martes, 15 de abril de 2008

Una mujer embarazada

Hubo un tiempo en que a las empleadas de los grandes almacenes se las retiraba de los puestos de atención al público cuando se les empezaba a notar su embarazo. Se las enviaba a trabajar a las oficinas, no por simple deferencia o para hacerle más cómoda su jornada laboral. No. El retiro se debía a que no estaba bien considerado que en su estado estuvieran trabajando fuera de su casa.

Hoy tenemos en las fotografías de portada de la prensa nacional la imagen de una ministra embarazada, que pasa revista a una compañía formada por hombres y mujeres uniformados. (Las fuerzas armadas españolas dejaron de ser meramente masculinas en 1988. En los veinte años transcurridos, se han inscrito cerca de 16.000 mujeres en sus filas).

Desempeñará la ministra Chacón su labor bien o mal, eso está por ver todavía. Pero ella es la evidencia de que mucho ha cambiado la mentalidad y la sustancia de este país cuando una mujer gestante ha podido acceder a un puesto de primera línea política.

Ya es hora de acabar con las incompatibilidades entre maternidad y responsabilidad laboral.

Ya es hora de acabar con las trabas que impiden a las madres lograr sus metas profesionales.

Ya es hora de dejar de tratar a las embarazadas como enfermas o minusválidas.

9 comentarios:

brujaroja dijo...

Me encanta. Por lo que tiene de normalizar situaciones, pero también, porque de algún modo, me alegra ver las caras de esos militares tan generales ellos, tan serios, y tan circunspectos, teniendo que cuadrarse ante una mujer, joven, embarazada y catalana... Ya decía no sé quién que sólo le faltaba ser negra...

josep estruel dijo...

Antes de contestarte,queria saber que decian por las emisoras de tv y radio.Es una pena Cecilia.En estos debates,es lo que tu me decias del señor periodista.
Pero ya llega al extremo que hasta alguna mujer pone en duda de que esta mujer va ha salir airosa de su cometido
Como se atreven a juzgar a Carme Chacon antes de empezar.Aqui nadie se acuerda de que Trillo fue una nulidad y nadie le dijo:UNA MUJER LO HUBIESE HECHO MEJOR.
Buenas noches,Cecilia.

cardenio dijo...

Peor que ese ministro al que se le cayó un avión con sesenta soldados y luego entregó los cuerpos confundidos a las familias...

Dorian Grey dijo...

Muchas veces se tratan a las embarazadas como enfermas. y que una mujer sea ministra de defensa, a mí, ni me va ni me viene, al igual que si es ministro de industria un hombre, ni fu ni fa. Lo que tenemos que tener en cuanta es ver si lo hacen bien o mal. Y punto.
Salud

Maria dijo...

Es toda un un reto desde luego. Veremos que tal lo lleva, no debe de ser un ministerio fácil de llevar, sobre todo cuando Bush está pidiendo más tropas para Afganistan. ¿Qué hará el gobierno cuando surja el asunto; que nos dirá la ministra encargada?

Mariaisabel dijo...

Muy bien Cecilia, lo mismo que has escrito lo estuve pensando el otro día. Vi a na empleada de unos Grande Almacenes de Barcelona, llevaba su uniforme adaptado a su embarazo y pensé que antes no se veía. Que pasaba, debíamos esconder que íbamos a ser madres?
La verdad, Cecilia me sentí orgullosa al ver a la nueva Ministra pasando revista y por supuesto embarazada. Nunca hubieramos creído que esto ocurriera. Ya hemos dado otro paso.
Mira, la Sra, Chacón merece todos mis respetos, como los merecería un hombre. Si lo hará bien o mal, pues lo mismo que un hombre: puede hacerlo mal o puede hacerlo bien.
Un beso

angela dijo...

Creo que lo de menos, es que sea gestante .Lo importante es que gestione bien y cumpla su cometido... para éso prometió por su honor. Le deseo suerte,Un saludo de Angela

Felipe dijo...

Hasta que no aceptemos a la mujer con toda su grandeza y con toda su naturalidad, dara lo mismo el puesto que ocupe, siempre tendra que demostrar que es v�lida para el cargo.
Que triste...
Un saludo

Anónimo dijo...

Y hasta que una mujer no quede relegada en su trabajo, o despedida por estar embarazada... Me gustaría llegar a verlo. Creo que lo de Carme es un símbolo, y ojalá por lo menos ayude a normalizar el hecho de que una mujer, embarazada, o simplemente en edad fértil, o mayor, o sólo mujer puede desempeñar su trabajo, tiene su puesto en esta sociedad.
Deseo llegar a verlo. Gracias Cecilia por tu post.