera de ellos, de otra cosa no lo dudo pero, ¡de un libro...!.He dejado libros de la carrera y no me los han devuelto y hoy, ¡los hecho tanto de menos...!Que tengas una buena semana y tu misma.Un abrazo Angela

Juan dijo...

Muy curioso

toñi dijo...

cuando se les toma cariño es dificil separarse de ellos, pero quizá en los hospitales . yo he llevado juguetes y cuentos infantiles para los niños. Mi hijo ha estado alguna vez ingresado y hemos acudido a coger cuentos, a dibujar y a jugar . Un beso

Diana Puig dijo...

Es increíble lo que cuesta deshacerse de libros, es como si te arrancaran algo de ti, pero es que es así, tú cuando lees un libros estas sintiendo, amando, llorando, riendo, es como si una energía, una fuerza, una tensión se desvaneciera, sintiendo incluso tristeza de haber acabado de leerlo. Inexplicable, tengo un escrito preparado que habla exactamente de lo que te estoy poniendo en el comentario. Un abrazo y continua con tu revisión, petonets.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Es algo personal, elegir cuales quieres guardar más o menos. Yo nunca tiro un libro, sino tengo espacio se lo doy a alguien o le llevo a una biblioteca. Un beso.

aroa dijo...

a mi me parece estupendo ese balcón de páginas!!!

y poca idea se me ocurre... es que me cuesta un mundo deshacerme de los libros... si en realidad una vez leídos deberían emprender el viaje hacia otras manos... pero... no puedo

besos

CARMEN dijo...

Dificil la pregunta que planteas, ya nos cuentas al final que has hecho con ellos.
Un abrazo, Cecilia.

El Gran Turuk dijo...

Muy bueno eso que haces en las bibliotecas xD
La verdad es que en algunos momentos resulta difícil deshacerse de los libros,son estupendos compañeros de piso. Yo tengo la suerte de tener una casa grande en el pueblo, desde donde mi padre dirigía su librería, y ahí tengo todas las paredes forradas de libros en estanterías.
De todas formas, ¿has probado en las escuelas e institutos? Supongo que ellos si aceptarán donaciones...

Javier dijo...

Todos sabemos que si el libro permanece cerrado se rompe el contacto entre el emisor y el receptor, y lo bueno sería que esa comunicación siguiera existiendo, es cierto que tenemos en casa libros que no hemos abierto nunca pero que no sé por qué siguen en esa estantería, últimamente ya no compro tantos, por la razón del espacio que comentas y porque si los pido prestados a una biblioteca es como si me obligara a leerlos en un tiempo determinado y eso dependiendo de la época del año no es malo.

Un abrazo

Zadala dijo...

¿Porque no montas un rastrillo con los libros? Pon carteles con listas de los que quieres vender a poco precio, o algo por el estilo.
Un saludo.

Tere dijo...

Te dejé un mensaje para ti en mi blog.Desde que ví tus libros,lo tenía en mente .Un abrazo.

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Pues no se me ocurre nada que no ta hayan dicho ya!!!
Que tengas un buen día querida Cecilia!!!!!

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Bueno, yo creo que ya esta lleno el cupo de sugerencias.
Solo queda un pequeño lugar para una de ellas.En el tema de las Bibliotecas, es cierto que hay algunas que aceptan libros y otras no.
La de aquí si que acepta.Y una vez al año,lo que hace Susi es que los libros que tiene que ir cambiando
los pone a la venta el Dia de Sant Jordi,por 1 euro, y si hay entre ellos alguno que tu hayas dado, te lo devuelve si así lo deseas.

Aqui en Barcelona hay un lugar -El Mercado de Sant Antoni- que es como una especie de Rastro (como en Madrid)Este mercado solo abre los domingos por la mañana, y las paradas logicamente son de librerías generalmente muy antiguas, aunque también tienen libros nuevos.Todo el mundo lo conoce.
Hace tiempo se podia hacer el sistema de cambiar un libro por otro sin importar ni tamaño ni el escritor.
Tal como era de esperar la policia ha ido impidiendo que la gente que utilizaba este sistema estubiera junto a dichas paradas.

De momento como dice Fernando, podrías empezar a buscar un local de unos 200 mª...¡Con altillo, claro¡
Un beso

Alberto López Cordero dijo...

Yo no podría darte ningún tipo de consejo o sugerencia ya que soy incapaz de deshacerme de ningún libro. Conservo incluso colecciones de albumes de cromos de cuando era un crío y por supuesto muchos libros que jamás he leído y que tal vez nunca lo haga, con lo cual de vez en cuando me llevo algún tipo de reproche o bronca de mi señora. Siento no poder ayudarte.

Laura dijo...

Hola Cecilia!
Te veo en apuros...
Lo peor es que no soy la más indicada para lo del desalojo de objetos de la casa y mucho menos si se trata de un enriquecedor patrimonio, como son los libros. Ya te han dado muchos consejos, ahora nos tienes que contar qué decides hacer. Lo de la biblioteca es una buena forma de compartir literatura y de burlarte de sus absurdas normas. Bien hecho.
Un saludo

Ferragus dijo...

Manténlos junto a ti. Haz una doble corrida de estante.

Un beso, Cecilia.

Monica Alvarez dijo...

Te sugiero que dejes algunos en los asientos del metro,en restaurantes,cafeterias,en centros comerciales,en museos.La verdad es que me encantaría encontrarme algún libro en algún asiento.También puedes donarlos a bibliotecas de colegios o escuelas.
Suerte

Poemas dijo...

Leo los comentarios, y me parece increíble que las bibliotecas no acepten donaciones. Supongo que se pueden donar a escuelas o a centros culturales.

Gracias.

Odel dijo...

Yo tengo el mismo problema,ya no tengo espacio para ma slibros , pero de todas formas sigo comprandolos,intente donarlos al biblioteca del hospital y m edijeron que solo querian libros pequeños,por que lo sgrandes pesabana mucho y no los enfermos no los pedian.
Ai que alguna vez h edejado alguno en algun lavabo de la estacion o de algun bar,pero tengo que hacer una selecion y retirar algunos, ahunque me cueste desprenderme de ellos,Ya que l aidea de comprarme un piso mas grande que es lo que me gustaria d emomento esta descartado