martes, 26 de agosto de 2008

Contra el amarillismo

Estos días he leído en algunos blogs una serie de críticas, duras y argumentadas, a los periodistas y a los medios de comunicación que han realizado actuaciones inadecuadas, amarillistas y ofensivas a raíz del accidente del avión de Spanair en Barajas, y de las posteriores identificaciones de los fallecidos. La aparición de imágenes y testimonios de familiares de las víctimas doliéndose y llorando, la irrupción de cámaras y micrófonos frente a sus rostros congestionados, ha suscitado malestar, rabia y rechazo en diferentes ámbitos.

Yo me he sumado a esas críticas, porque el dolor y la tragedia no puede convertirse en espectáculo de esta manera tan comercial. A mi me da rabia y vergüenza que los medios de comunicación sacrifiquen la calidad en aras del sensacionalismo, del cotilleo, de la manipulación, de la falsificación. Pero también he dicho que el periodista, el joven que pregunta y molesta a los afectados no es el culpable (o al menos, no lo es totalmente) de este espectáculo degradante. Detrás del redactor de calle hay una empresa, unos directivos, unos profesionales de la comunicación que le dictan cómo ha de actual y qué ha de preguntar. El periodista es un ariate de esos empresarios, publicistas y propagandistas, que no dan la cara. El periodista es ese mensajero al que mucha gente quiere matar cuando le trae malas noticias.

Para demostraros que los periodistas, en términos globales, son profesionales con ética y principios, os transcribo una nota de prensa que ha emitido la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, que aúna a las asociaciones de casi todas las provincias.

Madrid, 22 de agosto de 2008. 21,00 horas.- Representantes de familiares de las víctimas del reciente accidente aéreo de un avión de la compañía Spanair en el aeropuerto de Madrid-Barajas, en el que perdieron la vida 154 personas, nos piden que reclamemos a los periodistas el mayor respeto a su dolor y a su intimidad y que se evite cualquier acoso o presión para obtener declaraciones e imágenes, así como su reproducción reiterada en los medios.

Los familiares de las víctimas guardan, por su parte, el mayor respeto por el trabajo profesional de los periodistas y agradecen la información fiable y solvente que facilitan los medios de comunicación, al tiempo que rechazan las informaciones infundadas, erróneas o ligeras.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) apela a todos sus asociados y muy especialmente a los editores, a los directores y los jefes de redacción para que, en el ejercicio del derecho y el deber de informar, tengan presente el equivalente y simétrico derecho a la intimidad y el respeto al dolor.

La credibilidad y la reputación del periodista se construyen en situaciones límite como ésta, en las que la sociedad y los ciudadanos necesitan información, pero también la mayor consideración.

La FAPE requiere a los editores, jefes de redacción y redactores para que los contenidos informativos sobre la catástrofe aérea de Barajas se ajusten rigurosamente a la ‘lex artis’ del periodismo y que en ningún caso sean objeto de tratamiento en espacios de entretenimiento o por profesionales sin la experiencia y capacidad que exigen situaciones de esta naturaleza.

Por otro lado, la FAPE comunica que, en la segunda quincena del mes de septiembre, convocará un debate entre periodistas, directores de redacción y medios de comunicación en general para analizar el tratamiento informativo que se está dando al accidente en los medios, especialmente en las cadenas de televisión.

Creo que queda claro en este texto que el órgano asociativo de los periodistas-personas está en contra de la mercantilización del dolor y del sensacionalismo en los medios de comunicación.

31 comentarios:

sinkuenta dijo...

Hola Cecilia: efectivamente estas noticias luctuosas constituyen la carnaza para noticias sensacionalistas de todo tipo que los medios de comunicación están ávidos de conseguir para multiplicar la venta de sus periódicos. Hoy, en las noticias de la cuatro, un periodista relataba todo lo que había dicho una de las supervivientes, para luego darle paso a la misma para que declarara lo que había sentido. Nos hacen vivir las noticias como a ellos les interesa... Son los empresarios y no los periodistas de a pie, puede ser, pero el caso es que todo ello contribuye al deterioro de la ética y los valores de los reporteros de a pie. Vivimos en una sociedad morbosa. Un abrazo: Alicia

Ferragus dijo...

No causa asombro, sí molestia. El eterno enfrentamiento entre los medios de comunicación, para lograr “una exclusiva” debilita cada día un poco más, lo relativo a la ética profesional y su límite.
Ahora, por otro lado, los medios de comunicación en general, son un reflejo de la sociedad: Así somos, eso queremos. Queremos alimentar nuestra piedad (en este caso) con el dolor y sufrimiento ajeno. “Enternecernos” con el llanto desgarrador. Bonito.


Un saludo, Cecilia.


PS
Me gusta tu valentía en tratar estos temas.

supersalvajuan dijo...

Es peligroso generalizar. Evidentemente, todo es relativo. Pero la culpa es de los jefes (o sus secuaces en agosto, que muchos jefes de informativos están de vacaciones en agosto). Si se dice que no se pone x imagen, no se pone, y punto. Otra cosa es las preguntitas (por decir algo) que se le han hecho a los familiares. Yo estoy en la piel del familiar de un muerto y la respuesta hubiera sido distnto. Dificil diferencial. Siempre es difícil separar el grano de la paja.

Manuel Ortiz dijo...

Volvemos a lo de siempre. Ya está bien de que escudándose en eso de que el periodista es un mandado, se le permita que cometa toda clase de crímenes periodísticos.

Como verás, discrepo por completo de tu opinión.

Si uno considera que su trabajo no es ético, ¿por qué no se va buscando otra cosita que le deje dormir en paz? Y si duerme a pierna suelta, entonces es que no había tanto problema moral. Así de claro.

josep estruel dijo...

Hola Cecilia.
Yo entiendo tu postura,pero tambien entiendo que un periodista es un profesional y tiene que actuar como tal.
Yo,Cecilia estoy muy "quemado" con las televisiones.Sobretodo con ANTENA3, TELE5 y bastante con TVE.
Por mas "mandados" que sean,a mi no me valen estas persecuciones a los familiares que lloran.

En mi blog y en todos los comentarios que he hecho siempre hago constar una cosa que solo he oido una vez.Y que me hubiese gustado oir tantas o mas veces que todos estos cotilleos juntos

¿Cuantas veces han dicho que los ciudadanos de Madrid,(supongo que por proximidad al accidente)se volcaron para lo que hiciera falta...Donación de sangre....
lo que sea.
Te aseguro que solo una vez en la cadena SER,comentaron esto que digo y que ademas de Madrid se sumaban las principales ciudades de España.
Es injusto Cecilia,La gente con las victimas y las televisiones con el morbo.
Claro,una cosa vende y la otra no.
Hoy a sido un avión.Ayer o mañana será otra cosa y ya verás como todo seguirá igual.
Una abraçada /Un abrazo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Precisamente esta carta que transcribo es una condena a esos periodistas, editores y directores que practican el periodismo amarillo, macabro, sucio. Precisamente lo que quiero decir es que hay periodistas que se sienten avergonzados por lo que se ha hecho estos días pasados en los medios de comunicación.
Lo que no quiero es que a todos los periodistas, que suman miles, se les acuse de macabros, manipuladores, carroñeros... porque hay unos cuantos que tienen principios morales, que creen en los valores sociales de la comunicación, que denuncian la injusticia y la desigualdad, y que se indignan cuando sus colegas hacen una pregunta indiscreta a una persona que sufre.
Creo que no discrepamos tanto, Manuel. Pero si discrepamos, sigamos dialogando.

Antònia P. dijo...

No estoy de acuerdo en que nos dan lo que la sociedad quiere. Lo considero una falacia. Cuando en la televisión se han ofrecido productos de calidad han tenido audiencia.
Y tampoco estoy de acuerdo en lo que dice manuel ortiz. Los periodistas tienen que comer para sobrevivir. A no ser que quieran ejercer otro oficio. Ser periodista cuesta 4 ó 5 años. Tienen derecho a ejercerlo y a ganarse la vida con ello. Muchos de los propietarios o accionistas de las grandes empresas de comunicación sólo se mueven por dinero y no por ética.
Eso de matar al mensajero es lo más fácil.
Generalmente los periodistas que trabajan a pie de calle con el micro en ristre o delante del ordenador son gente decente y preparada.
Rompo una lanza por ellos.
Un aplauso para la FAPE
Un beso Cecilia.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Estoy contigo Cecilia. Hoy lo vuelvo a repetir. Ya hiciste un escrito anteriorme y dije lo mismo que digo ahora. El periodista es un trabajador más que debe ganarse el sueldo, a veces debe obedecer le guste o no y algunos jefes, sean editores o directores o el cargo que sea superior, solo quieren beneficios económicos y si la carnaza produce esos beneficios, a destripar a quienes sean. La ética ya no se sabe si existe, si se ha olvidado, si es algo pasasdo de moda o se ha guardado en un cajón por si alguna vez hay que recurrir a ella.
Es muy triste que hoy en día todo, todo, esté ta sumamente manipulado.
Me gusta mucho lo legal que eres.
Besicos

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ dijo...

Entiendo el punto pese que a todos nos incómoda ver el morbo que especialmente la televisión usa en exceso los periodistas no son los exclusivos culpables de esto sino quienes están detrás de la programación de los canales a quienes les interesa solo vender y el morbo vende,yo padecí eso Cecilia hace dos años,una mañana que no olvidaré ví en la tele un auto destrozado y pedazos de personas en el,me molesté pensando en los pobres familiares que sufrirían viendo esto,minutos después mi hermano me dió la noticia de que mi tío había chocado de frente con un camión,y la verdad es duro que muestren imagenes que uno desearía no ver,o que te saquen fotos llorando,es feo,igual comprendo que esta carnicería de los medios se debe a los empresarios más que a sus empleados,pero pienso que si los periodistas tienen un poco de ética no lo hacen,eso si todos los periodistas se pusieran de acuerdo en no hacerlo y en respetar al ser humano tal vez esto acabaría o mejor aun si la sociedad no comprara esto a los periodistas no les exigirían tanta bestialidad,pero con pena debo decir que aqui y allá eso es lo que la sociedad consume.

sinkuenta dijo...

Cecilia: yo creo que el tema nos puede servir para empezar a diagnosticar en qué tipo de sociedad nos ha tocado vivir. Los periodistas que mencionas, sin escrúpulos, son un fiel reflejo de una sociedad enferma y morbosa, ávida de sangre de la que alimentarse. Quizás se deba a que con tantas comodidades nuestras vidas se han ido vaciando de las cosas esenciales y cualquier episodio trágico nos proporciona el estímulo necesario para sentirnos vivos. Yo también he observado que ante catástrofes de cualquier tipo, se produce una unión entre todas las personas y tal vez ese sentimiento perdido de que todos somos lo mismo en esencia, nos hace sentirnos mejores y por eso lo festejamos. El caso es que los periodistas son unas víctimas más de todo este ambiente desolador. Un saludo: Alicia

josep estruel dijo...

Yo siento decirlo,pero creo que por dinero,no todo vale.
Claro que no son todos¡Afortunadamente¡
Pero los que están allí no han de ir a la caza de ninguna voz entrecortada en el dolor.
¿En que nos estamos volviendo?
-A ver si a base de consumir tanta basura,acabaremos todos convertidos en eso,en basura.
Y como en todo siempre habrá los profesionales de verdad y los que no lo son.
¿Acaso los bomberos de Madrid han dado que hablar?¡Pues claro que no¡
Simplemente porque son profesionales.
Hay muchas profesiones que también hemos estudiado los mismos años o mas que ellos,pero esto no nos da derecho de actuar de esta manera.


Supongo que todos conocemos la canción de Cambalache:
Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor
Ignorante sabio o chorro
generoso o estafador

Todo es igual
nada es mejor
lo mismo un burro
que un gran profesor

Es esto lo que pretendemos para nuestra sociedad?
Un saludo.

Mita dijo...

Cecilia, estoy casi siempre fuera de toda esa manera de informar,porque evito leer la prensa o las noticias lo más posible. Tampoco veo tv.
Esa información de la FAPE que transcribes es un claro reflejo de que todo está llegando a unos límites en España vomitivos. De por sí, la sociedad espanola es poco respetuosa con la intimidad, cuando se produce una situación que puede "entretener al público", darle que hablar, que opinar impunemente y sin conocimientos, etc, etc...esa "cualidad nacional" se desborda.
Es lamentable.
Besos y gracias por tus informaciones llenas de equilibrio.

Abuela Ciber dijo...

Depende de nossotros y nuestra critica escrita a los medios, tal vez alguin dia puedan entender.
Aunque el dinero por ahora es el que manda, y las traagedias venden.
......
Hoy dia de aniversario del blog paso a saludarte.
Tomaré unos días de descanso y... hasta que volvamos a vernos : que Dios te tanga en la palma de su mano.

Besos
..
PD: te hare llegar materia de las letras de por acá.
Cariños

Marcelo dijo...

El poder está en el lector responsable. Esa es nuestra fortaleza y nuestra debilidad al mismo tiempo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Cecilia lo he encontrado horrible y bochornoso de una machaconería impresionante, el todo vale para subir la audiencia cada vez es peor, pienso como tu, estos chavales de la calle son unos mandados detras de ellos está la gran rueda de la noticia a cualquier precio, intereses creados por grandes televisiones y si tu no lo haces, detras tuyo hay una cola de 80.000 que lo van a hacer, la cosa es muy triste pero es así.mientras las familias destrozadas como siempre son las que pagan el pato.

Sibyla dijo...

Una vez más, confunden la información con una incursión a la intimidad y al derecho de poder llorar el dolor en privado.
Pienso que algunas cadenas de TV, equiparaban los datos de este desastre, con la información de prensa rosa que tan hastiados nos tienen.

Pienso que ha sido interesante tratar ests tema...

Un abrazo Cecilia:)

Euphorbia dijo...

La información periodística no deja de ser un reflejo de la sociedad en la que estamos viviendo, tenemos la información que pedimos porque cada vez somos más morbosos y nunca tenemos suficiente. Estamos aburridos de nuestras vidas y queremos meternos en las de los demás (por eso triunfa Gran Hermano). Andamos vacíos y grises y creemos que la tele nos va a llenar y, lógicamente, ahí hay unos empresarios atentos a nuestras necesidades.
Ojalá reviente esta burbuja como reventó la inmobiliaria.
Un beso, Cecilia
PD. Si un día se me escapa un acento en Cecília, es que conozco varias aquí y en catalán lo lleva, así que discúlpame el día que me ocurra.

brujaroja dijo...

Sí, yo también lo pienso y quiero creer en ello. En el post del otro día contra lo que más iba era contra la forma en que se extiende esa miseria emocional que consiste en la exhibición del dolor. Y no es únicamente responsabilidad de periodistas.
Aun así, los periodistas, por mucho que obedezcan órdenes, también tienen y pueden tener la ética suficiente para rechazar determinadas cosas. Porque no es lo mismo perseguir a la Obregón que a un abuelo que acaba de perder a sus nietos. No es lo mismo cubrir una noticia estúpida sobre ovnis o apariciones marianas, que hurgar en el dolor.
Yo creo que es responsabilidad y culpa de todos. También de quienes consumen horas de televisión tan ricamente en su sofá contemplando de qué forma gritan de dolor los familiares. Todos.
A mí lo que me preocupa, sobre todo, es la forma en que todo eso se incorpora a nuestras vidas.
Y yo, al menos, apago la tele. Aunque no suponga nada.

begoyrafa dijo...

Muchas veces nos escudamos en la prensa para obviar nuestras propias miserias.
Detesto el corporativismo, pero también la generalización. No tengo ni idea de cuántas personas ejercen el periodismo en España, ni de cuál es la proporción de carroñeros. Tampoco creo que el porcentaje difiera mucho al de otras profesiones.
Un abrazo
Rafa

Juan Luis dijo...

Esos correveidiles ensucian la imagen de la maravillosa profesión de periodista. Pero son muy fuertes, porque esta sociedad está hambrienta de morbo y toda esa basura que habitualmente venden tan bien y que les proporciona enormes beneficios. ¿Para qué hacerse reportero de guerra si se gana más y mejor fotografiando a una petarda en bikini?

Laura dijo...

Hola Cecilia! Lo primero, gracias por las felicitaciones.
Ayer pasé por aquí y vi el post recién publicado pero, por un problema técnico, no se publicó mi comentario. Casi mejor, porque era un poco largo. Venía a decir que estoy de acuerdo con lo que expones y que me encanta la defensa que hacers de los periodistas pero que no seas cínica a la hora de reconocer los fallos que se cometen. Lo peor, como en todas las cosas, es que pagan justos por pecadores y los verdaderos culpables no dan la cara.
Me manifiesto totalmente en contra del sensacionalisto y sí a favor de la información rigurosa. A ver si conseguimos cambiar un poco el panorama.

Laura dijo...

Nota aclaratoria:
Acabo de releer mi comentario y puede que me haya expresado mal. Parece que te reprendo por ser cínica y lo que quiero decir realmente es que no lo eres en absoluto. No sé si se entiende bien, pero, por si acaso prefiero aclararlo.
Un besito

angela dijo...

Aunque he estado un poco atareadilla estos días yo también me sumo a esas críticas que me han parecido además de sensacionalistas insufribles y carroñeras. Gracias por gritar en nombre de quienes no pueden.Un abrazo.Angela

Tarántula dijo...

Hola Cecilia:

Me apego a tu protesta, creo que es lamentable el lucro del dolor. Estos perseguidores de ambulancias son seres detestables que saben cómo comerciar con la tragedia.

Me parece valioso que gente como tú se exprese y recalque el repudio a este tipo de sensacionalismo malsano e insensible.

De verdad, ha sido hermosa la aclaratoria, pero más justa.

Un saludo.

Merche Pallarés dijo...

Muy buen escrito de la FAPE, espero que cuando se reunan con los jerifaltes de las cadenas de la televisión-basura, les logren convencer de que la MAYORIA de la audiencia NO quiere ver esos sensacionalismos sino que nos lo IMPONEN. Muy bueno tu post, querida. Besotes, M.

Diana Puig dijo...

Hola Cecilia, el caso es que cuando está ahí es porque la gente lo ve, así de desesperante y vergonzoso es. Yo voy cambiando de cadena, al final me quedo con la Local, la catalana y la segunda. ¿Por qué...? porque no quiero sentirme manipulada, avergonzada y aterrorizada de lo que los medios de comunicación hacen, son fuertes, son la voz de todos nosotros, representan incluso la unión de todos, puesto que estoy informándome no solo de lo que ocurre aquí al lado de mi casa, también estoy escuchando lo que sucede en otros lugares...esa es la riqueza de la comunicación, lo que pasa es que según que cadenas de televisión convierten todo esto en un circo, donde no hay respeto ya por nada y eso al final nos quema y nos hace perder la confianza con los medios de comunicación y cometemos un error que es generalizar porque como tú quieres transmitirnos no todos son iguales, QUIERO CREERLO, de verdad te lo digo. Un abrazo, didi.

El Diablo Des. dijo...

No tiene la culpa la empresa, ni el jefe, ni el periodista, la culpa la tenemos tú y yo. Claro que en la televisión está lo que queremos ver. Un claro reflejo de quienes somos. ¿No te gusta? Cámbiale a la tele, o mejor dicho, cambia tu.

Pupila dijo...

Hola Cecilia.

“Soy” periodista (entre comillas, pues no creo que uno sea su profesión, uno es sólo una persona) y he ejercido en medios tanto de prensa como de radio y TV y por el tema del post, me dio curiosidad leer todos los comentarios y reafirmo, que como en todo, hay infinidad de criterios al respecto. Algunos cerca de la realidad, otros muy muy lejos. En todo caso, me parece que es bastante importante establecer este tipo de temas dentro de los debates por Internet, que es donde se suelen decir más verdades. Creo que tu posición es muy amable hacia los periodistas y sus respectivas organizaciones, sin embargo, lo cierto es que esa sensibilidad ante el dolor ajeno y el rechazo del amarillismo y el sensacionalismo, ha estado en el código de ética del periodismo desde que se creó, creo que a nivel mundial y la verdad es que nunca se cumple. Todos podemos ser sensibles ante estos sucesos, al igual que la FAPE, pero desde sentir respeto por los involucrados hasta respetar a los involucrados hay una brecha enorme, que siempre es medida de acuerdo a los intereses comerciales o (burocráticos en el caso de los canales del Estado). Sí es verdad que hay presión por parte de los jefes y la directiva de los medios, pero sólo el periodista tiene dos opciones: deberse a su jefe y mensualidad o deberse a su ética profesional. También es verdad que si tú no lo haces igual van a venir otros miles a querer hacerlo, pero esa ética profesional es individual, como todas las elecciones en la vida. Cada quien elige. Es muy fuerte la situación mundial de esta carrera en ese sentido, porque se supone que los periodistas también necesitamos comer, pero el problema está tan arraigado en los poderes mediáticos, que se ha tornado circular y ya ha transformado la cultura y las necesidades de los consumidores. Creo que los humanos por naturaleza somos morbosos, pero eso no justifica la aberración periodística actual a nivel global. Creo que es un tema muy profundo, porque quizás la solución sea romper radicalmente con la estructura periodística tradicional y comenzar a armarla de nuevo. Pero sabemos que eso es una utopía. Lo que queda por hacer, parte desde la individualidad. Repito, nunca será demasiado repetido el hecho de tocar estos temas. Y si alguien al leer o participar se replantea su forma de trabajo, ya habremos hecho algo.

Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La lucha contra el sensacionalismo y el amarillismo de las empresas periodísticas es dura y larga. El dinero manda y manda mucho. Todos estamos implicados en esa lucha, comenzando por los profesionales.

Cigarra dijo...

He oido a alguien que llegaba a decir: "Se mata mucha mas gente en la carretera, en un solo años, que en accidentes de avión en 10 años, pero los familiares tienen la ventaja de que no les van a meter un micrófono por las narices en el entierro" Y va a ser verdad

Denuvel dijo...

Hola Celia he leído tu artículo, quisiera saber si hay alguna asociación inernacional o algún organismo que pueda apoyarme si inicio un movimiento contra el amarillismo en México.
Hay un diario en mi región que siempre que hay un accidente horrible pone cosas vulgares y fotografías de los cádaveres, esto ha lástimado a mucha gente y familiares, ahora me ha tocado a mi con una persona que quería mucho y no quiero dejar las cosas así algo tiene que haber que se pueda hacer contra estos no- profesionales