miércoles, 1 de octubre de 2008

Diego al piano

Atardece en Madrid la penúltima tarde de septiembre. Una multitud hetereogénea pulula por las calles, pegándose a los escaparates rutilantes, deteniéndose ante los semáforos para no ser arrastrados por la ríada de coches que bajan por la Gran Vía hacia Cibeles. Pero aquí dentro, en esta sala de altas columnas, el estrépito de las sirenas y las bocinas de los automóviles no llega sino como el eco remoto de un mundo que se ha quedado neutralizado cuando hemos cruzado el vestíbulo del edificio. El fragor de la ciudad no traspasa los muros ni molesta a los congregados.

Los focos se apagan y en el escenario, donde le espera el piano, aparece Diego ataviado con ropas oscuras. Es la viva estampa de las fotografías que ilustran su blog. y su página web. Se sienta con ceremonia ante el teclado y comienza el concierto.

No sé mucho de música, no conozco los conceptos musicales ni soy capaz de citar el título de una pieza. Pero disfruto de la música como el más simple de los mortales. Disfruto de la melodía que llega a mi oído, de las notas desgarradas que van trenzándose en el aire sosegado del salón, disfruto de las piezas que Diego interpreta con una devoción que me admira y me conmueve.

Esta ciudad tiene dos caras antagónicas, una positiva y otra negativa, una deliciosa y otra aborrecible. Detesto el jaleo constante, el tráfico caótico, el uso abusivo de calles y plazas, los malos modos del personal a pie o al volante, las obras incesantes, la suciedad... Pero me encanta la multiplicidad de actividades que se ofrecen cada día para cualquiera a quien le guste la música, el arte, la literatura, el juego...

El lunes asistí al concierto de Diego Fernandez Magdaleno en el Círculo de Bellas Artes. Hoy miércoles es el día del espectador en varias salas de cine de estreno. El viernes se inaugura una feria de libros antiguos en el Paseo de Recoletos. A mediados de octubre se abre una exposición de Rembrandt en el Prado.

32 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Diego, al piano, consigue que el tiempo se haga más amable.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

¡Qué envidia Cecilia! Disfruta todo lo que puedas ya que está a tu alcance.

Besicos

Mita dijo...

Casi que voy a llorar de no estar ahí para disfrutar de todo eso.

Ferragus dijo...

…Y así transcurre la ciudad. Con esas cosas que amamos y también odiamos, porque sin ellas, no sabríamos que amamos. Comentas la vida de ella, conteniendo la laboriosidad de sus ciudadanos; y me imagino estar recorriendo esas mismas calles, buscando el rastro de tu mirada sobre las cosas.

Un beso, Cecilia.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buenas noches Cecilia, cuantas veces he paseado por esta Gran Vía vuestra llena de gente a todas horas, me encanta Madrid, siempre me ha gustado y las veces que he ido que han sido muchas lo he disfrutado a tope, sobre la música tambien soy una entusiasta sobretodo del piano que para mí es el instrumento mejor que hay, una pieza al piano lo dice todo, me encanta, si sigues este ritmo vas a quedar agotada, tómatelo con calma nenita, otra cosa que me chifla es el teatro, cuando vivía en BCN iba cada semana, ahora me he transformado en una especia extinguida clausurada en casa porque no me apetece salir a ningun lado, me he transformado en un muermo,jajajaja.

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Cecilia que lindo disfrutar de tanta belleza,la música ,los libros,el cine ,el teatro me encantan,el otro día en la plaza Independencia (centro de San Miguel de Tucumán) hubo un concierto,una magnifica orquesta tocó Chopin,Bethoven,Mozhart etc,yo solo voy a eventos así,dónde puedo apreciar lo que me gusta mientras mis hijos juegan y en la plaza siempre hay musica de todo tipo,se baila folcklore,es lindo.
Pero cuando mis hijos sean grandes iré a cuanta obra de Teatro se presente y volveré a esos gustos míos como la ópera.
Cecilia que tengas un buen día!

Euphorbia dijo...

Eso es lo que tiene de bueno las ciudades, a mi me pasa lo mismo aquí en Barcelona.

Me gustaría encontrar el momento para volver a Madrid, hace tiempo que no he estado y eso de la expo de Rembrandt me ha sonado muy bien.

Un beso

Álvaro Dorian Grey dijo...

Mucha gente me llama loco pero, cuando estoy fuera echo de menos Madrid.
Es muy interesante el blog y la página de Diego.
Un saludo y salud

Anita dijo...

Es el encanto de Madrid, su contraste y su NO AL ABURRIMIENTO.

Me encanta escaparme de vez en cuando a esa ciudad y disfrutar de todo lo que ofrece. Una suerte.

Besos de envidia sana. Muakk

brujaroja dijo...

Querida Cecilia:
Sigo pasándome por aquí de vez en cuando, aunque las prisas y esta vida enloquecida a la que la burocracia me ha remitido, me impidan el sosiego y a cambio, me saturen de -aún más- cansancio.
Pero aquí estamos. En el silencio también.
Muchos besos

ANABEL dijo...

Acertada como siempre, captas los contrastes de esa enorme ciudad que es Madrid.
Yo te envidio desde mi pequeña capital de provincia, por el disfrute de esas actividades, pero para ser sincera, me costaría mucho cambiar la tranquilidad en la que vivo, por ese constante vaiven.
Besitos gordos

begoyrafa dijo...

Me gusta Madrid y las posibilidades eternas de cultura que ofrece, pero creo que no podría vivir en ella (bueno esto es un decir, claro que podría). Estoy con Anab, me he eacostumbrado a vivir en estas ciudades pequeñas y además está el mar, claro

CARMEN dijo...

Toda una agenda!. Disfruta de ella tú que puedes y vives en Madrid.
Todas las ciudades tienen su cara y su cruz.
Un beso Cecilia.

Felipe dijo...

Una tarde escuchando el piano tiene que transportarte al infinito, que felicidad en este caótico Madrid
Un saludo

Fernando Manero dijo...

Una oferta espléndida y aconsejable. Alerta como estás a todo cuanto en Madrid refleja cultura y buen gusto, habrá que seguir tus recomendaciones para disfrutar de una ciudad a la que me gusta viajar con frecuencia para darse cuenta de que, a pesar de todo, la cultura de mueve. Y muchas veces para bien

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Querida Cecilia: me hubiera encantado verte después del concierto.
Gracias por esta preciosa entrada.
Besos,
Diego

José María dijo...

Quizás esos ratos al margen del ajetreo urbano de las grandes ciudades, ya sea en casa, en el cine o escuchando a maestros como Diego, sean el balón de oxígeno para poder sobrellevar el ritmo de vida de las grandes ciudades.
Un abrazo.

Isabel dijo...

Cuánta razón llevas y qué afortunada eres al poder disfrutar de tantas actividades culturales;no todos podemos,amiga,así que aprovecha siempre que puedas.
A veces la cultura se acerca al ciudadano con facilidad,en otras,lamentablemente, no está al alcance de los bolsillos que hoy en día abundan, más vacios que de costumbre.Un besazo.

Laura dijo...

Cecilia, comprendo esa doble visión que tienes sobre tu ciudad. Yo, desde una pequeña ciudad te digo justo lo contrario. Aquí da gusto pasear porque el ritmo es pausado, el tráfico es intenso a ciertas horas, pero se lleva y se llega bien. Sin embargo, aquí no hay NADA cultural que hacer, o muy poco y selecto (para pijos, vamos).
Disfruta de lo bueno que tiene Madrid que los demás nos desplazamos allí en cuanto podemos para hacer lo mismo.
Un saludo

Antònia P. dijo...

Lo que tiene de bueno las ciudades es que lo mismo pudes ir a una exposición que a un concierto. Los inconvenientes: el ruido, el tráfico, la polución...
Me alegro que disfrutaras del concierto.
Besos

El Gran Turuk dijo...

A pesar de todo su ruido... Como amo Madrid! Y como me recuerda a mi padre la Feria del libro antiguo, cuando aun ponía la caseta de su libreria...

Diana Puig dijo...

Es verdad Cecilia, el ocio es lo mejor de las ciudades, porque podeis aprovechar y elegir cualquier evento que os apetezca. Aquí estamos más limitados, eso si cuando hay algo se llena y los sabemos disfrutar.Un abrazo, didi.

Cigarra dijo...

Supongo que todo tiene que tener su cara y su cruz, y también las ciudades. Cuando los urbanitas sobrepasados nos tiramos de los pelos en los atascos, soñamos con una cabaña aislada por la nieve en los Ancares y un medio de vida que nos permita subsistir sin tener que pasarnos media vida corriendo por las calles; pero luego están estas cosas que tú nos traes aquí, los conciertos, las exposiciones, los cines, los cafés con los amigos.... Gracias por recordárnoslo. Me perdí este concierto que nos cuentas, pero no me perderé ni la exposición de Rembrandt (¡¡) ni la feria de libros viejos, que me gusta mucho más que la de las novedades, antigua que es una.

María a rayas dijo...

sí, Madrid tiene esa doble vertiente, pero en el fondo es lo que la hace especial...todas sus contrariedades...¿no te parece?

y si encima suena un piano...
un beso

Gema dijo...

Todas las ciudades tienen su cara y su cruz y uno ama la ciudad en la que ha crecido.
Nací en Madrid y apenas la conozco, crecí en Sevilla y me costaría mucho vivir fuera de esta tierra.
Es la primera vez que paseo por tu blog, seguiré paseando con tu permiso

Isabel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, tenemos una ciudad que aunque caótica, es preciosa, y te ofrece todo tipo de actividades culturales y de ocio. Yo me siento encantada en Madrid, y eso que padezco los atascos a diario.

fritus dijo...

Cuánta razón tienes Cecilia...yo disfruto de playas transparentes y puestas de sol maravillosas, pero ver la cartelera de cine en el "diario de Ibiza" y entrarte la depresión y la añoranza es todo uno.

Voy corriendo al blog de Don Diego...siempre he envidiado a los virtuosos del piano, yo que no aprendí ni el "frere jacques" en la flauta dulce.

Un abrazo

Alberto López Cordero dijo...

Madrid, aunque es ese monstruo que absorve y devora, sobre todo a personas como yo que llevé fatal mi época laboral allí, siempre se le puede encontrar su puntito de cordura y serenidad, que también los tuve, aunque fueron menos. De todas maneras, disfruto cuando voy de vez en cuando, eso sí, a vivir acontecimientos si no del mismo género, al menos que se le parezcan.

Mita dijo...

Cecilia, me escribió un e-mail Albert Espinosa, va a estrenar su peli hoy en Madrid, se llama No me pidas que te bese porque te besaré.
Algo he puesto en el blog.
Me marcho ahora mismo unos días de viaje, a Nuremberg! Estoy muy contenta aunque llueve a mares. Ya visité la página de Diego, eso me va a encantar, estoy segura. Gracias
Besos

Merche Pallarés dijo...

Eso es lo que echo de menos de no vivir en una gran ciudad, todas las actividades culturales a las cuales uno tiene acceso. Cuando viví en Madrid no me perdía ningun acontecimiento de la Residencia de Estudiantes y por supuesto del Círculo de Bellas Artes, dos edificios emblemáticos y particularmente bellos. ¡Qué suerte tuviste de escuchar a Diego! Por cierto el 22 llegaré a Madrid. Besotes, M.

angela dijo...

Cecilia, no entenderás de música pero tu escrito en la descripción me encantó. Tú que tienes esa oportunidad aprovéchala, no dejes de ir a la feria del libro antiguo...es un placer que no todos podemos disfrutar.Que tengas un estupendo fin de semana.Un abrazo Angela

Tere dijo...

Por eso se hacen cada vez más grandes porque ofrecen todo un abanico de maravillas.