miércoles, 17 de septiembre de 2008

A vueltas con la historia

Se está armando un amplio debate con el tema de los desaparecidos durante la guerra civil y la postguerra, con la decisión del juez Baltasar Garzón de elaborar un censo con sus nombres. Vuelven los descendientes de los fusilados por los militares franquistas (también había militares republicanos, no lo olvidemos) a pedir que se limpie su memoria, que se saquen sus huesos de las fosas en las que fueron enterrados sin respeto ni lápidas. Vuelven los sectores más rancios de la política y la iglesia católica a negarse a tratar del asunto, en un empeño obstinado por emborronar las páginas donde debían constar los nombres y los apellidos de los muertos republicanos. Vuelven a esgrimir la amenaza de que se reabran viejas heridas, y se dividan los españoles en dos bandos, como en aquella guerra cruel, injustificada y devastadora.

En esta tesitura, leí este domingo una entrevista con el historiador José Álvarez Junco, que aboga por descifrar los capítulos silenciados de la historia, desenterrar a los muertos y poner fin definitivamente a las secuelas de la maldita contienda. ¿Reabre heridas la ley de Memoria Histórica? pregunta el entrevistador.

"Creo que ésa no es su intención. Pensemos en un pueblecito donde siguen viviendo a cientos de metros de distancia los nietos del ejecutado y los nietos del ejecutor. El día que se saquen los restos del ejecutado, los lleven al cementerio, se ponga una lápida, se haga un pequeño acto de homenaje, ¿qué estará haciendo la familia del ejecutor? Probablemente estarán metidos en sus casas, furiosos, avergonzados... ¿Esto es reabrir heridas? Pues sí, para ellos reabre heridas. Quizá no debería reabrirlas; lo más inteligente para ellos sería ir al cementerio, sumarse al acto de homenaje y decir: "Nosotros no tenemos nada que ver con aquella brutalidad". Pero no es probable que lo hagan."

¿Por qué no?, pregunto yo. No trato de enmendar la plana a un especialista en la materia, pero yo creo que los descendientes del ejecutor no han de sentir y pensar forzosamente lo mismo que su abuelo, porque la ideología no se hereda ni se comparte (como los apellidos). Yo creo que uno puede ser nieto de franquistas o falangistas y sentirse, sin embargo, identificado con los republicanos que perdieron la guerra. Y creo también que los sucesores de quienes asesinaron a gentes en aquellos años terribles (gentes de derechas y gentes de izquierdas, de acuerdo), no justifican a sus abuelos ni se sienten agraviados cuando sus víctimas surgen de la tierra y del olvido al que se les había condenado en tiempos pretéritos.

Digo más: Si yo fuera hija del que persiguió y ejecutó a García Lorca el 18 de agosto de 1936, iría al homenaje que se le hiciera el día que se rescatasen sus huesos de su tumba.

29 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Esa opinión de Alvarez Junco es un juicio de valor meramente personal y carece de relevancia como argumento histórico. Después de setenta años lo más probable es que los descendientes de uno y otro bando hayan tendido más a la reconciliación que a un enfrentamiento que no tiene ningún sentido. Por lo tanto, las actitudes de unos y otros quedarán definidas seguramente más por el acercamiento que por la división o el afán revanchista. Pues ningún revanchismo hay en lo que ahora se pretende y que, gracias a Garzón, ha adquirido el rumbo que debía haber tenido hace tiempo. En una entrada de mi blog ya lo subrayé: recuperación de la dignidad para los muertos olvidados y menospreciados durante décadas. Cuando se dignifiquen sus nombres y reposen como personas, ya no habrá más que hablar. Que la historia prosiga con sus estudios y la sociedad con la solución de sus problemas cotidianos.

Mita dijo...

Reabrir heridas...pero, eso què tiene de grave? La historia, como el dolor, hay que trabajarlos limpiamente.
Besos Cecilia

fritus dijo...

Es altamente improbable que las ejecuciones producidas fueran ordenadas por gente que tuviese 19 años, seguramente eran gente de peso o alta responsabilidad política/militar y de más edad. teniendo en cuenta que la guerra estalló hace 72 años, es practicamente imposible que esté vivo ninguno de los "ejecutores".

Uno no es responsable, aunque los aprecie más o menos, de lo que hizo su padre o su abuelo, ya muertos. Y si se siente responsable, allá él.

Además, de lo único que se trata es de cumplir la ley...en primer lugar, está la reciente legislación sobre memoria histórica aprobada por el parlamento Español, que ha de tener una aplicación práctica y no puede quedarse en simple papel mojado, sería una burla al propio sistema.

Y en segundo lugar, en el Código penal existe , desde siempre, tanto en el anterior a 1995 como en el nuevo, un delito, calificado de "Inhumación ilegal", es decir, una persona no puede enterrar a otra conocida, por ejemplo, en el jardín de su casa , sino que ha de hacerlo en un sitio habilitado al efecto (cementerio) y tras unas formalidades legales, como la comunicación de la defunción, etc....es decir, que independientemente de la crueldad guerrera del asunto o de la filiación política de verdugos y víctmas, del dolor de las familias, etc....además de eso, por si fuera poco, hay una situación administrativa "in albis"de miles de ciudadanos españoles que se debe regularizar.Así que, aunque solo sea por eso ....las normas están para ser cumplidas, y al que le pique, que se rasque...en los límites de la democrática libertad de expresión.

Un abrazo

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Cecilia estoy contigo y no entiendo los dimes y diretes de políticos y personas que para mí, tienen intereses particulares y lo digo con conocimiento de causa, no sé si recuerdas el escrito que hice para reivincar entre otras cosas, la calle que se le concedió en pleno a mi abuelo hace cuatro años y que aún no se sabe para cuando quedando todo en promesas por ahora.
A mí esto me da pánico porque todos esto tiras y aflojas me hace recordar las dos Españas de las que hablaba Antonio Machado. Parece que lo tenía muy seguro el poeta.
Besicos guapa y agradecida por estas formas que tienes de expresar lo que pasa.

Laura dijo...

Por partes, Cecilia. En primer lugar, ya sabes que estoy muy de acuerdo con las medidas que se están llevando a cabo por parte del juez Garzón y que todo acto de justicia es poco ante la injusticia que tuvo lugar durante los años de la guerra y de la dictadura.
En segundo, yo creo también que la ideología no se hereda como los apellidos, pero, desgraciadamente me parece idílico ver a familias de bandos opuestos reunidos en torno a un acto de justicia tal como el que tú mencionas. Ojalá, ojalá...

Josefa dijo...

Este tema de la Memoria Histórica,
Siendo sencillo es complicado según para algunas personas.
Particularmente a mi no me afecta,
al no tener ningún familiar muerto en aquella guerra inútil.
Pero los que sí los tienen comprendo que están en su derecho de saber donde están.
Pienso que y me pregunto ¿es fiable la identificación?
¿No seria mas apropiado hacer un monumento con los nombres de los fallecidos en el sitio donde hubiera fosas comunes?
En fin creo que esta Ley se ha hecho con la mejor voluntad del mundo. Y que como todo tiene distintas opiniones. Con todos los respetos esta es la mía.
Un beso. Y sigue planteando estos temas tan interesantes, que nos hacen pensar.

Álvaro Dorian Grey dijo...

El ejemplo que ha puesto este señor se contradice. Si en un pueblo pequeño han sabido vivir los familiares de uno y los del otro juntos, él mismo se responde lo que pasaría al sacar a la luz unos huesos y darlos sepultura; nada. Esa gente ya ha sabido perdonar y en un pueblo, tarde o temprano, tienes que volver a la rutina y hablar con unos y con otros, o eso o te marchas de allí.
también muchos de los ejecutores, sus familiares no saben que lo fueron, esas cosas no se trataban en familia.
La problemática está en la gente de "capital", los de se rompe España o los que advierten sobre la inmigración, esos nunca cerrarán las heridas que la constitución y la democracia les hizo.
Saludos y salud

Nacho G.Hontoria dijo...

Pero hay gente muy orgullosa incluso cuando se trata de temas como estos, y aún les cuesta reconocer los hechos que ocurrieron aquellos años y mucho más sentir otra cosa de la que sintieron sus familiares ejecutores o ejecutados. Si tuvieras un ejecutado por el bando nacional, ¿Crees que podrías rendir homenaje a Franco o ir un 20 de noviembre al Valle de los Caídos?

Miriam dijo...

Ojalá muchos de los descendientes piensen como tú. Así es como iremos curando las terribles heridas dejadas en generaciones.
El abuelo de mi marido fué fusilado junto a García Lorca ese fatídico día. Y su madre aún llora recordandolo. Hay heridas que no cierran.
Besos

angela dijo...

Cecilia, soy de las que pienso que los muertos de uno y otro lado tienen que descansar. No creo en revanchas de unos ni de otros, la historía es la que se encaga de todo. He visto en otros países como las listas de los muertos de ambos lados permanecen en la misma placa hecho, que les honra. Un abrazo de Angela

Abuela Ciber dijo...

Que tema dolorosamente candente.
Solo siento que si no hay reconciliacion mirando a los jovenes y niños del futuro, ....ellos no lo tendrán.

Gracias `por dejar tus sentires en tus visitas, para mi es un honor contar con tu presencia.

Cariños.

Tere dijo...

Para los que no tenemos a nadie en la familia que tenga esa herida sin cerrar es muy fácil hablar,ahora ya es el momento de dejar todo en su lugar,hay muchas familias que han llevado durante generaciones el estigma de ser rojos y es de justicia darles su sitio en la Historia,la democracia en este país tiene ya sus años,el Ejército y la Guardia Civil se han democratizado,no hay el peligro de un golpe de Estado ¿cuándo va a llegar el momento de que se recuerde a los que se quiso callar?Ellos defendian un régimen elegido en las urnas,fuera débil o problemático,fue elegido en las urnas,se nos olvida siempre que el régimen de Franco fue el resultado de un golpe de Estado.
Por supuesto que las ideologías no se heredan,la mía es antagónica a la de mis padres,abuelos y cualquiera de la familia,cada uno madura sus ideas y va conformando su personalidad,pero hay gente,personas a las que no se les dió esa ocasión y además se las quiere ningunear,ocultar,como si nunca hubieran existido y el miedo a las dos Españas,hay muchas Españas y viva la diversidad.Lo importante es practicar el respeto a los derechos del otro y los deberes que a uno mismo le corresponde.Un abrazo

Lina dijo...

No tengo antepasados fusilados ni encarcelados, pero estoy en cuerpo y alma con los que piden la recuperación de los restos de los suyos. Ya han purgado bastante el "delito" de no ganar la guerra, ya les han señalado muchas veces con el dedo, ya han sufrido demasiado durante 70 años. Déjenles que recogan sus huesos.
Por cierto, mis abuelos eran de los que ganaron la guerra. Pero yo siento que la perdí.

Cuestionando... dijo...

¿Por qué la familia de García Lorca no quiere desenterrar los huesos del poeta?

Antònia P. dijo...

Cecilia, no, afortunadamente las ideologías no se heredan.
Este es un debate que hace tiempo debió resolverse.
Besos

Arcángel Mirón dijo...

No creo que se pueda juzgar a una persona por las cosas que hicieron sus antepasados, aunque sean cercanos. Está bien, es cierto que la sangre tira, pero hay otras influencias también.

Y ya es hora de quie se dejen de joder con eso de que investigar, y hacer justicia (o buscarla, al menos) es reabrir heridas. Aquí también pasa. Es insultante.

josep estruel dijo...

Hola Cecilia¡
Ojala todo fuese tan fácil como se dice,aquí y en otros lugares.
Por favor lee esta noticia que publica este diario:
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080918/53542154259.html

Han pasado los mismos años y el dolor es el mismo en un lugar que en otro.
Y además creo que no solo son los muertos en las cunetas.Hay mas cosas, entre ellas La Iglesia.
15/09/2008
Defiende el Valle de los Caídos como “símbolo de reconciliación”
Rouco atribuye la Guerra Civil a que "el hombre había pecado mucho, sobre todo contra Dios"
...residente de los obispos españoles, Antonio María Rouco Varela, defendió la continuidad del lugar co...Rouco ofició una misa vespertina en el Valle de los Caídos con motivo del cincuentenar...

Se me puede decir que soy rencoroso.Y no es cierto.Soy tan o mas pacifista de lo que se pueda imaginar.
Pero a nosotros,igual que a los polacos escuchando el himno nazi..
No vuelven los recuerdos.
Por favor que todos apoyemos a Garzón.Y con esto no quiero romper nada, solo desear que se restablezca la verdad.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

Hoy he leido que la familia de García Lorca está dispuesta a desenterrar los restos del poeta. Ahora, he leido en el comentario de MIRIAM que el abuelo de su marido ¿MARCELO? está enterrado allí... Qué interesante. ¿Quién fue su abuelo? Me muero de curiosidad. Besotes, M.

CARMEN dijo...

Como dice Pedro Guerra.
Habrá que contar, desenterrar, emparejar.
Sacar el hueso al aire,
puro de vivir.....
Un abrazo Cecilia.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Exacto. Es la mejor forma de cerrar heridas del pasado.

Marcelo dijo...

A mi abuelo lo fusilaron en el mismo lugar que a Garcia Lorca, un día antes...Ojalá que esa ley salga!
Un beso

ANABEL dijo...

iene mucho sentido lo que dices, las ideologías no se heredan. Pero creo que en pueblos pequeños y cerrados parece que los muertos se hubieran quedado colgando en el tiempo, que las cosas hubieran sucedido anteayer, y no se si los nietos, pero probablemente los hijos de los ejecutores, hayan heredado sino la ideología, si al menos la imagen positiva que todos tratamos de guardar de nuestros padres, especialmente cuando mueren. A nadie le gusta reconocer que su padre o su abuelo fue un asesino, o simplemente un cobarde que se dejó llevar por el agua en un determinado momento. Creo que atendiendo más al plano afectivo que al ideológico puede resultar doloroso para esas familias, que como tu bien dices tampoco tienen culpa de lo que sus abuelos o padres hicieran.
En cualquier caso, los Jueces y Tribunales tienen que estar por encima de esas cosas, y trabajar aferrándose a ley.
Tengo la sensación de que siempre estoy dando por culo en este tipo de cosas, de ser un poco discordante, pero es lo que pienso, al menos a día de hoy.
Besos castúos, que no castos

begoyrafa dijo...

Es que todo parece tan sencillo... tan solo enterrar a tus muertos, nada más y ... nada menos.
Un abrazo
Rafa

Diana Puig dijo...

Es un tema que me transmite respeto, ya que esos sentimientos no basta con imaginarlos, has de vivirlos en carne y hueso que te toque por dentro. Pero siempre tengo una opinión y esa aunque no sea la buena, ni la exacta, ni la que tenga razón, la he dar, para mi es bueno que puedan desenterrar y enterrar después de la forma que la familia decida. En un programa que se debatía, un señor dijo a los presente; " Lo único que sucede es que se cierran las heridas no se abren", si esos señores necesitan calmar así esa angustia, hay que respetarla. Un abrazo, didi.

dudo dijo...

De eso se trata, coño, de cerrar heridas abiertas. Y lo de las dos Españas me da mucha risa, de verdad... ¿tan separados creen que estamos nuestros políticos? ¿O será que mi familia es muy rara? Porque mis bisabuelos paternos no iban a misa y eran socialistas, y se libraron del paredón por intercesión de mi abuela, beata y de derechas a ultranza, y mis abuelos maternos eran comunistas y conocieron la carcel, la rapa de cabezas, la huida del pueblo. Y pese a todo, mis padres se enamoraron y se casaron. Y yo, rojaza y atea, tengo un suegro que fue profesor de Formación del Espíritu Nacional, de los de brazo en alto y caralsol, y a pesar de eso me enamoré de mi marido, que es más bien de derechas... Somos capaces de vivir juntos, de ver el telediario juntos (que es de lo más divertido: "mira lo que dicen ahora los tuyos" "pues anda que los tuyos, que no tienen perdón de dios...") Somos capaces de pensar diferente y respetarnos y querernos, porque la guerra pasó, y vivimos en democracia. Mejorable, sí, pero democracia. Así que ole por Garzón. Que se honre a los muertos. Que se vele su memoria. Que no se olivide su lucha. Que se cierren así, de verdad, las heridas.

Manuel Ortiz dijo...

Claro que sí. De la misma manera, resulta absurdo satanizar a los alemanes nacidos tras la barbarie nazi y acusarlos de connivencia con aquel horror. Aunque no lo parezca, por regla general la gente tiende a ser pacífica. No se puede sentir responsable de un delito quien no lo ha cometido y menos quien ni siquiera había nacido cuando esa tragedia tuvo lugar.

Euphorbia dijo...

Sabes una cosa Cecilia, mi familia se puede decir que eran del bando nacional porque en el pequeño lugar que ellos vivían sólo vieron desmanes de los republicanos hacia los curas o conservadores del pueblo, desapareciendo bastante gente a la que iban a buscar de noche. Tenían una visión parcial de la situación y no se les puede culpar por ello. Mi familiar más beligerante "anti-rojos" era mi tía abuela que murió el año pasado con 97 años. Realmente las ideologías no se heredan.

Lo que sí que son heridas sin cerrar son esos lugares cerca de los pueblos donde ahora aparece un fémur y mañana una clavícula. Hay que acabar con esos lugares.

Un beso

Cigarra dijo...

A mi lo que me ha puesto los pelos de punta es el artículo que venía el domingo 21 en El Pais contando que ni se sabe cuánta gente está enterrada en el Valle de los Caidos, y en muchos casos en lugares totalmente inaccesibles, formando parte de la estructura del edificio. Espeluznante. Así tuve la sensación tan horrorosa de opresión y lugar siniestro que me asaltó en ese lugar, cuando fui por pura curiosidad histórica. Nunca había sentido algo tan ominoso y agobiante como al entrar en la Basílica. Lo más alejado de un sentimiento religioso o de consuelo ante la consideración cristiana de la muerte. Algo totalmente angustioso. No puedes dejar de recordar cómo se construyo. Lo que no sabía es que allí están los restos de miles y miles de personas, materialmente formando parte de los cimientos. De pesadilla.
http://www.elpais.com/articulo/espana/mayor/fosa/comun/Espana/elpepinac/20080921elpepinac_22/Tes/

El Gran Turuk dijo...

¿Acaso el derecho de las personas a saber de sus familiares y a darles sepultura en un lugar digno puede verse coartado por los sentimientos de aquellos descendientes de sus asesinos que puedan sentirse ofendidos? Yo creo que no.
Un saludo