martes, 11 de marzo de 2008

Hoy es 11 de marzo

Hoy es 11 de marzo. Cuatro años hace que murieron 192 personas en el ferrocarril de Madrid cuando viajaban hacia sus puestos de trabajo o sus aulas de estudio.

Hoy ha dicho una madre en una emisora que todas las mañanas siente que su hijo Daniel sale de casa, como salió aquella mañana. Para ella los años pasan dejando huellas que imprimen dolor pero que nunca mitigan el olvido.

Cualquier palabra resulta pequeña para definir el coraje y la dignidad de esa mujer.
De Pilar.

1 comentario:

Franziska dijo...

A todos nos horroriza pensar en los muertos y en la secuela de dolor que su ausencia dejó en quienes les amaban y les conocían como seres humanos únicos y que nunca podrán ser reemplazados.

Perdona que te lo diga: a mí me duelen más todos aquellos que sobrevivieron y que portarán en su alma cicatrices imposibles de olvidar. Las mutilaciones y las vidas destrozadas son un dolor aún mayor y sostenido en el tiempo. No es bueno que los olvidemos porque están vivos y están sufriendo como sólo ellos deben saber. Los dolores no son sólo físicos se aunan con los traumas psicológicos. En suma, una tortura sin fín y un sufrimiento añadido para su propia familia.