jueves, 4 de septiembre de 2008

De vuelta

Sí que cuesta volver, encerrarte entre cuatro paredes y una ventana por la que apenas entra un rayo escuálido del magnífico sol de septiembre. Cuesta volver y amarrarte a una silla, por cómoda que esta sea, durante unas horas que antes aprovechabas para pasear, para leer el periódico, para deambular por la casa sin obligaciones excesivas ni gravosas. Ni siquiera el reloj es hoy tu aliado pues si hasta ayer se movía con tal rapidez que la jornada se pasaba en un par de suspiros, hoy se deslizan sus manillas con una lentitud que te exaspera.

Pero aquí, en este espacio al que vuelves, están los amigos, esas personas que te han esperado durante el tiempo de tu ausencia, y hoy te acogen con besos y sonrisas, con preguntas afectuosas, con frases de aliento que suenan auténticas. Están los amigos y su presencia, su voz, sus miradas, son más vivas que el peso de las paredes entre las que debes encerrarte.

Si alguna vez te quedas sin aire o sin aliento, no acudas a la puerta o a la ventana. Acércate a un amigo y recuperarás el ritmo de tu respiración.

24 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Cómo sabes que merece la pena y que no!, es normal que la vuelta sea una cuesta arriba, pero gracias que algunos teneis esa oportunidad, ¿no crees?
Besicos y que el sindróme de la incorporación, sea breve.

Jorge dijo...

Pues yo, sinceramente, prefiero la rutina. El no tener nada que hacer ha conseguido que incluso abra un blog, fíjate tu que tontería...

Así que, si te pones, puedes pasarte a echar un vistazo.

Por cierto, me gusta tu blog, me pasaré de vez en cuando.

Un saludo.

Rachel dijo...

Que bonito lo que has escrito y cuanta razón tienes, me he sentido muy identificada con todo lo que expresas...

un saludo

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Ánimo y feliz vuelta.
Besos,
Diego

El Diablo Des. dijo...

Para mi la rutina es lo mejor. No me gustan las vacaciones, ni nada que haga mi día incierto.

Ayer cene con unos amigos y justamente estaba pensando, mientras los observaba lo a gusto que esta uno cuando esta con ellos, como sentirse en casa.

Arcángel Mirón dijo...

Menos mal que nos quedan los amigos, los libros, el cine, las veredas, las chimeneas, los vasos de vino.
La vida, en resumen.

:)

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hola Cecilia, bienvenida al mundanal ruido, la verdad es que un tiempo sin hacer nada me gusta, pero todo el resto de mi vida como que no.Pues nada nenita, a trabajar se ha dicho !.

Isabel dijo...

Y qué es volver,sino una nueva oportunidad...
Disfrútala de la mejor manera y aprovéchala.Un besazo Cecilia.:-)

Incombustible dijo...

Pues eso, feliz vuelta, que el síndrome sea breve y los amigos lo hagan más llevadero.

Un beso

Anab dijo...

Que razón tienes, que pensamiento tan positivo, lo tendré presente, y me acercaré a todos mis amigos, y a mis niñas, que me dan también ese aliento, aunque me agoten.
Besos

Ferragus dijo...

Les deseo a todos, por tu intermedio Cecilia, el mejor de los ánimos. Por estos lados, ya se aproxima el sol.
Aprovechen allá, de juntarse en torno a un café. La ciudad se vuelve más intima con el invierno.

Un beso, Cecilia.

Marcelo dijo...

Qué buen consejo Cecilia. Como todos los buenos consejos, estaban a la vista de quien sabe mirarlos.
Un saludo.

Merche Pallarés dijo...

Precioso tu relato. Los amigos son un tesoro que siempre hay que cuidar y mimar... Besotes, M.

begoyrafa dijo...

Pues sí Cecilia, bendita suerte la de contar con amigos aliados a la vuelta de esos días en los que como me gusta decir, no hacemos otra cosa más que ganar el tiempo.
Un abrazo
Rafa

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

De acuerdo. ¿Y cuando los compañeros de trabajo no son, precisamente amigos sino "colegas"?

brujaroja dijo...

Estás de vuelta, entonces...
Ojalá todo te sea grato, y poco a poco te hagas con la rutina.
Ya contarás cómo te adaptas.
Muchos besos

Laura dijo...

Mucho ánimo para la vuelta a la rutina. Aunque no la añoremos, es bueno volver a ella...
Tienes razón, a veces, una persona amiga te da la fuerza que necesitas para afrontar las malas rachas.
Un saludo

Miriam dijo...

Definitivamente, los amigos de devuelven el ritmo normal de tu respiración. Ellos son el aire que falta, cuando el espacio ahoga...
Besos

josep estruel dijo...

Hola Cecilia¡
Yo pienso que ahora es cuando realmente empieza el Año Nuevo.No en Navidad.
Ahora todo se hace dificil.De hecho unos dias antes de terminar las vacaciones ya estas pensando en el trabajo.
Yo de tí aprovecharía la ventana y el sol.Es un sitio estupendo para respirar junto a los amigos.
ah¡ Por favor,no te tomes tu trabajo como una rutina.Si lo haces
así el 18 de octubre ya estarás pensando en las vacaciones.
Un abrazo.

Sibyla dijo...

Qué bueno que tengas a buenos amigos por compañeros de trabajo.
Una de las cosas más importantes es que exista un buen ambiente laboral.

Afortunada tú!

Besos:)

angela dijo...

Cecilia llevas razón las palabras amigas y sinceras son las que nos dan ánimos para hacer que la realidad no sea tan pesada.Feliz vuelta y bievenida!. Que tengas un feliz fin de semana.Un saludo de Angela

copperhead dijo...

jo.... tiempos difíciles... producción lenta...
ánimo, mucho ánimo cecilia
un beso

mreina dijo...

la rutina es buena y necesaria, nos ordena interior y exteriormente.
Saludos

Euphorbia dijo...

Bueno, hay de todo, amigos y no tan amigos, incluso algunos pueden llegar a ser enemigos (por suerte, no es mi caso), pero te aseguro que a algunos no les he echado mucho en falta... a otros sí.

A través de la ventana de mi despacho veo buena parte de la sierta de Collserola, una buena vista, pero prefiero la que veo desde el sofá de mi casa, que no mata.

Un beso